Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2012

El currculum de los de arriba

Samuel
Rebelin


La publicidad se basa en una cosa, la felicidad. Y, sabes lo que es la felicidad? La felicidad es el olor de un coche nuevo. Es ser libre de las ataduras del miedo. Es una valla en un lado de la carretera que te dice que lo que ests haciendo lo ests haciendo bien
Don Draper, Mad Men.

Icar Bollan, directora de pelculas estimables como Te doy mis ojos (2003) y Tambin la lluvia (2010), es la autora del vdeo publicitario de Navidad que ha realizado McCann Erickson para la marca Campofro. En el anuncio, el payaso Fof y otros comediantes tratan de levantar el nimo de los espaoles reivindicando aspectos positivos de Espaa e ironizando sobre otros, como la emigracin de los jvenes o la cantidad de aeropuertos que "tenemos". El anuncio se complementa con la promocin del lema "El currculum de todos" en internet y la promesa de donar un euro a Cruz Roja Espaola por cada comentario que se deje en Twitter, Facebook o Instagram. Todos estos elementos hacen de esta campaa uno de los productos propagandsticos que mejor sintetiza la visin de la realidad que el establishment corporativo espaol quiere vendernos desde el inicio de esta crisis econmica y constitucional. Uno que asume adems las crticas de la indignacin popular, pero para neutralizarla.

El anuncio sigue la lnea de la campaa "Esto lo arreglamos entre todos", realizada por la misma agencia publicitaria en 2010 para el Consejo Superior de Cmaras. Aquella iniciativa cont con el apoyo de 18 grandes empresas y el soporte ideolgico de un economista ortodoxo como Guillermo de la Dehesa, presidente del Centre For Economic Research y presente en numerosos consejos de administracin, incluyendo por cierto el de Campofro Food Group. Aunque el objetivo del anuncio de Bollan es el de vender una marca empresarial, esta pretende arroparse en otra marca, la marca Espaa. De la confianza en sta depende nuestra propia autoestima y el xito de la empresa. "La confianza es el elemento clave del funcionamiento de una sociedad y de una economa", escriba De la Dehesa en El Pas en abril de 2010, reivindicando la primera campaa y los animal spirits de Keynes. Poco antes, el mismo economista haba reclamado que "prime el consenso frente a las ideologas". Las ajenas, se entiende. No era el nico. En la misma poca el gobierno de Jos Luis Rodrguez Zapatero propona un discurso similar y basaba su poltica econmica en la escurridiza confianza de los inversores.

El capitalismo produce, entre otras cosas, un rgimen de afectos y hoy, en un capitalismo basado en la produccin y explotacin de lo inmaterial, ms que nunca. Frdric Lordon lo explica del siguiente modo: "el aguijn del hambre era un afecto salarial intrnseco, pero era un afecto triste; la alegra consumista [del fordismo] s que es un afecto alegre, pero es extrnseco", mientras que el neoliberalismo "pretende producir afectos alegres intrnsecos. Es decir, intransitivos y que no se dirijan a objetos exteriores a la actividad del trabajo asalariado (como los bienes de consumo). Es por tanto la misma actividad la que hay que reconstruir objetiva e imaginariamente como fuente de alegra inmediata". Creo ms bien que el neoliberalismo pretende jugar con todos ellos al mismo tiempo para conseguir la necesaria "servidumbre voluntaria". Reclama que el empleo asalariado sea la nica va de la realizacin personal, la fuente principal de autoestima, al mismo tiempo que impone su escasez ("el aguijn del hambre") y promueve afectos tristes como el miedo y la culpa para los no convencidos. La tensin que se genera con ello es evidente y si alguna vez se logra un equilibrio acaba saltando por los aires con los ajustes sociales que se imponen tras las depreciaciones financieras. El miedo y la culpa minan la autoestima, y en dosis excesivas, acaban con la confianza que requiere el funcionamiento de los mercados.

La empresa y los anunciantes son conscientes de ello, por lo que para reactivar el consumo desean compensar las "reformas estructurales" depresivas a las que no quieren renunciar con un canto a lo que nos une... como nacin espaola. Aqu debe residir finalmente el consenso positivo que peda De la Dehesa, lo que permite superar diferencias de ideologa, de clase, de proyecto poltico y social. Segn esta perspectiva, el conflicto, el antagonismo, solo puede generar actitudes negativas que afectan al amor propio e impide que realicemos nuestros sueos que, como bien expresa el currculum vtae, pasa necesariamente por el reconocimiento no de nuestros iguales, sino del empleador, que no deja de ser nuestro superior (para el caso de Espaa, "la Merkel"). "Mantn una actitud positiva", rezan todas las recomendaciones sobre cmo redactar un buen CV y, en el colmo del cinismo, el anuncio de Campofro. Si no encontramos empleo, ser porque no tenemos o porque no sabemos vender nuestras virtudes, que lo son en tanto que parte de una nacin.

En este contexto, la eleccin de Icar Bollan como directora no es inocente. Porque apunta una generacin determinada -no precisamente a la ms joven- e incorpora las referencias simblicas de la movilizacin ciudadana con las que Bollan se supone que simpatiza, como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y los Iaioflautas. De este modo acta como los partidos polticos cuando incluyen conceptos y trminos de los movimientos en listados programticos donde su carga transformadora se disuelve entre lo viejo.

Contra lo que suele argumentarse, la capacidad fagocitadora de la publicidad comercial -o la propaganda poltica- no constituye per se la prueba de la futilidad de la movilizacin. Al contrario, es muestra de su fuerza y de cmo el capital necesita captar lo social para poder extraer valor. Lo que es de todos lo quieren para algunos. El riesgo est en que los movimientos se dejen engatusar y se petrifiquen en una identidad reconstruida y fijada por los de arriba. Nada que no pueda superarse si no olvidamos que lo que pretenden vendernos es justamente lo que nos estn quitando.

Podramos por tanto responder lo siguiente:

Acusamos recepcin de su currculum nacional-corporativo. Agradecemos su inters por nuestro estado de nimo, por los movimientos y por el proceso constituyente. Le informamos que, finalmente, su candidatura no ha sido seleccionada para construir una democracia real, aunque guardaremos su historial en nuestra memoria para evitar cometer los mismos errores.

Blog del autor: http://www.javierortiz.net/voz/samuel/el-curriculum-de-los-de-arriba

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter