Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2013

Siria
El discurso de Bashar

As'ad AbuKhalil
Al-Ajbar (edicin en lengua inglesa)

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn.


Las caractersticas de los medios de comunicacin y de la propaganda de guerra en Siria resultan obvias ahora: cada parte afirma con confianza que sus clculos, suposiciones y predicciones han sido exactos todo el tiempo. Ninguna de las partes muestra o quiere mostrar la menor seal de duda o inseguridad ahora que ambas son profundamente dependientes de los partidarios regionales e internacionales para sobrevivir.

Las reacciones al discurso de Bashar al-Assad han sido demasiado predecibles: los partidarios del rgimen sirio han declarado rpidamente la victoria contra todos los terroristas, mientras que los partidarios de los grupos armados sirios lo han entendido como el discurso de despedida de un dictador ante su final. Por supuesto, las predicciones de ambas partes no han conseguido materializarse a lo largo de la crisis: la propaganda del rgimen ha estado prediciendo desde el inicio del levantamiento sirio el fin del conflicto armado, mientras que los gobiernos occidentales y las camarillas que de ellos se hacen eco en el mundo rabe han estado prediciendo con entera confianza una inminente cada del rgimen, para esta semana o para la siguiente.

En realidad, ninguno de los dos lo sabe. El conflicto en Siria se fue de las manos sirias hace ms de un ao, cuando los partidarios regionales e internacionales de los protagonistas armados relevaron a sus clientes. En la actualidad, el conflicto en Siria solo se puede comparar con las guerras por delegacin durante los largos aos de la Guerra Fra. Hay muchos sntomas de las guerras por delegacin de la Guerra Fra en Siria: es muy parecida a la guerra de Afganistn en la dcada de 1980.

Cada superpotencia senta que su mismsima posicin en el escenario mundial dependa del resultado del conflicto. Estados Unidos dedic todos sus recursos y los recursos de sus clientes de la regin para minar al rgimen pro-sovitico de all, mientras que el rgimen sovitico agot sus recursos con el fin de mantenerse a flote.

No hay nada nuevo en el discurso de Bashar. El tono y el estilo resultan ser la quintaesencia de Bashar: uno lo puede afirmar fcilmente porque con frecuencia habla extemporneamente largo y tendido. El discurso contiene la tpica retrica nacionalista siria que satura en la actualidad la propaganda del rgimen, y cuyo estilo deriva de las repugnantes formas del estrecho nacionalismo libans. Est claro que Bashar escribi buena parte del discurso a pesar de haber ledo la parte dedicada a la solucin sin emocin ni pasin, como si se la hubieran dictado sus patrocinadores regionales e internacionales.

No hay nada relevante en la propuesta: pretenda ms bien ser un signo de evaluacin sobre la situacin en Siria por parte de la lite gobernante. Indica igualmente que la guerra va a continuar, sobre todo que los patrocinadores regionales e internacionales de la guerra no muestran signos ni de agotamiento ni de remordimiento. Bashar ha estado ausente de la foto y no ha jugado papel alguno para movilizar a los que les respaldan, al igual que la otra parte no cuenta con una figura que pueda sealarse como lder unificador. Bashar, consciente de esta deficiencia del lado de la oposicin, mencion que una revolucin requiere un lder y un intelectual. Con ello, Bashar bien pueda estar infiriendo que l mismo acta como el lder y, presumiblemente, como el intelectual de su parte en el conflicto.

Las propuestas de Bashar claramente representan el consenso no del pueblo sirio sino de sus patrocinadores regionales e internacionales. No constituyen una modificacin o un cambio en la posicin del rgimen. Por el contrario, Assad claramente se elimin de la ecuacin y de su visin del conflicto. Para la oposicin siria (armada e incluso civil), l se ha convertido en su objetivo y su cada constituye la causa. La oposicin siria en el exilio no ha presentado un plan claro y especfico de gobierno ms all de la astuta retrica de los Hermanos Musulmanes sobre el estado civil" (presumiblemente los grupos armados sirios leales a Qatar y a Arabia Saud estn ya construyendo el ncleo de tal Estado en las zonas liberadas).

Los gobiernos occidentales y del CCG no slo no proponen un plan de reforma para Siria sino que prefieren la preservacin de la dictadura siria. Tienen en mente el modelo yemen por el que Estados Unidos ha seguido gobernando Yemen y ha expandido su influencia an ms, sacrificando al impopular potentado que gobernaba. Las bombas que apuntaron a los jefes de seguridad del rgimen en Damasco fueron pensadas como un atajo para hacer caer a Bashar al-Assad preservando al mismo tiempo la dictadura. Israel, por supuesto, se adscribe al mismo escenario y Estados Unidos tiene los intereses israeles en cuenta cuando se trata de preservar el rgimen de Assad pero sin Assad. Despus de todo, la dinasta Assad ha contribuido en mucho a la proteccin de la frontera israel.

Las propuestas del rgimen sirio no mencionan al cargo ms alto del gobierno. Presumiblemente, Bashar sigue estando en la direccin como lo est Hafez junior tras l. Y al actual gobierno se le ha encomendado el proyecto de transicin hacia... el mismo rgimen. El rgimen habla de dilogo pero no incluye a quienes forman la oposicin no violenta al rgimen. Se trata de un rgimen baasista que est acostumbrado a desestimar a sus enemigos como agentes externos, y Bashar (el dirigente de un rgimen anteriormente laico) invoc el lenguaje religioso para asegurar a sus televidentes que sus enemigos caern en el infierno.

El conflicto continuar y las divisiones que ha provocado o aumentado no harn ms que agravarse con el tiempo. Los actores regionales e internacionales han apostado fuertemente en el conflicto y un sector quiere mantener al rgimen y a su direccin, mientras que el otro no se conformar hasta que derroque la cabeza del rgimen. La oposicin siria en el exilio, que fue elegida por el Hombre blanco para hablar en nombre de todos los sirios, est ms en deuda que nunca con sus benefactores. El papel preponderante de los Hermanos Musulmanes en todos esos rganos, consejos y coaliciones opositoras del exilio, ya no puede camuflarse. La alianza entre la Hermandad Musulmana egipcia, por una parte, y entre Israel y Estados Unidos, por otra, al menos en lo que respecta a Gaza y al Sina, han mejorado las credenciales de la Hermandad Musulmana siria vis--vis Occidente.

Si se compara la cifra de muertos en Siria con el nmero de muertos de la guerra civil de Lbano uno llega a la conclusin de que esta es una guerra ms brutal que la manifiestamente feroz guerra civil libanesa. Es poco probable que de esta brutalidad emerja un nuevo orden pacfico, independientemente del bando que gane si es que gana alguno, lo cual es poco probable.

 

Fuente original: http://english.al-akhbar.com/blogs/angry-corner/bashar%E2%80%99s-speech




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter