Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2012

La tragedia de Sandy Hook
Las races ms all de las armas

Larry Hales
Workers World

Traduccin de Ricardo Garcia Prez


A la mayora de las personas les resulta inconcebible que haya alguien capaz de hacer dao a un nio de forma deliberada. En realidad, la mayora experimentara idntica reaccin ante la cruel desconsideracin de poner en peligro la vida de un joven.

De manera que cuando empez a difundirse la noticia del reciente tiroteo en la Escuela de Educacin Primaria Sandy Hook de Newtown, en Connecticut, apenas cabe duda de que la primera reaccin, sobre todo de los padres y madres, fue de pavor.

Nios pequeos de entre 6 y 7 aos, que empiezan a tener cognicin del mundo que les rodea, con la mirada resplandeciente, en apariencia con todas y cada una de las posibilidades todava a su alcance... y su luz se apag.

Fue fro, casi inimaginable, pero sucedi; 20 vidas jvenes junto con las de seis educadores y otro personal no docente. La madre del presunto asesino, que fue hallada con cuatro disparos en la cabeza, todava estaba en pijama. Y la del propio asesino, de solo veinte aos, que a todas luces se suicid. Todos desaparecidos, muertos.

No debera suceder, pero sucedi y sucede. El tiroteo de Sandy Hook del 14 de diciembre est siendo calificado como la segunda matanza ms importante en un centro educativo, por detrs de la de la politcnica de Virginia en el ao 2007. No ha sido un suceso aislado en este pas. Ni siquiera este ao.

Aunque parece que ha pasado mucho tiempo porque los medios de comunicacin han dejado de hablar de ella, la matanza del teatro Century 16 del centro comercial Aurora, cerca de Denver, sucedi tan solo en el mes de julio. En total, en el ao 2012 se han registrado en Estados Unidos ms de una docena de matanzas masivas a tiros.

En algunas, como en la de Oak Creek, en Wisconsin, donde un supremacista blanco entr en un templo de los sij y mat a siete personas, los motivos estn claros. En otras, como en la de Aurora y en esta ltima de Sandy Hook, no parece haber una razn particular que impulsara al presunto asesino a matar.

Como sucedi en la de Aurora con James Holmes, los medios de comunicacin han presentado a Adam Lanza, el varn blanco de 20 aos que presuntamente cometi los asesinatos de Sandy Hook, como un pistolero solitario perturbado, pero muy inteligente. Se dice que tena pocos amigos, pocas relaciones incluso, que guardaba las distancias con l su propio hermano, que identific su cadver. Los amigos de Nancy Lanza, la madre de Adam, afirman que ella raras veces daba detalles de los problemas que tena con l.

A Adam tambin se le ha caracterizado como alguien sin emociones, incapaz de sentir dolor fsico segn un antiguo orientador, Richard Novia, que adems fue el jefe de seguridad del distrito escolar hasta el ao 2008. Su hermano mayor, Ryan, afirma que Adam sufra trastornos de personalidad, tal vez sndrome de Asperger. Pero los expertos dicen que eso no le predispondra en modo alguno para ejercer la violencia de forma premeditada.

Adam fue apartado de la escuela durante un breve periodo de tiempo y fue escolarizado en su casa. Segn las autoridades educativas, se le asign un psiclogo. Su ta, Marsha Lanza, recuerda a la madre de Adam lidiando con la escuela para asegurarse de que su hijo reciba las atenciones que necesitaba.

Nancy Lanza, su madre, fue tambin una de las personas que ense a Adam a disparar. Tena docenas de armas y se la ha calificado como una de las llamadas supervivencialistas extravertida. Como no consigui comprar un rifle dos das antes del tiroteo de la escuela, Adam utiliz finalmente las armas que su madre tena en casa.

Las causas subyacentes

Es a esto a lo que se reduce todo? Es el meollo de esta cuestin que el joven tena acceso a numerosas armas de fuego? O se trata de algo ms profundo? Qu impulsara a alguien tan joven a cometer un acto tan abyecto?

Las causas subyacentes de semejante acto nacen de las contradicciones fundamentales de la sociedad moderna en esta coyuntura de la historia y en la economa poltica estadounidense en particular. La poltica y la superestructura tambin estn conformadas por la base econmica. Adems, debemos sealar la burda hipocresa de la narracin que ofrecen los medios de comunicacin dominantes y los polticos que aparecen para manifestar su dolor a las familias que lo sufren.

La vida es algo valioso, y la de una persona joven mucho ms. La mayora de las personas piensa que la vida de un joven rebosa potencialidades. Como es natural, para algunos se abren ms posibilidades que para otros debido a su riqueza material, su prestigio, su nacionalidad o su expresin del gnero,. Pero las cosas cambian. Donde hay vida, hay posibilidad de cambio. Los menores que perdieron la vida podran haber sido agentes para hacer del mundo un lugar mejor.

Cuando el presidente Obama manifest su condolencia y habl de responsabilizarse de los nios de otros y de dar a los nios la posibilidad de que vivan su vida felices, quiz no pensaba en los nios de Pakistn que han perdido su vida por ataques de los aviones estadounidenses no tripulados.

Tal vez no haba pensado en los nios de Gaza, que murieron por bombas lanzadas por Israel pero financiadas por Estados Unidos, ni en los nios de Iraq o los nios de cualquier otro lugar que sufren a causa de las polticas de guerra y la estrangulacin econmica estadounidenses.

Quiz no haya pensado en los millones de nios que mueren de hambre cada ao a causa de la desestabilizacin neoliberal de las economas de pases subdesarrollados.

Seguramente no pens en los nios de progenitores deportados. O en Trayvon Martin, o Jordan Davis, o en los nios y nietos de Anthony Anderson, que fue asesinado por la polica de Baltimore. Seguramente no conoce el nombre de Ramarley Graham, ni de los muchos cuyas vidas se perdieron a causa de la brutalidad policial. Ni en quienes murieron por falta de atencin sanitaria o acabaron olvidados por la paulatina desaparicin de las redes de proteccin social.

Los medios de comunicacin no hablan de nada de lo anterior. Aunque, claro est, la vida de un nio palestino no vale menos que la de uno de los nios pequeos muertos en la Escuela Primaria de Sandy Hook.

Sin embargo, el hecho de que parezca depositarse mayor valor en una vida que en otra, y de que los medios de comunicacin y los polticos puedan hablar con generalizaciones sobre lo valiosa que es la vida de un menor al tiempo que persisten y ponen en prctica polticas que conducen al sufrimiento de centenares de millones de ellos, no empieza ms que estar en el meollo de la cuestin.

Adam Lanza no se cri tras un caparazn impenetrable, sufriera o no algn trastorno de personalidad. Sus acciones y el acto final que presuntamente ha cometido resulta darse en un contexto social.

Siglos de cultura de las armas

Hay, no cabe duda, una cultura de las armas. Sin embargo, quienes promueven una regulacin para la tenencia de armas aspiran a que se produzcan cambios en la superestructura legal; en que la legislacin dificulte adquirir o almacenar armas.

La Asociacin Nacional del Rifle destina millones de dlares cada ao a mantener grupos de presin, as como la Asociacin de Propietarios de Armas de Estados Unidos (Gun Owners of America) y otras organizaciones similares. Los fabricantes de armas han obtenido beneficios rcord.

En los ltimos aos, Sturm Ruger y Smith & Wesson, responsables del 30 por ciento de las pistolas existentes en Estados Unidos, han visto cmo se han disparado las ventas. Aqu las armas representan un sector que factura 4.100 millones de dlares anuales.

Estas cifras solo corresponden a la industria de las armas de fuego de uso personal, no a la de los grandes fabricantes de armamento como General Electric, General Dynamics, Northrop Grumman, Lockheed Martin y dems empresas que reciben del gobierno federal decenas de miles de millones de dlares anuales.

De todas formas, la cultura de las armas es algo ms que eso. Estados Unidos se forj a base de conquistar tierras, tierras arrebatadas a sus habitantes originales, que fueron masacrados: hombres, mujeres y nios. Naciones y pueblos enteros desaparecieron muertos por armas de fuego, cuchillos y una forma incipiente de guerra biolgica segn la cual se empleaban materiales contaminados para introducir enfermedades extraas en los pueblos indgenas.

La esclavitud se mantuvo con la fuerza de las armas y con una violencia atroz que fue testigo de la aparicin del primer cuerpo policial normalizado: los cazadores de esclavos. Hasta el da de hoy, ha sido la violencia lo que ha mantenido la hegemona poltica y econmica estadounidense en la mayor parte del mundo.

El predomino de Estados Unidos est al servicio de una clase reducida que debe sus orgenes a la fundacin de Estados Unidos y del capitalismo. Estados Unidos y Europa occidental no deben su riqueza a la ingenuidad, ni a la supremaca de las poblaciones de sus respectivos pases, sino a la agresin descarnada, el robo, la esclavitud, la violacin y el genocidio. Como escribi Walter Rodney en De cmo Europa subdesarroll a frica , el desarrollo de Europa [forma] parte del mismo proceso dialctico por el cual frica qued subdesarrollada. Eso mismo se puede decir de Estados Unidos en relacin con el resto del planeta.

As es como naci la cultura de las armas, una cultura de la violencia. No es ms que el simple reflejo del actual orden social mundial.

Violencia, privilegios y alienacin

Este es el contexto en el que Adam Lanza se educ: un contexto de violencia, privilegios y, tambin, de profundo aislamiento. Aunque Lanza pueda haberse visto rodeado de toda clase de materiales que arroparan esta circunstancia, de objetos que la inmensa mayora de la poblacin del planeta jams ver, hay una vacuidad profunda en el hecho de simplemente poseer objetos.

La sociedad capitalista fomenta el individualismo, la lucha por la supervivencia. En la sociedad estadounidense moderna las personas viven alienadas del fruto de su trabajo y entre s. La cultura consumista que tantas revistas liberales condenan es una manifestacin de la alienacin de la sociedad capitalista moderna, que forma parte de la cultura decadente que, generacin tras generacin, apesta cada vez ms.

Se echa la culpa a las armas. Se hacen llamamientos a un control normativo ms estricto con las armas, lo que dejara el monopolio de la violencia a la polica, que sustenta las actuales relaciones sociales. Pero el verdadero motivo del incremento de este tipo de actos y del trastornado estado en que viven los jvenes es el orden social.

Quiz las familias de los nios que murieron en Sandy Hook no puedan restablecerse de verdad nunca. Cmo van a poder hacerlo si llegarn las fechas de sus cumpleaos y las voces de esos valiosos nios no se escucharn y jams se materializar todo su potencial?

A veces, la ciencia puede resultar insensible, pero en el ncleo de un revolucionario anida el deseo de cambiar el mundo, de ver desmoronarse el viejo orden en pos de algo mejor, ms humano, basado en asegurar que todas las personas de la sociedad tengan porvenir.

El nico modo de empezar a afrontar una tragedia como la matanza de Sandy Hook es abordar los problemas fundamentales que existen. En ltima instancia, es al sistema capitalista al que hay que culpar. Mientras exista, la vida de los nios corre peligro, ya sea por la violencia, el hambre, la negligencia o las catstrofes originadas por el calentamiento global. Todo ello hunde sus races en un sistema que ya no sirve.

Fuente: http://www.workers.org/2012/12/19/sandy-hook-tragedy-its-roots-go-deeper-than-guns/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter