Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2013

Portugal
La izquierda parlamentaria impotente frente al brutal ajuste conservador

Juan Andrs Gallardo
www.ft-ci.org


Los trabajadores y el pueblo de Portugal despidieron el 2012 en medio de anuncios de un enorme plan de privatizacin de empresas estatales y de servicios. Este paquete de privatizaciones es parte del acuerdo que el ex gobernante Partido Socialista y la actual coalicin conservadora de gobierno, encabezada por Passos Coelho, firmaron con la troika (BCE, CE y FMI) a mediados de 2011, a cambio de un rescate de 78.000 millones de euros. Es decir que ms all de las tibias crticas que hoy pueda hacer el Partido Socialista a los ajustes de Coelho, la venta a precio de remate de las empresas pblicas fue parte del acuerdo entre socialistas y conservadores aceptando los trminos del ajuste impuesto por la troika que estableca como condicin que el Estado se desprendiera de sus acciones en varias empresas.

No se trata de una cuestin menor, sino que es el programa de privatizaciones ms extendido de la historia de Portugal y afecta a las empresas estratgicas hoy en manos del estado. El grupo empresarial chino Three Gorges ya se qued con la empresa elctrica Energas de Portugal (EDP) tras comprar el 21,35% de las acciones por 3.521 millones de dlares, lo que lo convierte en el accionista mayoritario.

Esta privatizacin es la primera de un paquete que incluye la venta de los Transportes Areos Portugueses (TAP), la Administracin Nacional de Aeropuertos (ANA), la empresa nacional de gestin de terminales areas y de carga ferroviaria, como as tambin la empresa Red Elctrica Nacional (REN) y los activos del estado en el rea de hidrocarburos. A mediano plazo tambin se establece la privatizacin de Correos y Telgrafos de Portugal (CTT), y la venta parcial de Radio Televisin Portuguesa (RTP) y de la empresa Aguas de Portugal, entre otras.

Para hacer ms atractiva la privatizacin de empresas estatales el acuerdo incluye un ataque brutal a las condiciones laborales de sus trabajadores. Entre ellos la extensin de la jornada de trabajo en media hora, la eliminacin del aguinaldo de Navidad, la reduccin de las vacaciones de 25 a 22 das por ao y ajustes en salarios y beneficios.

Condiciones similares fueron impuestas por la troika en otros pases como Grecia donde se intim al gobierno a avanzar en un plan de privatizaciones de las empresas pblicas, activos tursticos, sitios de inters histrico y hasta la venta de algunas de sus islas a particulares. Tambin avanzan sobre los servicios sociales como en el Estado espaol donde los trabajadores de la sanidad de Madrid vienen de realizar una importante huelga contra el vaciamiento y los recortes presupuestarios que precedieron la actual propuesta del gobierno de Rajoy de privatizar parte del sistema de salud y que ya despert la indignacin entre los trabajadores y trabajadoras de los sindicatos de mdicos y enfermeros que acaban de convocar a una nueva huelga (ver: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/01/10/madrid/1357811418_675797.html).

Como si no fuera suficiente, luego de este anuncio y a das de empezado el ao 2013 el FMI dio a conocer un memorndum en el que propone al gobierno portugus una serie de recortes por un total de 4.000 millones de euros que implican un ataque en regla a los trabajadores pblicos. El plan incluye el despido de entre el 10% y el 20% de los empleados pblicos y recortes en los salarios de este sector de entre el 3% al 7%. El documento presentado por el FMI dice sin vueltas que docentes y mdicos (entre otros) tienen demasiados privilegios y sueldos muy elevados, proponiendo acabar con los aumentos por antigedad y cambiarlos por una nueva escala regida por la productividad, calificacin y desempeo de los trabajadores. Bajo este esquema se esconde la forma de sistematizar el recorte presupuestario en salud y educacin, el vaciamiento, desguace y los despidos que permitan luego avanzar tambin en la privatizacin de estas reas, como as tambin de la seguridad social. En el caso de los docentes propone pasar a un rgimen de movilidad (flexibilidad, contratacin y suspensiones) a entre 30 y 50 mil trabajadores adems de alargar la jornada laboral a 40 horas semanales.

El segundo punto del memorndum del FMI apunta directamente contra la Caixa Geral de Aposentaes (caja de pensiones y jubilaciones) y propone recortar un 15% las pensiones que estn por arriba del valor mnimo o ajustar el clculo previsional en base al presupuesto votado por el congreso (lo que podra significar un recorte directo del 20% sobre todas las pensiones y jubilaciones). Por ltimo plantea que el sistema de proteccin social es demasiado costoso y propone la reduccin del subsidio por desempleo tanto en el valor como en la cantidad de tiempo.

La UE por su parte exige a Portugal que aplique una reforma laboral para abaratar el costo de los despidos, llevando las indemnizaciones a 12 das de salario por cada ao trabajado.

El nivel de ataque planteado contra los trabajadores y el pueblo de Portugal se demuestra brutal. Sin embargo las direcciones sindicales mayoritarias solo se limitaron a cuestionarlo de palabra. Tanto la UGT (ligada al Partido Socialista) como la CGTP (ligada al Partido Comunista de Portugal) condenaron pblicamente las propuestas del FMI planteando que son absolutamente inaceptables pero por el momento ninguna de las centrales sindicales convoc a algn tipo de accin que est a la altura de enfrentar semejante ataque. Mientras que el FMI, la troika y el gobierno de Coelho salieron con los tapones de punta, la CGTP solo anunci una jornada de lucha para mediados de febrero, es decir dentro de un mes y sin hacer un llamado a huelga que permita paralizar verdaderamente al pas.


La impotencia de la estrategia parlamentaria

Los trabajadores y el pueblo de Portugal venan de lograr un importante triunfo luego de las multitudinarias e histricas movilizaciones que en septiembre pasado terminaron con las pretensiones de Coelho de imponer un impuesto directo al salario (ver: http://www.ft-ci.org/article.php3?id_article=5796). Sin embargo el rol nefasto de las direcciones sindicales evit darle continuidad a esta lucha, empezando por la UGT que no solo no llam a ninguna accin, sino que se neg a participar en la jornada de huelga del 14N (que se realiz en simultaneo en varios pases del sur de Europa). Es que la estrategia de la UGT de ninguna manera es la de tirar al gobierno conservador con las masas en las calles, sino la de fortalecer al Partido Socialista como oposicin burguesa al gobierno de Coelho ante unas hipotticas elecciones anticipadas (con las que amenazan en su discurso pblico), tratando de limpiar su imagen despus haber votado junto a los conservadores el programa de la Troika.

La CGTP por su parte si bien realiz despus de las marchas de septiembre una jornada de movilizacin y convoc a la huelga del 14N, no fue capaz de llamar a una lucha consecuente para acabar con el gobierno de Coelho. La clase obrera y el pueblo de Portugal mostraron en cada una de las manifestaciones su disposicin a enfrentar los ataques, sin embargo la metodologa de la CGTP de llamar a jornadas de lucha aisladas, sin continuidad ni programa claro y sin discusin en las bases no hace ms que minar el nimo y las energas de los trabajadores que ven como el triunfo de septiembre se desvanece al mismo tiempo que el gobierno retoma la iniciativa con el nuevo plan de ajustes. La CGTP ni siquiera fue capaz de tener una poltica activa sobre la base de la UGT que en al menos 23 de sus sindicatos afiliados sufrieron una verdadera rebelin y llamaron a parar el 14N junto con la CGTP a pesar de la negativa de la direccin nacional de la UGT de ir a la huelga (ver: http://www.ft-ci.org/article.php3?id_article=5914?lang=es).

Es que al igual que la UGT, la CGTP acta como el brazo sindical del PCP y en ltima instancia su estrategia es la de presionar en las calles para obtener una mejor posicin en la lucha parlamentaria (y eventualmente en el llamado a conformar un gobierno de izquierda, mocin que viene siendo levantada por el Bloco de Esquerda).

El Bloco de Esquerda por su parte es centralmente una coalicin de izquierda parlamentaria (con escaso peso en los sindicatos y la clase obrera), y aunque participaron de las acciones de septiembre pasado por medio de sus organizaciones barriales y sociales, y luego de las marchas convocadas por la CGTP, el centro de su poltica est puesto en propagandizar la consigna de un gobierno de izquierda, referencindose con el fenmeno electoral reformista de Syriza en Grecia. Es por eso que su principal actividad en las ltimas semanas mientras se anunciaban los paquetes de ajuste y las privatizaciones fue la de hacer una serie de charlas en distintas ciudades de Portugal para presentar la poltica de gobierno de izquierda, mientras que su grupo parlamentario (tienen 6 bancas) acaba de presentar junto al PCP y los Verdes un pedido al Tribunal Constitucional para que fiscalice la constitucionalidad del presupuesto para el 2013 que incluye un fuerte recorte de los gastos sociales.

Es decir que su actividad se limita a los marcos del rgimen burgus ya sea depositando confianza en que mediante el parlamento o el tribunal constitucional se puede derrotar el ajuste mientras que llaman a los trabajadores a prepararse, no para pelear, sino para votar por un futuro gobierno de izquierda.

Esta poltica expresa una falta absoluta de confianza en la fuerza de la clase obrera y del pueblo de Portugal. La realidad ha demostrado que ninguna medida parlamentaria ha servido derrotar los planes de la Troika, mientras que la movilizacin callejera (como la de septiembre pasado) pude hacer retroceder, aunque parcialmente, uno de los ajustes de Coelho.

Frente a la poltica impotente de la izquierda parlamentaria y el inmovilismo de las direcciones sindicales, ser necesario que los trabajadores y el pueblo de Portugal, que vienen de hacer un ejercicio de fuertes movilizaciones, y las bases de la UGT que se rebelaron contra su direccin sindical, comiencen a superar a las direcciones conciliadoras y exijan desde las bases un plan de lucha real y una huelga general por tiempo indeterminado para acabar en las calles con el gobierno de Passos Coelho y el ajuste de la troika.

http://www.ft-ci.org/article.php3?id_article=6065?lang=es



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter