Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-01-2013

Jaime Gil de Biedma, Manuel Sacristn y Francisco Fernndez Buey

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Pels amics i mestres Francisco Gallardo, Carles Gil i Xavier Juncosa.

 

Se afirm y repiti durante aos y aos, durante dcadas (y se sigue afirmando en la actualidad en alguna ocasin): Manuel Sacristn se opuso a la militancia de Jaime Gil de Biedma en el PSUC. La impidi de hecho. Por qu? Por la homofobia y el dogmatismo poltico, el totalitarismo y la falta de cintura del autor de -fue su tesis doctoral- Las ideas gnoseolgicas de Heidegger.

Cuando se sostena tal acusacin de eso se trataba, de acusar- se usaban como nicas fuentes de informacin lo que se deca en el seno del PSUC-PCE y en sus alrededores, y, en ocasiones, lo que se infera o poda inferirse de una lectura rpida e interesada de lo sostenido por el autor de Pandmica y celeste en su retrato del artista en 1956. Ni una referencia al tema sin embargo, ni una sola!, en El argumento de la obra. Correspondencia (1951-1989), segn edicin de 2010 de Andreu Jaume para Lumen [1].

No import nunca la buena relacin entre ambos en Laye, el Manolo o Sacristest de alguna de las cartas (a Carlos Barral, 5 de agosto de 1952) del autor de Moralidades, la admiracin que Sacristn siempre confes por la obra de Gil de Biedma (y a la inversa: para Carlos Barral el autor de Cancin del aniversario era un sacristanista sin matices), la inconsistencia que tal supuesta homofobia poda representar con respecto a otras relaciones del autor de Introduccin a la lgica y al anlisis formal, el papel no esencial (o dirigente) del traductor de El Capital en el PSUC de aquellos aos, recin ingresado en el partido comunista cataln en la primavera de 1956 tras su vuelta del Instituto de Lgica de Mnster. Ni siquiera han contado ms recientemente las entrevistas a Miguel Nez realizadas muchos aos despus [2].

Gregorio Morn ha vuelto sobre el tema en su ltima intempestiva [3]. Lo ha hecho en trminos muy alejados de los que l mismo sostuvo en su reconocida historia del PCE. Se le escapa algn detalle que tiene que ver con las memorias de Luis Goytisolo [4], pero lo esencial del asunto est dicho por el autor de El maestro en el erial en los siguientes trminos: March [Landnez] a Pars hacia 1960 y sigui escribiendo. En una vieja y hermosa casa de Santander pude descubrir su famoso manuscrito El aprendiz de genio, que no es una obra maestra pero tiene pginas memorables. Tambin otros textos de mayor valor, inditos. El secreto mejor guardado es que Luis Landnez fue el argumento que sostuvo la direccin del PSUC cuando [] Jaime Gil de Biedma solicit el ingreso en el partido. No es verdad que Manolo Sacristn le dijera que no lo admitan por homosexual. Como militante disciplinado que era, Sacristn consult con su superior jerrquico en la organizacin comunista, en este caso, Miguel Nez, quien le respondi: Despus del caso Landnez hay que tener mucho cuidado con los homosexuales en la clandestinidad. Son ms susceptibles a chantajes. Probablemente Sacristn no saba quin era Landnez, pero Nez s. Y as qued este enigma an hoy sin resolver [la cursiva es ma].

No es verdad, entre otras razones, podemos aadir, porque no fue Sacristn quien le comunic a Gil de Biedma la (difcil) decisin del partido de los comunistas catalanes, de aquellos arriesgados combatientes que lucharon por las libertades nacionales de Catalunya cuando algunos nacionalistas catalanes se dedican a los negocios o preparaban su curriculum para los tiempos futuros.

Qu quedar de toda esta historia? Pues probablemente, a no ser que tambin nos pongamos en ello, lo que ha quedado hasta el momento: que Sacristn fue un dogmtico cerril Francesc-Marc lvaro es uno de los intelectuales que ha apuntado y abonado esta consideracin-, un dirigente y luchador poltico que no dio ni una, un utpico insustantivo que hubiera debido dedicarse a la lgica y a asuntos de filosofa de la ciencia y dejar en paz otras temticas ms adecuadas para gentes responsables. Al ejemplo de Gil de Biedma, se le solan y suelen sumar los de Gabriel Ferrater y Manuel Vzquez Montalbn, su crtica irresponsable a la Inmaculada Transicin borbnica y al eurocomunismo e incluso su apoyo a la manifestacin alocada en Ramblas tras el asesinato de Julin Grimau.

Hay un punto ms sin embargo en el que interviene su amigo, discpulo y compaero Francisco Fernndez Buey.

El autor de La gran perturbacin imparti un curso de doctorado sobre la vida y obra de Sacristn en el ao acadmico 1993-1994, en la Facultad de Econmicas de la Universidad de Barcelona, donde entonces era profesor de metodologa de las ciencias sociales.

Uno de los temas del curso, por supuesto, fue el papel de Sacristn en el asunto de la negacin de militancia a Gil de Biedma. Los alumnos que asistimos preguntamos y preguntamos sobre sta y mil cuestiones ms. El 22 de marzo de 1994, FFB me escriba una carta en la que, entre otros asuntos, haca una potente reflexin sobre el asunto y otros temas relacionados [5]. Resumo brevemente.

El segundo punto en el que discrepo, sealaba el profesor FFB, es el punto en el que yo mismo me refera en una nota a la frivolidad de Gil de Biedma y otros literatos. La frivolidad de la que se hablaba en 1956 en relacin con la entrada de alguien en el PSUC era otra cosa muy distinta de la seriedad potica o literaria (a la que yo haca referencia en mi nota). FFB usaba frivolidad en el sentido de inconstancia y no le pareca necesario insistir -sin ninguna crtica anexa- en el comportamiento del poeta en aquel entonces. El mismo Gil haba hecho referencia a ello. FFB aada: Dir ms: considero apreciable en muchos aspectos un comportamiento (inconstante, frvolo) as; sobre todo en lo que tiene de crtica prctica a la hipocresa burguesa. FFB siempre haba apreciado mucho el talante del Max Estrella valleinclandesco, al igual que Sacristn (firm a veces con ese nombre), pero no crea que una persona de tales dotes hubiera cabido en el partido comunista de los cincuenta: por el bien de unos y de otros.

FFB estaba de acuerdo con la actitud de Sacristn en aquel entonces. En cambio, no estaba seguro de que tal como haban ido las cosas, en Espaa y en el mundo, se pudiera entender bien ese otro punto de vista. Qu otro punto de vista? El siguiente: el de quien apreciando la seriedad literaria de un hombre hasta defenderlo, en este plano, contra los correligionarios que trataban de imponer una potica determinada, haba criticado al mismo tiempo, en el plano poltico-moral, la frivolidad de un comportamiento cotidiano que poda poner en peligro la vida y la seguridad de otros compaeros, de otros militantes y simpatizantes del PSUC.

FFB aada: en el plano de las ideas estticas Sacristn era ms bien aristocrtico y vanguardista. Tena pensado un segundo volumen de crtica literaria que iba a continuar el dedicado a Goethe y Heine. Iba hablar en l de Rimbaud y Maiakovski. Pero como poltico combatiente Sacristn era como un obrero profesional y se entenda muy bien con los obreros. Durante aos se pele con los suyos en dos planos: con la direccin poltica del partido por su insensibilidad en las cuestiones intelectuales y con los intelectuales por su insensibilidad ante el trabajo productivo de los otros.

Cuando a finales de los cincuenta se intentaba entrar en la organizacin clandestina del partido comunista, la seriedad artstica o intelectual de la persona no era, lgicamente, lo ms importante. Tampoco el nombre que tuviera la persona. Ser alguien en la literatura empez a contar (como cosa positiva) en el partido muchos aos despus. Lo ms importante, prosigue FFB, era el comportamiento cotidiano de la persona que iba a tener responsabilidad polticas por las que uno y sus compaeros podan pagar entonces con un montn de aos de crcel. La vida de los militantes sufra un vuelco enorme. Fueron, entre muchos otros, los casos de Sacristn y del propio Fernndez Buey. Hasta entonces tambin yo era un joven aficionado a la irona y a la literatura. A partir de entonces se me puso la cara seria, entre tras cosas por el miedo: por el miedo a ser detenido y a lo que me iban a preguntar de los otros. FFB vio como el joven Quim Sempere iba a parar a la crcel de Cceres tras ser detenido pidiendo la libertad, entre otros, de Jordi Pujol.

El equvoco en opinin de FFB que se sola producir al tratar la relacin Sacristn/Gil de Biedma era que casi siempre se implicaba en el juicio un vnculo demasiado unilateral y estrecho, de direccin nica, entre lo literario y lo poltico. l pensaba que gran parte de la mejor poesa europea de todos los tiempos se haba producido de espaldas al compromiso poltico serio, al margen de militancias, y la otra, la literatura polticamente comprometida en serio, casi siempre acaba con la tragedia personal del poeta o el literato. Para l, si se tena que discutir una decisin histrica, concreta, de alguien que tenia tambin criterios artsticos serios (no politiqueros) haba que saber en detalle de qu plano se estaba hablando preferentemente.

El resumen del coautor de Ni tribunos sobre la, digamos, ancdota: si hablamos de poesa no hay duda: Gil de Biedma fue uno de los grandes (y ni los comunistas de entonces ni los de ahora discuten eso); si hablamos de poltica y lo que se critica es el comportamiento de un partido o de un miembro de ese partido respecto de un hombre que pudo ser importante en el comunismo hispnico, entonces no hay ms remedio que preguntarse qu hizo ese hombre mejor que los que le criticaron en ese plano. El a prori implcito de FFB: en el plano poltico-moral cuando uno se mete con alguien tiene que intentar hacerlo mejor que ese alguien en el punto justo que est criticando: de lo contrario, seala el propio Fernndez Buey, se acaba haciendo de perro del hortelano (lo cual puede no ser tan malo cuando se tiene hortelano, pero es una torpeza cuando no se tiene o no se sabe quien es)

Ni que decir tiene que los a priori del autor de Leyendo de Gramsci no son los a priori de muchos otros intelectuales que intervinieron e intervienen de forma no siempre documentada sobre este vrtice (no fue el nico claro est) de la relacin entre dos grandes escritores de la cultura catalana que no escribieron en cataln pero que valoraron mucho la obra de, entre otros, Gabriel Ferrater.

Notas:

[1] Con algunas pullas o comentarios jocoses de Gil de Biedma, que (indocumentadamente) casi nunca consider los trabajos de crtica literaria de Sacristn (que seguramente desconoca parcialmente) ni su gusto esttico. Dos ejemplos: Debes recordar por otra parte los inconvenientes de ser un poeta lento, esto quiere decir que el poema ha sido elaborado y realizado con una tcnica que es fruto de una etapa mental muy posterior a aquella en que se produjo la intuicin originaria. Es curioso que tus reparos a Las Afueras ven a coincidir, partiendo de lugares muy distintos, con los que hace Sacristn pero tranquilzate: no coincida por completo: lo que menos le gusta a l son los poemas en tercetos, dice que son pedantes (p. 147, 1956, la cursiva es del amigo del que fuera Duque de Alba). El segundo: Lo nico que me ha resultado en eso de Estao viajero (este primer verso cojea de una slaba con lo que imagino aludes -a lo mejor estoy cometiendo una coladura tipo Sacristn- a las monedas de los transentes sobre el platillo del ciego) (p. 161, 1956).

[2] Entrevista de Xavier Juncosa a Miguel Nez para los documentales Integral Sacristn, El Viejo Topo, Barcelona, una de las grandes obras del director, historiador y escritor barcelons. No se pierdan su premiada novela El Missatger del fred, El Mensajero del fro! Para cundo su traduccin al castellano?

[3] Gregorio Morn, La leyenda del gran Landnez. La Vanguardia, 15 de diciembre de 2012. http://www.caffereggio.es/2012/12/15/la-leyenda-del-gran-landinez-de-gregorio-moran-en-la-vanguardia/

[4] Salvador Lpez Arnal, Cuatro momentos de la historia del PSUC. Entre intelectuales: Manuel Sacristn y Gabriel Ferrater, Gil de Biedma, Manuel Vzquez Montalbn y Alfredo Costafreda, El Viejo Topo, Barcelona (en prensa). Prlogo de Joaqun Miras; eplogo de Jordi Torrent.

[5] Francisco Fernndez Buey, Carta a SLA, 22 de marzo de 1994. Biblioteca de la UPF (pendiente de depsito).

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter