Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-12-2012

Guatemala
A 16 aos de los Acuerdos de Paz, cules son sus avances?

Ollantay Itzamn
Rebelin


Hace 16 aos atrs, el 29 de diciembre de 1996, luego de ms de tres dcadas de dolorosa guerra interna, se suscriba los Acuerdos de Paz, entre el Estado/ejrcito y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), como una solucin poltica al enfrentamiento armado, para superar las causas de dicho enfrentamiento y sentar las bases de un nuevo desarrollo.

Aquel promisorio Acuerdo gener exorbitantes expectativas en la comunidad internacional que impotente observ el asesinato de cerca de 250 mil guatemaltecos/as, cientos de miles de desplazados, y comunidades mayas completamente arrasadas por la poltica de limpieza tnica. Las y los guatemaltecos directa o indirectamente involucrados en el enfrentamiento armado asumieron dichos Acuerdos de Paz con diferentes nimos, vctimas, en su gran mayora, de la propaganda meditica poltico militar emprendido por el Ejrcito que criminalizaba a los cuatro grupos guerrilleros alzados en armas.

A 16 aos de aquel Acuerdo de Paz, que en teora finalizara el derramamiento de sangre en Guatemala, ahora, cada 84 minutos se sigue asesinando a bala a un o una guatemalteca en algn rincn del pas (un promedio de 17 asesinatos por da). Esto, sin contar las muertes por desnutricin o a falta de asistencia mdica. Durante los 36 aos de guerra interna se asesinaron un promedio de 19 guatemaltecas/os por da.

Cules fueron las causas que obligaron a guatemaltecos/as, indgenas y campesinos en su gran mayora, a tomar las armas?

El prometido desarrollo que jams llegaba. Por cerca de siglo y medio se prometi progreso y desarrollo que jams llegaba para las grandes mayoras. Incluso la Revolucin Liberal afianz y legaliz el despojo de las tierras comunales indgenas. Para 1960, ms del 50% de la poblacin guatemalteca sobreviva sin derechos a tener derechos: analfabetos, desnutridos, sin servicios bsicos, aislados y sin caminos. Prcticamente subsistan como indeseados entenados para un Estado que jams los asumi como ciudadanos plenos, sino como una incmoda carga.

Sistemtico y violento despojo de las tierras. Las cuatro fuerzas insurgentes estaban conformadas, en su gran mayora, por campesinos e indgenas indignados por el descarado robo, no slo de sus tierras, sino tambin de sus fuerzas de trabajo. Si la Colonia pre republicana estuvo asentada en el despojo y en el trabajo servil de los originarios, la Repblica fue an mucho ms brutal con campesinos e indgenas, porque, ahora, los herederos de la Colonia. ley en mano, se apropiaron de las tierras, utilizando al Estado nacin como su polica privada.

De este modo, el Estado independiente se convirti en el instrumento ms eficaz para despojar, explotar (sin eliminar), criminalizar y empobrecer con soberana a las grandes mayoras del pas.

Permanente y violenta depredacin de la democracia participativa. Todos los intentos de la democratizacin integral de Guatemala fueron violentamente interrumpidos por la intervencin norteamericana, con la colaboracin de la obtusa oligarqua nacional. El ejemplo ms pattico fue la depredacin violenta de los intentos de la democratizacin de la tierra que impuls el proceso revolucionario de 1945 al 1954.

El Gobierno de los EEUU implant en Amrica Latina la Doctrina de Seguridad para acelerar la ocupacin de las tierras, y dems bienes naturales, por empresarios norteamericanos y aliados. Recurri sistemticamente a las dictaduras militares y masacres para aniquilar cualquier intento de consolidacin de la democracia participativa (a esta democracia denominaban comunismo los capitalistas), y el fortalecimiento de estados dignos y soberanos en Latinoamrica.

De esta manera, la rstica y obnubilada oligarqua nacional, y los diferentes gobiernos norteamericanos, empujaron a campesinos, indgenas, obreros e intelectuales conscientes a la clandestinidad. Y en las montaas los persiguieron, los torturaron y masacraron. Familias y comunidades enteras fueron asesinados por los militares para aleccionar y escarmentar a los sobrevivientes del hambre para que nunca ms desobedeciesen a los patrones.

Qu contenan los Acuerdos de Paz firmados en 1996, y qu fue lo que se cumpli?

La paz firme y duradera se lograra con los siguientes acuerdos:

Retorno de los exiliados. El Estado se comprometi a asegurar el retorno y reasentamiento seguro y digno de los desplazados por la guerra. Adems, se comprometi a garantizar el esclarecimiento de la violacin de los derechos humanos durante el conflicto armado.

A 16 aos de aquella firma, los desplazados volvieron, pero, al ver que el Estado militar durante la guerra haba repartido sus tierras a los nuevos patrones, se vieron obligados a migrar a las ciudades para sobremorir en la miseria y el hacinamiento. Ms de un milln de guatemaltecos, luego del Acuerdo de Paz, fueron expulsados como mojados para los EEUU, y desde all envan jugosas remesas, con sabor a esclavitud, para financiar al Estado que los expuls. En cuanto a la investigacin, pues, los militares inmunes mandaron a matar a muchos/s defensoras de derechos humanos que se atrevieron a investigar y a decir que el 93% de las violaciones de derechos fue de responsabilidad del Ejrcito.

Desarrollo socioeconmico para el bien comn. La paz firme y duradera debe cimentarse sobre un desarrollo socioeconmico participativo orientado al bien comn Lograr la justicia social y crecimiento econmico con la participacin efectiva de ciudadanos/as de todos los sectores elevar la recaudacin tributaria y priorizar el gasto pblico hacia la inversin social, eran algunas de las promesas.

Desde la perspectiva de los excluidos, y sobrevivientes de la guerra, la firma de los Acuerdos de Paz, en buena medida slo sirvi para acelerar y afianzar el sistema neoliberal recargado en Guatemala, impuesto despus de dicho Acuerdo.

En estos 16 aos, las magnitudes de las desigualdades socioeconmicas recrudecieron a niveles jams antes vistas, a favor de los ricos. Casi la totalidad de los bienes comunes (naturales, empresariales y de servicio) fueron transferidos a manos de los mega latifundistas de Guatemala.

Las y los empobrecidos, en la actualidad, bordean casi el 70% del total de la poblacin, con la diferencia de que antes de los Acuerdos de Paz por lo menos haba tierras para alquilar y hacer la milpa (cultivar maz), playas y ros para pescar. Ahora, los patrones no slo acaparan las tierras, sino que ocupan playas, matan ros, lagos y montaas. Lejos de elevar la recaudacin tributaria, Guatemala se convirti en un territorio de zona franca en la que la inversin privada est exenta de pagar impuestos como un estmulo para invertir, dejando para el pas secuelas de sobre explotacin laboral y masacre ambiental.

Redistribucin de la tierra. El Estado y los sectores organizados de la sociedad deben aunar esfuerzos para la resolucin de la problemtica agraria y el desarrollo rural, deca el Acuerdo. Pero, la Ley del Desarrollo Rural Integral slo qued en una promesa electoral incumplida por los diferentes gobiernos. Los mega latifundistas aglutinados en el CACIF (Comit Coordinador de Asociaciones Agrcolas, Comerciales, Industriales y Financieras) que manejan al Estado guatemalteco como su finca privada, lograron subordinar a sus intereses a todos los gobiernos y congresistas. Campesinos e indgenas post Acuerdos de Paz sostienen que en Guatemala es mejor haber nacido como palma africana o caa de azcar, porque estos monocultivos tienen tierra, agua y vida legalmente aseguradas.

En la actualidad, ms del 80% de las tierras de cultivo se encuentran en manos del 2% de los latifundistas. De este total de tierras, cerca del 70% es utilizada (destruida y contaminada) para el monocultivo de palma africana, caa de azcar y el hule. En las zafras, las jornadas de trabajo no bajan de 12 y 14 horas diarias, con salarios por debajo del mnimo legalmente establecidos. A las organizaciones campesinas e indgenas movilizadas sencillamente se los expulsa de las tierras para perseguirlos, criminalizarlos, depredar a sus dirigentes, y finalmente masacrarlos delante de las cmaras fotogrficas.

Lo ms inslito es que estos monocultivos, depredadores de los derechos humanos, son financiados con fondos y prstamos de los pases europeos que hace 16 aplaudieron la firma de los Acuerdos de Paz, pero que ahora, urgidos por las circunstancias, demandan agro combustibles para bajarle la temperatura a la Tierra e inyectar activos frescos a sus sistema financiero en crisis.

Derechos de los pueblos indgenas. Otro acuerdo fundamental fue el reconocimiento y el fortalecimiento de las identidades y derechos de los pueblos indgenas (mayas), xincas y garfunas. Estos pueblos, hoy, como ayer, continan sobremuriendo en la servidumbre, tanto en el campo, como en las ciudades, sin derecho a tener derechos, mucho menos a protestar. Si protestan, el Ejrcito no escatima balas para clavarles plomo como si se tratara de una poltica de limpieza social. La propuesta de regulacin de los derechos indgenas como Ley de la Repblica no pas de ser slo un anteproyecto de Ley archivado.

El discurso multiculturalista del Estado post Acuerdos de Paz slo sirvi para acopiar dinero de la cooperacin internacional y comprar algunos dirigentes indgenas para legitimar la venta del pas a las multinacionales. Ni tan siquiera los idiomas indgenas fueron constitucionalizados como idiomas oficiales del pas. La autodeterminacin y autonoma indgena continan siendo catalogadas como subversivos en el imaginario de los patrones polticos. La presencia indgena en el territorio guatemalteco continua siendo asumido por el Estado ladino monocultural como una desgracia y vergenza milenaria.

Pero eso s, el 13 Baktn, fue comercializado y vendido por el gobierno mayafbico como la pieza de museo maya folclrico ms apetecido para los ingenuos turistas del mundo. Recurdese que, segn los indgenas sobrevivientes a la guerra interna, el Gral. Otto Prez Molina (actual Presidente de Guatemala) es el principal responsable del crimen de limpieza tnica en el Tringulo Ixil, Quich, ejecutado por el Ejrcito durante la guerra interna.

Por qu el Presidente Otto Prez celebra el 16 aniversario de los Acuerdos de Paz?

Aprovechando la atencin mundial sobre Guatemala, fruto de la folclorizacin del 13 Baktn, el Presidente Otto Prez (uno de los militares firmantes del Acuerdo de Paz) anuncia la festiva conmemoracin del 16 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz. La finalidad es embaucar al mundo con que dichos acuerdos estn siendo cumplidos, y simultneamente liberar de la prisin a uno de los principales responsables de las masacres durante la guerra, ahora encarcelado, como es el ex presidente de Guatemala, Efran Ros Montt Cmo podrn demostrar al mundo la paz firme y duradera pos Acuerdo de Paz en una Guatemala en la que se asesina a bala a 17 personas por da? Qu harn para esconder el actual recrudecimiento social de las causas que empujaron al pas a la guerra interna?

Adems de intentar limpiar su imagen ensangrentada, los culpables, ahora impunes, sienten cargo de conciencia (en el fuero interno) por las atrocidades cometidas en contra de la humanidad. Por eso quieren celebrar con grandezas el incumplimiento de los Acuerdos de Paz. Lo triste es que muchos seudo indgenas mayas (supuestos guas espirituales y dirigentes) se prestan para este otro teatro/ritual nacional.

As, legitimados por espectaculares ceremonias mayas quieren seguir convirtiendo el territorio y los bienes nacionales en agro combustible para el sistema. Ellos se sienten vencedores en esta lucha sangrienta, aunque su victoria anuncia la definitiva derrota de toda la humanidad, pero su limitada capacidad de compresin no les permite comprender la realidad suicida en su real magnitud.

Cmo evala un ex integrante de la guerrilla, sobreviviente a la represin estatal/militar, los resultados del Acuerdo de Paz?

Don Mauro Vay Gonon, de 58 aos de edad, campesino indgena quich, fundador y dirigente del movimiento Comit de Desarrollo Campesino (CODECA, en este momento, la organizacin campesina ms numerosa en el pas), en su humilde y acogedora vivienda nos dio la siguiente valoracin sobre los resultados del Acuerdo de Paz firmados hace 16 aos:

Los Acuerdos de Paz sirvieron para que la gente se diera cuenta de cules eran los objetivos reales de la guerrilla. El Ejrcito, durante la guerra, tuvo la capacidad de desprestigiarnos a los guerrilleros como cubanos, barbudos extranjeros y canches (piel blanca). Pero, los Acuerdos de Paz demostr que los guerrilleros ramos guatemaltecos conscientes luchando por la reforma agraria, derechos laborales, derechos de los pueblos indgenas, reforma educativa y transformacin del Estado. Eso fue lo que se pele en la mesa de negociaciones, con el respaldo de la comunidad internacional y de la Iglesia.

La gente medianamente inteligente se dio cuenta que nosotros buscbamos soluciones a la problemtica nacional, y que no habamos sido cubanos, ni barbudos. Este tiempo sirve para que la gente se desengae.

Lo triste fue que la poblacin no supo, ni pudo legalizar, ni legitimar los objetivos del Acuerdo de Paz. Como pueblo no supimos manejar el contexto. Fue una oportunidad perdida para la maduracin social. Muchos dirigentes de las organizaciones sociales se acomodaron al Estado y desmovilizaron a sus organizaciones.

En estos 16 aos de los Acuerdos de Paz, la derecha aprovech las circunstancias para legalizar todos sus intereses. Antes imponan sus caprichos fusil en mano, ahora, luego que entregamos las armas, el CACIF, legitimados con las leyes creadas por ellos mismos, se reparten las tierras de cultivo para sus monocultivos, criminalizando y persiguiendo a los movimientos sociales.

Esto es un error que ellos cometen, porque no se dan cuenta que con esta estrategia lo nico que estn logrando es que se levante nuevamente el pueblo, y all s que ya nadie podr parar al pueblo. Ahora, a quien est afectado los monocultivos, la poltica de mano dura, la violencia? Es a la misma gente, a la clase media y a los mismos empresarios.

Para nosotros, como movimiento social, los Acuerdos de Paz sirvieron para mitigar la persecucin mortal a los dirigentes revolucionarios, aunque ahora seguimos perseguidos. Los Acuerdos de Paz estn all, engavetados, esperando el momento en que el pueblo se levante. Son herramientas que en su momento utilizaremos para implementarlos en el proceso constituyente.

Para m, los Acuerdos de Paz sirvieron para el fortalecimiento de las organizaciones sociales. Mi frustracin es que yo pens que esos acuerdos se implementaran en un plazo ms corto, pero algunos dirigentes de las organizaciones como Comit de Unidad Campesina (CUC), Coordinadora Nacional Indgena Campesina (CONIC) y Coordinadora Nacional de Pequeos Productores (CONAMPRO) se acomodaron, y no logramos tomar el poder a corto plazo.

Como fundador de CODECA veo que como organizacin tenemos que levantar al pueblo y refundar Guatemala. En eso estamos. Llevar su tiempo, pero llegar el momento.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter