Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2013

Discusiones y tendencias entre sectores representativos de las clases dominantes catalanas

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Des dels Piteus [1], el gran editor cataln Gonzalo Pontn recordaba recientemente que probablemente, en alguna ocasin, el poder poltico, tras algn mal clculo, poda suicidarse (las elecciones catalanas del 25N pueden ser un ejemplo de ello), pero no, en cambio, las clases sociales. Hablando en trminos globales, no est nunca en su agenda. Aunque los compases iniciales del Manifiesto Comunista nos alertan sobre situaciones globalmente trgicas, y la pulsin ecosuicida del capitalismo realmente existente parece corroborar la posibilidad entrevista por los jvenes revolucionarios Marx y Engels, el matiz del curtido editor de Pasado y Presente no merece pasar desapercibido.

Algunos datos del escenario. Ni nuevos ni desconocidos.

Vicen Navarro ha recordado oportunamente en Pblico.es [2] que la sanidad pblica espaola es la menos financiada de la UE-15. En 2008, Espaa se gastaba slo un 6,5% del PIB en ella y un 7,3% era el promedio de toda la UE-15. Por el contrario, el gasto privado era el ms alto de la UE-15. De todo el gasto sanitario espaol en 2008, el 71,6% era pblico y el 28,4% era privado (el pblico era el porcentaje ms bajo, y el privado el ms elevado de la UE-15).

Los recortes en la sanidad pblica -y aqu, Catalunya y el gobierno unionista-convergente dirigido en este mbito esencial por los fanticos ultraliberales (sin hechos que falsen sus teoras inamovibles) Andreu Mas-Colell y Boi Ruiz (el conseller de sanidad ratificado, el mismo que afirm, como si disertara alegremente sobre la paridad del siguiente de 5, que la salud no era un derecho ciudadano) destacan de manera muy pero que muy notable-, los recortes, los hachazos de y en lo pblico deca, conllevarn un incremento notable del peso del sector privado cuyo tamao ya es muy elevado. El profesor Navarro seala que los datos anteriores muestran claramente la falsedad de la postura sostenida por economistas, empresarios y polticos conservadores y neoliberales que justifican los enormes recortes de gasto pblico sanitario que estn ocurriendo en Espaa y en Catalua con el argumento de que el sector sanitario pblico est hipertrofiado y necesita una reduccin para sanearlo. Los datos apuntan, de hecho, en direccin contraria: la sanidad pblica en Espaa y en sus CCAA, especialmente en la catalana, est profundamente subfinanciada. Espaa, como es sabido, se gasta en sanidad una cantidad menor de lo que debiera gastarse por su nivel de riqueza. Su PIB per cpita ya es el 94% del PIB per capital promedio de la UE-15. En cambio, su gasto sanitario pblico per cpita es slo el 79,5% del gasto sanitario pblico promedio de la UE-15. 14,5 puntos de diferencia! Un abismo social!

La Generalitat de Catalunya, recuerda tambin Navarro, tiene la potestad de elevar la mayora de impuestos (IRPF, el impuesto de sucesiones y donaciones, impuestos finalistas, impuestos sobre el patrimonio, y tributos sobre el juego). Empero, hasta el momento, todos los recortes del dficit de la Generalitat se han basado en recortar los gastos pblicos sanitarios (entre otros) sin intentar paliar este efecto, incrementando los impuestos. Catalunya ha sido en este mbito la regin de la UE-15 que ha sido ms dura con los sectores populares y ms desfavorecidos. Esta antiobrera actuacin poltica es, adems, motivo de orgullo de CiU, segn su portavoz parlamentario Oriol Pujol, uno de los hijos del ex president de Banca Catalana. Vicen Navarro recuerda muy oportunamente las reflexiones de este poltico neoliberal de medio pelo, partidario de la independencia (a la Liga del Norte) de Catalunya: En el sur de Europa no hay ninguna institucin pblica que acte como lo estamos haciendo en Catalua. Lo que estamos haciendo desde Catalua es actuar de faro para todo el sur del Mediterrneo, porque no hay nadie del sur de Europa, ni Grecia, ni Portugal, ni tan siquiera en Espaa, que se est comportando con el coraje de CiU. (El Pas, 9 de septiembre de 11). Coraje es la forma falsaria, en este contexto, de hablar de infamia (Por cierto, quin les ensea a hablar de este modo? A qu escuelas han ido? De qu memes familiares se han alimentado?).

Jordi Goula, en las pginas del conservador y hasta el momento (estn en un claro proceso de transicin) convergente-unionista-pepero diario de La Vanguardia (vanguardia de las clases hegemnicas en Catalunya por supuesto), se preguntaba por la ubicacin real del estado del bienestar [3].

Recordaba JG cosas tan elementales como las siguientes: Espaa ya ocupaba los ltimos lugares de la UE-15 en el ranking de gastos pblicos de proteccin social antes de la crisis y ahora los recortes se estn practicando sobre unas prestaciones reales bajas, en comparacin con nuestros vecinos. Los recortes que llevamos a cuestas en los ltimos aos estn afectando directamente a los gastos sociales que conforman lo que, un tanto eufemsticamente, llamamos en Espaa Estado de bienestar. Un sistema de proteccin social, un contrato social no escrito, que en Espaa empez muy tarde -con la democracia [qu generosidad semntica!] y se desarroll principalmente en los ochenta- cuando en Europa ya nos sacaban muchos decenios de ventaja. En cierta forma, recuerda sabiamente JG, podramos decir que aqu estamos despidiendo una serie de objetivos sociales, sin siquiera haber alcanzado un nivel aceptable en los mismos, tomando como tales a los de los pases ms avanzados de Europa.

El gasto pblico espaol, prosigue JG, en proteccin social ha sido uno de los ms bajos de la UE-15 a lo largo de los noventa y primeros aos del siglo XXI. En el 2004, por ejemplo, era diez puntos de PIB inferior al de Francia y siete de la media europea. Tres aos ms tarde y justo antes de la crisis, en el 2007, segua en Espaa siete puntos por debajo de la media de la UE-15 y el ao pasado estaba cuatro puntos por debajo. Jordi Goula recuerda igualmente que en un reciente informe del centro de estudios gubernamental francs Cepremap, L'tat-providence en Europe, se pone de relieve cmo Espaa es hoy el pas que menos porcentaje del PIB destina a gasto social (exceptuando Luxemburgo, que no debera contar por su elevado PIB que desvirta la ratio) de la UE-15 y cmo estamos en ltimo lugar en tres de los cinco indicadores de bienestar que se analizan.

Pero, pregunta JG, por qu el gasto social es ms bajo que en Europa en trminos relativos? Su razonable respuesta: Porque los ingresos pblicos son todava ms bajos. Por ello hay que repetirlo una vez ms: Espaa tiene un problema de ingresos, no de gastos. Desde que empez la crisis, el PIB ha cado aproximadamente el 2% en total, lo que no puede explicar en absoluto una baja de la recaudacin fiscal del 20%. En el 2007, el porcentaje de ingresos pblicos sobre el PIB estaba cuatro puntos por debajo de la media de la UE-15; pues bien, en el 2011 estaba ya 10 puntos por debajo... y bajando. En apretada sntesis, la presin fiscal es la ms baja de la UE-15 y eso siempre tiene que ver con el poder, con el inmenso poder no contestado de las correspondientes clases dominantes. La paradoja de la desigualdad espaola (y catalana desde luego): somos el furgn de cola, con el 35% del PIB, mientras que el esfuerzo fiscal realizado por los asalariados es de los ms altos de Europa, concretamente se estima en un 22% superior a la media europea [4]. Vale la pena destacarlo para que no se nos olvide: 22% superior en el caso de los trabajadores asalariados!

Pues bien, este es el marco econmico y social en el que vale la pena repasar brevemente la informacin dada por Manel Prez [5], tambin en las pginas de La Vanguardia. El titular de la informacin: Siempre que la cuestin nacional se discute en la junta del Cercle, el debate es heterogneo y cargado. El Cercle es la institucin en la que, para poner un ejemplo significativo, don Andreu Mas-Colell abri el curso acadmico 2011-12, aconsejando al pblico empresarial que le escuchaba: Aprovechen el mal momento del espacio pblico! A por ellos que son unos desgraciados! (dicho, eso s, en cataln algo macarrnico y exagerando un peln por mi parte).

El pacto entre CiU y ERC, seala MP, un pacto que, sabido es, no ha conllevado la entrada de ERC en el gobierno (no son estpidos!), ha elevado la agitacin del mundo econmico cataln, en su acepcin ms amplia, del estado de inquietud al de conmocin. Intensos debates, opiniones diversas, decisiones diferentes. Las organizaciones gremiales, Foment, Cambra de Barcelona, Cecot, Pimec, etctera, la flor y nata de la sociedad civil catalana, han expresado pblicamente su agrio rechazo a las subidas de impuestos incluidas en el documento rubricado por Artur Mas y Oriol Junqueras. La pela es la pela, no hay dudas en este nudo. Jaime Gil de Biedma ya nos habl de ello en aquel poema sobre la bolsa poblada y la Barcelona bona..

Pese al dramatismo, la queja forma parte del guin habitual en este tipo de trances, segn el periodista de LV, y lo contrario habra sido chocante. Empero, los foros orgnicos del mundo econmico abarcan ms all de las patronales o las instituciones de fomento de la actividad empresarial. En ese otro mundo, ms all del exclusivo inters empresarial, ocupa un lugar destacado el casi sexagenario y muy influyente Cercle d'Economia.

Pese a los crticos que echan en falta ms pronunciamientos pblicos de la entidad sobre algunas de las cuestiones ms calientes que cada vez ms frecuentemente se viven en Catalunya, sigue siendo una referencia para la sociedad civil catalana, en opinin de MP. Que no emita opinin no significa, sin embargo, que no palpite con los debates que sacuden a sus conciudadanos. Ocurri en otras ocasiones. MP nos da algn ejemplo. As, cuando tras la sentencia del Tribunal Constitucional que lamin el Estatut, se convoc la manifestacin de rechazo. El entonces presidente del Cercle, Salvador Alemany, propuso que el foro se sumara formalmente a la convocatoria. En aquella ocasin, el debate, intenso y, por momentos, muy duro, se zanj con el silencio pblico de la institucin, aunque Alemany decidi sumarse a la marcha a ttulo personal.

Ahora, segn parece, ha sido Josep Piqu (uno de los muchos, como don Andreu Mas, que en su momento tambin pas por las filas del PSUC: dos das y 20 noches, sobre todo 20 noches) que es el actual presidente de la entidad. Hace algo ms de dos semanas, pocos das despus de las elecciones al Parlament, don Piqu pregunt a su junta si sera o no conveniente pronunciarse sobre la situacin abiertas tras los comicios del 25-N. El debate, segn informa MP, como siempre que la cuestin nacional se pone sobre la mesa de la junta del Cercle, fue cargado y heterogneo. El Cercle representa a muy diversas sensibilidades, desde la ms partidaria de mantener sin grandes cambios las relaciones actuales con el Estado espaol hasta las abiertamente independentistas, con todos los matices posibles entre una y otra posicin.

Vale la pena tener alguna informacin de los miembros del crculo, de la flor y de la nata catalanas. Aunque, segn parece, no todos ellos estuvieron presentes en la cena en la que se celebr el debate, forman parte de la junta, adems de don Piqu el president, los vicepresidentes Artur Carulla, presidente de Agrolimen; Antn Costas, catedrtico de la UB; Josep Oliu, presidente de Banc Sabadell; el director general, Jordi Alberich, y los vocales Silvia vila, Bansabadell Vida; Rosa Caadas, Fundaci Tanja; Joan B. Culla, UAB; Javier Faus, Meridia Capital; Teresa Garca-Mil, UPF; Jordi Gual, economista jefe de La Caixa; Francesc Homs, ex conseller de Pujol y consultor; Marta Lacambra, Fundaci CatalunyaCaixa; Jos Manuel Lara, presidente de Planeta; Juan-Jos Lpez Burniol, notario y consejero de La Caixa; Amancio Lpez Seijas, Hotusa; Miquel Nadal, Fundaci RACC; Alfred Pastor, profesor del IESE; Marc Puig, president de Puig; Josep Ramoneda, periodista; Ferran Rods, Havas, y ngel Simon, presidente de Agbar. Los lazos entre el poder econmico y la intelectual, empresarialmente comprometida, son ms que evidentes! Y luego se ren a carcajadas de los intelectuales comprometidos que toman partido por los de abajo, por los socialmente desfavorecidos, como Sacristn, Paco Fernnez Buey, Anna Alabart, Neus Porta o Giuia Adinolfi!

Hubo tensin en la cena centrada en torno al posible referndum en Catalunya. Incluso varios de los presentes no sintieron adecuadamente tratados sus puntos de vista por parte del presidente y as se lo reprocharon a Piqu. Como conclusin se acord seguir el debate en la siguiente junta. Entre una y otra, una comisin ejecutiva sirvi relajar los nimos y diluir las tiranteces de la reunin anterior.

La junta se reuni de nuevo. Sobre la mesa, el pacto entre CiU y ERC. En un clima mucho ms distendido, informa MP, varios vocales propusieron que la entidad se pronunciase bien contra el pacto, bien contra algunas de las medidas, especialmente las fiscales, recogidas en el documento. Otros, en cambio, plantearon que la institucin no deba pronunciarse -ni tampoco tena el derecho- sobre un pacto resultado de negociaciones entre fuerzas polticas elegidas democrticamente. Es decir, para entendernos, los partidos tienen en principio todo el derecho del mundo a hacer lo que mejor estimen. Eso s, otra cosa es valorar, posteriormente, medidas concretas de Gobierno, algo que se podra hacer ms adelante. Don Piqu, el ex dirigente del PP, abon el consenso: aconsej esperar a la constitucin del nuevo Govern y a conocer sus medidas

MP concluye que el Cercle dar a conocer sus puntos de vista sobre la situacin poltica, con mensaje a Madrid [a Madrid?] para que se tome la cosa en serio, incluidas por supuesto las medidas econmicas y fiscales del Govern de Mas y Mas-Colell a la vuelta de fiestas. Es decir, ya.

Por qu ests voces resuenan tan alto? Por qu las nuestras pasan desapercibidas?

PS. Por lo dems, es bueno aprender de los otros. Nadie puede poner en duda la importancia de la organizacin, la unidad y los consensos para intervenir social y polticamente con xito o, cuanto menos, con algn alcance.

Notas:

[1] Publicado en www.pasadopresente.com, ha sido recogido por el mientras tanto electrnico, n 109, enero de 2013 [http://www.mientrastanto.org/boletin-109/el-extremista-discreto/des-dels-piteus]

[2] http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2012/12/28/los-recortes-en-la-sanidad-publica-otra-vez/

[3] http://www.lavanguardia.com/economia/20121230/54356709495/sonde-esta-estado-bienestar.html

[4] Los tcnicos de Gestha aluden a la situacin "dual" que viven los contribuyentes espaoles en funcin de si sus rentas son retenidas en origen o no. Los trabajadores y pensionistas declaraban hace pocos aos unas rentas anuales medias casi 5.000 euros superiores a profesionales o pequeos y medianos empresarios. "Es una prueba evidente del enorme fraude fiscal que sita a Espaa en el segundo o tercer puesto del ranking de los pases ms defraudadores de la UE". Hay ms cosas: enormes volmenes de dinero en parasos fiscales, grandes fortunas con el permanente chantaje de llevarse las sicav a un lejano puerto sin tasas, etc. En Gestha se estima que un plan eficaz de lucha contra el fraude "podra reducir en diez puntos porcentuales las bolsas de fraude y economa sumergida en Espaa, situndose a niveles similares a los de la UE, pudindose recaudar unos 38.000 millones de euros adicionales".

[5] http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20121223/54356585486/manel-perez-debate-en-el-cercle.html

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter