Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2005

La Revolucin Tecnolgica en el corazn de las contradicciones del capitalismo senil

Samir Amin
actuelmarx


(Traducido para Rebelin por Horacio Garetto y Beatriz Morales)

1.- La revolucin tecnolgica contempornea es un hecho y por aadidura importante. No lo he puesto en duda, incluso lo he considerado el punto de partida necesario del anlisis de lo que es nuevo en la evolucin del capitalismo.

La diferencia est en, por una parte, el anlisis que se hace de la naturaleza de esta revolucin comparndola con las precedentes y, por otra, en las consecuencias polticas que se sacan de ello.

Tal como creo que hay que hacer, yo analizo las revoluciones tecnolgicas en trminos de la ley del valor. En este anlisis la produccin es, en definitiva, el producto del trabajo social y el progreso de su productividad se manifiesta por medio de la reduccin de la cantidad de trabajo social total necesario para la produccin de una unidad de valor de uso.

2.- Las revoluciones tecnolgicas anteriores en la historia del capitalismo (la primera, la de la mquina de vapor y las mquinas textiles de finales del siglo XVIII, principios del XIX; la segunda, la del hierro, el carbn y los ferrocarriles a mediados del siglo XIX; la tercera, la de la electricidad, el petrleo, el automvil y el avin a principios del siglo XX) se tradujeron todas ellas a la vez en una reduccin de la cantidad de trabajo social total necesario para la produccin de los valores de uso considerados, pero tambin en el aumento de la proporcin que representa la cantidad del trabajo indirecto (asignado a la produccin de los medios de produccin) en relacin a la del trabajo directo (asignado a la produccin final). La revolucin tecnolgica en curso invierte esta tendencia. Permite el progreso de la productividad del trabajo social por medio de la puesta en marcha de tecnologas que se traducen en la reduccin de la proporcin del trabajo indirecto.

Resumo estas observaciones en el siguiente esquema cuantitativo simplificado:

Cantidad de trabajo necesario (para la produccin de una unidad de valor de uso dada)


Trabajo total (1) Trabajo directo (2) Trabajo indirecto(3) Relacin (3) / (2)


1. Punto de partida:

100 80 20 0,25

2. Primeras revoluciones:

50 25 25 1,00

3.Revoluciones en curso:

25 17 8 0,50

La productividad del trabajo social se duplica cuando se pasa de 1 a 2 a costa de una intensificacin capitalista de las tecnologas puestas en marcha, mientras que un progreso de la productividad, idntico cuando se pasa de 2 a 3 (el doble de sta) va acompaado de una inversin del movimiento de la intensidad capitalista de los mtodos de produccin.

3.- Las relaciones de produccin capitalistas implican que la entrada en la produccin est reservada a quienes poseen un capital suficiente para instalar los equipamientos necesarios. As pues, el aumento de la intensidad capitalista a travs de la cual se manifestaron las revoluciones industriales sucesivas en los siglos XIX y XX proporcion al capital un dominio creciente sobre los trabajadores desprovistos de otros medios de vida que no fueran la venta de su fuerza de trabajo (incapaces, pues, de "producir" por s mismos -esto es, sin capital- bienes competitivos).

La inversin del movimiento por medio del cual se manifiesta el progreso cientfico y tecnolgico tiende a "abolir" el poder del capital abriendo el acceso a la produccin?

Hay por lo menos dos razones que hacen que no lo sea en absoluto.

La primera es que las revoluciones tecnolgicas sucesivas, incluida la que est en curso, han implicado una creciente centralizacin del capital. La unidad ms eficaz para la produccin de numerosas valores de uso claves (pero ciertamente no todos los valores de uso) es aquella que centraliza una mayor cantidad de produccin de stas: una fbrica concebida para producir diez autos o diez computadores al ao no es competitiva (pero un abogado, un mdico o un pequeo gabinete no son menos eficaces que una gran empresa que opera en estos sectores de la actividad). Por ello, aunque decreciera sensiblemente la intensidad capitalista la entrada en la produccin quedara reservada a aquellos que disponen de un capital siempre considerable para adelantarlo (para la compra de equipamientos, el anticipo de los salarios y la constitucin de las existencias necesarias para la actividad de produccin y su salida comercial).

La segunda es que la continuacin de la revolucin tecnolgica exige "inversiones de investigacin" cada vez ms importantes. Un trabajador aislado o un pequeo colectivo de trabajadores, aunque estn bien cualificados, en general no estn en condiciones de llevar a cabo estas investigaciones. La ventaja aqu la tienen los centros capaces de concentrar capacidades de investigacin movilizando a un gran nmero de investigadores: Estado y grandes empresas. Este elemento constitutivo del "monopolio de los propietarios" frente a la indigencia de los otros (los "proletarios") exige hoy una proporcin de "la inversin total de los capitales" necesaria para la entrada en la produccin mucho ms fuerte de lo que lo era hace cincuenta aos. Se pone entonces en marcha el refuerzo de este monopolio de una manera cada vez ms sistemtica por parte de aquellas legislaciones llamadas protectoras de la propiedad intelectual e industrial, destinadas de hecho a superproteger los oligopolios de produccin.

4. La evolucin de las revoluciones tecnolgicas se articula igualmente sobre la de la cualificacin del trabajo social exigido por las producciones concernidas.

Las formas anteriores de la produccin no exigan ninguna calificacin particular a la mayora de los trabajadores de hecho, descalificados como lo fueron los obreros de las cadenas de montaje. Las formas nuevas son a menudo mucho ms exigentes. Se puede decir que puesto que el trabajador est ms cualificado disfruta de una mayor libertad frente al capital que lo emplea? Se beneficia al menos de un poder de negociacin mejor establecido? Sobre este tema existen muchas ilusiones que hay que disipar. Porque si para los segmentos particulares en los que, coyunturalmente, la fuerza de trabajo cualificado requerida viene a marcar, los beneficiarios de esta situacin pueden aprovechar su capacidad de negociar, los poderes pblicos siguen con el objetivo de crear a ms largo plazo un excedente en la oferta de trabajo adecuado. Empleados de la empresa moderna o trabajadores independientes que al estar subempleados multiplican las ocasiones, siguen dependiendo, en su aplastante mayora, de quienes los emplean.

5. El frecuente debilitamiento de la intensidad capitalista en las formas modernas de produccin permite la mejora de la tasa de beneficio, cosas todas iguales, adems. Llevado a la masa de la poblacin, ya sea estanca o en crecimiento ralentizado, el beneficio tiende a acaparar una proporcin creciente de los ingresos netos. La tendencia del sistema a producir un excedente que entonces no puede ser absorbido por unas inversiones dedicadas a la ampliacin y profundizacin del sistema productivo (una tendencia fuerte del capitalismo moderno de los oligopolios como mostr Paul Sweezy cuyo anlisis comparto) se ve reforzada por el hecho de la nueva revolucin tecnolgica. Este desequilibrio global est en el origen de la crisis estructural del capitalismo neoliberal contemporneo, es decir, del estancamiento relativo que lo caracteriza.

Este excedente puede absorberse de diferentes maneras. Se puede dedicar a unos gastos suplementarios de despilfarro social tal como el mantenimiento de polica privada asociada a la creciente desigualdad en el reparto de los ingresos, como sucede en Estados Unidos. Pero podra serlo por medio de la puesta en marcha de polticas de gastos sociales tiles (educacin y sanidad), que constituyen entonces formas indirectas de refuerzo de los ingresos de los trabajadores (que permiten, adems, el relanzamiento de la demanda y de la produccin) o por medio de los gastos militares (la opcin de Estados Unidos).

Adems, las formas de la globalizacin puestas en marcha por el neoliberalismo dominante permiten reproducir y hacer ms profundas unas asimetras internacionales graves en el acceso de unos y otros al excedente en cuestin. A este respecto he escrito (cf. Samir Amin, Le virus libral, Le Temps des Cerises, 2003, p. 129 y stes) que en la actual coyuntura poltica marcad por la militarizacin de la globalizacin y la ofensiva hegemonista de Washington, el sistema funciona a favor de Estados Unidos que absorben una buena proporcin del excedente generado por los dems, para aplicarlo a un reforzamiento de sus gastos militares.

6. Una revolucin tecnolgica transforma siempre las formas concretas de organizacin del trabajo y por consiguiente, la estructura de las clases dominadas.

Pero la revolucin contempornea no ha abierto un amplio campo a la organizacin de redes horizontales de trabajadores capaces con ello de emanciparse, al menos en parte, de las exigencias del capital dominante. Las situaciones de este tipo slo son completamente marginales. Por el contrario, la evolucin dominante de los mercados de trabajo est caracterizada por un fraccionamiento reforzado que da al capital unos mrgenes de maniobra de donde sabe obtener beneficio. La pauperizacin producida por esta evolucin se expresa por medio de la creciente proporcin de trabajadores no estabilizados (parados, precarios, informales) como demostr en otra parte (cf. Samir Amin, Le virus libral, p. 35 y siguientes, Le temps des Cerises, Pars 2003)

7. El conjunto de los fenmenos de los que aqu se habla, todos asociados a la revolucin tecnolgica contempornea , interpela a quien se plantee la cuestin del futuro del capitalismo y de lo que implica la lgica de su despliegue para los trabajadores y los pueblos.

Por mi parte me parece que esta evolucin pone en cuestin la legitimidad del capitalismo como sistema social civilizado y eficaz. El capitalismo obtena su "legitimidad" del hecho de que el crecimiento de la produccin exiga inversiones de capital cada vez ms masivas que solamente podan reunir los capitalistas, que adems asuman un riesgo (cuya importancia siempre ha exagerado la teora convencional), procuraban "empleos" a una mano de obra poco calificada, aceptando con ello la idea que los trabajadores no eran capaces por s mismos de asegurar la eficacia de la produccin. Cuando adems los trabajadores -organizados en sindicatos de masas, como corresponde a su concentracin en grandes unidades de produccin- logran imponer al capital un reparto estabilizado de los ingresos netos ( los salarios que se benefician de un crecimiento igual al de la productividad social del trabajo) y la coyuntura internacional favorece este compromiso social (por temor a la competencia comunista), la legitimidad del sistema sale reforzada.

Las evoluciones contemporneas han anulado ampliamente estos motivos de legitimidad. Mayor cantidad de trabajadores estn ms cualificados ( y con ello mejor situados para organizar eficazmente la produccin por s mismos), pero simultneamente estn debilitados frente a sus patrones. Las inversiones requeridas para iniciar una produccin son menos importantes y estaran al alcance de un posible colectivo si las instituciones del Estado y de la economa estuvieran concebidas para hacer posible la puesta en marcha de los proyectos que son capaces de formular. Dicho de otra forma, el capitalismo como forma de organizacin social tenido su momento . Otras formas -socialistas- parecen a la vez mejor en condiciones de asegurar al mismo tiempo la eficacia (y la reduccin de los despilfarros), la justicia social y la equidad internacional. Pero las relaciones de produccin capitalistas y las relaciones imperialistas siempre dominantes se oponen a unos avances en las direcciones necesarias para una "superacin del capitalismo"; y se oponen a ello con una violencia redoblada.

Mi anlisis pone el acento en las contradicciones del sistema y su agudizacin. Este enfoque no es el que nos proponen los textos dominantes concernientes a la revolucin tecnolgica.

sta ha ignorado, de entrada, la ley del valor que sustituye al concepto superficial de competitividad en los mercados. Pero este discurso de la economa convencional es perfectamente tautolgico (porque la nica productividad que tiene un sentido es la del trabajo social) e por definicin ignora hasta los efectos de la dominacin del capital oligopolstico. Todos los autores que he criticado se inscriben en la denominada corriente posmodernista (Castells entre otros) y se prohben abordar estas cuestiones de mtodo fundamentales adhirindose sin dudar a la economa convencional.

Adems, el mtodo del "post-modernismo (aqu pienso particularmente en Castells y en Negri) supone que la evolucin del sistema (entre otros debido al hecho de la revolucin tecnolgica en cuestin) ya ha abolido clases y naciones, o cuando menos est en vas de hacerlo, y ya ha hecho del "individuo" el sujeto directo y principal de la historia. Este retorno a la ideologa plana del liberalismo el discurso permanente del capitalismo sobre s mismo- constituye precisamente el objeto central de mis crticas. Expresadas en trminos de "votos piadosos" y de formulaciones "politically correct" (que particularmente Castells siempre se preocup de no superar) estas visiones evolucionistas dirigidas por el economismo y el tecnologismo de la ideologa dominante suponen que el capitalismo "se superar pacficamente por s mismo". Yo me mantengo en las posiciones del marxismo: si bien las condiciones de otro sistema (superior) estn bien reunidas por esta evolucin, las contradicciones que ella agudiza (y no reduce!) slo sern resueltas por las luchas a travs de las cuales se expresan. Por s mismo el capitalismo superado objetivamente (y con ello digo "senil")- no engendra una nueva sociedad -mejor- sino la pura barbarie. Desmienten el realismo de mi anlisis la ofensiva generalizada de los poderes al servicio del capital dominante y la militarizacin del imperialismo? Otro mundo no saldr de la sumisin a la lgica del despliegue del sistema sino de la lucha decidida contra ella.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter