Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2012

Los derechos de la minoras sexuales y el CENEXEX
Ya no es una afeccin social burguesa

Sal Landau
Progreso Semanal


Angelie Carmen, alta, bonita y muy bien formada, canta los fines de semana en un popular club en Vbora Park, un barrio de La Habana. Durante el da trabaja en el CENESEX, el Centro Nacional para la Educacin Sexual, el cual realiza una dinmica campaa contra la homofobia y en pro de la igualdad de derechos para lesbianas, gays, bisexuales y personas transgnero. Angelie Carmen cuida a su abuelo de 90 aos y vive con un hombre que hasta hace poco trabajaba en el circo. Tuvo una operacin de cambio de sexo en 2007, sin costo alguno, y adems de cantar los fines de semana canta las alabanzas de Mariela Castro, la cual ha elevado a las personas transgnero y gay a un estado de igualdad con los heterosexuales el menos en las oficinas del CENESEX.

Mariela Castro dirige el CENESEX y tambin el desfile anual gay en La Habana. Tan querida y popular como es entre los homosexuales y personas transgnero, ella provoca la indignacin de aquellos que se aferran a una cultura ms vieja y machista de Cuba. Las lesbianas, dijo un hombre de 60 aos, son una aberracin. Son lesbianas porque nunca han tenido un buen amante.

l descarta la campaa de Mariela contra la homofobia como mariconera y una distorsin de los valores sanos. Luis, que vive en uno de los muchos abarrotados callejones sin salida de Centro Habana, piensa que los gays merecen iguales derechos, pero matrimonio coo, dice, Mariela est apretando demasiado. Ella va a corromper a la juventud. Dios no cre el matrimonio entre dos hombres o dos mujeres, no es natural ni cristiano.

Luis nos muestra muchas de las nuevas tiendas y kioscos callejeros que han surgido recientemente en Centro Habana, cerca del enorme mercado estatal de Carlos III. Productos que anteriormente estaban en falta ahora aparecen en las mnimas tiendas y los clientes hacen cola para comprar materiales de plomera, piezas de autos, herramientas y materiales de construccin. Abundan los kioscos de frutas y vegetales, as como pequeas pizzeras. Luis, aparentemente orgulloso de la apertura empresarial, tiene algunas opiniones negativas acerca del CENESEX.

Mariela ha ido demasiado lejos, ms all de las enseanzas de Jesucristo, el cual, dice l, lo salv. Muchos de los amigos de Luis que se criaron con l en Centro Habana comparten sus opiniones acerca de que el CENESEX ha exagerado en cuanto a los derechos de homosexuales.

Todo el mundo tiene derecho a su opinin y tiene el derecho a expresarse, dice Mariela acerca de sus detractores. Su chofer, Maggy, una ex estrella adolescente del tenis, se siente mucho ms aliviada despus que sali del closet y an mantiene una estrecha relacin con el que fue su prometido. Ella rompi el compromiso antes de la fecha de matrimonio. Recuerda sus das en el closet, cuando sufra hostigamiento y humillacin por desplegar signos de su preferencia sexual, incluyendo algunos trucos sucios por parte de supuestos amigos y compaeros de equipo en las competencias atlticas. Como muchos de los empleados de CENESEX, ella siente que en su trabajo est liberada del mundo de prejuicios donde se erigen en jueces los que se aferran a la vieja cultura y sus irrazonables e irracionales actitudes machistas.
Sin embargo, la juventud cubana no recibe la vieja forma de educacin sexual en la escuela, sino que recibe materiales preparados por Mariela y su gente. Los textos y grficos del CENESEX muestran y dicen el proceso de reproduccin humana tal como se realiza, libre de mitos y de romanticismo.

Gracias al trabajo del CENESEX, los gays y personas transgnero en Cuba tienen ms proteccin, ya que Mara, la conserje del CENESEX, recuerda la manera en que un motociclista de la polica que detuvo su auto la llam tortillera. Me sent muy insultada, dijo. Su madre an se niega a aceptarla como lesbiana y no permite que su compaera la visite.

Mariela ha realizado su trabajo de educacin sexual en Cuba y en el extranjero. En reuniones en San Francisco y Nueva York la primavera pasada, las comunidades LGBT locales celebraron su llegada con fiestas y alabanzas debido a su liderazgo en la lucha por sus derechos.

Al mismo tiempo que las leyes revolucionarias cubanas garantizaban a cada ciudadano sus derechos a la atencin mdica, la vivienda, alimentacin, educacin y otros derechos sustanciales de la Convencin de la ONU sobre Derechos Humanos, una mujer de 19 aos fue expulsada de la Unin de Jvenes Comunistas y de la universidad porque pareca tener pronunciadas tendencias lesbianas. Hay que imaginar el choque al sistema de una joven dedicada a construir una sociedad comunista igualitarias que es expulsada por no usar maquillaje, pendientes y saya y por no interesarse en los hombres. Esto sucedi a principios de la dcada de 1980 bajo el pretexto de perfeccionar el comunismo.

Muchos gays, lesbianas y personas transgnero tienen historias similares, todas basadas en ser diferentes y de esa manera atemorizando a la vieja cultura dominante de Cuba. Los sistemas poltico y econmico han cambiado, pero la vieja cultura an est atrincherada en el seno de familias y en el barrio. El personal del CENESEX trata de mediar en conflictos, dan educacin, asesora y ayuda a familias para que acepten a nios gays o nias lesbianas mientras defienden los derechos de los homosexuales ante la ley.

Pero dnde van los transexuales, gays y lesbianas a reunirse con otros para socializar y tener relaciones sexuales? Ellos han creado sus lugares donde se rene mucha gente los fines de semana a conocerse y entrar a algn lugar oscuro a tener sexo. Los trabajadores del CENESEX tratan de distribuir condones como medida de salud pblica, pero la polica no dispersa a los grupos ni entra a los espacios cerrados privados. Las habitaciones de hotel son caras, y pocos habaneros tienen acceso a espacios privados o permiso en su casa para llevar a amantes del mismo sexo.

Bajo el liderazgo de Mariela y evidentemente con el apoyo al menos tcito de su padre, el presidente Ral Castro, el CENESEX ha hecho grandes avances en la educacin de la juventud de Cuba y en la introduccin de la nueva cultura para enfrentarla a la vieja. Pero ella sabe que an le queda mucho camino por andar antes de que la vieja cultura machista acepte los hechos y la razn en los temas de la homosexualidad. Es ms, tuvieron que pasar dcadas antes de que la profesin mdica comenzara a aceptar que la homosexualidad no poda ser tratada simplemente como una afeccin social burguesa.

Fuente: http://progreso-semanal.com/ini/index.php/cuba/6367-ya-no-es-una-afeccion-social-burguesa


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter