Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2012

Siria, barbarie creciente

Editorial de La Jornada
La Jornada


La fuerza area siria bombarde ayer una panadera en la localidad de Halfaya y en el ataque murieron decenas de personas. Tal accin resulta particularmente repudiable porque el local bombardeado se encontraba repleto de gente que acuda en busca de alimento, en una ciudad que enfrenta una situacin de por s desesperada por la falta de abasto: ubicada en la provincia de Hama, Halfaya se encuentra desde hace unas semanas en manos del rebelde Ejrcito Libre de Siria y la conflagracin armada a su alrededor dificulta el suministro de vveres y medicinas.

No es la primera vez que las fuerzas del rgimen de Damasco dirigen mortferos ataques contra blancos civiles; por el contrario, tales agresiones son cada vez ms frecuentes conforme se estrecha el cerco diplomtico y militar en torno al gobierno de Bashar al Assad y conforme a ste se le constrie el margen de maniobra. En esta dinmica se inscribe el lanzamiento de misiles Scud contra los rebeldes, en lo que constituye un grave peligro para la poblacin no combatiente, si se considera la falta de precisin de esas armas balsticas.

Por otra parte, en el curso de la guerra, los grupos rebeldes apuntalados por Occidente han realizado tambin mortferos ataques contra civiles desarmados, como el reciente atentado dinamitero perpetrado en un barrio militar de Qatana, en los alrededores de Damasco, en el que murieron 16 civiles.

Por lo dems, es claro que actos de barbarie como el de ayer en Halfaya tienden a acelerar la descomposicin final del gobierno sirio, el cual parece haber sido abandonado a su suerte por Mosc, segn se desprende de las declaraciones del viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Mijail Bogdanov, formuladas la semana antepasada en Beirut, en el sentido de que uno debe mirar los hechos y no puede descartarse la victoria de la oposicin siria. En todo caso, es claro que el rgimen dinstico y antidemocrtico de Bashar al Assad no tiene posibilidades de lograr, mediante el ataque indiscriminado a la poblacin civil, la perpetuacin que no pudo conseguir mediante la negociacin poltica.

En otro sentido, es necesario colocar el acto de barbarie de ayer en Halfaya en su justa dimensin: la de una accin de terrorismo de Estado semejante a las que han perpetrado Estados Unidos y sus aliados occidentales en la extinta Yugoslavia, Afganistn, Irak y Libia, y a las que comete Israel contra la poblacin de Gaza. Porque, al igual que las potencias occidentales, el gobierno sirio recurri a la fuerza area para masacrar a decenas de civiles, y ello lleva a recordar los refugios, las celebraciones, los transportes y muchos otros blancos escogidos por las naciones referidas en sus diversas incursiones militares. Los resultados de esos ataques areos son, en esencia, los mismos que los producidos por un atentado dinamitero llevado a cabo por fuerzas irregulares: inocentes asesinados y mutilados, una inclemente destruccin material y, entre los supervivientes, un rencor fundamentado y perdurable.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2012/12/24/edito


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter