Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2013

Francia: La capitulacin de Hollande

Anne Rosencher y Herv Nathan
http://sinpermiso.info


Martes, 11 de diciembre, en los salones del muy chic Pabelln Ledoyen, cerca de los Campos Elseos, la Federacin Bancaria Francesa organizaba un desayuno. Cinco patrones de las altas finanzas Frdric Ouda, de la Socit Gnrale, Franois Prol, de Banques Populaires-Caisses dEpargne [Cajas de Ahorro], Jean-Laurent Bonnaf, de BNP Paribas, Jean-Paul Chifflet, del Crdit Agricole, y Philippe Wahl, de la Banque Postale invitaban a una quincena de diputados, mezclando izquierda y derecha. Objetivo: transmitir mensajes antes del examen del proyecto de ley bancaria en la Asamblea Nacional. Pero, segn el parecer general, el ambiente no estaba para reuniones. Ninguna discordia, ningn vuelo lrico ha llegado a electrizar el clima temperado del tres estrellas Michelin. Si se nos impone separar demasiado las actividades del mercado, entonces habr que cerrar o habr que vender, ha amenazado, guardando las formas, Frdric Ouda, entre bocado y bocado. Sin elevar siquiera la voz. Hay que dejarlo bien dicho: ahora que se conocen los detalles, la ley bancaria ya no inquieta a los banqueros. Y adems, la invitada estrella del desayuno, la diputada del PS, ponente del proyecto en la Asamblea, Karine Berger, excus su presencia en el ltimo momento, con lo que

Si hubieran sabido con precisin las razones por las que faltaba a este compromiso, estos seores habran podido (re)tomar (el) champaa. En ese mismo momento, en efecto, la susodicha Karine Berger asista, con una docena ms de diputados socialistas, a un desayuno improvisado en Bercy [barrio del distrito XII de Pars donde se ubica el Ministerio de Finanzas] por el ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, para preparar, tambin l, la presentacin del proyecto de ley bancaria ante la Asamblea. Cmo otorgarle valor frente a quienes no se quedarn sin denunciar la espantada? Cmo defenderse de las acusaciones de capitulacin ante las finanzas elegantes? Un desayuno rico en elementos de lenguaje: Somos el primer pas europeo en legislar, Es un informe tcnico, complejo, que no sufre ninguna mengua, El sector bancario da empleo, en Francia, a ms gente que el del automvil, etc. Un desayuno ms eficaz, si cabe, que los gapes cabilderos del Pabelln Ledoyen

S que parece lejano el momento de Bourget. S que parece lejano ese 22 de enero de 2012, cuando en esa sala del extrarradio parisino, el candidato Hollande haba abrazado su discurso fundador con un ataque de genio, un ataque del que reivindic a continuacin su exclusiva paternidad. Mi verdadero adversario no tiene nombre ni rostro ni partido, no presentar jams candidatura y, sin embargo, gobierna: es el mundo de las finanzas, haba declarado, rompiendo su caparazn de tentetieso para siempre, pensaba l- antes los hurras de una sala galvanizada y la hilera de caciques del PS puesta en pie en una ovacin. La frmula de la que Aqulino Morelle, pluma del candidato y despus del presidente, dira ms tarde que le haba encantado encontrarla- haba dado en la diana. Y el volver a meter en cintura a las finanzas se haba situado en sptimo lugar de los compromisos programticos. Separar las actividades de los bancos que son tiles para la inversin y el empleo de sus operaciones especulativas. Prohibir a los bancos franceses ejercer en parasos fiscales. Se terminar con los productos financieros txicos que enriquecen a los especuladores y amenazan a la economa, se poda leer en El cambio es ahora. Mis 60 compromisos por Francia.

Cundo renunci el presidente Hollande? Cundo enterr el cambio y aplaz sus compromisos por Francia? En el proyecto de ley bancaria que se presentar en el Consejo de Ministros del mircoles 19 de diciembre, la separacin de actividades prometida por el orador de las arengas de Bourget ha quedado reducida a la mnima expresin. Solamente el trading por cuenta propia es decir, la actividad por la cual los bancos se juegan su propio dinero en los mercados financieros- deber quedar relegado a una filial particular. Lo que es como decir poca cosa. Para el ms activo de los bancos especulativos, el norteamericano Goldman Sachs, eso no representa ms de un 10% de su actividad. Y para las entidades francesas, entre ellos la Socit Gnerale y el BNP Paribas (para el que esta actividad genera del 2 al 3% de su cifra de negocios), el propre trading, como se le llama en la sala de operaciones, no representa nada de nada. Todas las dems actividades se juzgaron tiles a la economa, y quedaron por tanto autorizadas con la misma estructura que la banca minorista. Como para pellizcarse. Y que se tranquilicen los banqueros: podrn continuar especulando con materias primas alimentarias o invirtiendo en prstamos hipotecarios de riesgo (subprimes) mientras esos instrumentos se utilicen por cuenta de los clientes (y no por cuenta propia de los bancos). En definitiva, slo se prohbe el trading de alta frecuencia, es decir, esta actividad controlada por ordenadores que transmiten a los mercados rdenes de compra y venta en nanosegundos. De nuevo, tampoco gran cosa.

Lo resume un eminente banquero de negocios con sede parisina: Aparte del asunto de Kerviel [1], esta ley no habra impedido ninguno de los patinazos que los bancos franceses han registrado durante la crisis. Natixis habra podido invertir en una filial peligrosa en los Estados Unidos y perder 10 millones de euros y Dexia vender crditos impagados a las colectividades locales. De hecho, no haba ms que una solucin prctica: limitar todas las actividades a una filial, puesto que, desde el momento en que hay mercado, hay riesgo

En cuanto a la prohibicin de poseer filiales en parasos fiscales, est decididamente ausente del proyecto de leySi el texto no lo modifica profundamente el Parlamento, ya podrn silbar los banqueros franceses. En Bercy se intenta a buen seguro minimizar el retroceso: Los banqueros dicen sentirse tranquilizados, puesto que lo que quieren es enviar seales positivas a sus inversores, afirma un alto funcionario, pero, crame, hay ciertas disposiciones que les indignan. Y el servidor del Estado cita la segunda vertiente de la ley que otorga nuevos instrumentos a los poderes pblicos para gestionar una eventual crisis bancaria: Se podr por fin despachar a los gestores incapaces de un banco con problemas antes de la suspensin de pagos. Remata un diputado: Cierto es que no se separan hoy las actividades bancarias, pero nos dotamos de tijeras para llevarla a cabo en caso de necesidad.

La verdad es que el gobierno ha capitulado. Rpida y fcilmente. Desde su comunicado de prensa lanzando la reforma, el 16 de julio de 2012, el Ministerio de Finanzas levantaba acta del contexto francs en el que los bancos universales [es decir, los que mezclan actividades de depsito y actividades de mercado] han mostrado su resiliencia frente a la crisis. Hay que decir que el Consejo de Regulacin Financiera y del Crdito, el COREFRIS, compuesto de representantes del Banco de Francia y de las autoridades de control del sector financiero-, al que Bercy haba consultado con antelacin sobre la cuestin, haba sido muy claro: nada de tocar el modelo francs. Desde entonces, la reforma bancaria a la salsa Bercy ha podido seguir su camino sin que ningn hombretn malencarado venga a hacer descarrilar el proceso, recordando las promesas de Bourget y los 60 compromisos ante Francia. El presidente no se ha ocupado de ello. Ni est demasiado preocupado por el resto. Es un informe que ha gestionado casi exclusivamente Bercy, y en Bercy, el director del Tesoro, Ramon Fernandez, en colaboracin con los equipos de Pierre Moscovici, nos ha dicho un consejero del Elseo.

Todos inspectores de finanzas!

Confiar la gestin de la reforma al Tesoro y al gabinete del ministro de Economa era enterrar la idea de que la ley pudiera ser rigurosa. He aqu que hace ya mucho, en efecto, que las idas y venidas entre las finanzas pblicas (reino de losinspectores de finanzas) y las finanzas privadas (reino de losinspectores de finanzas) han sumado a todos y cada uno en una misma idea de la economa, donde se tacha de criptobolchevismo toda voluntad de regulacin algo reforzada del Estado. Las discusiones sobre la ley bancaria se hicieron, por tanto, en torno a una mesa con opiniones tan variadas como las de Ramon Fernandez (director del Tesoro, ENA [2] 1993, pasado por el gabinete de Francis Mer), Michel Pbereau (presidente de honor de BNP Paribas, ENA Inspecccin de Finanzas 1967, veterano de la direccin del Tesoro, y antiguo consejero tcnico de Valry Giscard dEstaing en Bercy), Franois Villeroy de Galhau (nmero tres de BNP Paribas, ENA Inspeccin de Finanzas 1984, exdirector del gabinete de Dominique Strauss-Kahn) o incluso el actual director del gabinete del ministro de Finanzas, Rmy Rioux (ENA 1997, antiguo lugarteniente de Ramon Fernandez en el Tesoro)

Y quin est para que se escuche una opinin distinta? Se ha consultado igualmente a las asociaciones de consumidores y a los sindicatos, se destaca en Bercy. Pero para Sbastien Busiris, secretario general de FO-Banca [Force Ouvrire], partidario, sin embargo, de la banca universal en nombre del puesto de trabajo de sus afiliados, no haba demasiado margen para exigir un marco ms ceido para las actividades bancarias: Cuando escucharon nuestra opinin, a fines del mes de octubre, tuvimos la impresin de que la suerte estaba echada y se trataba de verificar que no nos opondramos. Hemos pedido que la ley precisara lo que eran las actividades tiles para la economa, y que se gravara la especulacin para desalentarla. Pero el proyecto de ley deja la cuestin sin respuesta. De hecho, sern las autoridades reguladoras, compuestas por banqueros, antiguos, actuales o futuros, las que precisarn el concepto de utilidad para la economa.

As va la sntesis en Hollandia. Contina destilndose la musiquilla de Bourget, aprovechando discursos bellamente cincelados, intervenciones con frmulas de choque, pero, en los hechos, las reformas se han puesto a remojo en las aguas tibias de una socialdemocracia poco combativa. Se deja que truene Montebourg y que gane Mittal. Incoherencia original, esquizofrenia poltica, que consiste en confiar la escritura de sus discursos a Aquilino Morelle y la atadura de sus reformas a Ramon FernandezAquilino Morelle, hasta ahora redomado espantajo de la patronal francesa, pluma del presidente, mdico, enarca, brillante intelectual, hijo de un obrero de Asturias, jospinista politraumatizado por el fracaso de 2002, director de campaa de Arnaud Montebourg durante las primarias socialistas, e instigador de la famosa tasa de los 75%, ocupa hoy en el Elseo el gran despacho en ngulo junto al del presidente.

Morelle, con dos alas [3] para planear mejor, rechina un detractor, adepto de la Realpolitik y discpulo de Ramon Fernandez pronnciese Ramon a la francesa-, director del Tesoro, llegado a esta prestigiosa institucin en 1994, cuando Franois Hollande acceda apenas a la direccin del PS como secretario general encargado de cuestioneseconmicas). Tras pasar por el FMI, especialmente, el alto funcionario de trajes sombros y ojos claros se ha reintegrado al organigrama de la Repblica como colaborador del consejero econmico de Nicolas Sarkozy, Franois Prol (hoy patrn de Banques Populaires!), y despus como director del Tesoro. Pilot tan alta administracin bajo la direccin de Christine Lagarde que le apodaba Tesoro mo- y luego de Franois Baroin. Preocupado por la continuidad, el nuevo poder ha querido conservar a este tcnico respetado. La preocupacin por la continuidad, es desde luego, la preocupacin, seala, burln, un partidario de Arnaud Montebourg. Pues no se consideraba que la poltica de Hollande pudiera disolverse en la de Sarkozy. En el alfeizar del ventanal de su despacho, que da al Palacio Omnisports, Ramon Fernandez ha alineado las identificaciones recogidas a lo largo de sus (numerosas) cumbres internacionales. Una de ellas, trada de un congreso en Amrica del Sur, lleva la efigie de Che Guevara Ramon con el Che, la cosa tiene, como poco, su gracia!, sonre su ms fiel colaboradora.

Morelle-Fernandez. El verbo y la accin. Dos hombres sinceros, con una programacin de pensamiento incompatible. Dos fines irreconciliables de un hollandismo que se muestra cada vez ms emplomado por una sntesis imposible. Hasta cundo se sostendr la paradoja, Franois Hollande? Las palabras vuelan y los discursos estrepitosos adoptan, cada vez ms, la forma de biombo para una poltica apenas mejorada que no se asume y no dice su nombre. Y no se ve de qu modo esta pelcula mal doblada, en la que imagen y sonido parecen desincronizados, podra acabar bien.

Notas:

[1] Jrme Kerviel, trader de Socit Gnerale, el segundo banco francs, ocasion un fraude de ms de 4.900 millones de euros en enero de 2008.

[2] ENA, Escuela Nacional de Administracin, de la que proceden la mayora de los altos cargos de la burocracia ministerial francesa y cuyos laureados son popularmente conocidos como enarcas.

[3] En francs, el juego de palabras con el apellido de Morelle se explica por la pronunciacin idntica de alas (ailes) y eles (ls).

Anne Rosencher y Herv Nathan son periodistas del semanario francs Marianne.

Traduccin de Lucas Antn



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter