Portada :: Chile :: Pueblo Mapuche: Cinco siglos de Resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2012

Iniciativa de doce personalidades sobre la huelga de hambre mapuche, que ya ha cumplido 43 das
Demandan a Piera respetar el Tratado de Trapihue de 1825 en coherencia con la posicin chilena en La Haya

Rebelin


La huelga de hambre de los presos polticos mapuche concluir si el gobierno chileno es coherente y aplica los mismos principios sostenidos en La Haya respecto del conflicto con Per y de todo litigio internacional: respeto a los tratados suscritos. Lo afirma una indita y radical Iniciativa Humanitaria lanzada el 27 de diciembre de 2012 por destacadas personalidades chilenas devenidas hoy en doce apstoles de la causa mapuche. Ellos provienen de la academia, la dirigencia estudiantil y sindical, la cultura, de las iglesias, los profesionales y los derechos humanos, junto a la Comisin Etica Contra la Tortura y la Pastoral Mapuche.

La Iniciativa Humanitaria postula que la huelga de hambre iniciada el 14 de noviembre de 2012 por Hctor Llaitul y Ramn Llanquileo requiere una salida poltica, porque las de tipo policial o jurdico no funcionarn y tarde o temprano el pas y el gobierno de turno tendrn que tener el valor de caminar en esa direccin. El llamado surge en un ambiente enrarecido por declaraciones de personeros del gobierno del presidente Sebastin Piera, que insisten en la criminalizacin de las comunidades y la aplicacin de la ley Antiterrorista contra luchadores sociales mapuche, presionando a los jueces para que los mantengan en prisin. El Ministro del Interior, Andrs Chadwick los calific como enemigo poderoso que goza de apoyo poltico, comunicacional e internacional.

Devolucin de tierras

Muy por el contrario, el eje de la iniciativa de los 12 son precisamente las demandas polticas que subyacen tras el llamado conflicto mapuche. Es as como la Iniciativa Humanitaria llama a los chilenos y chilenas y al Estado, a devolver a los mapuche las tierras ocupadas actualmente por las empresas forestales, recordando que el Tratado de Trapihue de 1825, suscrito por Chile con la nacin mapuche, les reconoce el dominio sobre su territorio ancestral.

La propuesta de dilogo para un acuerdo poltico de fondo entre el Estado y el pueblo mapuche, capaz de generar formas de autogobierno y autodeterminacin mapuche, surgi de los historiadores Jorge Pinto Rodrguez, Premio Nacional de Historia 2012, y Sergio Grez, acadmico de la Universidad de Chile; el poeta y ex diplomtico Armando Uribe, Premio Nacional de Literatura 2004; la Pastoral Mapuche encabezada por el Padre Luis Rodrguez Tupper; Viviana Daz, Premio Nacional de Derechos Humanos 2011; Ral de la Puente, Presidente de la ANEF; Andrs Fielbaum, Presidente de la FECH, Juan Pablo Crdenas Premio Nacional de Periodismo 2005; Luis Alvarez Figueroa, Pastor Presidente de la Iglesia Evanglica Luterana en Chile; Jos Balmes Parrn, Premio Nacional de Arte 1998; Juan Guzmn Tapia, Jurista, ex Juez de la Repblica; Enrique Paris Mancilla, Presidente del Colegio Mdico de Chile y Diego Vela Grau, Directivo de la Federacjn de Estudiantes de la Universidad Catlica de Chile FEUC.

A partir del convencimiento de que la huelga de hambre es un recurso extremo al que recurre alguien al ver que el dilogo razonable no opera, las connotadas personalidades citadas reconocen la deuda histrica del Estado a este respecto, descartando que la respuesta al llamado conflicto mapuche est en soluciones de tipo policial o jurdico. En lugar de ello proponen al pas y al gobierno chileno un camino de paz y justicia que se inicia con la libertad inmediata e incondicional de Hctor Llaitul y Ramn Llanquileo y la promocin de una ley de indulto general a todos los presos por defender sus tierras en el marco del llamado conflicto territorial.

Demandan asimismo coherencia al Estado para que respete el Tratado de Trapihue cumpliendo los acuerdos all establecidos sobre su territorio, y asimismo, pleno respeto al Convenio 169 para que los programas sociales y de inversin que afecten a los pueblos originarios sean efectivamente objeto de consulta previa. Tambin destacan el necesario resguardo de la niez mapuche y el cumplimiento de los compromisos firmados por Chile en materia de derechos humanos.

La iniciativa concluye afirmando: Todo intento de dilogo por parte de algn organismo del Estado u oficina del Gobierno, por bien intencionado que sea, no llegar a buen puerto sino considera estos puntos, porque no se hace cargo de la demanda principal del movimiento, y no repara el dao causado con la criminalizacin de estas demandas.

A continuacin, el texto completo de la Iniciativa, suscrita el 27 de diciembre de 2012 a 43 das del comienzo de la huelga de hambre:

LLAMADO A UNA INICIATIVA HUMANITARIA PARA CONTRIBUIR AL TRMINO

DE LA HUELGA DE HAMBRE DE HECTOR LLAITUL Y RAMN LLANQUILEO

La huelga de hambre es un recurso extremo al que recurre alguien al ver que el dilogo razonable no opera.

Esta es la situacin en que se encuentran ahora los dirigentes de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) Hctor Llaitul y Ramn Llanquileo, quienes desde el da 14 de noviembre de 2012 se encuentran empeados en conseguir una reconsideracin de su situacin legal despus de una sentencia por homicidio frustrado.

La revisin de esta sentencia por parte de la Corte Suprema ha logrado que se reconocieran diversos factores, con resultado de reduccin de penas, pero creemos que con esto no se toca la esencia del reclamo que los huelguistas estn dirigiendo al Estado chileno y a la sociedad chilena, al costo de su salud y eventualmente de sus vidas.

Este reclamo se refiere a la necesidad perentoria de que Chile reconozca algo que est plenamente documentado y que muy claramente lo ha expresado el recin laureado con el Premio Nacional de Historia, Jorge Pinto Rodrguez en entrevista en El Mercurio del da 2 de septiembre de 2012, donde afirma, refirindose a la CAM: considero que sus demandas son legtimas, porque se inspiran en esa larga historia de abusos, atropellos y expropiaciones de tierras que tanto empobrecieron al Mapuche.

El problema Mapuche entonces no es un tema simplemente policial o jurdico; es un tema poltico que implica reconocer que los Mapuche estn embarcados en una causa que brota de la ocupacin abusiva que hizo Chile de su territorio al sur del Bo-Bo, ocupacin de la cual Chile hasta ahora no ha estado dispuesto a dar razn ni reparacin.

Esto implica que ni Llaitul ni Llanquileo puedan ser tratados como delincuentes y mucho menos como terroristas y al mantenerlos en esa condicin se hace que cada da sea ms difcil llevar adelante el dilogo que est pendiente entre la Nacin chilena y el pueblo Mapuche. Por lo tanto ponemos a consideracin del pas un camino de paz y de justicia bajo los siguientes predicamentos:

1.- La libertad inmediata e incondicional de Hctor Llaitul y Ramn Llanquileo como forma de terminar con la huelga de hambre.

2.- Creacin de una instancia de dilogo entre el Estado chileno y los representantes legtimos del pueblo Mapuche.

3.- Definicin de una agenda comn que pueda desembocar en un acuerdo que considere la autodeterminacin y formas de representacin y autogobierno del pueblo Mapuche.

4.- Recuperar para las comunidades los territorios Mapuche que en su gran mayora se encuentran en manos de las forestales y reconocimiento del Tratado de Trapihue de 1825, vigente y no respetado por el Estado Chileno, aplicndose el principio "pacta sunt servanda "; vale decir, los tratados se deben respetar tal como ha sido la lnea de Chile para todo conflicto internacional.

5.- Promover con urgencia una ley de indulto general a los presos por este conflicto territorial y, en lo inmediato, la consagracin del debido proceso en las causas judiciales, trmino de la actual prisin preventiva prolongada e ilegal y acceso real a la defensa y a la Justicia para todos los integrantes de los pueblos originarios detenidos y procesados por defender sus tierras.

6.- Pleno respeto al Convenio 169 de la OIT, firmado y ratificado por Chile a fin que los pueblos originarios sean efectivamente consultados sobre las polticas y programas sociales y de inversin que les conciernen.

7.- Resguardo de la integridad fsica y psquica de la niez mapuche y cumplimiento de todos los compromisos establecidos por el Estado chileno ante el concierto internacional en materia de Derechos Humanos.

Nos parece que todo intento de dilogo por parte de algn organismo del Estado u oficina del Gobierno, por bien intencionado que sea, no llegar a buen puerto sino considera estos puntos, porque no se hace cargo de la demanda principal del movimiento y de la reparacin del dao causado con la criminalizacin de estas demandas.

Tarde o temprano el pas y el gobierno de turno tendrn que tener el valor de caminar en esa direccin.

Santiago de Chile, 27 de diciembre de 2012 a 43 das del comienzo de la huelga de hambre.

Firman el presente llamado:

Jorge Pinto Rodrguez, Premio Nacional de Historia 2012.

Luis lvarez Figueroa, Pastor Presidente Iglesia Evanglica Luterana en Chile.

Jos Balmes Parrn, Premio Nacional de Arte 1998.

Juan Pablo Crdenas Squella, Premio Nacional de Periodismo 2005.

Ral De la Puente Pea, Profesor de Estado, Presidente Nacional de la ANEF.

Viviana Daz Caro, Premio Nacional de Derechos Humanos 2011.

Andrs Fielbaum, Presidente de la Federacin de Estudiantes de la Universidad de Chile, FECH.

Sergio Grez Toso, Historiador y Acadmico de la Universidad de Chile.

Juan Guzmn Tapia, Jurista, ex Juez de la Repblica.

Enrique Paris Mancilla, Presidente del Colegio Mdico de Chile

Armando Uribe Arce, ex diplomtico, Premio Nacional de Literatura 2004.

Diego Vela Grau, Directiva Federacin de Estudiantes de la Universidad Catlica FEUC.

Pastoral Mapuche

Comisin tica Contra la Tortura.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter