Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2005

El fracasado asedio de Faluya
Los habitantes son todava ms enemigos de Estados Unidos tras ser arrasados por los bombardeos de los ocupantes

Dahr Jamail
Asia Times

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Despus de dos devastadores cercos de Faluya en abril y noviembre de 2004, que causaron la muerte de miles de iraques y en los que cientos de miles perdieron sus viviendas, las secuelas de los intentos de EE.UU. de limpiar a la ciudad de combatientes de la resistencia en un esfuerzo por mejorar la seguridad en el pas, continan atormentando a los residentes de Faluya y a Irak en general.

La ira aumenta entre los faluyanos que, despus de ver cmo la mayor parte de su ciudad era destruida por el asalto de los militares de EE.UU., ven que las promesas de reconstruccin tanto de los militares de EE.UU. como del gobierno iraqu siguen sin ser cumplidas en su mayor parte.

Cometen a diario crmenes de guerra en Faluya, incluso ahora, dijo Mohammed Abdulla, director ejecutivo del Centro de Estudios por los Derechos Humanos y la Democracia en Faluya (SCHRDF, en sus siglas en ingls). Su organizacin trabaja dentro de Faluya destruida, en un intento de prestar atencin a los sufrimientos de los residentes, de aportarles ayuda en la reconstruccin, y de documentar los crmenes de guerra y las armas ilegales que fueron utilizadas durante el cerco de noviembre.

Actualmente no se realiza ninguna parte de la reconstruccin que fue prometida, que es necesitada tan desesperadamente por la gente para volver a organizar sus vidas, dijo Abdulla durante una reciente entrevista con Asia Times Online en Amman.

Doctores que trabajan dentro de la ciudad se siguen quejando de que las fuerzas de seguridad estadounidenses e iraques impiden la atencin sanitaria. Junto con la continuada existencia de los estrictos puntos de control de los militares de EE.UU., los residentes en la ciudad dicen que el tratamiento que reciben estos ltimos y de las fuerzas de seguridad iraques que operan dentro de Faluya es degradante y humillante. La mayora considera que este tratamiento es intencional.

Los puntos de control representan demasiados obstculos, dijo el doctor Amer Ani, que trabaja como voluntario en el Hospital General de Faluya. Los combates han recomenzado dentro de la ciudad, porque en las ltimas dos semanas ha habido enfrentamientos hombre a hombre en diferentes distritos de la ciudad. Esto ha provocado que las ambulancias tengan dificultades para entrar y salir, en especial hacia el hospital principal.

Trabajo en el campo de refugiados al borde de la ciudad, y debido al puesto de control en los suburbios, ningn paciente de ese campo puede entrar a la ciudad, dijo Ani. Por lo tanto, se ven obligados a ir a otra clnica, a 14 kilmetros de distancia, mientras que la atencin ms cercana en la ciudad les queda a menos de un kilmetro.

Ani agreg que el hospital principal y varias clnicas importantes en la ciudad necesitan ser reconstruidos, pero las fuerzas de EE.UU. impiden que los materiales de construccin lleguen al lugar.

El doctor Riyad al-Obeidy, que trabaja en Ramadi, tambin atiende como voluntario dentro de Faluya. Antes, el Ministerio de Salud entregaba ayuda a la ciudad, pero ahora est prohibido por motivos que desconozco, dijo. Por lo tanto, ahora escasean los fijadores externos, los equipos quirrgicos para las operaciones, y los equipos para traumatismos. Existe realmente un problema humanitario de sanidad. Las gentes viven en carpas, como refugiadas dentro de su propia ciudad, nos falta agua potable e higiene as que prolifera el tifus. Con la llegada del verano, la cosa empeorar.

Parece que se han evaporado las promesas hechas antes del asedio por el gobierno iraqu y los militares de EE.UU. sobre ayuda en la reconstruccin de la ciudad.

Segn Abdulla de SCHRDF: Se realiza poca reconstruccin, pero slo por los propios faluyanos y porque el gobierno de Irak slo ayuda poco.

El doctor Abrahim Aziz (el apellido ha sido modificado para proteger su identidad), que trabaja como voluntario dentro de Faluya dice lo mismo. Ahora se reconstruye un poco, reemplazan cables elctricos dijo durante una entrevista telefnica desde Faluya. Pero los hospitales y las clnicas slo han sido pintados y slo han tapado los agujeros en los muros.

El doctor Fawzi, un ingeniero que es dueo de una fbrica de cemento en Faluya, dijo que los distritos al sur de Faluya siguen clausurados y que slo un 10% de los edificios y hogares destruidos han sido reconstruidos por los propios residentes. Fawzi particip en la negociacin de compensaciones para los residentes de la ciudad, y present una cifra de 600 millones de dlares a los militares de EE.UU. que aceptaron pagar esa suma. Pero el gobierno iraqu no estuvo de acuerdo.

Fuimos a Bagdad, pero la oficina de [el entonces primer ministro] Allaui nos dijo que podramos recibir slo 100 millones de dlares, y que no poda prometer nada porque todo cambiara con las elecciones [de enero], dijo Fawzi. Cuestionamos esa suma, y el gobierno dijo que nos dara un 20% de los 600 millones, lo que rechazamos porque no era suficiente. En esa reunin participaron estadounidenses, militares y civiles, y miembros del gobierno iraqu.

El doctor Aziz dijo que slo un 10% de la compensacin prometida haba sido pagada hasta la fecha, y agreg que la situacin sanitaria era horrible, ahora tenemos brotes de clera.

Pruebas recientes de agua potable, realizadas por SCHRDF, establecieron que no haba agua potable dentro de Faluya. Todos lo saben, y por eso estamos avisando a la gente para que hierva el agua durante 10 minutos, dijo Abdulla.

Dice que dos tercios de la ciudad carecen de electricidad porque cortaron tantos cables elctricos, y la nica reconstruccin actual es realizada por los residentes de Faluya, sin ayuda externa. Hay poca ayuda financiera del gobierno, cuando la hay.

El doctor al-Obeidy dijo lo mismo: Estn haciendo algunos pagos, pero pequeos. Pero recientemente el gobierno iraqu dej de hacer pagos de compensacin. As que ahora la gente est muy enojada, especialmente porque los estadounidenses prometieron que iban a dar 500 dlares a cada familia, pero hasta ahora no ha ocurrido, dijo. As que si destruyeron completamente una casa, cmo pueden bastar 500 dlares? Claro que no bastan.

Aunque se calcula que un 80% de los residentes de Faluya han vuelto a casa, aproximadamente un 60% de las casas y edificios dentro de la ciudad sufrieron suficiente dao como para que sean inhabitables. La mayora de la gente sigue viviendo en carpas, o entre los escombros de sus hogares. Siguen en vigor los toques de queda, no se permite que los residentes salgan a las calles despus de las 9 de la noche, y barrios enteros siguen sin electricidad.

Abu Nawaf, un empresario de 42 aos que vive cerca del barrio Jolan, dijo en una reciente entrevista telefnica desde Faluya: No se realiza ninguna reconstruccin y los estadounidenses y la Guardia Nacional Iraqu (GNI) patrullan permanentemente, incluso en las calles laterales.

Abdulla coment sobre la voltil situacin: La ley no existe en las calles, y hubo un caso en el que un GNI mat a un polica iraqu y la gente pidi una investigacin. Agreg: Los estadounidenses estaban adentro con los GNI que eran peshmerga [miembros de la milicia kurda]. Los GNI en el interior son ahora todos peshmerga y fuerzas del Badr [milicias chies del Consejo Supremo de la Revolucin Islmica] que cometen las mismas humillaciones y los malos tratos que los estadounidenses.

El SCHRDF ha informado que los soldados de EE.UU. ocupan actualmente siete escuelas primarias en la ciudad, obligando a los nios a estudiar en carpas.

Mientras tanto, Nawaf sigue buscando a sus tres hermanos desaparecidos. Los militares de EE.UU. pintaron sobre su casa que encontraron all tres cuerpos, pero Nawaf no ha podido ubicarlos e insiste en que siguen desaparecidos.

Enfrentamientos y bombas al borde de la ruta en Faluya han impedido en gran parte todo retorno a la normalidad dentro de la ciudad, junto con las continuas quejas de los residentes por acoso y maltratos por parte de las fuerzas de seguridad. Por lo tanto, la reconstruccin, por importante que sea para la ciudad, sigue estando en segundo plano para los residentes que siguen atestiguando presuntos crmenes de guerra durante el sitio ms reciente, as como su furioso resentimiento por la destruccin y la falta de reconstruccin de su ciudad.

Hay muchsimas mujeres en Faluya que han atestiguado que fueron violadas por soldados estadounidenses, dijo Abdulla. Se encuentran cerca de la escuela secundaria para muchachas dentro de Faluya. Cuando la gente volvi por primera vez a Faluya, encontr a tantas muchachas que estaban totalmente desnudas y haban sido asesinadas.

Como lo muestra la situacin de Nawaf, la cantidad de personas desaparecidas sigue siendo una de las mayores preocupaciones. No tenemos un nmero total de personas muertas porque tanta gente ha desaparecido esto imposibilita que se tenga un recuento exacto de los muertos, dijo Abdulla.

Otro mdico iraqu que es miembro de un equipo mdico iraqu que tambin investiga aspectos de derechos humanos, inform que su grupo estima que 60.000 iraques se encuentran en centros de detencin en todo Irak. Durante la entrevista en Amman, dijo que los militares de EE.UU. slo registraron los nombres de 17.000 detenidos; estn recluidos sin ser acusados y su paradero es desconocido, incluso por sus familias. Hablando bajo condicin de anonimato, el doctor dijo: Desde luego esto slo impulsa ms a la gente hacia la resistencia, porque la gente termina por desesperar suficientemente para comenzar a combatir a los estadounidenses. La gente slo puede aguantar hasta cierto punto.

El doctor Fawzi, que tambin informa al SCHRDF, expres preocupacin por la cantidad de personas desaparecidas en Faluya. En cuanto a muertos, primero contamos ms de 750, coment. Hay tantas personas desaparecidas y es tan difcil obtener cifras sobre los muertos y detenidos, incluso a pesar de que sabemos que muchos ms fueron muertos. La gente teme admitir que su hijo pueda estar detenido porque los estadounidenses podran arrestar o tomar represalias contra el resto de la familia.

Por lo tanto, el sufrimiento de los residentes de Faluya contina y los combates comienzan nuevamente a fermentar dentro de la ciudad devastada y se acerca el drstico calor del verano.

Los estadounidenses han cometido una matanza inmensa de gente en Faluya. El crimen de Faluya es su mayor crimen hasta ahora, dice severamente Abdulla. Esto permanecer para siempre como una mancha negra en la historia de EE.UU. Hagan lo que hagan los estadounidenses, incluso si se libran de esos mentirosos que estn en su gobierno, necesitarn mucho tiempo para que la gente olvide lo que han hecho en Irak y en Faluya, para que nos sea posible volver a tratarlos como personas civilizadas con un sentido de humanidad.

Abdulla, como los residentes de la ciudad, se preguntaba por qu los militares de EE.UU. no permiten que medios no-empotrados entren en Faluya. Por qu no permiten que los medios entren a Faluya? pregunta. Si EE.UU. dice que tiene razn, por qu impidieron que dos investigadores de la ONU entraran a Faluya?

Es evidente que no tuvieron xito, con la justificacin inicial para el cerco de Faluya de que la operacin inicial fue lanzada para lograr la seguridad y la estabilidad de las elecciones del 30 de enero. Montones de gente muri slo ese da, y la situacin en todo Irak slo ha seguido deteriorndose desde entonces.

Ms recientemente, desde que el ltimo gobierno interino en Irak prest juramente en abril, ms de 750 iraques han sido muertos en la violencia que contina extendindose por todo el pas desgarrado por la guerra.

Por lo tanto, en vez de mejorar la seguridad y la estabilidad en Faluya y en Irak, el sitio de Faluya no la logrado otra cosa que devastar la ciudad y extender la resistencia iraqu a otras ciudades, como Qaim, Beji, Baquba, Mosul, Ramadi, Latifiya y numerosas reas de Bagdad.

Podra argumentarse ahora que el sitio de Faluya consigui exactamente lo contrario de sus objetivos declarados en lugar de traer ms seguridad y estabilidad, ha caldeado los nimos, profundizado las divisiones sectarias y alentado la resistencia iraqu hasta llevarla a cantidades de ataques que pocas veces se haban visto antes del sitio.

Abdulla pinta un cuadro deprimente con sus comentarios finales sobre la situacin en Faluya: El sentimiento es que la gente no olvidar jams lo que se les ha hecho y a su ciudad. No pienso que veremos el fin de esto. La gente nunca abandonar la voluntad de vengarse de las tropas estadounidenses, sino que quiere prepararse para nuevos ataques. Es lo que los negociadores de Faluya han advertido a los estadounidenses. La falta de seguridad, que se vive en Irak en la actualidad, es uno de esos resultados.

----------

Dahr Jamail es un periodista independiente de Anchorage, Alaska. Ha informado desde el interior de Irak durante ocho meses. Actualmente informa desde Amman, Jordania.

(Copyright 2005 Asia Times Online Ltd. All rights reserved. Please contact us for information on sales, syndication and republishing.)

http://www.dahrjamailiraq.com/hard_news/archives/newscommentary/000251.php#more

 




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter