Portada :: Ecologa social :: Transgnicos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-12-2012

Un nuevo estudio para una vieja lucha: no a los transgnicos

Juan Felipe Carrasco
Soberana Alimentaria, Biodiversidad y Cultura


Es absolutamente crucial seguir organizndonos como sociedad para parar de una vez por todas el cultivo de OMG y el empleo de txicos en Espaa, en la UE y en el Mundo.

A lo largo de los ltimos das del pasado mes de septiembre, la mayor parte de la prensa mundial recoga un estudio realizado en Francia por el Comit de Investigacin y de Informacin Independiente sobre Ingeniera Gentica (Criigen) y publicado el da 19 por la revista norteamericana Food and Chemical Toxicology con el ttulo Toxicidad a largo plazo de un herbicida Roundup y de un maz modificado genticamente tolerante a Roundup. Esta publicacin ha supuesto una verdadera bomba que ha relanzado el debate sobre la seguridad de los organismos modificados genticamente (OMG) y sobre los muy deficitarios sistemas de evaluacin, aprobacin, control y etiquetado.

Qu se ha investigado?

El propsito de la investigacin ha sido evaluar los riesgos de un maz transgnico cultivado en EEUU y que Europa importa desde hace aos, preparado para resistir aplicaciones de un herbicida especfico, el glifosato.

Para realizar esta investigacin se ha alimentado a 200 roedores con el maz modificado genticamente tolerante al herbicida glifosato (el llamado NK 603) de la multinacional Monsanto, as como con dos tipos de herbicida Roundup de la misma empresa y cuyo componente principal es el glifosato. Recordemos que el glifosato es el herbicida ms empleado en el mundo y que sobre sus efectos sobre la salud humana existen multitud de informes y de testimonios relacionados con su fumigacin masiva, por ejemplo, en los campos de soja de Sudamrica.

Cmo se hizo? Para realizar el experimento, los 200 roedores se han dividido en diez grupos de diez machos y diez hembras cada uno. El grupo de control ingiri maz no transgnico. A otros seis grupos se les di maz NK 603 en distintas concentraciones (tratado con Roundup o no) mientras que otros tres grupos se alimentaron con maz no transgnico pero se aadieron distintas concentraciones de Roundup en el agua de bebida.

Las principales conclusiones del informe son que tanto el maz transgnico NK 603 como el herbicida Roundup han provocado patologas crnicas; la mortandad de las hembras es de dos a tres veces superior que en los grupos de control debido, fundamentalmente, a tumores mamarios y deficiencias en la pituitaria, acompaados por desarreglos hormonales. En el caso de los machos, se produjeron congestiones en el hgado entre 2,5 y 5,5 veces superiores, necrosis, grandes tumores (cuatro veces ms tumores que en los grupos de control) y deficiencias crnicas muy significativas en los riones (en este ltimo caso los datos bioqumicos han confirmado que en ambos sexos, el 76% de los parmetros alterados estaban relacionados con los riones), reduciendo ampliamente su expectativa de vida.

El informe apunta a la disrupcin endocrina generada por el Roundup y a cambios metablicos producidos por el transgen como orgenes de las patologas. Y termina exigiendo que todo nuevo pesticida sea sometido a estudios a largo plazo antes de ser aprobado.

Aunque no es la primera vez que se demuestran efectos de este maz transgnico, lo realmente indito de este estudio es que es el primero que se ha realizado a lo largo de toda la vida de un animal, es decir que el experimento se ha seguido a lo largo de dos aos, un periodo mucho ms largo que los estudios de algunas semanas que suelen presentar las empresas dueas de los transgnicos. Los primeros sntomas detectados en la investigacin aparecieron sobre los cuatro meses, es decir, algo que los informes de la industria nunca podran constatar, pues sus estudios nunca superan los tres meses.

Comemos de este maz estudiado?

Si bien est prohibido el cultivo comercial del maz NK 603 en la Unin Europea, su importacin est autorizada y es un hecho desde 2004, por lo que est incorporado en la dieta de los animales que consumen maz importado que luego llega a nuestras dietas. Adems en Espaa, tanto el Gobierno nacional como los de determinadas Comunidades Autnomas, autorizan campos experimentales de esta variedad de maz.

Un estudio atacado

3ebd86fddfa8b5a8a33a0972653f1edd

Por esos mismos motivos, desde su publicacin, y como viene siendo habitual en materia de biotecnologa, ha surgido cierta controversia sobre determinados aspectos del estudio. Por ejemplo, se afirma que la raza de rata elegida es especialmente sensible a las mutaciones y propensa a sufrir tumores, y por lo tanto una mala eleccin para este estudio; se dice que la muestra empleada no es suficientemente representativa, sobre todo en lo referido al grupo de control; y se alude a determinados fallos metodolgicos o a ausencia de datos.

La propia Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado una revisin del estudio del Criigen en la que afirma que tiene un diseo inadecuado y por lo tanto es de calidad cientfica insuficiente para la evaluacin de riesgos por lo tanto, concluye que no ve la necesidad de reabrir la evaluacin de riesgos existente del maz NK 603 y los cruces que lo contengan.

Inmediatamente, peridicos como El Mundo titularon: La UE niega que el maz transgnico sea perjudicial para la salud humana, o El Pas: La UE desacredita el trabajo que relacionaba transgnicos y cncer; como si la EFSA fuera la Unin Europea! No olvidemos que se trata de un organismo cuya vinculacin con las multinacionales de la alimentacin y cuya constante obsesin por no mejorar los antidemocrticos y acientficos procedimientos de evaluacin de riesgos de los OMG han sido repetidamente demostradas.

Es evidente que con el actual paradigma econmico y poltico dominante en la tecnociencia, cuestionar el estudio del Criigen sin pedir al menos que se repita, subsanando sus supuestos errores; sin romper una pequea lanza en favor del principio de precaucin; o sin simplemente pedir una paralizacin momentnea de las autorizaciones, es lanzar un mensaje de supuesta independencia poltica, cuando a mi juicio es todo lo contrario. El sentido comn llevara a cualquier persona que de verdad fuera independiente y neutra a exigir exactamente lo contrario ― paralicemos esta tecnologa y sus aplicaciones hasta que haya ms datos. Como han hecho dos ministras y un ministro franceses afirmando: este estudio parece confirmar la insuficiencia de estudios toxicolgicos en la regulacin comunitaria en materia de autorizacin y comercializacin de productos transgnicos.

En cualquier caso, la controversia generada por este estudio es infinitamente ms pequea que la que ha rodeado, desde hace ms de una dcada, la aprobacin de los Organismos Modificados Genticamente y de muchas de las sustancias qumicas empleadas hoy da por la agricultura industrial. Multitud de informes y documentos de organizaciones no gubernamentales, anlisis periodsticos einvestigaciones acadmicas detallan como, desde que se aprobaron los primeros OMG en Estados Unidos, stos se han vinculado a graves irregularidades: trfico de influencias entre administracin y empresas biotecnolgicas, entregas de datos errneos a las autoridades reguladoras, desaparicin de datos importantes sobre impactos en el medio ambiente, etc.

Una investigacin que suma

Conociendo de primera mano muchos de los indudables problemas sociales y ecolgicos que supone esta tecnologa,una parte importante de la sociedad civil, de la comunidad rural y de defensa del medio ambiente a escala global ha vuelto a exigir por prudencia y por justicia- que se suspenda inmediatamente la autorizacin de este tipo de OMG; que se prohba a escala global el uso del glifosato y de las formulaciones comerciales que lo contienen; y que se congele la renovacin del permiso para el maz insecticida MON 810 que se cultiva en Espaa.

La que parece la leccin ms clara de este estudio es que hay cada vez menos dudas y ms certezas sobre la no-salubridad de los OMG, por lo que sera profundamente aberrante continuar como si no hubiera pasado nada; emplear la tcnica del avestruz en los niveles regulatorio, poltico, cientifico y agrario. Porque sobre lo que no existe duda alguna es sobre la absoluta ausencia de informes que demuestren que la humanidad necesita glifosato, maz NK 603 o MON 810. No existe un solo dato que demuestre que merece la pena correr los riesgos que estamos corriendo; para que, mientras tanto, el modelo agroexportador que los usa, acabe con la agricultura campesina y siga siendo un inmenso motor de concentracin de riqueza y de recursos en cada vez menos manos.

Hoy por hoy, la nica solucin probada y duradera a este desaguisado ambiental, poltico y social es la agricultura familiar, a pequea escala, las producciones y los consumos locales, la investigacin y los mtodos de produccin agroecolgicos y el libre intercambio de semillas precisamente aquellas sobre las cuales tan destructivo efecto tienen los OMG.

Es absolutamente crucial seguir organizndonos como sociedad para parar de una vez por todas el cultivo de OMG y el empleo de txicos en Espaa, en la UE y en el Mundo.

Juan-Felipe Carrasco. Ingeniero Agronmo. Experto independiente en Agricultura y Biotecnologa. GRUPO SALVIA

PARA SABER MS

Leer el informe completo: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512005637

Revisin del informe por parte de la EFSA: http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/doc/2910.pdf

Campaas contra el glifosato: Som Lo Que Sembrem: http://www.somloquesembrem.org/index3.php?actual=21&actual2=231

Fuente: http://revistasoberaniaalimentaria.wordpress.com/2012/12/15/un-nuevo-estudio-para-una-vieja-lucha-no-a-los-transgenicos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter