Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2013

Varios caminos de la historia se entrecruzan en La Habana

Editorial Gara


La importancia global de una isla con apenas diez millones de habitantes en un mundo en el que viven alrededor de 7.000 millones de personas es, por definicin, muy relativa. En un mundo donde la riqueza -reducida a moneda o mineral preciado-, es el valor estndar de las cosas, la relevancia de un pas cuya mayor riqueza son, precisamente, esos diez millones de personas, debera ser tambin relativa. En principio, esa isla no debera ser portada de peridicos muy a menudo, objeto de anlisis de expertos y ctedras, anhelo de millones de ciudadanos de otros pases, objetivo militar y poltico de las grandes potencias. Pero Cuba es especial. Y no solo por ser el ltimo reducto del socialismo del siglo XX. En su capital, La Habana, se entrecruzan en este momento diferentes historias que explican la importancia mundial de ese pequeo e irredento pueblo.

Por un lado, en la isla se encuentra Hugo Chvez, presidente de Venezuela y artfice de un giro poltico en toda la regin. En estos momentos Chvez est siendo tratado por mdicos cubanos del resurgir del cncer que le afecta en los ltimos aos. Son mdicos como los que han ido a Venezuela a realizar campaas de Salud destinadas a los ms pobres, a quienes haban sido condenados a la pobreza y la desatencin. El empeoramiento de la salud de Chvez sirve a sus adversarios para intentar poner en jaque los logros sociales en su pas y desestabilizar el nuevo bloque progresista y revolucionario en la regin. Paradjicamente, para ello los opositores reivindican ahora la Constitucin, la misma que contiene una agenda para la igualdad y la justicia que ellos rechazan y que fue aprobada en referndum; aquella que los opositores han combatido incluso con las armas.

Por otro lado, Cuba est siendo escenario de las conversaciones entre las delegaciones de las FARC-EP y el Gobierno colombiano. El ltimo conflicto armado en la regin y en un pas con una importancia geopoltica crucial. Hoy GARA publica una entrevista con Alexandra Nario, guerrillera de origen holands -su verdadero nombre es Tanja Nijmeijer-, que forma parte de la delegacin de las FARC en la isla.

Lecciones del socialismo del siglo XX

Todos los pueblos del mundo buscan sus propias formas de ejercer la democracia y la soberana, afirma Alexandra. Y, sin ir ms lejos, los casos cubano, venezolano y colombiano son un claro ejemplo de esa pluralidad. Pese a compartir, entre otras muchas cosas, contexto geopoltico, referencias y adversarios, esos experimentos revolucionarios ofrecen lecturas y lecciones diferentes pero enriquecedoras entre s. El hombre nuevo del que hablaba el Che Guevara sigue siendo la excepcin a la regla y las clases sociales perviven, es ms, la brecha entre unos y otros se agranda. Pero la lucha por la justicia y la libertad no cesa y encuentra nuevos caminos, adaptados al momento y, sobre todo, a los pueblos en los que debe lograr el apoyo popular necesario.

Porque las revoluciones no son la adaptacin a la vida de teoras perfectas, el recitar de un guin escrito por una u otra persona a la que haya que rendir cuentas. Menos an a quienes reclaman su herencia como si de una propiedad se tratase -extraos comunistas esos que privatizan ideas; curiosos ateos quienes convierten en credo el pensamiento poltico-. Las revoluciones dependen de las condiciones objetivas y subjetivas que se dan en un momento histrico concreto. Son, por decirlo de alguna manera, hijas de su tiempo. Y contraponerlas en trminos absolutos y ahistricos, como si de un concurso se tratara, no aporta apenas nada, ni a esas revoluciones ni a otros muchos procesos polticos. No hay otro modo de entender, por ejemplo, el impulso dado por las autoridades cubanas a la transicin de la insurgencia a la democracia en Colombia.

Asimismo, en un momento en el que en Occidente los gobiernos se ven obligados a afirmar que no recortarn en gastos sociales, educacin y sanidad, conviene mirar a la historia reciente de Cuba. Resulta difcil imaginar una crisis ms feroz que la vivida por Cuba tras la cada del bloque sovitico. Sin embargo, un anlisis de los sucesivos planes de Cuba en estas dos dcadas evidencian que, realmente, all s se ha invertido la mayor parte del dinero en estas cuestiones capitales. Con grandes sacrificios y un coste poltico y social difcil de gestionar, sin duda. Con aciertos y con errores, como no poda ser de otra manera. Pero los indicadores de salud y educacin son objetivos, no estn sujetos a debate.

De igual modo, Chvez es tan solo el catalizador de un proceso ms profundo. El motor del cambio han sido su movimiento poltico y sus gobiernos, no una nica persona, por carismtica y popular que sea. Y la condicin para su desarrollo, con o sin Chvez, es el apoyo social.

La grandeza de lo pequeo

En ese mundo de 7.000 millones de personas, en el que un porcentaje brutal de ellas viven en condiciones inhumanas y en conflicto, los mayores aliados de la paz resultan ser la mencionada isla y un pequeo pas europeo, Noruega -tiene la mitad de poblacin que Cuba y, eso s, uno de los ms altos ndices de riqueza, pero tambin de reparto de la misma-, lugar donde empezaron las conversaciones entre las FARC y el Gobierno de Juan Manuel Santos.

Small is beautifull, recuerda Joxe Azurmendi en Espainolak eta euskaldunak. No hace falta un imperio para hacer grandes cosas, lo que hace falta es libertad.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130106/381172/es/Varios-caminos-historia-entrecruzan-La-Habana



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter