Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2013

Frente al bloqueo de Cristina Cifuentes

Colectivo Novecento
Colectivo Novecento


 

Cristina Cifuentes tiene un puesto poltico: es la Delegada del Gobierno en Madrid. Por tanto, es una servidora pblica que debe rendir cuentas de sus actuaciones a la ciudadana.

En estos tiempos, las redes sociales se han convertido en un buen instrumento para reforzar los vnculos de los cargos pblicos con los ciudadanos. Ms an, cada vez ms personas eligen las redes sociales para compartir conocimientos y estar informadas. Por supuesto, como todo instrumento, siempre puede ser mal utilizado.

Cristina Cifuentes tiene cuenta en Twitter. En su perfil se presenta como Delegada del Gobierno en Madrid, y as es como nosotros nos dirigimos a ella. Es activa en esta red, pero a veces comete graves imprudencias. Fue el caso de la cometida el pasado 28 de diciembre, cuando mostr unas supuestas pruebas que incriminaban a Alfon y que otra tuitera las haba sacado de no se sabe dnde. La pregunta que entonces surgi fue: si nadie sabe nada del informe policial, y si la propia Cifuentes reconoci que no dispona del auto judicial, cmo es posible que un cargo pblico de su responsabilidad pudiera acusar as a un ciudadano? Adems de su conocido empeo por modular los derechos de reunin y de manifestacin, que le ha costado ser investigada por la justicia por vulnerar derechos individuales, Cristina Cifuentes bloquea toda cuenta que no le gusta en Twitter.

Ayer nos dimos cuenta de que nos tocaba a nosotrxs ser bloqueados, al Colectivo Novecento.

Como podis observar en este enlace , todos los mensajes que le enviamos a la Delegada del Gobierno, o que la mencionaban, han sido respetuosos.

Los primeros, all por el mes de noviembre, le informaban de que miles de personas (cerca de 7.000), haban firmado esta carta exigiendo la retirada de sanciones a los 300 manifestantes del 27-O. Era una peticin que impulsamos desde el Colectivo Novecento con la campaa #yosoy301 . Asimismo, le advertamos de que su actuacin poda acarrearle consecuencias legales, pues estaba yendo contra el propio ordenamiento jurdico que, de momento, protege nuestras libertades. Le citamos pormenorizadamente los artculos de diversas leyes que a nuestro entender incumpla. Los hechos nos estn dando la razn y ahora Cifuentes ser investigada por la Justicia por este asunto. Es ms, la propia Delegacin del Gobierno en Madrid afrontar tambin una demanda contencioso-administrativa por este tipo de sanciones arbitrarias.

Cristina Cifuentes jams nos respondi. Recordemos: cerca de 7.000 ciudadanos firmaron una carta a la Delegada del Gobierno en Madrid, y ni un breve acuse de recibo. La indiferencia es en este caso algo letal para la confianza y el vnculo democrtico. No nos extenderemos en ello, pero la teora contempornea de la representacin poltica dice mucho al respecto. Ms all de los libros, el sentido comn ciudadano ya sabe que, si efectivamente estamos en una democracia, un cargo pblico debe cuidar los canales de comunicacin con la ciudadana. Es ms, su deber inexcusable reside en rendir cuentas ante esta.

En algn mensaje posterior enviado desde nuestra cuenta nos alegramos de la querella a Cifuentes, lo reconocemos. Aunque entristecidos por tener que presenciar cmo hay que llegar a los tribunales para frenar esta escalada gubernamental contra las libertades, creemos que es fundamental defenderlas. Agradecimos as pblicamente a Izquierda Unida su iniciativa . Es importante que un cargo al frente de la fuerza pblica -es decir, de policas a quienes pagamos con nuestros impuestos y que estn armados para prestarnos servicio- no se crea impune. Es un puesto delicadsimo. Sabemos que es de educacin bsica para la ciudadana, pero resulta crucial hacerle ver que no puede hacer lo que le venga en gana con las libertades pblicas. Que sus acciones tienen consecuencias. Por tanto, s, esperamos que la justicia investigue de manera imparcial y sin presiones su responsabilidad en este atropello contra los derechos de reunin y manifestacin.

Finalmente, nos hicimos eco de un artculo de Shangay Lily en Pblico donde se solicitaba a Cifuentes que diera la cara en el caso Alfon. Su responsabilidad como Delegada del Gobierno en este caso nos pareca clara. Esta impresin se reforz cuando present por Twitter las acusaciones antes referidas contra el joven vallecano que, recordemos tambin, sali de su casa para ir a una huelga y que ha pasado ms de cincuenta das en prisin , gran parte de ellos bajo rgimen FIES . Cifuentes hizo recaer toda la responsabilidad sobre la jueza el 30 de diciembre en otro tuit. Y poco ms de una semana despus esta ha decidido soltar a Alfon. Todo huele tan mal en el comportamiento policial, judicial, penitenciario y poltico de este caso, que una ciudadana responsable debe instar a sus cargos a ir hasta el final en el esclarecimiento del asunto. Animarles a que den la cara y ofrecezcan explicaciones convincentes. De no hacerlo, el paso siguiente ser exigir responsabilidades y dimisiones.

Y bien, nos preguntamos, qu hay de inaceptable en todo esto para que la Delegada del Gobierno bloquee la cuenta del Colectivo Novecento? Como mucho hemos ejercido de manera responsable la crtica a un cargo pblico que, a nuestro juicio, se ha extralimitado en sus funciones. Ni siquiera hemos preguntado por los problemas legales de su marido, como hicieron los ahora criminalizados Bukaneros.

En caso de que Cifuentes nos hubiera respondido, e incluso si lo hubiera hecho con razones bien fundadas, podramos haber pensado y reconsiderado nuestras crticas. Nos podra haber ofrecido informacin que desmintiera algunas de nuestras posiciones previas; y de ser argumentos razonables, veraces, lo habramos aceptado. Faltara ms. Qu mejor noticia que comprobar que la Delegada del Gobierno de todxs no vulnera derechos y libertades bsicas!

Hasta el momento, sin embargo, slo tenemos su respuesta de ayer por la noche, de nuevo en Twitter, cuando informamos de que este artculo saldra hoy publicado. En su mensaje indicaba: No creo que sean ustedes quienes vayan a darme el carnet de demcrata lo tengo desde hace ms de 20 aos. Nuestra sorpresa y desazn han sido de nuevo maysculos. As hemos de informarle de otra cuestin bsica sobre democracia: no existen tales carnets. Ser demcrata es algo cotidiano, no vitalicio; se cultiva en las acciones que una realiza cada da.

En realidad esta ancdota del bloqueo de nuestra cuenta nos parece una metfora ms de la desconexin que el Gobierno mantiene con la ciudadana, con quienes les criticamos. Pretenden que cuando hay ms razones que nunca para hacer poltica, nos callemos. Nuestros mayores nos recuerdan que se trata de un molde parecido al del ltimo franquismo: que la gente haga su vida entre las desigualdades ms lacerantes, que consuma, trabaje, y viva su vida como pueda en un ambiente cada vez ms gris; pero que no se meta en poltica. Que no critique al poder. Si no, las consecuencias sern terribles.

Como se ha sealado en diversos medios, el paralelismo de los artculos difamatorios de ABC sobre Enrique Ruano y sobre Alfon no son casuales.

Interpretamos as este bloqueo como la cerrazn al dilogo, a las explicaciones que legtimamente debe demandar una ciudadana informada. Encontramos demasiados paralelismos con esta accin de Cifuentes en diversos episodios que jalonan el amargo tiempo poltico de estafa econmica y retrocesos democrticos que vivimos: la propaganda que ha vuelto a RTVE, lo que se ha hecho con Telemadrid, la incomodidad que les producen las ruedas de prensa. No quieren escuchar. No quieren responder. Se percibe la fobia al disenso. La omnipotencia del poder se les ha subido a la cabeza a nuestros gobernantes, pero con sorpresa comprueban que todava hay ciertas leyes y jueces que, ay!, les pueden frenar. Tambin les sorprende que no tengamos miedo, que salgamos a la calle aunque nos peguen y multen, aunque nos encierren. Desconocen que nuestra generacin naci sin miedo.

Cristina Cifuentes, Delegada del Gobierno en Madrid, se lo vamos a decir muy claro: sus acciones polticas nos parecen un peligro para los derechos y las libertades ciudadanas de este pas. Le invitamos a reconsiderarlas. Estamos en nuestro derecho de expresarlo y argumentarlo razonadamente. Sin insultos. Sin mentiras. Con margen para el error de buena fe, para el dilogo. Quienes conformamos el Colectivo Novecento estamos preocupados por la respuesta que las lites estn dando a esta crisis, as como por el deterioro democrtico que estamos sufriendo. Nos encanta estudiar, leer a Antonio Gramsci y a Mario Benedetti. Nos encanta la libertad, la igualdad y la democracia. Adoramos la crtica, el dilogo, las diferencias polticas. Lo sentimos, pero somos as.

Usted puede bloquearnos todo lo que quiera, tratar incluso de amedrentarnos, pero ya le avanzamos que no lo va a conseguir; nadie nos puede quitar nuestro derecho a tener derechos. Aunque no lo crea, ni siquiera usted es capaz de ello.

http://colectivonovecento.org/2013/01/11/frente-al-bloqueo-de-cristina-cifuentes/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter