Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2013

Buenos deseos

David Brooks
La Jornada


Pasados los festejos de Ao Nuevo y sobreviviendo profecas sobre el fin del mundo (incluida la inventada por los polticos en Washington llamada precipicio fiscal), la apertura del nuevo Congreso, los cambios en el gabinete presidencial y el intercambio infinito de buenos deseos, todo parece indicar que 2013 comienza como si 2012 no hubiera acabado.

Algunas de las primeras noticias de 2013 ofrecen indicios de cmo arranca el ao en Estados Unidos:

Los estadunidenses le dan un nivel mayor de aprobacin al comunismo que al Congreso federal. El Washington Post reporta que la ltima legislatura fue la menos popular desde que los encuestadores empezaron a registrar ese dato. Segn Gallup, el ndice de aprobacin de sta se desplom a 10 por ciento en dos momentos el ao pasado, el ndice ms bajo en los 38 aos que se ha hecho ese sondeo. Otra encuestadora, Rasmussen, pregunt a estadunidenses qu opinin tendran si este pas se volviera comunista, y 11 por ciento dijo que lo aprobara.

En otro rubro, se incrementaron las ventas de los rifles semiautomticos AR-15 el usado por el joven que mat 20 nios y seis adultos en la primaria Sandy Hook en Connecticut das y semanas despus de la matanza. Mientras tanto, los promotores del derechoa las armas no se apenaban al proponer que se necesita ms gente armada en las escuelas para protegerse de otras personas armadas. La Asociacin Nacional del Rifle propuso una guardia armada en cada escuela, el New Yorker calcul que seran cien mil escuelas, cien mil guardias, cien mil armas, unos cien millones de dlares, en un nuevo negocio para los socios empresariales de la asociacin: negocio redondo.

Mientras tanto, los miles de jvenes en uniforme militar desplegados en Afganistn ya desde hace tiempo la guerra ms larga en la historia de este pas continan en ese campo de batalla; otros permanecen en Irak. El presidente Barack Obama y el Congreso acaban de aprobar un gasto militar de 633 mil millones para 2013, ninguna reduccin a pesar de todo lo que se debate sobre el gasto pblico excesivo, pero en dos meses negociarn reducciones en gastos de asistencia pblica. Hay prioridades.

En ese paquete de defensa, a pesar de sus promesas anteriores y las crticas de los principales organismos de derechos humanos, Obama permiti la continuacin de operaciones de lo que los crticos llaman el gulag en Guantnamo, con sus 166 presos, 86 de ellos autorizados a ser liberados pero que permanecen ah.

La guerra contra el terrorismo, aparentemente tambin eterna, contina con Obama, que ha prolongado algunas de las polticas ms controvertidas y cuestionadas por defensores de libertades civiles y derechos humanos formuladas primero por George W. Bush, incluida la detencin indefinida de aquellos considerados enemigos, o los acusados de apoyar al enemigo en cualquier parte del mundo, y la intervencin de comunicaciones por agencias de espionaje sin necesidad de orden judicial. En tanto, se fiscaliza a oficiales estadunidenses acusados de filtrar informacin a periodistas.

A todo esto, los veteranos de estas guerras patriticas, festejados todos los das con la obligada consigna oficial de apoyo a las tropas, regresan de guerras justificadas falsamente a un pas donde no hay empleo, donde sus viviendas son incautadas por no tener con qu pagar las hipotecas, y donde se calcula que en promedio, en cualquier noche aqu, ms de 60 mil veteranos de guerra viven sin techo.

Por otro lado, en los primeros das del ao ningn poltico nacional ha dicho una sola palabra sobre el cambio climtico, a pesar de que continan las pugnas sobre la asistencia de decenas de miles de millones de dlares para comunidades devastadas en Nueva York y Nueva Jersey por el huracn Sandy, mientras los polos se continan derritiendo y las condiciones se preparan para ms tormentas.

En Washington, los polticos empezaron el ao con un acuerdo de ltimo minuto para evitar el llamado precipicio fiscal (algunos le dicen el abismo, que sera ms correcto para describir el juego poltico en torno a este tema), slo para aplazar decisiones sobre cmo y cunto ms reducir el sistema de bienestar social en Estados Unidos que sern retomadas en un par de meses.

S se acord incrementar un poco los impuestos que pagan los que gozan de ingresos de ms de 400 mil dlares al ao, lo cual fue calificado de gran logro por los defensores del presidente. Pero para algunos hasta eso fue un fracaso. El alcalde Michael Bloomberg, el hombre ms rico de Nueva York, coment que desde un principio l ha argumentado que no se puede resolver el problema del dficit presupuestal federal discriminando a un grupo sobre otro. El grupo discriminado al que se refiere es, en efecto, una minora: los multimillonarios como l, que representan menos de 1 por ciento del pas.

Mientras, para los no millonarios, la tasa de desempleo sigue en 7.8 por ciento al iniciar el ao, producto de una anmica recuperacin, con los pronsticos de que no se espera mucho ms que una tasa de crecimiento del PIB mayor al 2 por ciento anual. Al mismo tiempo, bancos y grandes empresas reportan ganancias rcord (pero indican que no tienen la intencin de acelerar la generacin de empleo).

Nadie les cree a sus representantes polticos, las ventas de armas continan como si nada hubiera sucedido en una primaria en Connecticut, tambin las guerras tanto las tradicionales con botas en el terreno como las realizadas a control remoto; casi nadie habla de cambio climtico como si algo llamado Sandy no hubiera pasado por estos lares, y mientras continan las ganancias cada vez mayores de los ms ricos, los dems estn esperando el anuncio sobre cunto menos se invertir en generar empleo, salud, educacin, las artes.

Los buenos deseos aparentemente no son suficientes para que un Ao Nuevo no sea peor que el viejo. Pero a veces los deseos se vuelven hechos que logran renovar los aos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/01/07/opinion/026o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter