Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2013

Reflexin sobre la clase dominante
De la fisura a la fractura

Fernando Dorado
Rebelin


Se ha hecho visible una fisura al interior de las clases dominantes en Colombia [1] . Constatar ese hecho tiene un gran significado para nuestras luchas democrticas y populares. No percibir, no aceptar o no dar importancia a esa situacin, es negativo para nuestro inmediato futuro.

La oligarqua latifundista y ganadera no coincide en este instante con los anlisis polticos y geopolticos que hace la burguesa transnacionalizada. Ese fenmeno no se presentaba desde la dcada de los aos 60 del siglo XX, cuando la burguesa industrial encabezada por Carlos Lleras Restrepo y Hernn Echavarra Olzaga impuls una tmida reforma agraria.

Esa diferencia y posible fractura en el seno de las clases dominantes crea condiciones para avanzar en la democratizacin del sistema poltico del pas. Es evidente que sin el empuje de los sectores democrticos y populares tal rompimiento ser intrascendente. Pero, esa ayuda debe hacerse garantizando nuestra independencia y autonoma para lo que se necesita una consistente claridad y una elaborada capacidad poltica.

Sabemos que la burguesa transnacionalizada slo puede enfrentar al latifundismo ganadero en el marco institucional existente. No va a avanzar hacia una verdadera reforma agraria democrtica pero s est comprometida (y presionada) con la devolucin de las tierras a los desplazados y la reparacin moral de las vctimas Adems, todos los pasos que desarrolle para afectar intereses gran-latifundistas los har forzada por los sectores populares movilizados y en lucha. Ella sola no puede aunque quisiera.

Desgraciadamente parece que las fuerzas democrticas y las de izquierda no estuvieran maduras para manejar esa especie de alianza parcial contra el latifundismo ganadero. Da la impresin que no furamos lo suficientemente conscientes del inmenso poder a nivel econmico, poltico e institucional que todava detenta este sector de las clases dominantes. Se requiere una visin poltica que sepa disear en medio de la lucha una serie de etapas y perodos, jugando con claridad a las alianzas de clases y sectores de clase, apuntando a despejar el camino para construir una nueva hegemona poltica.

En Colombia es indispensable derrotar el latifundismo ganadero que en poltica se expresa como "ultraderecha" y oscurantismo sectario. Esa sera una primera etapa. Y no hablamos de que su derrota sea econmica, que slo podr ser tarea de las fuerzas revolucionarias y verdaderamente democrticas. Estamos hablando de su derrota poltica, lo que significa empezar a liberar a la Nacin de las costumbres polticas construidas sobre la base del gamonalismo y del clientelismo rampante. [2]

Es posible que por diversos factores como la dispersin y la debilidad en que se encuentra el movimiento campesino y popular (fruto de dcadas de represin y persecucin), no podamos derrotar plena e inmediatamente a la oligarqua latifundista ganadera, es decir, tanto en lo poltico como en lo econmico, pero su sola derrota poltica (que sera la terminacin del conflicto armado mediante el logro de una paz poltica [3] ) se constituye en un paso fundamental para despejar el camino hacia cambios estructurales trascendentales.

Es evidente que ms adelante al igual que lo vienen haciendo los pueblos de Latinoamrica tendremos que ajustar cuentas con la burguesa transnacionalizada. Y en ello la terminacin del conflicto armado es un paso de gran importancia.

El slo hecho de que el pueblo colombiano se de cuenta por experiencia propia rpida y masivamente que el problema de la guerra interna no es la causa de los problemas que lo aquejan, crea condiciones para que los sectores polticos democrticos y populares si actan con visin estratgica puedan avanzar a pasos agigantados en el prximo futuro.

Es importante aclarar que ello significa una alianza parcial con la burguesa transnacionalizada, para hacer las reformas polticas que el pas requiere. Una alianza que en otros pases no hubo necesidad de hacer porque algunas de las burguesas latinoamericanas del siglo XX fueron capaces de realizar por su cuenta las reformas polticas y econmicas, entre ellas la agraria, debilitando y muchas veces derrotando a las fuerzas retrgradas y cavernarias. En otros pases fue la revolucin la que hizo la reforma agraria democrtica derrotando plenamente a las oligarquas latifundistas.

En Colombia tenemos la oportunidad de avanzar, as sea mnimamente. El problema es que se quiere obtener "todo el paquete de una vez", sin tener en cuenta la correlacin de fuerzas y todo el entramado social y poltico que se ha acumulado en las ltimas dcadas de nuestra existencia.

 


NOTAS:

[1] Ver: 2013: Santos enfrentar al latifundismo ganadero?: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=161737

[2] En ese sentido es interesante analizar la experiencia del Cauca. Aqu la oligarqua latifundista fue derrotada territorial y econmicamente por el movimiento indgena y campesino en los aos 80s del siglo XX. Sin embargo, no hemos podido derrotar polticamente a sus herederos (Iragorris, Valencias, Salazares, etc.).

[3] Ver: Paz poltica. http://alainet.org/active/57531

 

 

 

 

 


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter