Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2013

El regreso del zapatismo, aliento para los movimientos sociales

Epifanio Daz Sarabia
Rebelin


Fueron dieciocho largos aos los que pasaron desde que emergiera el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN) en el sureste mexicano cuestionando el capitalismo desde una mirada profundamente indgena, desde esos aos a la fecha mucho de nosotros nunca dejamos de pensar que un da, sea por estrategia o por la espera de lo que algunos llaman se dieran las condiciones objetivas de lucha, el EZLN volvera a la carga en contra de los que se hicieron, en un momento de la historia, los dueos de estas tierras.

El surgimiento del EZLN en 1994 marc una nueva etapa en la lucha global que sostenan los movimientos sociales de todo el mundo en contra del capitalismo y la globalizacin. El zapatismo lo mismo alent la propagacin de los movimientos sociales, que de organismos de defensa de derechos humanos y de diversidad cultural; de debates acadmicos sobre cuestiones de identidad y derechos indgenas, de los derechos colectivos frente a los derechos individuales, entre otros muchos temas, de los cuales nos interesa destacar dos: a) la confirmacin del carcter revolucionario de los pueblos originarios que el mismo Jos Carlos Maritegui le hubiera dado gusto asistir y, b) el replanteamiento de una aeja preocupacin que ha movido a grandes generaciones de filsofos y revolucionarios, de lo que se debe hacer para transformar nuestra sociedad en una sociedad ms justa, ms equitativa, en un mundo donde quepan muchos mundos, en palabras del mismo zapatismo.

Ante el supuesto rechazo de las izquierdas de cambiar el mundo a travs de la toma del poder del Estado, el EZLN fij una estrategia de lucha basada en la conformacin de fuerzas locales de organizacin a travs de barrios, colonias y comunidades indgenas, principalmente. De esta prctica se fueron construyendo nuevas teoras relacionadas con los movimientos sociales que sustentaron esta nueva forma de transformar la sociedad, entre las cuales destaca el trabajo de John Holloway,Cambiar el mundo sin tomar el poder, 2002, que lo mismo fue bien aceptado por algunos, que recibi severas crticas por otros al minimizar el papel que juegan los Estados contemporneos en los procesos hegemnicos de dominacin poltica y cultural, para solo asumir actitudes de rechazo y la organizacin de pequeos espacios de resistencia frente al Estado.

Los dieciocho aos cumplidos hoy por el zapatismo (muchos de ellos con ms de treinta de aos lucha desde que se enfilaron a la lista del EZLN), seguramente que servirn para analizar los resultados obtenidos, sobre todo, en lo que hace a las apuestas autonmicas, y la elaboracin de nuevas proyecciones polticas en la vida nacional y global. Desde nuestro modesto punto de vista, a excepcin de las reformas constitucionales logradas, las autonomas en su sentido poltico no pudieron, en un primer momento, propagarse como se esperaba que sucediera, lo cual refleja, por un lado, la solidez de un sistema hegemnico de dominacin en nuestra sociedad, pero tambin porque la mayora de los municipios con asentamientos de pueblos y comunidades indgenas son relativamente autnomos, como en el caso de Oaxaca, que reconoce la figura de elecciones por usos y costumbres en la integracin de los cabildos municipales, que deja fuera de este proceso a los partidos polticos y; contrario a lo que piensan algunos colegas, nosotros creemos que no puede existir un de movimiento revolucionario o de reforma social sin un liderazgo, ese fue la gran ausencia en los dieciocho aos de vida del EZLN: la conduccin de los movimientos sociales emergentes y diversos, y el impulso directo de las autonomas como un instrumento de transformacin social.

En la bsqueda de nuevas estrategias de lucha y elaboraciones conceptuales, a lo que llamamos la filosofa de la praxis, el EZLN necesariamente tendr que volver a viejos planteamientos tericos y estrategias de lucha (hasta en tanto que no existan otros elementos conceptuales aceptados por los propios movimientos sociales) considerados por muchos ya superados, me refiero al socialismo, siendo as el replanteamiento estratgico del EZLN no debe descartar la toma del poder del Estado (obviamente no nos estamos refiriendo a la va electoral) como un objetivo a seguir en la justa aspiracin de un mundo mejor para todos, como tampoco al movimiento indgena que hoy por hoy sigue siendo el corazn del movimiento zapatista, como muchas otras organizaciones que existen en nuestro pas, entre los que destaca el Movimiento de Unificacin y Lucha Triqui (MULT). De hecho, esta idea no es nueva, porque ya impregnada en los programas iniciales del EZLN, pues as lo dijeron en enero de 1994: Los exhortamos a que se sumen a nuestro movimiento pues el enemigo que enfrentamos, los ricos y el Estado, son crueles y despiadados y no pondrn lmites a su naturaleza sanguinaria para acabar con nosotros. Hace falta darle la pelea en todos los frentes de lucha y de all que la simpata de ustedes, su apoyo solidario, la difusin que le den a nuestra causa, el que hagan suyos los ideales que exigimos, el que se incorporen a la revolucin levantando a sus pueblos donde quiera que se encuentren, sean factores muy importantes hasta el triunfo final.1.

Finalmente el retorno del EZLN resulta alentador, sobre todo porque millones camos en un tipo de desencanto poltico a partir de que Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO), dejara correr impunemente el regreso del PRI al gobierno, pero como ya lo habamos advertido, no poda esperarse ms de un movimiento socialdemcrata como el que encabeza AMLO. Por ello la declaracin del EZLN, en tan slo cinco lneas alienta nuestra lucha, porque es una declaracin de batalla, de movimiento, de dialctica que habla sobre las actuales contradicciones del capitalismo y el papel que debemos asumir en esta batalla, para esperar airoso el maana.

Nota:

1 http://www.bibliotecas.tv/chiapas/ene94/dic93b.html, 23 de noviembre de 2009.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter