Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2013

Mwangi y los "anti-buitres" kenianos

Gemma Sols i Coll
Wiriko


Algunas paredes de las ciudades africanas han dejado de ser meros soportes para las vallas publicitarias y se han convertido en instrumentos de expresin para los marginados de los sistemas de comunicacin oficiales, situados en la periferia social y artstica. El arte urbano del graffiti y las intervenciones de calle producidas por artistas, activistas culturales, sociales y polticos africanos, invaden muchos de los rincones que conforman las modernas ciudades al sur del Sahara. El graffiti, como la ocupacin de plazas y calles que protagonizaron las revueltas rabes del norte de frica, se ha convertido en una invasin de facto del espacio pblico a travs de lienzos que comunican, expresan y contribuyen a la transformacin de las sociedades africanas de hoy.

A menos de 3 meses para las prximas elecciones en Kenya (previstas para el 4 de marzo de 2013), el caso del activista Boniface Mwangi nos parece de vital importancia para la actualidad tanto artstica como poltica del pas. Figura crucial dentro del activismo social y cultural de frica, su trayectoria profesional pasa por el fotoperiodismo, el arte del graffiti o el documental para la sensibilizacin, estando en el punto de mira de la censura institucional y habiendo pisado la crcel en varias ocasiones por su carcter de crtico incansable.

A los 24 aos, Mwangi era uno de los periodistas que cubran las noticias sobre las elecciones kenianas de 2007, pero su contacto directo con los conflictos vividos por la poblacin en el periodo post-electoral, que se sald con la vida de 1.200 personas y ms de medio milln de desplazados, le llev a fundar la organizacin Picha Mtaani -basada en una exposicin fotogrfica itinerante- para la reconciliacin postconflicto, en 2008. Su fotografa, vanamente censurada por el gobierno keniano, se convirti en la principal denuncia grfica de la violencia y en una semilla para la paz. Su trabajo le vali el premio Mohamed Amin de la CNN al fotoperiodista del ao en dos ocasiones (2008 y 2010). Y en 2012, recibi el Premio holands Prncipe Claus (de Cultura y Desarrollo) por su aportacin para una nueva Kenya, adems de ser nombrado personaje del ao por el GlobalPost por su capacidad de movilizacin de la sociedad civil a travs de sus fotografas y sus graffitis.

Su documental Heal the Nation, sobre el conflicto post-electoral de las ltimas elecciones de Kenya, es un clamor por la justicia y la reconciliacin nacional rememorando las atrocidades cometidas y reflexionando sobre la necesidad de una transformacin social y nacional del pas. Actualmente, Mwangi, se encuentra inmerso en una campaa de sensibilizacin de la opinin pblica contra los buitres , como l los denomina, que conforman el actual gobierno keniano. En 2012, reuni a un grupo de graffiteros decididos a influir en la conciencia colectiva, para crear murales por todo Nairobi con buitres que representan a la clase poltica. Esta actividad, clandestina y mayoritariamente realizada durante la noche, empez a molestar mucho al gobierno de Nairobi. Este acontecimiento, provoc el encarcelamiento de Mwangi, pero tuvo que ser puesto en libertad gracias a la presin social de los kenianos que respaldaban su obra.

40 murales mensuales pintados por todo un movimiento anti-buitres son difciles de borrar por las brigadas de limpieza del gobierno. Pero ste, no slo se enfrenta a una invasin del espacio pblico a travs del arte urbano, sino que se enfrenta a un movimiento que se nutre de las redes sociales y las nuevas tecnologas para la movilizacin de los votantes. Mwangi y los anti-buitres kenianos han diseado una web para denunciar la corrupcin, los asesinatos cometidos despus de las ltimas elecciones y la falta de transparencia del gobierno de Kenya a travs de mavulture.com. Mavulture, muchos buitres en swahili, naci el pasado 13 de Noviembre gracias a financiadores privados y se presenta como una iniciativa sin precedentes en el pas.

Tendremos que esperar an unos meses para poder evaluar la verdadera incidencia de todas estas iniciativas en Kenya, pues es difcil valorar el alcance real de este tipo de acciones sobre la comunidad. Pero la cantidad de personas que se manifestaron para conseguir la liberacin del joven artista en su ltima encarcelacin o el xito de otras campaas de movilizacin popular similares, a travs de las redes sociales como la de SunuCause de las ltimas presidenciales en Senegal, hacen vislumbrar posibilidades reales de incidir en la concepcin poltica de los kenianos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter