Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2013

2013

Horacio Duque Giraldo
Rebelin


No ha de ser que el 13 marque una ruta siniestra para el ao que se inicia. Digamos que la suma de 6 que da los enteros es un buen augurio para los 12 meses del ciclo que iniciamos.

El 13 es el de los militaristas adictos a la guerra, el de quienes defienden el sistema ganadero latifundista feroz y atacan cualquier reforma progresista que favorezca a los campesinos y los grupos ms dbiles de la socidad. El 13 es el de la "pax santista" de dilogos simulados y masacre de rebeldes en tregua unilateral, como lo presenciamos recientemente, incluida su celebracin exclusiva por la oligarqua.

2013 como 6 debe ser un tramo sustancial para la paz con justicia social, con derechos democrticos y garantas sociales y polticas.

Pretender una paz express no es lo ms conveniente para la solucin del prolongado conflicto social y armado. Un fenmeno tan prolongado requiere de tiempos y mtodos adecuados para ir resolviendo cada uno de los campos problemticos de la violencia nacional. Los seis puntos de la agenda son un marco de referencia correcto; las reglas de procedimiento deben ser implementadas en trminos pertinentes y los apoyos internacionales deben concurrir a la reconciliacin sin que nadie pretenda ventajas sobre la parte con menos capacidad de maniobra.

Varios meses son necesarios para sentar las bases de una paz duradera como viene ocurriendo. Sin embargo, no conviene presionar de manera indebida las conversaciones a partir de necesidades polticas y electorales de los grupos gobernantes en la actualidad. El sistema consociacional del seor Santos bien puede cumplir su tarea en el cometido de atemperar las facciones de la elite dominante respecto del proyecto para superar la violencia poltica.

2013 subir la agitacin partidista y electoral con nombres, candidatos y lemas, pero la Mesa de conversaciones de La Habana, debe marchar en su funcin, al margen de las contingencias de cualquier orden; la paz es una poltica de Estado que compromete la voluntad general de la sociedad.

El 14 de enero se reinician los dilogos y sus avances requieren una mayor participacin popular. La paz debe ser una conquista de las masas populares. Las grandes multitudes nacionales deben expresarse en todos los momentos y niveles para dar mayor contenido poltico a los avances parciales del gobierno con los grupos insurgentes. En tal objetivo, los medios centrales de comunicacin son cruciales. Ojala se den acuerdos al respecto en el menor tiempo posible.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter