Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2013

La presencia iran al sur de EE.UU. lleva a Obama a encarar la creciente presencia hostil
Resucita la Guerra Fra

Beln Fernndez
Al Jazeera

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Afirmaciones de que la intrusin de Irn en el hemisferio es posibilitada por regmenes latinoamericanos de tendencia izquierdista, especficamente el de Chvez, han engendrado una amenaza verdirroja islamo-boliviariana [Reuters]

Durante el enfrentamiento estadounidense-sovitico de cuatro ydcadas y media, conocido como la Guerra Fra a pesar de la indescriptible cantidad de sangre derramada en conflictos internacionales por encargo y con el apoyo de la superpotencia a diversas formas de represin, EE.UU. utiliz la presunta amenaza de penetracin sovitica en el hemisferio occidental para justificar su propia intromisin en todas las Amricas.

La penetracin de EE.UU. en su patio trasero se caracteriz por todo, desde una guerra ilcita contra Nicaragua hasta la ayuda al terrorismo de Estado en Suramrica donde presuntos izquierdistas fueron arrojados en masa desde aviones al derrocamiento del presidente guatemalteco Jacobo Arbenz, que inici una era de violencia en la cual ms de 200.000 personas fueron asesinadas.

Contrariamente a la descripcin de Arbenz como agente del Kremlin por parte del establishment estadounidense, el aclamado libro Bitter Fruit: The Untold Story of the American Coup in Guatemala de Stephen Schlesinger y Stephen Kinzer demuestra que Arbenz fue un capitalista burgus cuyas actividades solo incluyeron la oferta de 627.572 dlares a la United Fruit Company la corporacin estadounidense que haba establecido una presencia parastica en territorio guatemalteco en compensacin por la superficie inutilizada apropiada por el gobierno guatemalteco.

Era precisamente el valor de las tierras en cuestin tal como fue declarado por la propia compaa a fin de evadir impuestos. Al ser expropiadas asumi un valor espontneo de 16 millones de dlares y se convirti en prueba del apocalptico imperialismo comunista, un peligro prefabricado que deba ser encarado a travs de formas concretas de imperialismo estadounidense en Latinoamrica.

La amenaza verdirroja

Dos dcadas despus de la disolucin de la Unin Sovitica, han salido con un nuevo enemigo expansionista. Segn ciertos responsables polticos de Washington, la Repblica Islmica de Irn se hace presente ahora ms all de la frontera sur de EE.UU. y es necesaria la Ley de Resistencia a Irn en el Hemisferio Occidental que acaba de ser firmada por Barack Obama a fin de encarar la creciente presencia y actividad hostil de Irn.

Convenientemente, el cambio de las amenazas existenciales ha sido facilitado por el hecho de que muchos aspectos de la antigua amenaza comunista se han conservado. Afirmaciones de que la penetracin hemisfrica es facilitada por regmenes latinoamericanos de tendencia izquierdista, especficamente el de Hugo Chvez en Venezuela, han engendrado una amenaza verdirroja islamo-bolivariana.

Esto ayuda a asegurar una reaccin negativa en un pblico estadounidense que ya est condicionado para responder visceralmente al color rojo, as como se sabe que el encasillamiento de Obama como socialista ha provocado una reaccin negativa automtica en sectores de la poblacin a pesar del hecho de que no ha impulsado ninguna poltica que se parezca en algo al socialismo.

Los neoconservadores han descubierto numerosas pistas decisivas que apuntan a una nefasta colaboracin entre la Repblica Islmica y la izquierda latinoamericana, como ser la existencia de vuelos comerciales regulares entre Tehern y Caracas y la matrcula de ms de dos docenas de hijos de personal diplomtico iran en la escuela internacional en La Paz, Bolivia.

Norman A. Bailey Jefe de Misin para Cuba y Venezuela bajo el director de Inteligencia Nacional John D. Negroponte, patrono de los escuadrones de la muerte hondureos, anunci en un informe de febrero de 2012 para el Comit de Asuntos Exteriores de la Cmara de Representantes de EE.UU. que se sabe que el protegido de Irn, Hizbul, ha abierto numerosos campos militares dentro de Venezuela con el propsito explcito de entrenar a jvenes venezolanos para atacar objetivos estadounidenses.

Los lectores que no sepan que esta falsedad es ciertamente conocida pueden ver su cita en las notas al final del informe. Nos dirigen hacia un documento de trabajo del Dr. Ely Karmon del Instituto Internacional israel para Contraterrorismo, quien como he sealado anteriormente tambin es un experto en el arte del plagio.

Como era de esperar, Karmon ha reproducido casi exactamente palabra por palabra un artculo de FrontPage Magazine de 2008 titulado La Hizbul de Hugo. Sin mencionar adecuadamente el origen del prrafo, escribe:

Se inform de que el ministro del Interior venezolano, Tarek El Aissami, estaba trabajando directamente con [el diplomtico venezolano] Ghazi Nasr al-Din para reclutar jvenes venezolanos de ascendencia rabe que apoyan el rgimen de Chvez para que entrenen en Lbano con Hizbul. Segn se dice, el propsito era preparar a esos jvenes para la guerra asimtrica contra EE.UU. en caso de un enfrentamiento. Segn este informe, Hizbul tambin estableci campos de entrenamiento dentro de Venezuela, incluyendo municin y explosivos, por cortesa de El Aissami.

El propio artculo de FrontPage incluye un hipervnculo que nos dirige a la fuente aparente de los informes sobre los campos de entrenamiento un artculo de 2008 en espaol de un exiliado venezolano en Miami quien resulta estar vinculado a los perpetradores del golpe contra Chvez en 2002 y agrega la ridcula afirmacin adicional de que Hizbul ha sido responsable de convertir a una serie de tribus indgenas en Latinoamrica a su versin radical del Islam.

Terror en el umbral de EE.UU.

Durante una excursin a Colombia, el Servicio de Prensa de las Fuerzas Estadounidenses cit al secretario de Defensa de EE.UU., Leon Panetta, diciendo:

Siempre estamos preocupados, en particularsobre el [Cuerpo de Guardias Revolucionarios Iranes (IRGC)] y sus esfuerzos por expandir su influencia, no solo en todo Medio Oriente sino tambin en esta regin A mi juicio, esto se relaciona con la expansin del terrorismo.

Por cierto, el ttulo del artculo: Panetta: Extremismo violento amenaza Latinoamrica, parece algo descaminado considerando que es EE.UU., y no la Repblica Islmica, el que es conocido por cosas como su masivo apoyo financiero a los militares colombianos que masacran a civiles desenfrenadamente.

La participacin de la DEA [Administracin de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas] estadounidense en la matanza de campesinos en Honduras tambin podra ser considerada como un nivel de extremismo violento al que Irn no ha aspirado.

Los cruzados contra la amenaza verdirroja, sin embargo, estn comprometidos con su realidad alucinada, sacando provecho de precedentes de la Guerra Fra para subrayar la urgencia de la situacin. Un artculo de 2011 de Vanessa Neumann, investigadora principal del Instituto de Investigacin de Poltica Exterior, define una de las principales motivaciones de Irn en Latinoamrica como una bsqueda de una base de operaciones cercana al territorio de EE.UU., a fin de posicionarse para resistir presin diplomtica y posiblemente militar, posiblemente mediante el establecimiento de una base de misiles a escasa distancia de EE.UU. continental, como los soviticos hicieron durante la Crisis de los Misiles en Cuba.

En el mismo estilo, la excandidata a presidenta Michele Bachmann advirti incoherentemente al pblico durante la campaa electoral de posibles instalaciones de misiles o de armas de Hizbul en Cuba, mientras otros expertos han ido ligeramente ms lejos, inventando rampas de lanzamiento de misiles de medio alcance en la Pennsula Paraguana en Venezuela. No hablan de la muy real ubicacin de instalaciones de armas de EE.UU., la OTAN e Israel en la vecindad de Irn.

El exdiplomtico Roger Noriega, cuyos mritos incluyen la ayuda en el derrocamiento del presidente democrticamente elegido de Hait, ha desplazado la culpa por la intromisin continental con su confirmacin de la presencia de dos entrenadores iranes de terroristas en la Isla Margarita de Venezuela y de una conspiracin iran-palestina-libanesa-venezolana para crear una red terrorista en el umbral de EE.UU.

Esos clculos aparecieron en el Washington Post en 2011 a pesar del hecho de que Noriega debera haber sido ostensiblemente excluido de los medios noticiosos despus de su titular alarmista en 2010 en Foreign Policy : El programa nuclear secreto de Chvez, que apareci con la nota que lo autodesacreditaba: No es evidente lo que oculta Venezuela, pero es seguro que oculta algo, y el hecho de que Irn est involucrado sugiere que anda tramando algo malo.

En cuanto a propaganda estadounidense de la era de la Guerra Fra segn la cual un rgimen guatemalteco infiltrado por los soviticos conspiraba para apropiarse del Canal de Panam, un equivalente actualizado de una amenaza semejante apareci a finales de 2010 en un artculo de Haaretz sobre el ambicioso plan de Venezuela, Irn y Nicaragua de crear un Canal de Nicaragua para unir los ocanos Atlntico y Pacfico que sera un rival del actual Canal de Panam.

Por desgracia para los anti-islamo-bolivarianos, parece que semejantes ambiciones podran involucrar la amenaza china en lugar de la islmica.

No cabe duda de que la resucitacin de la retrica alarmista sobre penetracin hemisfrica es una fuente de interminable entretenimiento, hasta que se recuerda que el objetivo de algunos de esos alarmistas no es una guerra fra sino una caliente.

Beln Fernndez es autora de The Imperial Messenger: Thomas Friedman at Work, publicado por Verso en 2011. Es miembro del consejo editorial de Jacobin Magazine y sus artculos se han publicado en London Review of Books, AlterNet y muchas otras publicaciones.

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2013/01/20131182546331876.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter