Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2013

Sentencia histrica
Tribunal Europeo de los Derechos Humanos condena a la CIA por el caso de Khaled El Masri

Thomas Castroviejo
Gaceta trotamundos


"Al llegar, todava esposado y con los ojos vendados, fue colocado inicialmente en una silla, donde permaneci una hora y media (...) Entonces dos personas le tiraron de los brazos desde atrs con violencia. En esa ocasin fue severamente agredido por todos lados. Se le cortaron las ropas, an puestas, con cuchillos y tijeras, se le tir de los brazos y se le pisote con una bota en la espalda. Entonces sinti cmo le insertaban con fuerza un objeto firme en el ano (...) Fue retirado del suelo y arrastrado a una esquina de la estancia, donde se le ataron los pies. Se le quit la venda de los ojos. Un flash le ceg temporalmente. Cuando recuper la vista, vio a siete u ocho hombres de negro con pasamontaas".

Es uno de los prrafos que componen el documento de 97 pginas con el que el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos corrobora, por fin, lo que hasta ahora no era ms que un rumor que corra desde 2003: la historia de Khaled El Masri, un vendedor de coches libans que viva en Alemania y que fue tomado por terrorista y retenido y torturado en una prisin afgana... por la propia CIA, convencida de que era un miembro de Al Qaeda que, desgraciadamente para el vendedor de coches, tena un nombre parecido.

[Relacionado: El clan ms temido por los servicios antiterroristas de EEUU]

La CIA haba llegado al fatal equvoco por no corroborar un inexplicable informe realizado por la polica de Macedonia, en el que se aseguraba que Khaled El Masri era el terrorista que Estados Unidos buscaba. Segn las mismas autoridades, el hombre solo fue detenido bajo la sospecha de que viajaba con documentacin falsa. A partir de ah, en marzo de 2003, comenz su calvario.

[Relacionado: El misterio del cadver de Osama bin Laden]

Hicieron falta cuatro meses, dos huelgas de hambre y la transferencia a ms de una prisin secreta, para que la CIA reconociera su error. As que transportaron a Khaled a Albania (pas el trayecto con una pistola en la cabeza mientras se le gritaba que confesara que era miembro de Al Qaeda) y lo arrojaron al arcn de una carretera. Al poco, El Masri llegaba a Alemania donde le tocara vivir la segunda parte de su calvario.

Primero, le cost que alguien se tomara en serio su historia, digna de una mala pelcula; su mujer se haba ido y su mente acusaba los meses de abuso. Segn su abogado, empez a sufrir brotes de paranoia y no ha dejado de tener problemas legales con las autoridades alemanas. (Est, de hecho, ahora en la crcel por asaltar al alcalde de su ciudad durante un ataque de rabia; su pena fue extendida despus de que golpeara a un guardia.)

Pero tuvo un curioso aliado contra el silencio de la CIA: su pelo. Un estudio detallado de sus folculos capilares confirm que Khaled El Masri haba estado en un pas surasitico donde se le haba privado de comer.

Esto llev a que se abriera una investigacin interna que se cerr, sin conclusiones, hace dos aos. El presidente Obama se esfuerza mucho en no tener nada que ver con las acusaciones de tortura de la administracin Bush. Ya que el principal crimen, la mala investigacin del gobierno de Macedonia, ocurri en Europa, el tribunal tom cartas en el asunto.

En la sentencia, novedosa por ser la primera que culpa abiertamente a la CIA, obliga tambin al gobierno de Macedonia a pagar 60.000 euros en daos y perjuicios.

Fuente: http://es.noticias.yahoo.com/blogs/gaceta-trotamundos/khaled-el-masri-el-hombre-inocente-secuestrado-torturado-163808745.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter