Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2012

Entrevista a Alexis Tsipras, lder de la oposicin griega (Syriza), habla de su pas desde Argentina
Como Hrcules, tenemos que limpiar la mierda y pelear con la hidra

Martn Granovsky
Pgina/12


De gira por la Argentina, el dirigente de la izquierda griega explica cmo deforma el sector financiero de su pas la situacin argentina, rescata el desarrollo posterior a la crisis del 2001 y explica los desafos de la oposicin para superar al neonazismo y llegar al gobierno en Atenas.

A los 38 aos, Alexis Tsipras es el lder de Syriza, el movimiento poltico y social griego que enfrenta al gobierno conservador y proyecta llegar al poder por la va democrtica para terminar con la austeridad como principio mximo de la poltica. Tras unos das de visita en la Argentina, Tsipras acept comparar las dos situaciones con todas sus similitudes y diferencias.

La Argentina sigue siendo tema de discusin en Grecia por la contraccin de deuda, el default y la reestructuracin?

S. Hablamos de ustedes.

Del default o de la reestructuracin?

De todo.

Y despus de este viaje a la Argentina?

Terminamos mucho ms sabios. Estudiamos con detalle el proceso que se dio durante y despus de la crisis. Vimos similitudes y tambin diferencias. De parte del Fondo Monetario Internacional las recetas fueron iguales en Grecia y en la Argentina. Tambin fueron iguales en ambos pases los medicamentos que se le dieron a Grecia y a la Argentina. Iguales y vencidos. Fracasaron. Nos llevaron a la catstrofe. El paciente griego internado en una cama europea est en coma. Todos los tubos y los medicamentos lo ligan al corazn de Europa. Es complejo. Si el paciente en coma muere, parece que la Eurozona tampoco puede sobrevivir. Por eso digo que tenemos similitudes y diferencias entre la Argentina del 2001 y la Grecia de hoy. Lo que es interesante es cmo presentan el ejemplo de la Argentina en Europa.

Quines?

Los sectores ms ligados al sistema financiero. La Argentina es el ejemplo de un pas que le dijo no al sistema financiero mundial. Los sectores financieros de Europa distorsionan lo que ocurri aqu. El ejemplo molesta a los crculos financieros. Por eso los centros ultraliberales estn tratando no solo de distorsionar las cosas en trminos ideolgicos sino de presentar una trayectoria histrica diferente. Cambian los hechos. Durante nuestra estada en la Argentina y en los encuentros que mantuvimos, hubo cobertura en noticieros de la televisin griega. Entonces ponan una imagen ma encontrndome con un dirigente argentino y, en pantalla partida, mostraban ejemplos del corralito argentino y la gente golpeando las persianas de los bancos.

Sin poner las fechas de cada cosa?

Sin ninguna precisin. El mensaje es claro: Sigan el camino que les propone la izquierda griega y llegarn a la bancarrota como en la Argentina.

Es interesante para Grecia el ejemplo de reestructuracin de la deuda con quita?

S, claro, pero primero debemos ver qu hay de parecido en cada pas y en cada coyuntura histrica. La negociacin que llev a cabo el Estado argentino despus de la crisis es un ejemplo para estudiar y examinar. En los prximos aos seguramente esto va a ser un tema en las facultades de ciencias econmicas. Eso prueba que cuando hay un acreedor y un deudor, los dos estn en situacin difcil. No uno solo. La propia negociacin lo demuestra. Pero yo veo otros puntos positivos ms all de la reestructuracin de la deuda. El desarrollo econmico argentino posterior a la crisis aguant aunque el pas qued fuera de los mercados de prstamo. Aguant porque cont con una base productiva amplia, y exportadora. Soport porque desde un principio pudo revitalizar la economa interna y cubrir las necesidades del pueblo. En su segunda fase las exportaciones fueron importantes y garantizaron el crecimiento del Producto Bruto Interno. Pero tambin hay que tener en cuenta que cuando la Argentina pas por la fase de crecimiento alta, el crecimiento global tambin era alto. Y adems todo ocurri dentro de una coyuntura regional sudamericana positiva. Nosotros en Grecia no tenemos ninguno de los dos puntos positivos. Ni crecimiento global ni coyuntura regional favorable.

El peor de los mundos.

S, pero al mismo tiempo tratamos de hacer de la necesidad virtud. Con esa visin participamos dentro de la Zona Euro. Grecia tiene solo el 2,5 por ciento del PBI europeo y a la vez est en el centro de la opinin pblica mundial. Esto no pasa, claro, por el hecho de que todos se preocupen acerca del sufrimiento del pueblo griego. El temor es el efecto domin.

O sea que un punto fuerte de ustedes es el temor.

Es que, si Europa sigue as, el principal pas que pensar en salir de la Zona Euro es Alemania. Eso quiere decir que un pequeo pas como Grecia puede ser una piedrita capaz de romper esa mquina gigante del motor ultraliberal. Por eso sufrimos un ataque frontal a nivel mundial en las ltimas elecciones. Auguraban que vendra el caos. Quiz pueden aguantar mnimamente un escenario posneoliberal. Pero no lo pueden aceptar en el ncleo duro de Europa.

La clave, pareciera, es la capacidad de dao de Grecia.

Muchas veces compar la situacin de Grecia respecto de sus socios europeos con otras pocas. Es como la Guerra Fra. Los dos sectores pueden tocar el botn, pero aunque uno lo haga ninguno ganar. La catstrofe ser para todos.

Cul sera hoy ese botn?

El botn sera la explosin del euro. Pero el que pierda en esta Guerra Fra es el primero que d un paso atrs. Por eso nosotros nos preparamos para un gran enfrentamiento. Hemos dicho claramente que desde el gobierno vamos a romper con los tratados de austeridad. Seguiremos en ese camino aunque nos corten los prstamos. No es un chiste. Lo vamos a hacer. Pero necesitamos el apoyo popular.

El movimiento poltico de la izquierda griega produce en el mundo progresista admiracin y preocupacin. Admiracin por su crecimento veloz en los ltimos aos. Preocupacin por si esa velocidad no fuera suficiente.

El movimiento empez en dos plazas de Atenas. Vamos a llamarlas de alguna manera: la de abajo y la de arriba. La plaza de abajo fue siempre ms politizada, con asambleas temticas, con diferentes charlas. Participaba mucha juventud. Practicaba democracia directa. Pero lo importante es que estas manifestaciones fueron completamente pacficas con gran participacin de masas, con muchsima gente.

Qu pasaba en la plaza de arriba?

Fue menos participativa. Por eso el sistema se asust ms con la de abajo. No era lo mismo que romper un banco o romper un cajero electrnico. Romper fortaleca al sistema. En cambio la actitud pacfica s les marc un alerta. Hay que tener en cuenta que estas reacciones espontneas y masivas derivaron en la cada de dos gobiernos. Pero en cambio, volviendo a la comparacin de las dos plazas, los bancos quemados y las pequeas propiedades quemadas no dieron resultados polticos. Es muy simple: con los incendios, el gran capital encontraba un pequeo comercio para llorar.

Y ahora?

Ahora hay un reflujo del movimiento, una recesin poltica relativa. La gente espera cambios polticos agudos y pone ms esperanza en un enfrentamiento poltico con ms resultados. Por eso en las dos elecciones en mayo y en junio no pudimos ganar. Eso tambin cre un tipo de cansancio. Es duro ver que tampoco haba resultados en un sentido de cambio.

Cul es el cambio deseable para la coalicin de izquierda?

El nico camino es derrocar al gobierno por una va democrtica. Tenemos una responsabilidad de la cual somos conscientes: una gran parte de la poblacin puso sus esperanzas en el proyecto alternativo y debemos reforzar esa meta. Pero eso es al mismo tiempo positivo y negativo para nosotros. La gente espera de nosotros muchsimas cosas.

Eso es lo positivo?

S. Y lo negativo es que deposite sus esperanzas y solo espere. El riesgo de la pasividad no existe solo cuando uno est en la oposicin. Incluso en un futuro gobierno no podemos plantear una opcin verdaderamente alternativa sin participacin popular.

Qu hacen para resolverlo hoy?

Lo primero que hacemos es decrselo a la gente permanentemente. Y vamos a seguir como antes de las ltimas elecciones, con las asambleas populares en los barrios, en las grandes ciudades y en los lugares de trabajo. Tambin pedimos a la gente que asista a las huelgas y sea parte de los movimientos obreros y sindicales que se estn llevando a cabo. Al mismo tiempo estamos construyendo una gran red social de solidaridad. La llamamos solidaridad para todos. Dentro de la crisis, cualquier movimiento social es tambin muy poltico. Pero queremos crear una conciencia social colectiva. No es filantropa. Es conciencia social. Estas redes pueden ser el ncleo de una nueva organizacin social de masas, que a su vez puede ser el ncleo de grandes cambios sociales.

Escuch que le preocupaba el neonazismo en Grecia. Cul es el nivel de arraigo popular de los neonazis?

Es un acontecimiento muy triste. Este contexto poltico naci dentro de la destruccin de la cohesin social de la sociedad, en combinacin con el terror y el temor. Al mismo tiempo con dificultades. En ese contexto aparecen como chivo expiatorio las grandes masas de inmigrantes.

De dnde?

En los ltimos aos Grecia se convirti en una prisin de inmigrantes. En Europa tenemos Dubln II, el famoso tratado, que protege a los pases del norte y del centro de Europa. Eso crea un colchn de inmigrantes en Italia, Espaa y Grecia. En nuestro pas gran parte de la frontera es agua. Son islas. Hay grandes organizaciones mafiosas que traen especialmente inmigrantes a travs de Turqua. La mayora, cuando llega, ya camin miles y miles de kilmetros. Vienen de pases en guerra o de naciones que sufrieron cambios climticos dramticos... Venden lo que pueden a los mafiosos, que los trasladan en barcos como sardinas en lata. Cuando llegan a Grecia los meten en centros. Despus los dejan libres. Hacen lo que pueden para sobrevivir. Pero son muy frgiles ante la manipulacin del crimen organizado. Decenas de personas viven hacinados en pequeos departamentos. Hay lugares dentro Atenas que ya son ghettos. En esos lugares hay grandes enfrentamientos. Es dentro de esa compleja situacin que nace la ideologa de la xenofobia y del fascismo. Hay una base real de donde salen estas ideas.

La crisis en todas sus dimensiones.

Con la crisis esto se multiplica. Es triste, porque el pueblo griego no tiene comportamiento racista. No est en su tradicin. Es un pueblo de inmigrantes. Cmo puede ser racista? Cmo un pueblo que organiz partisanos antifascistas puede permitirse que de su seno crezcan movimientos neonazis? Por eso existe un hombre de 92 aos, Manolis Glezos, que fue guerrillero y estuvo en el Parlamento griego para dar lecciones de historia.

Los pueblos aprenden de la historia?

La Historia la escriben los que ganan. Hay que ver si esa Historia es la verdadera. Pero nosotros queremos guardar la memoria histrica de nuestro pueblo de generacin en generacin en la construccin de una conciencia social colectiva. Grecia sufri mucho porque es un territorio vital. En el ltimo siglo tuvimos dos ejemplos de batallas heroicas. Primero la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, cuando el Frente de Liberacin Nacional estuvo muy cerca de llegar al poder y la invasin a nuestro pas no lo permiti. Segundo ejemplo, la resistencia contra la Dictadura de los Coroneles, entre el 67 y el 74. Eso tiene un peso histrico muy fuerte y seguiremos adelante mirando ese faro.

Por quin se sienten acompaados en Europa?

Europa est pasando por una fase de transicin. Afrontamos la mutacin de la socialdemocracia en una fuerza neoliberal pura. Deja un hueco poltico inmenso porque rompe sus lazos de tradicin con capas sociales importantes. Son las capas que convirtieron a la socialdemocracia en hegemnica. Syriza naci en gran parte dentro de ese hueco poltico. En el resto del sur del Europa tendremos esa misma trayectoria, pero con pasos quizs ms lentos. Por eso nuestras alianzas europeas comienzan a la izquierda de la izquierda y terminan a la izquierda de la socialdemocracia. Los aliados ms fuertes en el continente europeo son los movimientos sociales y los que se convencen cada da ms de que la austeridad no es el camino. Ah comienzan nuestras alianzas.

En Grecia debe ser una tentacin inspirarse en figuras clsicas, no?

Mitolgicas o reales?

No s. Queda a gusto del consumidor.

Elijo una figura mitolgica, entonces: Hrcules. Cuando los dioses lo castigaron, una de las tareas de Hrcules era limpiar la mierda. Pas meses y meses sacndola. Termin su obra. Entonces le encargaron otra tarea: deba cortar la cabeza de la hidra. El problema es que cuando cortaba una cabeza salan otras dos nuevas. Eso pasa con el sistema financiero internacional. Tenemos que limpiar la mierda y enfrentar a la hidra. Por eso queremos construir una gran fuerza poltica: porque no ser fcil.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-210888-2012-12-30.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter