Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-06-2005

La desinformacin en los medios de comunicacin y la naturaleza de la resistencia iraqu

Ghali Hassan
CSCA


"Para los "liberales" e "izquierdistas" de EEUU es muy fcil pontificar sobre la resistencia no violenta, pero lo que tenemos entre manos es la violencia que comenten las fuerzas de ocupacin. Es un caso evidente de doble rasero y de distorsin de los datos bsicos. Tambin indica una falta de solidaridad por parte de esos grupos "progresistas" de occidente, que ponen la responsabilidad sobre el pueblo iraqu, quienes estn defendiendo su tierra contra la agresin imperial de EEUU"

El flujo de noticias, hiptesis y desinformacin sobre la naturaleza de la Resistencia Iraqu contra la ocupacin contina incansable. Qu porcentaje de ello es propaganda contra la resistencia?

De acuerdo con los medios de comunicacin de masas y con algunos alternativos, los EEUU estn "construyendo democracia" y luchando contra el "terrorismo" en Iraq. La distorsin de la realidad y la falta de medios de comunicacin opositores mantiene a la gente en Occidente, y concretamente en EEUU, muy mal informada. Los mass-media occidentales desvan diligentemente la atencin pblica de la ocupacin ilegal de Iraq y de la responsabilidad de los gobiernos occidentales y de EEUU sobre los horrendos crmenes cometidos contra el pueblo de Iraq.

Los periodistas occidentales y los intelectuales asociados son los principales agentes de esta propaganda manipulada. La meta es retratar a la resistencia iraqu como una banda de "fanticos religiosos", aislados del resto de la poblacin, manifestndose as por continuar la ocupacin. En contraste, la mayora de la gente en todo el mundo es tradicionalmente propensa a apoyar a movimientos de resistencia para la liberacin nacional. En otras palabras, retratar al movimiento nacional de resistencia iraqu como una coleccin de "fanticos religiosos" y luchadores "extranjeros" con "nada que perder" es la forma que la Ocupacin emplea para desacreditar la resistencia iraqu y negar al pueblo iraqu su legtimo derecho de luchar por su libertad y la soberana nacional.

Ampliamente documentado, los pretextos para la guerra y la Ocupacin estaban basados en informaciones falsas. Por eso, los EEUU y sus "aliados" se encuentran en el proceso, a travs de la desinformacin desde los medios, no slo de legitimar la ocupacin, sino tambin de crear nuevos pretextos para el mantenimiento de una presencia militar continuada de EEUU.

El pretexto ms habitual en los medios es que las fuerzas de EEUU han sido invitadas a quedarse en Iraq para prevenir la guerra civil y "mantener la estabilidad". Pero al igual que el pretexto de las Armas de Destruccin Masiva (ADM), no existe evidencia que apoye estas mentiras difundidas por EEUU.

En Iraq existe una estructura de gobierno diseada por EEUU, donde nadie dispone de una mayora que le permita gobernar efectivamente. El "gobierno" instalado por EEUU no tiene fuerza alguna, y est dominado por los mismos grupos de exiliados que presionaron por la invasin y ocupacin de Iraq. EEUU est azuzando a los iraques entre s, creando un clima de miedo. A este respecto, la creacin, financiacin y dotacin de armamento de "milicias tnicas" y escuadrones de la muerte por parte de EEUU estn pensadas para crear divisiones tnicas y provocar la violencia sectaria entre los iraques.

Las milicias financiadas por EEUU son:

- Los peshmerga ("aquellos que se enfrentan a la muerte" [N. de la Tr.] kurdos, cuyos lderes apoyaron la invasin y ocupacin de Iraq. - Las brigadas Badr, entrenadas en Irn, brazo armado del Consejo Supremo de la Revolucin Islmica en Iraq (CSRII), liderado por Ibrahim al-Yafaari, del partido Da'wa. - La milicia del Congreso Nacional Iraqu de Ahmed Chalabi. - La milicia de la Alianza Nacional Iraqu, de Iyad Alaui.

Todos estos grupos estn implicados en actividades terroristas contra civiles iraques. Los ltimos, entraron en Iraq detrs de los tanques estadounidenses, sin documentos de ciudadana vlidos.

Las milicias kurdas son los colaboradores ms leales de la ocupacin, recibiendo armas y dinero de sus amos. Conjuntamente con las fuerzas de ocupacin, son responsables de atrocidades a gran escala en pueblos y ciudades iraques.

Junto con los peshmerga, los agentes del Mossad israel y las fuerzas de EEUU, los grupos paramilitares son responsables del asesinato sistemtico de miles de destacados acadmicos, cientficos, polticos y lderes religiosos iraques. As mismo participaron en la destruccin salvaje y total de Faluya, lo que en la mayora de los medios de comunicacin se reflej como "el asalto a Faluya". La ciudad fue completamente destrozada y sigue siendo una zona tab para los iraques. Tampoco han escapado de esta destruccin deliberada otras ciudades y pueblos iraques.

Sus crmenes jams han sido investigados, y ninguno de ellos ha sido arrestado. De hecho, la Administracin Bush protege a estos elementos criminales y los anima a seguir cometiendo crmenes,

El antiguo administrador de EEUU en Bagdad Paul Bremer -por encargo del secretario de Defensa Donald Rumsfeld- junto con Paul Wolfowitz y Ahmed Chalabi, dieron inicio a la poltica letal nombrada "des-baazificacin".

La Administracin Bush no slo est dando apoyo a esta poltica asesina, sino que introdujo la "Opcin Salvadorea", para asesinar a los disidentes iraques, con el nombramiento de John Negroponte como Embajador de EEUU en Iraq.

Chalabi, quien nunca haba vivido en Iraq hasta la invasin, declar que "deseaba levantar a Iraq del suelo y construir un 'nuevo' Iraq". Lo que est ocurriendo hoy da en Iraq es una atrocidad criminal instigada por los EEUU. Adems de los agresivos asaltos cotidianos a viviendas privadas que los soldados de EEUU realizan, los iraques tambin son testigos de sus rutinarias patrullas diarias.

El periodista Ken Dillian, de Knight Ridder, escribe:

"Durante todo el da, los soldados apuntan con sus armas a los civiles iraques, a quienes llamaban "hajis"... temerosos de las emboscadas, embisten a todo vehculo que se encuentre en el camino de sus Humvees. Siempre al acecho de coches bomba, paran, gritan, registran y tiran al suelo a toda persona que conduzcan por la calle tras el toque de queda, o durante el da si parecen sospechosos".

De acuerdo con un reciente iforme del Proyecto de EEUU sobre Alternativas para la Defensa, "La mayora de las comunidades sunn y shi se opone a la ocupacin, y minoras significativas apoyan los ataques a tropas estadounidenses". Segn Carl Cornetta, autor del informe, "lo que conduce a estas actitudes sobre todo es el nacionalismo, las prcticas coercitivas de la ocupacin y los efectos colaterales de las operaciones militares".

El informe, titulado "Crculo vicioso: las dinmicas de la ocupacin y la resistencia en Iraq", da cuenta de los abusos cotidianos de la ocupacin norteamericana sobre muchos iraques. Los iraques se enfrentan cada da a "constantes patrullas extranjeras (unas 12.000 semanales), caprichosos (y a menudo mortales) puntos de control de trfico, asaltos (8.000 desde mayo de 2003) y detenciones de ciudadanos (80.000 detenidos desde abril de 2003)". A la gente slo le queda una opcin: la resistencia.

Todos los movimientos de resistencia han tenido que recurrir a la resistencia armada para defenderse de la agresin militar y la ocupacin. Iraq no es diferente.

La resistencia violenta nace de una ocupacin militar violenta.

La Resistencia segn los medios de comunicacin

Para los "liberales" e "izquierdistas" de EEUU es muy fcil pontificar sobre la resistencia no violenta, pero lo que tenemos entre manos es la violencia que comenten las fuerzas de ocupacin. Es un caso evidente de doble rasero y de distorsin de los datos bsicos. Tambin indica una falta de solidaridad por parte de esos grupos "progresistas" de occidente, que ponen la responsabilidad sobre el pueblo iraqu, quienes estn defendiendo su tierra contra la agresin imperial de EEUU.

Deberamos tener claro que los EEUU "es el mayor proveedor de violencia hoy da en todo el mundo" y que todos los actos de violencia y destruccin en Iraq estn ocurriendo bajo el radar de las fuerzas estadounidenses.

La prensa de EEUU y los medios de comunicacin occidentales se centran en la vctimas civiles con el objetivo de desacreditar a la resistencia iraqu.

Lamentablemente, la mayora de la informacin sobre la resistencia iraqu en los mass-media occidentales se centra en los fantasmales grupos de Al-Zarqawi y Al-Qaeda, descritos como "islamistas radicales" o "atacantes suicidas". A pesar del clich de los media, no existe evidencia alguna que permita asegurar que estos grupos estn activos dentro de Iraq. La mayora de los ataques sobre las fuerzas ocupantes son llevados a cabo por los principales grupos de la resistencia, y muy pocos de estos ataques afectan a civiles.

Los medios occidentales slo se interesan cuando algn coche-bomba mata a civiles. La realidad es que a veces, los ataques yerran los objetivos previstos, que son los convoyes militares de EEUU. Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Internacionales y Estratgicos afirma que el 77 por ciento de todos los ataques son contra objetivos militares de EEUU y de las "fuerzas de la Coalicin", y que slo un 4.2 por ciento de tales ataques se desarrollan en reas civiles.

De acuerdo con fuentes iraques, en contraste con los datos de los medios occidentales, la mayora de los actos terroristas, como los secuestros atribudos por los medios occidentales a los "insurgentes" fueron ejecutados por milicias creadas por EEUU.

Estos informes tambin informan sobre el papel de los servicios de inteligencia estadounidense e israel, quienes estn implicados en un proceso de distorsin de la imagen de la Resistencia. Existe al respecto un creciente nmero de anlisis que sugiere que muchos de los actos de violencia y secuestro atribudos a la Resistencia son parte de un programa de propaganda, deliberado y consciente, que llevan adelante las fuerzas de ocupacin para distorsionar la realidad.

La estrategia es absolver a los EEUU de cualquier crimen y legimitar una ocupacin prolongada.

"Donde quiera que se hayan desarrollado las principales operaciones terroristas, lo hicieron con el conocimiento o la participacin de EEUU. El Mossad israel plane varias operaciones terroristas a gran escala en Iraq, reclutando unos 2000 mercenarios antes de que diera comienzo la guerra, envindoles a varias ciudades para ofrecer proteccin y apoyo a las fuerzas de ocupacin", segn afirma el semanario egipcio Al-Ahram.

La agenda oculta se centra en culpar a la resistencia iraqu por estos ataques. Es decir, la operacin de inteligencia bsicamente consiste en demonizar el movimiento de resistencia, y con ello debilitar el apoyo pblico al mismo.

Quin est detrs de la violencia en Iraq?. Las fuerzas de EEUU, sus agentes israeles y los principales grupos paramilitares, que ahora forman el ncleo del nuevo ejrcito iraqu, la polica y las fuerzas de seguridad. A menudo se han encontrado a personas muertas que previamente haban sido detenidas por la polica o las fuerzas de seguridad. De acuerdo con Adnan al-Duliemi, lder de Patrimonio Musulman (Muslim Endowment), una organizacin religiosa que supervisa mezquitas y santuarios musulmanes, las fuerzas de polica iraques "se muestran tolerantes, incluso cmplices de estos asesinatos". Al-Duleimi hizo un llamamiento al gobierno para que se investigaran estos crmenes.

EEUU y sus aliados tienen mucho que ganar de un Iraq dividido e inmerso en la violencia sectaria. No se ha desarrollado ninguna investigacin acerca de estas muertes y las fuerzas de ocupacin y los mass-media han cargado sobre la resistencia iraqu est poltica de violencia organizada. Tales historias prefabricadas son parte de la cadena occidental de noticias. Se utilizan para mostrar a los EEUU luchando contra un grupo de iraques fanticos musulmanes que ven a los EEUU ms bien como "infieles", antes que como ocupantes.

Los informes de los mismos medios sobre Iraq se ligan a historias sobre el 11-S, destacando que los EEUU fueron atacados en esa fecha, y que estamos ante una guerra "justificada". Este tipo de informaciones, basadas en el intento de deshumanizacin de la resistencia, estn destinadas a audiencias occidentales, que comparten con las fuentes los mismos referentes culturales, para as explotar el distorsionado clima de miedo y prejuidcio, y en el mismo proceso alimentar el racismo y la islamofobia.

Parte de los medios alternativos parece haber subido al mismo carro. Ciertos columnistas de los medios alternativos describen la resistencia iraqu de la misma forma. De acuerdo con una informacin sobre Iraq remitida por Patrick Cockburn, quien est "incrustado" en una milicia peshmerga:

"La fuerza de la resistencia se interpreta mal fuera de Iraq. Siempre ha estado fragmentada. A diferencia del Frente de Liberacin Nacional en Vietnam o el IRA provisional y el Sinn Fein en Irlanda del Norte, no est bien organizada. No tiene un brazo poltico. Los fanticos fundamentalistas sunnes, habitualmente denominados salafistas o wahabbes, ven a los shies y cristianos iraques como infieles que merecen la muerte tanto como un soldado americano. Cuando las fuerzas norteamericanas daaron un par de mezquitas durante los combates en Mosul el pasado noviembre, la resistencia volaron dos iglesias cristianas. Tal sectarismo hace imposible que la resistencia se convierta en un autntico movimiento nacionalista, pero s que existen alrededor de cuatro o cinco millones de rabes sunnes que ofrecen una base suficientemente slida para la insurgencia." (CounterPunch, 13 de mayo de 2005)

Sin corroborar evidencia alguna, sin nombres, sin documentacin concreta; de esta forma parece que s se puede hablar de la naturaleza "fragmentaria" de la resistencia iraqu paralelamente a recortes anecdticos de noticias, lo que invariablemente tiende a rebajar el nivel de violencia de la Ocupacin, por no mencionar los crmenes y atrocidades cometidas por las fuerzas de EEUU.

Es mas... Por qu debera la resistencia iraqu seguir el modelo del FLN vietnamita o del IRA, a quienes los periodistas occidentales tienden a idealizar, para minusvalorar por comparacin a la resistencia iraqu? Tambin el FLN y el IRA estuvieron relacionados con innumerables actos de violencia, que tambin resultaron en bajas civiles.

Mientras las tareas del imperialismo siguen una lgica similar, las circunstancias de los pases y sus pueblos varan. La resistencia iraqu considera objetivos a los iraques colaboracionistas que se alinean con la ocupacin liderada por EEUU, porque son considerados lgicamente "espas y traidores". Curiosamente esta misma pauta de ejecuciones de "colaboracionistas" tambin fue seguida por la resistencia francesa durante la IIGM.

Es importante recordar que sin apoyo popular, lo que supone la base de cualquier movimiento de resistencia nacional, la resistencia iraqu no sera operativa. Es significativo que despus de dos aos de brutalidad y violencia estadounidense, los grupos de la resistencia iraqu han sido capaces de integrar y modificar sus mtodos, luchar de forma efectiva contra la mayor mquina militar de la historia.

Si bien es cierto que existen voluntarios extranjeros luchando junto con los iraques, no existe evidencia alguna de que "luchadores extranjeros" como sectas salafistas o wahabbes (de Arabi Saud) participen del movimiento de resistencia. Eso es parte del mito que los EEUU han creado alrededor de Al-Zarqawi, que es mucho ms til que el de las ADM [Armas de Destruccin Masiva].

De hecho, an estamos esperando que las fuerzas de ocupacin presenten evidencias concretas sobre estos "luchadores extranjeros", aunque slo sea para dar un poco de substancia a la existencia de Al-Zarqawi. Desde una perspectiva iraqu, los "extranjeros" en Iraq son los soldados y mercenarios de EEUU, Gran Bretaa, Italia, Austria, Corea del Sur, Japn, etc...

Al respecto hemos de sealar la clara distincin entre "insurgentes" y "resistencia". El trmino "insurgentes" que emplean asiduamente tanto los periodistas corporativos como los alternativos, parece querer denigrar a la resistencia, mientras que se afirma la legitimidad de la ocupacin, quien se emplea contra los "insurgentes".

En una informacin desde Iraq, Cockburn escribe:

"Muchos de los grupos de la resistencia son cerriles arabes sunnes fanticos que ponen a los shies al mismo nivel que a los soldados norteamericanos, al de infieles a los que hay que eliminar por deber religioso. Otros estn liderados por oficiales de las brutales fuerzas de seguridad de Saddam. Pero Washington jams apreci el hecho de que la ocupacin estadounidense fuera tan impopular que hasta los grupos ms desagradables llegaran a recibir apoyo popular...La enorme capacidad de fuego de [las fuerzas de EEUU] les da la victoria en cualquier enfrentamiento convencional, pero tambin significa que han matado a tantos civiles iraques que estaban actuando como oficinas de reclutamiento de la resistencia". (CounterPunch, 16 de mayo de 2005).

Qu evidencias se ofrecen para apoyar tales afirmaciones? Mientras que la ocupacin liderada por EEUU est intentando fomentar las divisiones sociales y el enfrentamiento religioso, existe una amplia evidencia sobre un movimiento de masas donde sunnes y shies, de hecho, han unido fuerzas para oponerse a la ocupacin.

Este mquina militar hperarmada es impopular porque mata a muchos civiles iraques "accidentalmente". Recordemos que mas de 100.000 iraques, la mayora de ellos mujeres y nios inocentes han sido asesinados y continan siendo asesinados "accidentalmente",

La total destruccin de la pletrica ciudad de Faluya, y la matanza de ms de 6000 civiles, usando bombas de napalm intencionadamente diseadas para eliminar grandes cantidades de civiles en reas densamente pobladas, es slo un "accidente". La tasa de muertes de civiles en Iraq bajo la ocupacin estadounidense es mayor que toda la que haya podido darse bajo el rgimen de Saddam Hussein.

Las fuerzas de EEUU disponen de "inmunidad" frente a posibles acusaciones, con lo que les resulta muy fcil matar a los iraques, dotados de impunidad institucional, como si los iraques ni siquiera fueran seres humanos. La misma prctica criminal emana del Pentgono, y est pensada por el gobierno de EEUU para animar al reclutamiento en mas guerras de agresin.

Todos los iraques, incluyendo los lderes de la resistencia, y los de la influyente Asociacin de Ulemas Musulmanes (AUM), junto con otros, han rechazado los ataques contra civiles y han culpado a las fuerzas de EEUU y sus aliados por orquestar la violencia.

El seor Harith al-Dhari, lder de la AUM, culp pblicamente a las brigadas Badr de la reciente ola de asesinatos de clrigos musulmanes sunnes en el pas. "Los responsables que se encuentran detrs de la campaa de asesinatos de predicadores en mezquitas y santuarios son las brigadas Badr. [Ellos] son los responsables de la escalada de la tensin", declar Al-Dhari a Al-Jazeera. " Qu religin permite a nadie matar a ms de 100 iraques, destruir 100 familias y derribar 100 casas?" El clrigo Ahmed Abudul Qafur Samarri ya se preguntaba en una entrevista con el periodista Edward Cody, del Washington Post en 2004 "Quin han hecho esto? De dnde vienen? [Esto] es un conspiracin para difamar la reputacin de la resistencia iraqu, llevando sus ropas y usurpando su nombre ". En palabras del lder Muqtada al-Sadr para AFP "toda accin contra civiles est prohibida bajo cualquier circunstancia (...) Los ocupantes est intentando sembrar la divisin en el pueblo iraqu, pero aqu no hay ni sunnes ni shies; slo hay iraques. No es aceptable que sobre los sunnes se dirijan las acusaciones sobre actos reporchables cometidos por el ocupante contra los shies".

Como ya he dicho en ocasiones, la resistencia es un movimiento local de varios grupos iraques siguiendo las directrices de representantes de sus distintas comunidades. Sea cual sea la afiliacin poltica o religiosa de la resistencia, el principal objetivo es la liberacin de Iraq de las fuerzas de EEUU.

Samir Haddad y Mazin Qazi escribin en el semanario bagdad Al-Zawra: "Las tendencias intelectuales de [la resistencia] son normalmente descritas como una mezcla de ideas islmicas y panarabistas que estn de acuerdo en la necesidad de poner fin a la presencia de EEUU en Iraq. (...). Estos grupos tienen varios comunes denominadores, de los que los mas importantes quizs sean el objetivo de matar soldados estadounidenses, condenando el secuestro y asesinato de rehenes, el asesinato de policas iraques, y el respeto a las creencias de otras religiones".

De acuerdo con Molly Bingham, del Boston Globe, periodista y colega de la Universidad de Harvard, quien ha pasado algn tiempo con un grupo de guerrilleros de la resistencia en Iraq: "Encontr a sunnes y shies combatiendo juntos, mujeres y hombres, jvenes y viejos. Encontr a gente de toda condicin econmica, social y educacional... El motivo original que impulsaba a casi todos los que entrevist era de naturaleza nacionalista".

Periodismo 'incrustrado'

El periodismo incrustrado es un evidente fuente de desinformacin. Impulsa un falso optimismo sobre la presencia militar estadounidenses. Parece que los periodistas slo estn presentes cuando las tropas de EEUU se ponen en marcha, aunque los efectivos estadounidenses no se aventuran mucho por Iraq. Los corresponsales incrustrados cubrieron con valenta el asalto a Faluya por los marines norteamericanos el pasado noviembre, y lo describieron como una "xito militar" de EEUU (Counter Punch, 16 de mayo 2005)

Otros defensores de la Ocupacin son esos que se "opusieron" a la guerra, pero estn a favor de la visin imperial de la "democracia" a la americana. El engaoso argumento empleado por los medios occidentales es que la ocupacin conducir a la "democracia" y ayudar a los iraques. Esta lnea de razonamiento tambin es seguida por diferentes medios alternativos. En un reciente artculo en Alternet -quien asegura "proporcionar a los lectores hechos bsicos y opiniones apasionadas"- el destacado editor de AlterNet, Lakshmi Chaudry escribe:

"No podemos simplemente dar la espalda al milln de iraques que carecen de las necesidades bsicas como agua, electricidad, alimento o cuidados mdicos... es inmoral para nosotros dejarlos morir en el fuego cruzado de una violenta [guerra] civil alimentado por extremistas que hemos creado... debemos forzar al presidente a que cumpla su promesa de llevar la democracia" (AlterNet, 8 de enero de 2005).

En otras palabras, los "progresistas" confan en la "misin mesinica" de George Bush, "manteniendo el rumbo" en Iraq para "promover la democracia" y "prevenir" la guerra civil"; algo menos que esto "sera inmoral". Este embuste forma parte del propio paquete de mentiras de bush, que no slo parece ser apoyado por las lumbreras de la derecha y los abogados pro-guerra, sino que tambin est en el discurso del movimiento liberal "antiguerra" de EEUU, quien apunta a los "insurgentes" como la principal fuente de la violencia en Iraq. La realidad es que la llamada "ocupacin democrtica" de EEUU no es sino un eufemismo para definir la ocupacin y opresin imperialistas.

A modo de conclusin

El pueblo de Iraq se niega a vivir bajo la ocupacin de EEUU y vot en contra de la presencia de EEUU en su pas.

Los mass-media occidentales distorsionan lo que est ocurriendo en Iraq para as dar legitimidad a la agenda de Washington.

La mayora de los iraques (alrededor del 98%) quieren que las fuerzas de EEUU abandonen su pas, y el 92% de los iraques ven a los norteamericanos como ocupantes antes que como "liberadores".

Claramente, los periodistas y tertulianos occidentales han demostrado que carecen de una comprensin adecuada de la historia de Iraq y de la sociedad iraqu.

La mayora de los informes que salen de Iraq lo hacen desde una perspectiva occidental, y muy pocas veces desde una perspectiva iraqu.

Les va a llevar a los occidentales un tiempo largo entender la situacin en el Iraq de hoy, incluyendo la relacin general entre Islam y poltica. Histricamente, Islam y poltica en Iraq y en otros muchos pases han permanecido inseparables. "Por eso, la peticin de separar religin y Estado en los pases rabes es algo mas que una cuestin secularista; es abiertamente [opuesto al Islam]", escribi el acadmico francs Gilbert Achcar. Incluso Saddam Hussein identific al Islam como parte de la batalla contra el Imperialismo.

El Islam de hoy da, sin embargo, es mayormente secular y se centra ms en cuestiones sociales y polticas antes que religiosas.

Desgraciadamente, la linea comn de los medios, tertulianos y polticos occidentales es siempre igual: una slida incomprensin de la sociedad y poltica iraques. Tampoco mencionan el papel de las fuerzas de ocupacin, de la CIA y del Mossad a la hora de orquestar la violencia que se est desarrollando contra el pueblo iraqu.

Las fuerzas de EEUU y sus aliados han asesinado sin necesidad a decenas de miles de iraques inocentes, Hombre, mujeres y nios iraques son encarcelados agredidos y torturados rutinariamente por las tropas estadounidenses en las investigaciones casa por casa, actos humillantes que ejecutan estas tropas.

Los incesantes ataques y bombardeos areos de las tropas de EEUU han destruido la infraestructura de Ira, las propiedades de la gente. El sistema de educacin iraqu ha sido eliminado y los servicios de salud estn al borde del colapso constantemente como resultado de la guerra y ocupacin estadounidenses.

Para defender su pas, el pueblo iraqu dispone del legtimo derecho de la resistencia, y de usar todas las formas de la misma frente a la guerra y la ocupacin. Toda resistencia contra la actual agresin imperialista es legtima.

"La ley internacional garantiza que un pueblo que combate una ocupacin ilegal disponga de todos los medios necesarios a su disposicin para acabar con la misma, y los ocupados estn autorizados a buscar y recibir apoyo".

Segn escribo estas lneas, las fuerzas de EEUU estn bombardeo a civiles iraques que se encuentran en sus casa. En la ciudad de Qaim, en el borde sirio, las tropas de EEUU llevan asediando la poblacin desde hace muchos das. Los abusos incesantes de los soldados estadounidenses han provocado que la gente se enfrente a las tropas ocupantes. "Los guerrilleros simplemente es poblacin local que se niega a ser tratado como perros", dice un vecino. "Nadie quiere aqu a los americanos", aade otro. Muchos civiles inocentes han sido asesinados y el centro de la ciudad ha sido "destrudo casi por completo", incluyendo escuelas y el hospital de la ciudad. "[Los americanos] estn empleando bombarderos, morteros y tanques para bombardear indiscriminadamente la ciudad, herir a los ciudadanos...bombardean las casas con aviones de guerra". Al igual que cuando la atrocidad de Faluya, el silencio de los medios occidentales es ensordecedor, mientras las ciudades y pueblos de Iraq son destrudos uno a uno.

Parece que la agenda comn de los gobiernos occidentales liderados por EEUU y Gran Bretaa es recuperar el viejo colonialismo occidental revestido de la falsa retrica sobre "democracia" y "liberacin". Al igual que sus gobiernos, los media occidentales invocan a la llamada "federacin de Iraq", un eufemismo para dividir Iraq en colonias controladas por las potencias occidentales.

Una vez mas, los medios de comunicacin han fracasod a la hora de informar sobre la poltica de limpieza tnica desarrollada por EEUU, ejecutada por grupos terroristas kurdos en el norte de Iraq, concretamente en la ciudad de Kirkuk. Miles de familias iraques (rabes y turcomanas", que llevaban vivendo desde haca generaciones en la zona, han sido forzadas por las milicias armadas de los Peshmerga para que abandonen sus hogares y busquen refugio al sur. Hoy, la limpieza tnica de iraques comparable a la que se cometi contra el pueblo palestino en 1948 por el terrorismo sionista. El hecho de que comandos israeles operen en el norte de Iraq entrenando a las milicias kurdas en el arte de la desposesin de tierras no es algo gratuito.

El sectarismo y las tensiones tnicas en Iraq "no son el producto de diferencias culturales. Son el producto de una historia de imperialismo y colonialismo en la regin y en la poltica interior iraqu". "Esto sirve tanto para la tensin rabe-kurda como para la sunn-chi", escribe Rami el-Amin de la revista Left Turn ('Giro a la izquierda'). La sociedad de Iraq es un mosaico. "No hay registros de guerra civil o luchas comunitarias en Iraq, y el grado de integracin socioeconmica y unidad anmica en Iraq va ms all de las religiones o la etnia", afirma el doctor Sami Ramadani de la Universidad Metropolitana de Londres.

Los iraques estn unidos frente a la ocupacin. Si existe una divisin, esta "divisin, en realidad mas estecha en Iraq que en otras partes del mundo rabe, se empequeece cada da cuando los iraques llegan a la conclusin de que su problema ms inmediato es la ocupacin", escribe el corresponsal del Washington Post, R. Chandrasekaran. Hace slo dos aos, los cristianos y musulmanes iraques vivan en armona a pesar de sus diferencias religiosas y polticas. Si existe una divisin entre los iraques hoy en da, es que ha sido creada deliberadamente por la ocupacin estadounidense.

La manifestacin de 19 de abril de 2005 -ms de 300.000 manifestantes slo en Bagdad- fue la mayor de las ltimas dcadas, fue conjuntamente organizada por el movimiento de al-Sadr y la AUM, mostrando que todos los iraques estn unidos contra la ocupacin de EEUU y el terrorismo. Esta unidad contradice la percepcin occidental que se tiene en occidente de los iraques en tanto sociedad dividida, y rechaza la poltica imperialista de los ocupantes del "divide y vencers".

Tristemente, ni los medios "alternativos" ni los corporativos tienen el corage de George Galloway para enfrentarse a esa guerra injusta y decir la verdad acerca de Iraq y los crmenes cometidos contra el pueblo iraqu.

Como resultado de la desinformacin de los mass media, mucha gente en Occidente, sobre todo los norteamericanos, continan apoyando una guerra ilegal de "crmenes contra la humanidad" perpetrados en su nombre.

Los medios occidentales deberan seguir una tica de responsabildiad moral para con el pueblo iraqu, y proporcionar informacin precisa e imparcial al mundo exterior. En lugar de servir de agentes de propaganda para la potencia imperial y para esta guerra injusta contra el derecho del pueblo iraqu a la autodeterminacin, los medios occidentales haran mejor en sealar a los gobiernos tras las coalicin liderada por EEUU como responsables de este acto ilegal de agresin.

Todos aquellos que sean responsables de este crmen asesino contra el pueblo iraqu deberan hacer frente, junto con sus cmplices, a los cargos de crmenes de guerra, similares a los que generaron el tribunal de Nremberg.

La nica solucin pacfica al caos en Iraq es la completa retirada de las tropas de EEUU.

Los iraques de a pie y los grupos de la resistencia iraqu continuarn resistiendo a la ocupacin hasta que EEUU abandone Iraq. Por muy grande que sea la capacidad militar de EEUU, no se podr eliminar el derecho del pueblo iraqu a alcanzar la soberana y la independencia nacional.

Traduccin de Natalia Litvina para CSCAweb



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter