Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2013

Honduras
ALBA-Petrocaribe otro cuento?

Roberto Quesada
Rebelin


Quien carece de talento, echa siempre el mismo cuento

Annimo

 

Como escritor admiro y respeto el cuento, como gnero literario, por supuesto, aquel que define el diccionario: Narracin breve de sucesos ficticios o de carcter fantstico, hecha con fines didcticos o recreativos. Y tambin est el otro cuento, el que ha (im)puesto de moda el gobierno sucedneo del golpe de Estado en Honduras de Porfirio Lobo Sosa y Juan Orlando Hernndez, presidente del Congreso Nacional y tambin copartcipe del golpe, definido as: Mentira, pretexto, simulacin, tambin conocido como El cuento de nunca acabar: Asunto o negocio que tarda en resolverse o que parece que nunca va a acabar.

Ante el va crucis que estos falsos profetas (Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernndez) estn haciendo pasar al pueblo hondureo, al cual ya lo tienen colgado en la cruz, y si no lo han terminado de crucificar es por la escasez de clavos y martillos, mismos que piensan adquirir con la reintegracin de ellos (no del pueblo hondureo) al Alba y a Petrocaribe. Ya dicho sin metfora: tanto Porfirio Lobo como Juan Orlando Hernndez creen que Venezuela y todos los pases que conforman el Alba, les reintegrarn de inmediato y recibirn ya combustible a precio favorable, prstamos y/o donaciones, para el derroche en su campaa electoral con miras a recontinuar el golpe autoerigindose como los ungidos por Dios para maltratar a travs de la eternidad al pueblo hondureo.

No es de dudar que tantoLobo como Hernndez (aqu tambin cabe Mauricio Villeda-Michelleti), creen que Honduras es el centro del mundo y que ellos son los emperadores vitalicios de ese imperio, por tanto lo que ellos digan, desde la imperial Honduras, es verdad absoluta alrededor del globo terrqueo. Y, por supuesto, esos presidentes y primeros ministros del Alba son analfabetas si se compara con la brillantez de ellos, solo equiparables a la del rey Salomn.

Ellos, en su autoengao, piensan que se les cree ciegamente cuando dicen que han hecho un gobierno de unidad (claro que s: la unidad golpista y la unidad desde las matemticas, del indivisible uno: nico grupo golpista que quiere gobernar Honduras hasta el fin de los das). Pobrecitos (no de dinero, de ese han robado bastante) de arrogancia, de petulancia suponen que enviar un papel membretado con el escudo de Honduras, letras doradas, y la firma de cualquiera de ellos, ya es versin oficial, y al resto de pases solo les queda asumirla como tal.

Piensa el gobierno de Lobo y Hernndez que a todos estos pases ellos pueden darles atol con el dedo. Nadie, fuera de Honduras, se da cuenta de que uno de los cabecillas del golpe de Estado, general Romeo Vsquez Velsquez fue premiado con la gerencia de las telecomunicaciones (por cierto, la tiene quebrada luego emplear cantidades de militares paracaidistas). Nadie sabe que el ministro de Relaciones Sexteriores, Carlos Arturo Corrales Alvarez, represent y defendi al aprendiz de dictadorzuelo Roberto Michelleti. Nadie sabe que la misin ante la ONU est infestada e infectada del golpismo, teniendo como embajadora a Lizzy Flores Facuss, hija de Carlos Flores Facuss, uno de los principales golpistas en la sombra. Nadie sabe que por all en Blgica tienen al mequetrefe como Sisimite endemoniado, despotricando contra todo lo que huela a izquierda, a socialismo para ser suave y que no se sienta insultado embajador Roberto Flores Bermdez. Ni tampoco se sabe que en Washington el golpismo instal sus cuadros, para intentar limpiarse de la barbarie cometida.

Nadie sabe que el militar, egresado del Liceo del Norte, Juan Orlando Hernndez y Pepe Lobo, van a contraatacar con una nueva versin de las Ciudades Modelos para vender el pas a pedazos, y que para esto ya tienen comprado al apodado Premio nobel , que dirige una organizacin garifuna que ha vivido de tumbarle la caspa a los gobernantes de turno. Nadie sabe, fuera de Honduras, que la guerra entre la Corte Suprema de Injusticia, el Congreso y Porfirio Lobo, no es sino un conflicto entre dos grupos de poder, a quienes les importa un carajo el pueblo hondureo, por amasar ms fortunas, delinquir ms y terminar de someter al pueblo hondureo para que no aspire a su liberacin, entendido esto en el sentido de que recupere lo que le pertenece: su territorio, sus riquezas y finalmente pueda encaminarse a un pas con justicia social y oportunidades para todas y todos.

Nadie, pero nadie, fuera de las fronteras hondureas sabe que los 100 millones de dlares que otorg el Alba en el gobierno del presidente Manuel Zelaya Rosales, poquito antes del golpe de estado del 28 de junio del 2009, fueron 50 millones de ellos utilizados en parte (y robados en otra) por el aprendiz de dictadorzuelo Micheletti para comprar bombas lacrimgenas y materiales de represin contra el pueblo hondureo. Los otros 50 millones de dlares acept pblicamente Porfirio Lobo, quien preside Honduras, que los tena en el Banco Central de Honduras y que con ellos hara casas a los policas (eso lo dijo en el aeropuerto cuando iba rumbo a Venezuela a la cumbre de Celac) y ni casa a policas ni nada. Tanto as que la polica tiene que delinquir para poder subsistir.

La triloga: Lobo, Hernndez y Villeda-Micheletti, iluminada por la gracia no divina, creen que esos otros pases son timoratos y no saben que los mismos grupos que ellos representan y defienden, fueron, por ejemplo, quienes en el 2004 presentaron una resolucin en la ONU, elaborada por Collin Powell y su equipo para condenar a Cuba por violacin a los Derechos Humanos. Y as se vio Honduras en su momento, como en este editorial del peridico Liberacin, de abril del 2004: Un pequeo pas centroamericano donde los famosos DD.HH. de una poblacin mayoritariamente indgena y muy pobre, nunca han sido muy vistos ni salvaguardados por los oligarcas locales y militares. Una nacin subdesarrollada, la hondurea, que por otra parte, ha sido utilizada permanentemente como base de contrainsurgencia del ejrcito norteamericano y la CIA en la regin, particularmente activa durante los aos de la agresin a Nicaragua sandinista y de intervencin militar en El Salvador sublevado.

Por todo esto no entiendo cmo un dirigente campesino, del Frente Nacional de Resistencia Popular y del Partido Libre, Rafael Alegra, se alegre por la posibilidad de que el gobierno de Lobo y Juan de la Tortilla Hernndez, no Honduras, sea reintegrado al Alba y a Petrocaribe (lo escuch a l en entrevista concedida a Radio Globo). Acaso cree Alegra que si hubiese beneficios dejaran manejarlo al sector campesino, al obrero, se le pagara al magisterio? No seamos ingenuos, cualquier dlar o euro que le caiga al actual gobierno ir dirigido a conspirar contra el pueblo hondureo, a la campaa electoral de estos poltico-empresarios del noviembre 2013., que no tiene como objetivo sino derrotar a puro fraude, desarticular, dividir, al partido emergente de la poblacin pobre, que es la mayora, que no es otro que el Partido Libre y su candidata Xiomara Castro de Zelaya.

Reintegrar a Honduras (entre comillas porque sera reintegrar a una minora oligarca) al Alba y a Petrocaribe sera una traicin contra el pueblo hondureo, no solo de parte de los pases que conforman el Alba sino de los pases en va de autonoma como Brasil, Argentina, Ecuador, etc., pues no estaran respaldando al pueblo hondureo sino todo lo contrario, a sus opresores. Y entonces en qu quedara lo de la Patria Grande Latinoamericana que comenz Simn Bolivar?

Profetizo: por ahora no habr reintegracin ni a Petrocaribe ni al ALBA. Por tanto el pueblo hondureo no debe de creerles a los vendedores de ilusiones que gobiernan coyunturalmente por un golpe de Estado. Los periodistas del pueblo deben de ser ms sagaces, suspicaces, analticos, y no caer en las trampas de estos, como dira el poeta Roberto Sosa: encantadores de serpientes.

Son nuevos tiempos, tanto las oligarquas locales como los Estados Unidos y la Comunidad Europea, deben de saber que se acab el patio trasero, y es mejor reiniciar el dilogo, reinventar las reglas del juego, eliminar de la tarima conceptos como amos y esclavos, y sustituirlos por socios y humanos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter