Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2013

Deseos de Justicia en 2013 y la segunda oportunidad de Obama

Wilki Delgado Correa
Rebelin


En fin, detrs del pedido de libertad para los 5 estn los deseos incumplidos e insatisfechos hasta ahora, sin que ninguna razn humana o divina lo justifique. As que una vez ms se impone la demanda de OBAMA GIVE ME FIVE.

Cuando en el ao viejo, que pasa ineluctablemente como otros tantos de la historia, no se ha logrado por el esfuerzo o la suerte lo que se merece, necesita o aspira legtimamente, resulta natural que se pida un deseo de alcanzarlo, al fin, en el ao nuevo. Eso de esperar, con esperanza fundada o intuida, que se concrete un deseo como si fuera un adorado sueo, tal vez surgi, como algo nsito en la naturaleza y los destinos humanos, desde los mismos inicios del calendario o calendarios que presiden la existencia de los pueblos en distintas partes del mundo.

Muchas veces cada ser humano carga sobre sus hombros insatisfacciones, frustraciones, desarraigos, privaciones, condenas, despojos, desgracias, dolores, y otras situaciones adversas, que aspira a poder cambiar a travs de resortes diversos que se sintetizan en los deseos de felicidades en todas sus manifestaciones. Por otra parte, si ha estado libre de alguna cuota de adversidad o desgracia, y slo ha experimentado una cierta felicidad prolongada o momentnea, menor o mayor, su aspiracin lgica es que la prosperidad de esa especie de estado de gracia se mantenga o alcance un nivel de mayor satisfaccin.

Por lo tanto, con el inicio del nuevo ao 2013, quiero en nombre mo y de millones de personas de un confn a otro del mundo, pedir un deseo comn sui gneris que tiene relacin con dos valores esenciales para la humanidad: la justicia y la libertad. Y no se trata de una aspiracin imposible, incluso no se trata de un pedido difcil de satisfacer a la luz de la verdad, la tica, y el derecho justo y humanitario por quien corresponde atenderlo y llevarlo a la prctica.

La libertad solicitada tiene un vnculo esencial con la justicia que la puede legitimar, porque una violacin flagrante de las normas de los procedimientos judiciales ha mantenido en las prisiones de los Estados Unidos a cuatro de los cinco Hroes cubanos y a uno lo retiene en territorio estadounidense, despus de cumplida su condena, en una libertad supervisada que en realidad significa una prisin territorial, pues se le impide el regreso a su patria.

Gerardo, Antonio, Ramn, Fernando y Ren tienen el privilegio, como prisioneros, de ser acreedores de una demanda universal de liberacin, expresada en un clamor diario, y que se mantiene activa y crecientemente fiel, a pesar de todo, por ms de catorce aos. Y esta demanda y clamor solidarios a favor de los Cinco llegan a todas las esferas de la Casa Blanca en las ms variadas formas y surgidos de personas simples, personalidades, organizaciones polticas, religiosas, sindicales, sociales y de instituciones y foros internacionales de Estados. Nunca antes una causa de prisioneros ha alcanzado tal magnitud de fuerza solidaria a pesar del manto de silencio que, junto con la condena, se dise como estrategia para que no fuera evidente la despiadada venganza que se llev a cabo contra ellos por el sistema judicial norteamericano a solicitud de su gobierno. Las razones polticas fueron ms decisivas para condenarlos, que las evidencias delictivas esgrimidas y acumuladas contra ellos. Pienso que hay motivos para preguntarse si la Comisin de Clemencia, encargado de someter a la consideracin del mandatario norteamericano los casos posibles de indulto, habr incluido o pensado incluir a los Cinco en el listado en alguna oportunidad.

La campaa internacional presidida por el lema OBAMA GIVE ME FIVE entraa un pedido de justicia o clemencia, segn la quiera aceptar el presidente norteamericano, para que ejerza sus facultades constitucionales y decrete el indulto a favor de estos cinco antiterroristas cubanos.

Hasta ahora, como ha sido tradicional en ocasin del da de Accin de Gracias, el presidente Obama ha cumplido con el consabido indulto de dos pavos. Este ao pasado los favorecidos fueron los pavos denominados Gobbler y Cobbler de 19 semanas y unos 18 kilos de peso, que han sido librados del holocausto en que se convierte la cena durante los festejos en esa fecha. En estas ocasiones, tal como expres Obama en su primer indulto de esta naturaleza, el presidente ha tenido la responsabilidad como dirigente del pas ms poderoso del mundo: indultar a dos pavos. Luego de este acto oficial los pavos salvados se trasladan a la finca Mount Vernon, en Virginia, donde residi George Washington, donde generalmente les espera una temprana muerte natural, segn las estadsticas.

En la ceremonia del 2012 -una foto lo muestra sonriente, junto a su hija vestida de azul y con un ancla blanca al frente-, Obama dijo que quera dar a las aves una segunda oportunidad. Expres que se dice que la vida est llena de segundas oportunidades, y este noviembre no podra estar ms de acuerdo con ese sentir.

En el indulto a seres humanos, Obama ha sido, quizs, uno de los presidentes ms remisos a ejercerlo. Lo hizo por primera vez durante su mandato con 9 convictos, y el ms reciente en 2012 incluy a 8 presos, todos con condenas pendientes menores, que incluan causas de venta ilegal, narcotrfico y fraude, delito fiscal y financiero, y condenas de 3 aos de libertad condicional (la misma que est vigente para Ren en la actualidad) y de treinta meses por conspiracin.

No obstante esta realidad durante su primer mandato, hay que tener esperanza que durante su segundo mandato presidencial Obama recuerde que ste constituye su segunda oportunidad para el ejercicio del indulto de los Cinco, pues si como ha expresado la vida est llena de segundas oportunidades, slo durante este mandato suyo tendr la oportunidad de ejercer la justicia o la clemencia tan solicitada por millones de voces y reiterada con una constancia a prueba de toda frustracin y desengao.

Tantos deseos de justicia, libertad y felicidad acumulados durante ms de catorce aos estn a la espera de la decisin de Obama, en una fecha posible y anhelada, que podra ser tomada en la Casa Blanca en la segunda oportunidad de su mandato presidencial. La peticin o solicitud es precisa, significativa, persuasiva y conminatoria: OBAMA GIVE ME FIVE. Detrs de ella hay millones de voluntades, de voces justicieras y libertarias, de conciencias de la ventura y del bien de la humanidad sufrida.

En fin, detrs de ella estn los deseos incumplidos e insatisfechos hasta ahora, sin que ninguna razn humana o divina lo justifique. As que una vez ms se impone la demanda de OBAMA GIVE ME FIVE.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter