Portada :: Cultura :: Msica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-01-2013

Descubriendo a John Cage: Sobre ruidos, panes y perros

David Antona Gonzlez
Rebelin

John Cage: 1912-1992 Compositor, instrumentista, escritor, filsofo aficionado a la micologa y a la vez recolector de setas estadounidense. Pionero de la msica aleatoria, de la msica electrnica y del uso no estndar de instrumentos musicales. Cage fue una de las figuras principales de la vanguardia de la postguerra. Los crticos le han aplaudido como uno de los compositores estadounidenses ms influyentes del siglo XX.


 Volver al silencio es volver al tiempo 000, saltar a la nada para desde all reconstruir quizs una msica de la existencia, proponer un conocimiento armonizador, prctico y en definitiva potico
John Cage

 

Los hallazgos cotidianos son los que ms debemos valorar, porque nos permiten or, como dira John Cage, el compositor americano que ha inspirado estas lneas, la msica de la existencia. Una capacidad de escucha nueva que depende a veces de factores que escapan a nuestro entendimiento. Hasta que un da estamos en un estado de percepcin prximo al vaco y omos ruidos que antes no percibamos. De repente, sin saber porqu, se nos han abierto lo que nuestros mayores llamaban las entendederas. Y hemos adquirido una capacidad de or de una forma distinta a la habitual algunos de los ruidos del mundo. 

Para que me entiendan los que leen estas lneas, voy a referirme a un sonido cotidiano, convencional y repetido, al que hasta ahora le daba muy poca o ninguna importancia: me refiero al pitido que en el pueblo de Montealegre, donde estoy ahora, anuncia la llegada de la camioneta que reparte el pan. Un ruido que si tarda en sonar cuando estoy apostado en una esquina de la calle principal del pueblo, me puede llenar de desazn y de dudas sobre mi capacidad para conseguir ese pan tan necesario. Es decir, sin esfuerzo, sin estar avizor, con el cuello tendido, atento al menor ruido. Como lo estn los vecinos, que barruntan la llegada de la camioneta sin tener que salir de sus casas y sin asomarse a sus puertas.

A m sin embargo me llena de desazn el silencio de la calle, ese maldito pitido que no suena y la mala costumbre que tengo, para matar el tiempo, de contar mis pasos: cinco hacia adelante y cinco hacia atrs. Hay das en que, a fuerza de esperar, se me vienen unas ideas extraas a causa del pan. Retrocedo hacia unos aos que yo no conoc, pero que conocieron mi padre, mis tos y mis abuelos. Los aos de la postguerra, aos del pan escaso, o del pan y cuchillo, que describi Miguel Hernndez.

A veces aprieto el monedero que llevo en el fondo del bolsillo y se me ocurre pensar que voy a volver a casa sin un pan debajo el brazo. Salvo si a ltima hora, como ya me sucedi en un par de ocasiones, sale una vecina que me ve plantado en la esquina y me comenta que no oir el pitido porque la camioneta ya pas. Pero que si corro, la puedo alcanzar a la altura de la iglesia de Santa Mara.

 

 

Me quedo con la pluma en alto e intento recuperar la idea inicial. Una idea que me vena rondando desde que descubr la figura de ese compositor estadounidense llamado John Cage. Autor de una obra ensalzada por los unos, a causa de su carcter nuevo y experimental y denostada por otros, a causa de sus provocaciones y sus excentricidades. Sin embargo, Cage era todo menos un provocador. Su obra y su pensamiento se pueden resumir en una idea sencilla: debemos tomar conciencia del valor del silencio. Y ms all, de la importancia que se merecen los ruidos que nos rodean. Solo as aprenderemos a escuchar y a or. Porque si se presta odos al mundo, el odo se llena de ruidos. De sonidos que ya ni se oyen y que si los escuchamos con atencin, van a tomar un valor y un sentido nuevo.

Un poco complicado pero forzosamente interesante, el esfuerzo que nos va a exigir el adentrarnos en la maraa de la obra de un artista y un creador que pretenda nada menos que reconciliar a los oyentes con la vida moderna y sus ruidos. Y que quera ayudarnos a apreciar el valor del silencio, una palabra que procede del latn silere, que significa callar, estar callado.

Si asistimos a la representacin de una de sus obras ms famosas, 433, tendremos que aprender a estarnos quietos en nuestros asientos y a no ceder a la tentacin de increpar al intrprete o a maldecir al autor. Intentemos comprender el significado de tan inslita llamada de atencin. Porque 433, ms all de su sentido aparentemente provocador, es sobre todo una ilustracin de la aficin de Cage a incitar a la reflexin de sus espectadores o de sus oyentes. 433 es la duracin de una obra experimental, durante la cual los espectadores contemplan a un pianista que va a permanecer sentado ante su instrumento sin tocar una sola de sus teclas. Y que al final de su intervencin se levantar, bajar la tapa del piano y desaparecer de su vista.

Detener la rueda de la escucha intencional , tal era la intencin de Cage al someter a sus oyentes a una prueba en la que estaban reunidos todos los elementos tradicionales de un concierto: la sala, el pblico, la obra, el intrprete y el piano. Y por supuesto el silencio expectante, casi religioso que suele acompaar a este tipo de actos. Cuatro minutos y treinta y tres segundos de escucha exacerbada por el silencio y la espera de las primeras notas. Con los segundos y los minutos desgranndose lejos de la sacralizacin habitual de los conciertos. Sin ms ruidos ni ms sonidos que los convencionales, los que no se escucha o no se oyen nunca: los carraspeos pronto silenciados, los rumores del auditorio, los crujidos de los asientos y los pasos del pianista al acercarse o al alejarse de su instrumento.

Tal era el mensaje que Cage quera trasmitir: los sonidos de carcter cotidiano, no instrumental, no dignificados por lo que llamamos arte, forman parte de nuestra existencia. Como lo comenta uno de sus bigrafos: El principio rector de su obra era su deseo de reconciliarnos con los ruidos de la vida moderna, algo que solo podra lograrse eliminando las barreras que separan al arte de la vida. Cage pensaba que la muerte del autor acompaara el nacimiento del oyente. As entenda l el sentido de la msica experimental: como el nacimiento a una escucha atenta.

 

 

  Esa escucha nueva, agudizada por la lectura de las reflexiones de Cage sobre el valor del silencio, de los ruidos y sonidos que acompaan nuestra existencia, fue la que a m me permiti vivir otro pequeo suceso que narrar a continuacin. Suceso, que aadido a la espera tensa del pan y del ruido de una camioneta, me han convertido casi sin saberlo en un discpulo o un intrprete ambulante de las teoras de este creador norteamericano.

Hace unos das me lanc, carretera adelante, hacia Valdenebro, dejando a mis espaldas la mole del castillo de Montealegre y sus casas pardas, alineadas a sus pies sobre una suerte de espinazo. La pendiente de la carretera me suele llevar, casi sin esfuerzo, a una pequea alameda situada a dos o tres kilmetros del pueblo. Y unas decenas de metros ms all a un recinto rodeado de una cerca metlica donde retozan un par de docenas de perros de caza pertenecientes a una rehala.

Habitualmente, me planto frente a ellos y basta con que uno advierta mi presencia, para que los dems acudan y me acojan con un concierto de ladridos. Extraamente, aquella maana, ninguno de los perros se dign acudir a mi encuentro. Ni escuch el menor ladrido. Molesto por este silencio, esta falta de atencin, me plant a un lado de la carretera y ladr, ladr ruidosamente en direccin de la rehala. (No sin haber comprobado antes que estaba solo en medio de los campos que rodean el pueblo).

Mis esfuerzos se vieron de pronto premiados. Al orme, un perro se abalanz por fin sobre la cerca metlica y empez a ladrarme. A los pocos minutos, dos perros se aadieron a l. Hasta que la rehala en su casi totalidad me devolvi ese sonido o concierto de ladridos con los que estos perros me saludan habitualmente cuando a la ida, apurado mi paseo, he llegado a su altura.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter