Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2013

Mxico-Estados Unidos: espiral de violencia

Arsino Orihuela
Colectivo La Digna Voz


En una especie de relacin simbitica fatal se encuadra la bilateralidad Mxico-Estados Unidos. Si quisiramos hacer una analoga de la relacin de estos pases con un patrn de relacin humana, necesariamente nos inclinaramos por la de una pareja sentimental donde el factor definitorio fuere la dependencia patolgica. La cifra dominante de esta relacin, huelga decir, es la violencia. Conjunta e individualmente, ambos pases producen violencia con especial frenes.

En la rbita de la economa, Estados Unidos sostiene parcialmente su frgil condicin en la transferencia de pasivos y externalizacin de riesgos-costos a Mxico. Mientras tanto, Mxico subsidia el mercado interno estadunidense mediante exportaciones a granel (78% de las exportaciones mexicanas tienen como destino EE.UU. El Economista), abastecimiento de mano de obra desvalorada, devaluacin de la divisa nacional, etc. Pero es en el mbito de las importaciones donde Mxico figura ms acentuadamente como un ser tullido: todas las innovaciones cientfico-tecnolgicas provienen de Estados Unidos; Mxico nunca se ha dado la oportunidad de crecer autosuficientemente en este rengln crucial. La teora del Estado hace notar este mecanismo de afianzamiento de la supremaca de un Estado fuerte (metrpoli) sobre un Estado dbil (ejercicio de poder imperativo), con base en el monopolio de la produccin cientfica, el desarrollo monoplico de tecnologas, compaginado con la paralizacin de un crecimiento industrial autnomo de la periferia (o Estado dbil). En esta bilateralidad econmica anmala, malsana, se erige la pobreza como destino insalvable de este cuerpo tullido. Y Gandhi no se equivoca cuando precisa que la pobreza es la peor forma de violencia. En Mxico, esta vorgine de pobreza es inmediata e inevitablemente una vorgine de violencia.

En la esfera poltica, Mxico no negocia ms con Estados Unidos: EU hace negocios en Mxico, sin condiciones ni figuras legales mnimamente restrictivas. Mxico tampoco dialoga con EU: a veces se enfrascan en una perorata de sordos; a veces el ubicuo monlogo estadunidense deja sin efecto hasta la ms minscula demanda mexicana. Omisin, degradacin, menoscabo, indicios tpicos de una relacin dislocada, terminalmente enferma. En este abismo comunicativo prorrumpi accidentadamente el puntal rector de la moderna bilateralidad poltica Mxico-Estados Unidos: a saber, la guerra, la seguridad nacional, la imposicin de la agenda militar-imperial. Una vez ms, la violencia se afianza como la divisa ms persistente de esta relacin. Tambin aqu la metrpoli administra el devastador conflicto desde un lugar seguro, poltica-jurdicamente, mientras la periferia se ocupa de la provisin de fuerza de trabajo criminal y de la inicua ofrenda de vctimas que dan sustancia al conflicto.

En este espacio se dijo alguna vez: La ideologa estadounidense, en lugar de ver en el Estado la razn de las dolencias sociales, ve en las imperfecciones sociales las causas de la inoperancia de un Estado. Este mismo criterio falsario, aunque aplicado a la relacin entre los dos Estados, se invoca para legitimar la patolgica bilateralidad Mxico-Estados Unidos: en esta lgica torcida, el problema no es el endmico binomio estatal, sino el rezago e imperfeccin de una sociedad (la mexicana) en contraste con la otra, presuntamente superior (la norteamericana).

En esta pretensin ciega de emular a ese otro superior, Mxico autodestruye violentamente su ser y su existencia como pueblo, negando su pasado y presente, negndose. Conocedor de esta suerte de autoflagelo conducente a la violencia como nica ecuacin posible, Octavio Paz previene: El da en que Mxico pierda su pasado, como a veces pienso que ahora podra ocurrir, Mxico se habr perdido.

Fuente: http://lavoznet.blogspot.com/2013/01/mexico-estados-unidos-espiral-de.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter