Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2013

Entrevista a la escritora Orit Bashkin, autora del libro "New Babylonians: A History of Jews in Modern Iraq"
Los nuevos babilonios, una historia de los judos de Irak

Jadaliyya

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Qu le hizo escribir este libro?

Me interes por este asunto cuando era adolescente, leyendo novelas hebreas escritas por judos iraques que describan sus experiencias en Irak. Cuando trabajaba en mi primer libro entrevist a judos iraques que hablaron conmigo de sus experiencias en Irak y con musulmanes y cristianos iraques que me hablaron de sus amigos y vecinos judos. Lo que me sorprendi de algunas de esas conversaciones fue el recuerdo personal de los judos iraques que ahora viven en Israel, sus sentimientos patriticos iraques y sus anhelos con respecto a Irak no desaparecieron cuando se fueron a Israel, sino que los transmitieron a sus hijos y nietos, aunque de manera parcial e incompleta. Vi que independientemente de su condicin poltica de ciudadanos israeles, los recuerdos de su pasado rabe conforman su presente. Por lo tanto, quera entender el contexto iraqu que permiti a estos rabes-judos a existir y florecer.

Por otra parte, estos recuerdos-tab, como los denomina Ella Shohat, tienen importantes funciones polticas. Nos recuerdan que las divisiones nacionales que aceptamos hoy no siempre constituyeron la norma y el sentido comn. En Israel, la generacin de judos que vivi en Irak y absorbi su cultura rabe est desapareciendo lentamente, y el compromiso de preservar esos recuerdos pareca crucial para m. Espero haber tenido xito.


Qu temas, problemas y cuestiones literarias aborda el libro?

El libro, como yo lo veo, forma parte de los intentos de los acadmicos de escribir una historia postorientalista de las comunidades rabes judas. Se delinea la forma en que los judos iraques asumieron el nacionalismo rabe y el patriotismo iraqu. La nocin del Islam como civilizacin ms que como religin interpretada por muchos musulmanes modernistas y rabes nacionalistas fue un llamamiento a los judos iraques que, en consecuencia, estos ltimos vean a los primeros como hroes de estas culturas rabes-islmicas (que van desde poetas como al-Ma'arri a filsofos como al-Farabi y a los poetas modernos, como al-Sayyab) y los incorporaban como propios. Leyendo acerca de estas visiones de la nacin iraqu, me acord de que en 1940 Michel Aflaq aconsejaba a sus compaeros nacionalistas rabes que considerasen a Mahoma un profeta rabe islmico cuya cultura era relevante para todos los rabes. Aunque de ninguna manera soy admiradora del Baaz (Para usar el eufemismo del siglo!), me pareci valioso sealar que los intelectuales judos iraques eran partidarios de tales ideas mucho antes de que se convirtieran en pilares de la ideologa Ba'thi.

Escribiendo sobre la historia de los rabes judos, tambin intent no comprometerme con el concepto binario rabe-judo sionista, sino ms bien considerar una variedad de expresiones de los judos rabes de Irak. Por lo tanto, he analizado las experiencias urbanas de las clases medias judas iraques educadas y sus percepciones de la secularizacin, la reforma y las relaciones de gnero, la produccin literaria rabe de periodistas judos iraques, novelistas, cuentistas y poetas, y las visiones radicales de los comunistas judos rabes, especialmente la liga comunista juda Usbat Mukafat al-Sayhuniyya (La Liga de Lucha contra el sionismo). Tambin mostr que estas visiones de patriotismo y nacionalismo judo iraqu se destruyeron despus de la Guerra de 1948 en Palestina, cuando los judos iraques -sus vidas, sus bienes, y sus hogares- se convirtieron en meros peones del conflicto rabe israel.


Cmo se conecta este trabajo y/o se aleja de su investigacin y escritos anteriores?

Mi primer libro The Other Irak trata de la historia intelectual iraqu. Intent mostrar las visiones democrticas, radicales y seculares de la sociedad iraqu como se expresan en la esfera pblica iraqu de la era monrquica (1921-1958). Tambin, siguiendo ideas de autores como Ussama Makdisi y Max Weiss, que ven el sectarismo como un fenmeno moderno, construido por el Estado y los poderes coloniales, trat de abrir las nociones problemticas vinculadas con el sectarismo y entender sus construcciones modernas y coloniales. Mi nuevo trabajo es, en muchos sentidos, una continuacin del primer proyecto. Los judos fueron parte activa de la esfera pblica iraqu. Jugaron un papel importante en la formacin de la cultura iraqu de entreguerras y se mostraron entusiasmados con los nuevos desarrollos literarios y culturales en la Bagdad de entreguerras. Con respecto al sectarismo, intento mostrar que los judos defendieron diversas soluciones polticas para hacer frente a los diversos mecanismos sectarios creados por el estado, Gran Bretaa y los diferentes grupos dentro de la sociedad iraqu.


Qu personas esperan que lean este libro y qu impacto le gustara que tuviera?

Teniendo en cuenta el esfuerzo de borrar el recuerdo de las experiencias de los rabes judos en el Irak del Estado Ba'thi, quiero que los iraques que leen este libro sepan de los judos que vivan en Irak y consideraban a Irak su patria y el rabe su lengua madre. En cierto sentido, quiero recordar un contexto social en el cual los judos iraques y los iraques musulmanes eran compaeros de trabajo, vecinos y amigos. Tal vez ingenuamente tambin quiero creer que la comprensin del pasado judo iraqu podra moldear nuestro pensamiento acerca de la situacin entre israeles y palestinos y entre los judos y los rabes en general. La introduccin de los judos de Israel en la historia rabe y la lengua rabe podra servir como un instrumento til para hacer frente a los actuales mitos sobre el odio mutuo y eterno entre judos y musulmanes. Tengo muy pocas esperanzas de que el Estado israel haga algo para cambiar esta situacin, pero espero que los grupos dentro de Israel -estudiantes, intelectuales, judos orientales, grupos interreligiosos y otros- puedan aprender por s mismos, y sus hijos, el rabe, la historia rabe y la historia rabe-juda de una manera independiente del Estado.

Por ltimo creo que el libro puede de antdoto a las nociones de los pases occidentales de la islamofobia. Muchos de nosotros encontramos publicaciones en internet que detallan el odio mutuo de rabes y judos y el "antisemitismo musulmn". Son producidos por una amplia gama de organizaciones que prefieren hablar de una tradicin judeocristiana en lugar de una judeo-islmica. Quiero recordar a estos lectores acerca de estas visiones de tolerancia, de pluralismo y de democracia que nacieron en un contexto islmico moderno. Deberamos hablar ms de las culturas judeo-islmicas, y espero que este libro tenga un papel en este proceso.


En qu otros proyectos est trabajando ahora?

Uno de los proyectos en los que estoy trabajando tiene que ver con el siglo XIX, las novelas histricas en rabe, y ms en general con las representaciones de los judos en los trabajos de las luminarias del renacimiento literario y cultural rabe de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En estudios recientes se ha demostrado que en las principales revistas rabes de esta poca se protest por la persecucin de los judos en Europa, se informaba de los pogromos y las actividades antijudas, especialmente en Rusia y en los Balcanes, y tom nota con satisfaccin de que a los judos se les otorgaron ciertos derechos de ciudadana en el Reino Unido y Alemania. Estos intelectuales rabes lo hicieron, en parte, con el fin de exponer el doble discurso de Europa, y como intelectuales rabes subrayaron el hecho de que Europa, tratando de presentarse como el faro de la justicia, la democracia y la modernidad, trataba a sus propias minoras de una manera espantosa. Participar en estos discursos era tambin una manera de promover la comprensin de la ciudadana laica. Novelas, novelas histricas, en particular, transmitan estas nociones.

Un trabajo mo reciente explora la histrica Urshalim al-Jadida ("La Nueva Jerusaln"), escrita por el intelectual cristiano Antun Farah (1874-1922). Relatando una historia de amor entre una mujer juda, Esther, y un hombre cristiano, Iliya, durante la conquista rabe de Jerusaln (en el ao 637), la novela promova nuevas ideas de la fraternidad otomana y los derechos seculares de la ciudadana. Examino esta novela tambin con respecto a la condena de Antun de la poltica francesa por su colonialismo y su antisemitismo expuesto en el asunto Dreyfus, y su admiracin por mile Zola.


Qu metodologa utiliza en su investigacin en este libro?

Creo que el libro se vincula con las teoras relacionadas con el nacionalismo que han tendido a enfatizar el carcter moderno y la naturaleza de la construccin del proyecto nacional. Tambin veo este trabajo como parte de los esfuerzos de los escritores poscoloniales de subrayar la imposibilidad de imaginar un Oriente estable y Occidente en un mundo globalizado y capitalista. Por lo tanto, subrayo los dilogos constantes entre los diversos centros culturales de Irak, Oriente Medio, Europa y Amrica y muestro que estos dilogos crearon una experiencia nica juda iraqu que, sin embargo, estaba entrelazada con los discursos globales y occidentales.

Para concluir, algo que es ms que una ancdota. Cuando estaba haciendo el trabajo de archivo en Israel visit el barrio rabe de Sheikh Jarrah en Jerusaln Este. Por un lado, las manifestaciones que se producen en Sheikh Jarrah una vez por semana eran muy esperanzadoras, ya que los rabes y los judos unen sus esfuerzos para protestar por la denegacin de los derechos humanos de los palestinos en Jerusaln. Por otro lado, las polticas de asentamiento contra los palestinos en el barrio representado, en mi opinin, son todo lo contrario de la coexistencia judeo-iraqu en el barrio mixto de Bagdad que he descrito en mi libro. Tal vez la historia juda iraqu podra aclarar que el caso contemporneo de Sheikh Jarrah es la anormalidad, mientras que la Bagdad entre las dos guerras debera ser la norma.


Extracto de New Babylonians: A History of Jews in Modern Iraq (la Nueva Babilonia: Una historia de los Judos en el moderno Irak)

La cuestin de Palestina: La Liga de Lucha contra el sionismo

En septiembre de 1945, ocho judos comunistas solicitaron una licencia del Ministerio del Interior iraqu para formar una organizacin poltica con el objetivo expreso de oponerse al sionismo. Los solicitantes eran Salim Menashe, que trabaj con el sindicato de zapateros; Ibrahim Naji Shumail; Ya'qub Efran Sehayek; Nisim Hesqel Yehuda; un propietario, Moshe Ya'qub; el presidente del sindicato de sastres; Cohen Yaqub, empleado en una fbrica de tela al-Fattah del; Masur Qattan, editor del diario Al-Shab y Masri Ya'qub. La licencia fue concedida eventualmente, allanando el camino de la Liga de Lucha contra el sionismo, como se llamaba la organizacin, que lleg a ser muy influyente, tanto en los crculos comunistas como en los judos, y en 1946 logr llamar la atencin de una amplia gama de actores en Iraq, iraques, judos y britnicos por igual.

Los conceptos de la Liga se centraban en tres mbitos: el judo, el iraqu y el rabe. En el tema judo, la Liga intento presentar sus crticas al sionismo desde un punto de vista judo, sosteniendo que la religin juda no puede ser la base de una comunidad nacional y que la solucin del problema judo debe buscarse dentro de las comunidades en las que los judos vivan. En el mbito iraqu, la Liga argument que los iraques que equiparaban sionismo con judasmo estaban fomentando el sectarismo y sugiri que la lucha contra el colonialismo dentro de Irak, as como la campaa nacional por las libertades democrticas y la justicia social, debe verse como parte de una batalla global por la liberacin, de la cual la lucha contra el sionismo era un aspecto. En el plano palestino rabe, la Liga pidi la creacin de un Estado palestino libre y democrtico. En los folletos y publicaciones de la liga se utilizaba el trmino "rabe judo" para marcar la identidad de sus miembros, lo que nos da una idea de los significados atribuidos a este trmino en el contexto comunista. Como muchos miembros de la liga eran judos (y sus ideas fueron recibidas favorablemente por los musulmanes y los cristianos), sus actividades mostraban las formas en que los comunistas judos imaginaron su comunidad rabe.

El secretario de la liga y editor de su revista era Yusuf Harun Zilkha, exmiembro de un grupo disidente comunista llamado Wahdat al-Nidal que regres al partido comunista iraqu en 1941. Su trabajo diario era el de empleado de la autoridad ferroviaria. Las ideas de la liga fueron ms lcidamente descritas en su libro Zionism: The Enemy of the Arabs and the Jews (Sionismo: El enemigo de los rabes y los judos), donde se ven los esfuerzos para proporcionar una narrativa histrica del problema judo en lo que se refiere a las preocupaciones rabes iraques y judas. Zilkha argumentaba que el problema judo no era abstracto, sino que deba contextualizarse en perodos especficos y condiciones socioeconmicas concretas. En su opinin, la existencia de los judos como una minora dentro de las sociedades no judas tena una larga historia que se remonta al exilio de su tierra del pueblo de Israel en Asiria. Esta tendencia se consolid bajo los babilonios, cuando el pueblo de Jud se convirti en una de las comunidades antiguas del Cercano Oriente. Cabe destacar que, aun cuando se les dio permiso para regresar a Palestina en la antigedad, no todos los judos optaron por abandonar Babilonia y reinstalarse en su lugar de origen. Los judos siguieron viviendo en el exilio a partir de ese momento y recibieron las influencias de cada una de las comunidades en las que residan.

Zilkha cree que el problema judo estaba relacionado con la lucha de clases. Cada vez que las clases dominantes se sentan amenazados por una nueva clase, utilizaban a los judos como un conveniente chivo expiatorio para distraer a las masas de sus problemas reales. Esta prctica global fue particularmente notable cuando un Estado o una clase dirigente se encontraban al borde del colapso. En la era moderna, el problema judo se haba vuelto ms agudo. La Revolucin Francesa haba sembrado la semilla de la libertad en la Europa moderna, haciendo que los movimientos reaccionarios que surgieron despus de las guerras napolenicas desataran una campaa racista contra los judos europeos como parte de un intento ms general de reducir los derechos democrticos de los sbditos de los imperios europeos. A medida que la lucha de clases se intensificaba, los judos sufrieron cada vez ms campaas racistas y antisemitas. Andando el siglo XX, la manifestacin ms evidente de este fenmeno fue el rgimen nazi. Los alemanes capitalistas, frente a las amenazas de los trabajadores, se volvieron contra los judos y los culp de todos los males del capitalismo, en particular el desempleo y la crisis econmica global. Alemania e Italia, sin embargo, no fueron los nicos lugares donde la mezcla txica de antisemitismo y capitalismo ech races. En Gran Bretaa, grupos fascistas como el de Oswald Mosley, aprobaron ideologas similares. Peligrosamente, los movimientos pro nazis se haban extendido en las colonias y en los pases semicolonizados como Egipto, Irak, Siria y el Lbano. A pesar de la derrota de la Alemania nazi y el eje, el antisemitismo no desapareci. En la actualidad, escribi Zilkha, la propaganda antisemita se centr en romper la unidad de los movimientos de liberacin nacional en el mundo colonizado y separar las filas de la clase obrera.

Sin embargo, el anlisis de Zilkha provoc la siguiente pregunta: si el antisemitismo y el racismo eran tan dominantes en la cultura europea y la historia, por qu no recurrir al sionismo y buscar una solucin en Palestina, donde los judos podran tener un Estado soberano propio? En respuesta, Zilkha argument que cuando judos se unieron a una lucha comn con las clases trabajadoras en los pases en los que vivan, sus condiciones mejoraron y se redujo el antisemitismo. Judos y no judos, por lo tanto, debemos luchar juntos contra el antisemitismo y por la consecucin de las libertades democrticas. Ms importante an, el sionismo en s mismo, slo puede conducir a un aumento del antisemitismo.

La crtica de Zilkha al sionismo inclua unos pocos componentes. En primer lugar, sostuvo que la religin por s sola no puede servir de base a una comunidad nacional. Se define a una nacin como un grupo de personas que comparten una historia comn, lengua, territorio, vida econmica y mentalidad colectiva. Desde esta perspectiva, los judos no podan considerarse una nacin.

Los judos no tienen una historia compartida. La historia de los rabes judos [al-yahud al-'arab]... es diferente de la historia de los judos rusos o ingleses. La historia de los judos alemanes es diferente de la historia de los judos turcos o americanos, etc. Por ejemplo, los judos britnicos son parte de la nacin britnica [umma], igual que los judos rabes forman parte de la nacin rabe. Los judos no tienen un territorio comn, no comparten un idioma comn, ya que los judos alemanes hablan alemn, los judos britnicos hablan ingls y los judos rabes hablan rabe... No tienen una mentalidad compartida [takwin nafsi] que se manifiesta en una cultura compartida, porque vivieron hace miles de aos en varias comunidades y pasaron a formar parte de las sociedades en las que vivan.

El sionismo, por otra parte, fue un movimiento antidemocrtico, ya que no trata de dar libertades iguales para todos los habitantes de Palestina, privilegiando a un solo grupo, los judos, sobre los rabes palestinos. Desde sus inicios, el lder del movimiento, Theodor Herzl, busc ayuda de los gobernantes autoritarios, como el sultn otomano Abdulhamid 'II y el Kaiser alemn, para apoyar su agenda excluyente. Aunque el sionismo laborista pretenda ser socialista, quien se consideraba a s mismo socialista no poda dejar de objetar a un rgimen que prefera un grupo tnico a otro en el mercado laboral. La Histadrut, supuestamente un sindicato, era en realidad una organizacin que empleaba a los trabajadores de las mismas empresas que tena bajo su control y slo se respetaban los derechos de los trabajadores judos. Por consiguiente, los palestinos sufrieron un alto desempleo debido a la competencia desleal en el mercado entre los rabes y los judos.

Extracto de Orit Bashkin, New Babylonians: A History of Jews in Modern Iraq, con permiso del autor, 2012, por Board of Trustees of the Leland Stanford Junior University. Para obtener ms informacin o solicitar el libro haga clic aqu

Fuente: http://www.jadaliyya.com/pages/index/9322/new-texts-out-now_orit-bashkin-new-babylonians_a-h



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter