Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2013

Elecciones 2013
La derecha se pelea para elegir candidato presidencial

lvaro Cuadra
Rebelin


La derecha se presenta ante el pas con dos candidaturas que, quirase o no, estn dando cuenta de su condicin bicfala. Lawrence Golborne, con un perfil sonriente, sencillo y de orientacin ms bien populista, este ex gerente de Cencosud, nos trae a la memoria la imagen de Joaqun Lavn. Sin un pasado ni una formacin poltica destacable, conoci cierta popularidad en el episodio de los mineros cuando ejerca como ministro. Andrs Allamand, un reconocido animal poltico cuyos orgenes se hunden a la etapa anterior a la dictadura en la Feses. Durante muchos aos ha estado ligado a la centro derecha, pero, nunca ha tenido una oportunidad cierta de desplegar su vocacin.

Ambos candidatos son los dos rostros de una derecha que no acierta a encontrar un rumbo definido, ni para s, ni para el pas. El verdadero drama de este sector poltico radica en que se encuentra cautivo de su propio pasado. Podramos decir que si la dictadura de Pinochet le hizo mucho dao al pas, la derecha no est exenta de cicatrices. Por de pronto, recordemos la serie de episodios en que la oscura mano del pinochetismo ha dejado su huella: La presencia de Jarpa y Cardemil en las filas de RN, por ejemplo, y la actual presidencia de Carlos Larran. En este sentido, ha sido la UDI un partido ms estable, cobijando a los hijos de Chacarillas sin culpas ni complejos.

El actual gobierno ha debido moverse en las turbias aguas de una derecha que pretende dar la imagen de un matrimonio modelo, cuando se sabe que sus integrantes viven amancebados por srdidos intereses polticos, econmicos y un pasado culposo que est por ser investigado algn da. En este sentido, la figura del actual mandatario Sebastin Piera es, para muchos de sus aliados, el mal menor: Un hombre de negocios muy peligroso, pero un poltico inepto. Un poltico de derechas con una genealoga demcrata cristiana, aceptable, mas no convincente. Por lo menos, les da garantas a las distintas mafias empresariales, mantiene la actual constitucin intocada, para felicidad de civiles y uniformados todava impunes, y por ltimo - divierte a los medios de comunicacin con sus piericosas de farndula poltica.

Ni Golborne ni Allamand poseen la fortuna o la astucia del pillo que ha mostrado su predecesor, por lo tanto sus cualidades personales sern decisivas, eso y el dinero y las mquinas partidarias dispuestas para el efecto. Golborne, simptico y sonriente, un gestor exitoso, polticamente ingenuo, pero dcil para ser asesorado por los zorros de la extrema derecha. Allamand, un poltico hbil e inteligente, cualidades que le juegan ms bien en contra, pues, la derecha no necesita hombres inteligentes sino, ms bien, cmplices en el negocio de gobernar para que todo siga igual. Es claro que en las aguas de la derecha no es tiempo para aventuras liberales, el cauce desemboca, ineluctablemente, en el hipcrita conservadurismo pietista y los buenos negocios, defendiendo siempre como propia la herencia del general, sea con la sosa sonrisa de Golborne o el gesto adusto de Allamand.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter