Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Egipto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2013

En busca del impulso a la economa egipcia

Alba Alserawan
Aish


Que la gente entienda mejor el proceso democrtico. Que vuelvan los turistas. No me importan los problemas de Egipto. Solo quiero mi dinero. Un trabajo. Este ao quiero tener un hijo. Y tambin un nuevo presidente para Egipto. Un Egipto mejor, con una poblacin unida frente al rgimen y ms bondad en este mundo Son solo algunos de los deseos de los egipcios para 2013. Entre ellos, destaca el que dice: Lo mismo que ped para el ao pasado: pan, libertad y justicia social. Pan, libertad y justicia. Tres demandas que se convirtieron en el eco de la revolucin y sonaron con fuerza de boca de cientos de miles de egipcios en enero de 2011. Dos aos despus, ninguna de las tres peticiones se ha convertido an en realidad para la mayora de ellos.

No conocemos el deseo de Mursi para 2013. Puede que continuar en el poder sea ya una aspiracin suficientemente ambiciosa teniendo en cuenta la turbulenta transicin que vive el pas, donde todos los frentes estn abiertos. Pero para que este propsito se cumpla el presidente tiene ante s un ao en el que enderezar la economa egipcia es el objetivo fundamental o, al menos, una condicin sine qua non para que el proceso poltico y social siga su curso. Las elecciones parlamentarias en menos de dos meses, el pulso con parte de la judicatura, el dilogo con la coalicin opositora Frente de Salvacin Nacional, mantener el apoyo implcito de las fuerzas armadas o una posicin fuerte en poltica exterior son algunos de los retos que esperan al presidente este ao, pero no hay duda de que el econmico es el ms urgente y el que posiblemente definir este 2013. Recordemos que los egipcios salieron hace dos aos a la calle hambrientos, no solo de justicia y libertad, sino tambin literalmente pues lo poco que tenan para llevarse a la boca fue uno de los ingredientes fundamentales para que saltara la chispa aquel 25 de enero. Hoy, la mayora de ellos sigue igual y las cuentas egipcias peor, aquejadas por dos aos de inestabilidad y por la desaparicin de cualquier rastro de inversin.

Ante esta situacin, el Gobierno retomar este mes las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para ultimar la concesin de un crdito de 4800 millones de dlares, paralizada tras el decreto del pasado 22 de noviembre que conceda amplios poderes al presidente y que provoc la protesta de miles de egipcios. La declaracin constitucional lanzada por Mursi no solo incendi de nuevo las calles de Egipto, sino que tambin encendi las alarmas de unas cuentas ya muy afectadas que apenas empezaban a ver nmeros anteriores a la revolucin (en el tercer trimestre de 2012 el PIB creci ms del 5 %). Muchos analistas destacaron entonces que la medida de Mursi puso en duda la estabilidad de las instituciones del Estado, lo que ha retrasado la inyeccin, vital para reactivar un pas econmicamente en coma pero que supondr el fin de algunos subsidios bsicos para los egipcios y un aumento de impuestos. Pedirles ahora que se aprieten el cinturn ser uno de los retos ms importantes del presidente.

Ya se sabe que la economa no es muy amiga de la incertidumbre y, actualmente, no hay una palabra que defina mejor la situacin egipcia. Las pequeas y medianas empresas, que suponen el 90 % del sector privado y dan trabajo a tres de cada cuatro egipcios, son uno de los mbitos econmicos ms perjudicados por el escenario de enfrentamientos con el que el pas cerr 2012. As, aunque muchos apoyan los levantamientos de la poblacin y creen que es el precio que hay que pagar para conseguir la libertad, otros miran con verdadera preocupacin el futuro que les espera. Ya no se trata de obtener beneficios, se trata de conseguir subsistir hasta que pase la tormenta. Sin duda, el hundimiento de la demanda interna y el crecimiento de los costes de produccin (producto de una brusca devaluacin de la moneda, de una creciente inflacin y del aumento de las tasas de inters, que han pasado del 9% al 15% en un ao y que suponen una sobrecarga para todas aquellas compaas que tengan un crdito con el banco) han supuesto un duro golpe para uno de los pilares bsicos de la economa del pas.

No son buenos tiempos tampoco para los que viven del turismo. Quienes tienen negocios que atraen a los viajeros como las agencias que organizan cruceros por el Nilo se lamentan de que la llegada de extranjeros, que ni por asomo haba alcanzado las cotas anteriores a la revolucin, vuelve a caer a mnimos. Es otro de los armazones de la riqueza del pas que se resiente fuertemente ante la imparable tensin. Representa alrededor del 12% del PIB y emplea a ms de tres millones y medio de egipcios. El ministro de turismo, Hisam Zazu, ha mostrado su preocupacin por el descenso en la llegada de visitantes, que en los nueve primeros meses de 2012 alcanz los ocho millones.

Sector por sector se revelan todos los males que est sufriendo la economa egipcia azotada por una inflacin que en octubre aument el 7% respecto al mismo mes de 2011 y un desempleo que se sita en el 12,5%. Por eso, estabilidad y confianza son dos de las claves necesarias para mejorar en 2013. Nuestra economa ya no tiene la capacidad de soportar esta turbulenta situacin, aseguraba el director de la Federacin de Cmaras de Comercio, Ahmad al-Wakil, durante las ltimas protestas de diciembre. Por ello, Muhammad Mursi no solo tiene que cortejar al FMI sino tambin procurar la mxima estabilidad poltica y social en el pas. Para ello, el dilogo puede ser mejor instrumento que los giros autocrticos con los que sorprendi el ao pasado.

Aunque el FMI desminti que el flujo de dinero se viera directamente afectado por el decreto constitucional del presidente, recalc que su aprobacin y puesta en marcha requerir que no haya ningn cambio importante en las perspectivas econmicas y su ejecucin. Con ello, la institucin apuntaba directamente al acuerdo alcanzado semanas atrs en el que se incluye un plan de reformas econmicas a 10 aos, centradas en la reduccin del dficit previsiblemente en el 10,4% del PIB en el presente ao fiscal y que tendr que reducirse al 5% para 2017.

Entre otras medidas, el Gobierno de Mursi recortar los subsidios al combustible para la industria, aumentar el precio de la electricidad para las empresas y revisar el sistema de impuestos (impondr tasas para las ganancias de capital financiero y aumentar la carga impositiva sobre el tabaco y el alcohol, como ya hizo el pasado 9 de diciembre en una reforma de impuestos anunciada y revocada en poco ms de 24 horas). En contraposicin, el plan destaca la importancia de mantener una seguridad social para los pobres, de acuerdo a los valores de la revolucin, que el gran pueblo de Egipto comenz y que fue visto por el mundo hasta derrocar al rgimen dictatorial, segn destaca el documento dado a conocer por el Ejecutivo. De esta manera, el Gobierno incrementar en la prxima dcada el presupuesto para la Sanidad el 18,5% y el de la Educacin el 28%, y ampliar las ayudas a la poblacin con menos ingresos, de forma que prev que al final de 2013, ms de dos millones de egipcios con bajos recursos estn recibiendo una pensin del Estado.

No est claro que el crdito del FMI suponga una vuelta del capital exterior, aunque es cierto que la economa egipcia necesita ayuda para salir del estancamiento. De momento, acaban de llegar 500 millones de dlares de Qatar, y a finales de este mes Egipto recibir una cantidad similar de Turqua. Adems, China o Arabia Saud tambin han ofrecido crditos y el ministro de Planificacin, Ashraf al-Arabi, asegura que el Gobierno contina la negociacin con Estados Unidos para canjear ms de un tercio de la deuda que mantiene con el pas (ms de 3000 millones de dlares) por programas de desarrollo y otros activos, aunque no ha especificado cules.

Despus de que el Banco Central advirtiera de que las reservas de divisas extranjeras estn en un nivel mnimo y crtico (con 15 000 millones de dlares, menos de la mitad que en enero de 2011), el partido de los Hermanos Musulmanes, Libertad y Justicia, ha puesto en marcha una campaa en internet bajo el nombre: Su envo de dinero apoya la economa y el desarrollo de Egipto para animar a los expatriados a depositar su dinero en cuentas egipcias. La Unin Europea tambin prev enviar ayuda por unos 5000 millones de dlares, si bien la condiciona al acuerdo del pas con el FMI y, por tanto, tendr que esperar.

Segn un estudio del Citi Research, econmicamente 2012 ha sido un ao perdido para Egipto. En marzo de 2011 el PIB registr una cada de ms del 4% y, aunque desde entonces los valores han vuelto al terreno positivo, el crecimiento del pas an no alcanza los niveles anteriores a la revolucin, cuando se situaba entre el 5 y el 7%, y el mejor comportamiento de la economa se ha registrado en el tercer trimestre de 2012, antes de que estallara la nueva ola de protestas.

Lo importante es que los prstamos se traduzcan en una mejora de vida de los ciudadanos y, para ello, las inversiones del exterior que ayuden a dinamizar la economa son de gran ayuda. Pero no hay que olvidar que su objetivo ltimo debe estar en ayudar a la poblacin. La creacin de puestos de trabajo o el acceso al pan y al combustible de todos los egipcios son algunas de las promesas pendientes del presidente. Actualmente, alrededor del 30% del presupuesto del pas est destinado a subvenciones, y la inyeccin del FMI supondr recortes del gasto y un aumento de los intereses. Aunque habr que esperar a que el Gobierno apruebe y especifique qu partidas se vern afectadas por el ahorro, el incremento del precio del petrleo, producto de los futuros recortes en los subsidios, podra afectar directamente, por ejemplo, a los taxistas. Pero, como recuerda una y otra vez la institucin financiera, para restaurar la confianza que propicie el crecimiento es necesario que las cuentas estn equilibradas. Mientras, el pas ha gastado este ao el 10% del PIB en intereses de prstamos heredados de la poca de Mubarak y muchos se preguntan si no es necesario primero reformar un subdesarrollado sistema financiero en un pas en el que casi el 90% de los ciudadanos no tienen el dinero en el banco y gran parte de su actividad se encuentra en los pequeos negocios y en el movimiento de efectivo.

Fuente original: http://www.aish.es/index.php/es/component/content/article/121-clavesegipto/4038-egipto-07113-en-busca-del-impulso-a-la-economia-egipcia-


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter