Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2012

Dos regalos brechtianos de fin de ao de Antoni Domnech que emocionaron a Francisco Fernndez Buey

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Antoni Domnech, el autor de uno de los libros esenciales de la reciente filosofa poltica, El eclipse de la fraternidad, el editor general de sin permiso, tiene la excelente costumbre de regalar a sus amigos un detalle de fin de ao. Suelen ser traducciones muy trabajadas de textos, poemas o aforismos de alguna de las tradiciones emancipatorias.

Le ped permiso en su da para el uso pblico de dos de esos textos [1], que s que agradaron y emocionaron a uno de sus grandes amigos, a Paco Fernndez Buey. Doy ahora cuenta de ellos. Ambos recogen, en mi opinin, nudos esenciales de nuestra situacin. Por una parte, la importancia de la tenacidad, de la resistencia, del sacar fuerzas de flaqueza, del no desfallecer, y, por otra, el internacionalismo, la solidaridad de los pueblos, la lejana de cualquier posicin excluyente que separe o divida a las clases desfavorecidas del gnero humano que sigue siendo la Internacional.

El primer texto es una magnfica, una maravillosa versin que en absoluto desmerece otras grandes traducciones castellanas- de la Loa a la dialctica de Bertolt Brecht. Este gran poema brechtiano que desconozco si ha llegado a ser musicado por algn cantautor -tal vez lo hiciera en su da Adolfo Celdrn- fue uno de los textos que ms formaron y ayudaron culturalmente a una generacin [2] que se mantuvo en pie de lucha y resistencia contra la dictadura fascista del general africanista al igual que contra los intentos posteriores de prolongacin de sus vrtices bsicos.

Con paso seguro marcha hoy la injusticia.

Los opresores se disponen para otros diez mil aos.

El poder asegura: lo que es, persistir como es.

Voz, ninguna llega, sino las de los dominadores

Y en los mercados, dice bien alto la explotacin: Ahora

Lleg por fin mi hora.

Pero entre los oprimidos muchos dicen ahora:

Lo que queremos, no ha de venir jams.

 

Quien an siga vivo: que no diga jams!

Lo seguro, no es seguro.

Lo que es, no persistir como es.

Cuando los dominadores hayan hablado

Hablarn los dominados.

Quin osa decir jams?

De quin depende que persista la opresin? De nosotros.

De quin depende su quiebra? De nosotros, tambin.

Quien haya sido derrotado, que se levante!

Quien est perdido, que luche!

Quin detendr al consciente de su situacin?

Porque los vencidos de hoy son los vencedores de maana

Y del jams, saldr el todava.

 

Que nadie diga jams! Los dominados ya estamos hablando! Porque los vencidos de hoy son los vencedores de maana y del jams saldr el todava! Dialctica de la esperanza. En el mejor de los sentidos de ambas nociones.

El segundo poema, la segunda traduccin de Toni Domnech que ya apareci en un artculo de la revista sin permiso: Wolfgang Harich, Para conmemorar el 50 aniversario de la muerte de Bertolt Brecht: Brecht y el himno nacional [3]- tiene su historia, su significativa historia.

Es la letra que el gran poeta alemn compuso para acompaar el Cuarteto del Kaiser de Haydn como himno de la Repblica Democrtica Alemana, sin conseguir la aprobacin de los dirigentes de la nueva repblica socialista. Fueron tambin entonces malos tiempos para una excelente y esencial lrica socialista.

El donaire no ahorra el esfuerzo

Ni la pasin, el entendimiento

Que florezca una buena Alemania

Como cualquier otro buen pas

Que los pueblos no palidezcan

Como ante una ladrona

Sino que nos tiendan sus manos

Lo mismo que a otros pueblos

Y no por encima y no por debajo

De otros pueblos queremos estar

Desde el mar hasta los Alpes

Desde el Oder hasta el Rin

Y porque hacemos mejor a este pas

Lo amamos y lo protegemos

Y nos parece el ms amable

Como a otros pueblos el suyo.

Y no por encima y no por debajo de otros pueblos! Nos parece un pas amable como a otros pueblos les parece el suyo! Este es tambin uno de los nudos de la hora, de nuestra hora.

Feliz fin de ao, compaeras y compaeros! Continuemos dando batallas que en absoluto estn perdidas!

PS. Sugerencia de tesis o proyecto de investigacin. Qu cosmovisin, qu posicin poltica de los dirigentes de la entonces nueva repblica socialista puede explicar que la propuesta, que el texto de Brecht fuera desechado?

Notas:

[1] Loa a la dialctica sirvi de cierre a la edicin de Manuel Sacristn, Sobre dialctica, El Viejo Topo, Barcelona, 2009. El segundo fue el eplogo de Salvador Lpez Arnal, Entre tinieblas. Gyrgy Lukcs y Manuel Sacristn, La oveja roja, Madrid, 2011.

[2] En mi caso, por ejemplo, el poema reproducido en una simple cartulina blanca- estaba ubicado (y desacado) a la entrada del piso que compart con la compaera Maria Rosa Pal i Porta a mediados de los aos setenta.

[3] sin permiso, n 8, 2010, p. 37.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter