Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-12-2012

Los sindicatos en la mira

Arturo Balderas
La Jornada


Una vez ms el Partido Republicano demuestra que el perder una batalla no significa haber perdido la guerra. Perdi la eleccin presidencial, pero recientemente en el estado de Michigan, cuna del importante sindicato de la industria automovilstica y donde el gobernador y la mayora en el Congreso son republicanos, aprobaron la ley conocida como Derecho al Trabajo, infringiendo una derrota al Partido Demcrata y a los trabajadores. La ley, cuyo antecedente es el acta Taft-Hartley, que data de 1947, establece que los sindicatos tienen la obligacin de incluir a todos los trabajadores en cualquier negociacin, aun cuando no estn sindicalizados y en consecuencia no tengan que pagar cuotas por los servicios del sindicato.

Algunos lderes sindicales han comentado que entre los efectos ms nocivos de la ley es la divisin que crea entre los trabajadores que ven con recelo como algunos de sus compaeros, sin pagar sus cuotas, tienen los mismos derechos. Tampoco es menos significativo que los sindicatos pierden recursos al verse privados de una suma substancial de ingresos por el efecto de esa ley. La estrategia de debilitar al sindicalismo creando divisin entre sus trabajadores y minando su capacidad econmica no es nueva ni exclusiva de Michigan. Algo similar ha sucedido en otros 23 estados donde, con algunas variantes, tambin se ha aprobado la legislacin del Derecho al Trabajo. No es difcil imaginar que en los 24 estados en los que se ha aprobado gobierna el partido republicano o es mayora en el Congreso.

Una de las consecuencias en la aplicacin de esta ley es la prdida de sus miembros y por lo tanto el poder de negociacin del movimiento obrero frente al sector empresarial y los gobiernos en esos estados. En uno de sus ltimos reportes, la Cmara de Comercio de EU celebra que la central obrera AFL-CIO, sin duda la ms importante en el pas, tan slo en 2011 haya perdido 100 mil miembros. En 2012 esa central cont con 8.5 millones de afiliados, 6 por ciento de los l33.5 millones de trabajadores en el pas, segn informe del Departamento de Trabajo. Tomando en consideracin que los principales aliados del Presidente y los demcratas han sido los trabajadores organizados, cabe decir que en la pasada eleccin los republicanos y el sector empresarial, representado en la Cmara de Comercio, slo perdieron una batalla, pero se disponen a ganar la guerra por cualquier medio a su alcance.

No es necesario buscar una explicacin muy complicada para darse cuenta de que slo la torpeza de los sectores ms conservadores es capaz de continuar erosionando el nivel de vida de quienes, al fin y al cabo, debieran ser parte de su estrategia de crecimiento.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/12/24/opinion/009o1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter