Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2013

Por qu la innovacin no salvar la economa de EE.UU.

Robert J. Gordon
Wall Street Journal


Nada ha sido ms importante para la confianza de Estados Unidos en s mismo que la fe en que su robusto crecimiento econmico continuar por siempre. Entre 1891 y 2007, el pas logr una tasa de crecimiento anual de la produccin de 2% por persona. Desafortunadamente, la evidencia sugiere que el futuro crecimiento econmico lograr a lo sumo la mitad de esa tasa histrica. La antigua tasa permiti que el nivel de vida estadounidense se duplicara cada 35 aos, pero para la mayora de la gente en el futuro ese tipo de crecimiento podra tomar un siglo o ms.

La expansin del siglo pasado result de una serie de importantes inventos entre 1875 y 1900. Comenz con la bombilla elctrica de Thomas Edison en 1879 y la central elctrica en 1882, lo que posibilit desde edificios con ascensores a electrodomsticos. Karl Benz invent el motor de combustin interna para un automvil el mismo ao que la bombilla de Edison.

Durante este perodo, se introdujeron el agua corriente y las redes de tuberas interiores. El telfono, el fongrafo, las pelculas y la radio tambin entraron en existencia. Los aos posteriores a la Segunda Guerra Mundial tambin presenciaron otra gran ola de invenciones, con el desarrollo de la televisin, el aire acondicionado y el avin jet.

El profundo impulso que estas innovaciones dieron al crecimiento econmico sera difcil de repetir. Solamente una vez podra incrementarse la velocidad de transporte desde el caballo (10 km/h) al Boeing BA+0.90% 707 (885 km/h). El reemplazo de los baos exteriores por el agua corriente y las tuberas interiores podra ocurrir slo una vez. Y en una sola ocasin se podran convertir las temperaturas de interiores, del fro en invierno y el calor en verano, a un clima constante de unos 20 grados a lo largo del ao, gracias al aire acondicionado y la calefaccin.

Conforme el impacto de los inventos de finales del siglo XIX se desvaneca alrededor de 1970, la revolucin informtica permiti que la economa se mantuviera al nivel histrico de crecimiento anual de 2%. Las computadoras suplieron la mano de obra y contribuyeron a la productividad, pero la mayora de estos beneficios llegaron a principios de la era electrnica, con inventos como la computadora central, las mquinas de escribir con memoria y las PC.

El momento cumbre fue la unin de las comunicaciones y la computadora con el surgimiento de Internet en los aos 90. Amazon.com AMZN+2.32% fue fundada en 1994, Google GOOG+1.05% en 1998 y Wikipedia en 2001. Desde 2002, sin embargo, la mayora de los inventos ligados a la informtica han resultado no en una transformacin fundamental sino en una miniaturizacin, como en el caso de aparatos como el iPhone, que combina las funciones de laptops y telfonos mviles previos a 2002.

La innovacin sigue ocurriendo a buen ritmo, y muchos de los que desarrollan y financian nuevas tecnologas desestiman con incredulidad mi sugerencia de que la era de cambios verdaderamente importantes para nuestro nivel de vida ha quedado atrs.

Los escpticos, sin embargo, sostienen que la investigacin mdica lograr enormes avances en el tratamiento de enfermedades. No obstante, las nuevas tcnicas a menudo no producen resultados. Un estudio, por ejemplo, demostr que la costosa terapia de protones para el cncer de prstata no rinde mejores resultados que la tradicional radioterapia.

La revolucin de la fracturacin hidrulica y el auge en la produccin de gas y petrleo tambin han entusiasmado a los optimistas. Pero esta no es una fuente de futuro crecimiento econmico, sino que simplemente aplaza el futuro declive econmico. Aunque es progreso, no se compara con los aos 60, cuando el lema "Vea EE.UU. en su Chevrolet" se hizo ms factible gracias a un creciente sistema de autopistas interestatales, pagando solamente 25 centavos de dlar por galn de gasolina.

Otro argumento de los optimistas es que la impresin 3D y los micro robots revolucionarn la manufactura. Este es un viejo cuento, relatado de una forma u otra desde que General Motors GM+3.52% present el primer robot industrial en 1961. La productividad manufacturera, impulsada por robots y otras mquinas, se ha mantenido saludable a lo largo de la posguerra. Pero la participacin de la manufactura en la economa se ha encogido, de 28% en 1953 a 11% en 2010.

Algunos me han acusado de falta de imaginacin. Nuevas invenciones siempre generan nuevos modos de crecimiento, y la historia provee muchos ejemplos de incrdulos que pusieron en duda los beneficios futuros. Pero no estoy pronosticando el fin de la innovacin, simplemente un descenso en la utilidad de futuros inventos en comparacin a los grandes inventos del pasado.

El futuro del crecimiento econmico estadounidense es sombro y las soluciones de poltica son esquivas. Los escpticos deben proponer una mejor refutacin.

Robert J. Gordon es profesor de ciencias sociales de la Universidad de Northwestern y autor de "Beyond the Rainbow: The American Standard of Living Since the Civil War".

http://online.wsj.com/article/SB10001424127887324660404578198082356142580.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter