Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2013

Crnica de una restauracin anunciada

Lucio Rivera
Rebelin


El dinosaurio de papel parte III: sobre los colmillos y las herramientas para el regreso de una dictadura que nunca se fue.

la victoria del PRI en las elecciones del 2012, como la punta de lanza para la agresin del estado-capital, no es un hecho espontneo ni se da por error, sino es el producto final de la llamada transicin democrtica que se consolidar en una nueva dictadura. Desde aos antes, en especial con las elecciones intermedias del 2009 para diputados y senadores, as como en las elecciones estatales, el PRI recuper importantes posiciones y se consolid como la principal fuerza poltica parlamentaria, ante la debacle del PAN por la extrema violencia de la guerra contra el pueblo, y del PRD, al mostrarse cada vez ms como un PRI amarillo. La hegemona priista en la mayor parte del territorio en el plano de los gobiernos estatales, junto con el gran arraigo de este partido en la oligarqua y sus empresas, como Soriana, Monex, Televisa, las organizaciones narco-paramilitares (crteles, como los Zetas) y otras hicieron que el PRI concentrar, de los tres partidos, la mayor cantidad de poder y de dinero, que seran usados para engrasar la maquinaria corrupta de las elecciones, principalmente para pagar a altos y medios funcionarios, pero tambin para engaar y corromper a la base social popular, que recibi todo tipo de mercancas a cambio de su voto para legitimar la restauracin del PRI. Por supuesto que todo esto era vlido para el IFE y los dems partidos, que tambin pusieron en prctica estos mecanismos, pero con menor efectividad, por contar con menos poder, dinero, organizacin y administracin, por lo que las elecciones legitimaron sin serios problemas la victoria del PRI.

Durante todo el proceso electoral, el PAN y el PRD, en especial AMLO, validaron y casi santificaron las elecciones como la nica va de expresin poltica de la poblacin. Cuando el show estaba muy aburrido, el da 132 del ao surgi un movimiento a partir de estudiantes de escuelas privadas como la Ibero, el Tec, el Itam, primero y pblicas despus, como la UACM, el Poli, la UNAM. Este movimiento se manifest desde un inicio como anti-pea nieto, por lo que abri las puertas al PAN y al PRD para que se librara esta lucha electoral y meditica (supuestamente para la democratizacin de los medios) en contra de la imagen, la representacin casi de telenovela, con todo y su gaviota, de nuestros enemigos. Pero a final de cuentas una representacin no es la realidad concreta, y cuando luchas contra una, la lucha se convierte tambin en una representacin. As sucedi con el movimiento #yosoy132, que termin por luchar contra imgenes proyectadas en las fachadas de edificios de gobierno ante la impotencia de enfrentarse realmente, pues todo dependa de las instancias legales, legtimas del espectculo de las elecciones, como el TRIFE y dems rituales. El movimiento nunca ofreci nada real aparte de lo que las campaas ya ofrecan, es decir nada real, y no se propuso en ningn momento combatir a Pea Nieto con otras armas que no fueran las mismas que el estado capital legitima, por lo que no es de extraarse que millones de personas hayan optado por una tarjeta de Soriana para una despensa, una tarjeta de Monex con 500 pesos, un costal de cemento, o cualquier otra cosa real que ayudara a sus necesidades inmediatas antes que por la aprobacin y dignificacin por parte de los estudiantes #132 que, por supuesto, no tienen necesidad de ninguna de esas cosas.

Cuando el resultado largamente previsto por fin se confirm, el PAN y el PRD desplegaron sus dotes de actuacin en el show de la oposicin parlamentaria, simulando supuestas discrepancias, para hacer ms verosmil la siguiente escena de total subordinacin al PRI con la firma del pacto por Mxico para llevar a cabo los objetivos centrales de la restauracin priista. AMLO, a pesar de que se queda fuera del pacto, acta y actu de la misma manera, segn le corresponde su papel; primero al desmovilizar con supuestos planes absurdos de escribir ensayos, juntar fotos, y dejarlo todo en manos de especialistas en la legalidad del estado capital y despues al formalizar su partido, para poder recibir su propia tajada de dinero y seguir avalando, desde la simulada oposicin, la imposicin real de las llamadas reformas estructurales y la guerra contra el pueblo, mientras todava puede lucrar con la clientela electoral de su ya menguada base social. Y es que an mucho antes de la consumacin de la restauracin priista con las elecciones y la toma de protesta, el dinosaurio haba estado ah, siempre. Ni el PAN ni el PRD representaban otra cosa que dinosaurios de diferente color y tal vez tamao, pero de la misma naturaleza que el PRI, al fin y al cabo. Pero sera el Tiranosaurio tri-color, que naci con el estado post-revolucionario, el nico que podra recomponer la dictadura de este estado, que ahora se cae a pedazos.

La democracia brbara, en todo su esplendor, se expresara tan pronto como Pea Nieto tom protesta y dirigi su primer mensaje. Protegido por la burbuja espectacular y de policas, mencion en uno de sus puntos que sera aprobada la ley de vctimas, una de las demandas del movimiento por la paz con justicia y dignidad, que fue elaborada por luchadores sociales, vctimas, especialistas y legisladores y en su momento aprobada de forma unnime por el parlamento, pero vetada por FeCal del PAN, por tener elementos favorables a la poblacin y a las vctimas en general. Mientras tanto, fuera de la burbuja, lo que haba era vctimas de la ley, represin brutal del estado-capital, indiscriminada, como siempre, pero que an as no afect la imagen del recin llegado PRI. El espectculo debe continuar, como lo demuestra el boxeador mexicano Mrquez, quin le dedic el triunfo de la pelea a Pea Nieto y adems le regal sus guantes. El PRI gobierna el resto del pas, aunque en la ciudad capital, donde se dieron las vctimas de la ley y la represin, ya no tenga ninguna legitimidad.

La fuerza y la impunidad lo resuelven. Esta poltica apunta a una vuelta a la negociacin, divisin y cooptacin a travs del gobierno, mtodos que utiliz el PRI durante largo tiempo, conocidos como corporaciones, para mantener una hegemona poltica en sectores populares. Pan y circo, es otra de las formulas complementarias. Televisa y organizaciones como Antorcha Popular y Campesina, que aglutinan a los amplios sectores populares desprovistos de los medios bsicos para sobrevivir, como vivienda e ingreso a travs del salario, y que se ven obligados a afiliarse para poder acceder a trabajos corporativos por cuenta propia en mercados, calles, etc. Y/o terrenos y casas para vivir, demostraron en la ciudad capital, a principios de septiembre del 2012, con la violencia y la confusin en Neza, Chimalhuacan y otros lugares, que ocasionaron el cierre de miles de comercios, la suspensin de numerosas rutas de transporte y el cese de la actividad de cientos de miles de personas, en el oriente de la zona metropolitana (hasta llegar a las delegaciones sureas como Tlahuac y partes de Coyoacan), cuales sern las bases la de reconfiguracin de una base social, y las herramientas para enfrentar a las luchas populares y proyectar el terror y el engao, simulando la negociacin y la paz.

Con el gabinete de los dinosaurios, no hay sorpresa alguna, la vieja escuela del PRI-Gobierno de Hidalgo y el Edomex a la cabeza. Grandes lagartos de colmillos afilados y copete, hambrientos de dinero y poder, no disimulan sus objetivos. Murillo Karam, PGR, impunidad. Coldwell, energa, privatizar. Osorio Chong, Segob, cerrazn. Videgaray, SHCP, corrupcin podramos pasar lista de los protagonistas del mirreynato, sin embargo, creemos que no es necesario. No hay sorpresa alguna. Solo nos detendremos un poco en un personaje clave de la restauracin priista, tambin propuesto por AMLO para su gabinete, el polica Mondragn y Kalb, que ahora ocupar la direccin de la antes Secretaria de Seguridad Pblica. Este personaje fue el responsable de organizar el operativo de represin y provocacin en las inmediaciones de San Lzaro, el zcalo y otros lugares estratgicos el primero de diciembre, en equipo con los policas Ebrard-Mancera, que completaron la agresin contra-insurgente(y que Ebrard tambin fue propuesto por AMLO para su gabinete). Como decamos, aunque en la ciudad Capital, el personaje de Pea Nieto ya no tiene ninguna legitimidad, y no le hace ninguna falta, pues para eso est su equipo de dinosaurios amarillos y morenos del PRD y AMLO, que se encargan de engaar, contener, desmovilizar y en ltima instancia reprimir, golpear y encarcelar a lo ciudadanos descontentos con el dinosaurio tri-color.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter