Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2013

Mali est hecho aicos, a quin le toca ahora?

Chems Eddine Chitour
Mondialisation.ca

Traducido del francs para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Es necesario que todo cambie para que todo vuelva a ser como antes, Tancredo en la pelcula El Gatopardo de Luchino Visconti.

Ya est! Como habamos predicho en un artculo anterior, la afganizacin de Mali est en marcha! Por qu esa pasin de los desfacedores de entuertos del Imperio y de sus vasallos por un pas que, en teora, es un desierto en el sentido de que no contiene nada comestible, a menos que no tengamos toda la informacin sobre las potencialidades reales de este pas vecino? (1)

Un pequeo recordatorio: Mali logr la independencia el 22 de septiembre de 1960. Con 14.517.176 habitantes en 2 009, la poblacin maliense est constituida por etnias diferentes. Con una economa que todava es esencialmente rural, Mali, pas enclavado, forma parte de los 49 pases menos avanzados (PMA). El nombre de la Repblica de Mali proviene del antiguo Imperio de Mali fundado por Soundiata Keta en el siglo XIII y que tuvo su apogeo en el siglo XIX. Con sus 1. 241.238 kilmetros cuadrados Mali es el pas ms vasto de frica despus de Nger.

Mali es un pas en desarrollo y el 65% de su territorio es desrtico o semidesrtico. La actividad econmica est limitada sobre todo a los alrededores de la regin fluvial irrigada por el ro Nger. Entre 1996 y 1998 varias empresas multinacionales llevaron a cabo operaciones de prospeccin de oro y el gobierno prev que Mali se convierta en un importante exportador de oro en la regin subsahariana. Adems del algodn (en 2004 fue el duodcimo productor mundial) y de sus derivados (grano de algodn), Mali es un importante productor de mangos (200.000 toneladas) (2).

En 2005 el producto interior bruto por habitante se calculaba en 380 dlares (segn la base de datos de World Development Indicators, WDI, Indicadores de De sarrollo Mundial). Un porcentaje importante de la poblacin, es decir, un 36,1%, vive por debajo del umbral de pobreza (2005) con una tasa de paro muy elevada, un 30%. El ndice de Desarrollo Humano (IDH) era de 0,371 en 2007. El Indicador de Pobreza Humana sita a Mali en el puesto 107 de 177. Mali posee una de las tasas de fecundidad ms altas del mundo con 6,54 nios por mujer. La tasa de alfabetizacin se sita entre un 23 y un 46% segn las fuentes (2).

Por consiguiente, no es El Dorado, aunque se hable de descubrimientos de hidrocarburos y de un yacimiento de hidrgeno nico en el mundo. Sin embargo, el Imperio quiere salvarlo, a pesar de l, de sus demonios islamistas, aunque, como vemos, el verdadero problema es un problema de desarrollo, la manipulacin de las masas en nombre del Divino es ms fcil cuando se tiene el estmago vaco, cuando ya no hay perspectivas terrestres, queda el Ms All.

Fuente del mapa:

Mali: Sonatrach dbutera ses forages ptroliers en 2012 , el mapa muestra el potencial petrolero en el norte de Mali.

Los acontecimientos se precipitan

Otro pequeo recordatorio del trgico culebrn maliense: el 30 de marzo de 2012 la rebelin tu areg y los grupos islamistas armados vinculados a AQMI (Al Qaeda del Magreb Islmico) se hacen con el control de las capitales de las tres regiones del norte de Mali: Kidal, Gao y despus Tombuct. El 1 de abril un golpe de Estado militar en Bamako haba derrocado, el 22 de marzo, el rgimen del presidente Amadu Toumani Tour; la junta mencion el fracaso del rgimen contra la rebelin. El 13 de abril Dioncounda Traor es investido presidente en funciones en virtud de un acuerdo entre la junta y la Comunidad Econmica de los Estados de frica Occidental (ECOWAS, por sus siglas en ingls) que prev la vuelta al poder de los civiles. Traor amenaza a los rebeldes tuareg y a los grupos islamistas del Norte con una guerra total e implacable. El 27 de junio AQMI y sus aliados del Movimiento para la Unicidad de la Yihad en frica Occidental (MUJAO, por sus siglas en francs) y de Ansar Eddine aplastan a los rebeldes del MNLA [siglas en francs de Movimiento Nacional para la Liberacin del Azawad] y despus les expulsan de Tombuct y alrededores. El MNLA, que al principio de su ofensiva estaba aliado con los grupos islamistas y despus fue marginado, ya no controla ninguna plaza fuerte en la regin. Desde el da siguiente, 28 de junio, los islamistas armados, que se haban convertido en amos absolutos del norte, emprenden la destruccin de los mausoleos de santos musulmanes de Tombuct. El 12 de octubre la ONU adopta una resolucin que prepara el despliegue de una fuerza militar y da 45 das a los pases que constituirn la parte central de esta, los de frica Occidental, para precisar sus planes. El 11 de noviembre varios dirigentes de la ECOWAS y de otros pases africanos deciden enviar 3.300 militares durante un ao para ayudar al ejrcito maliense a expulsar del norte a los grupos islamistas. El 11 de diciembre se obliga a dimitir a Cheick Modibo Diarra de su puesto de primer ministro. Al da siguiente se nombra a su sucesor, Diango Cissoko. El 20 de diciembre el Consejo de Seguridad de la ONU aprueba el despliegue de una fuerza internacional en Mali sin fijar un calendario preciso. El 10 de enero de 2013 los islamistas se aduean de la localidad de Konna a 70 kilmetros de Mopti. El 11 de enero, al final de la tarde, Francois Hollande confirma el compromiso de las fuerzas armadas francesas en Mali el tiempo que sea necesario (3).

Curiosamente, estas ltimas semanas se haba tenido la esperanza de una posible paz sin intervencin militar, sobre todo con los acuerdos de Ansar Eddine y del MNLA en Argeria que despu s deban ser recibidos por los responsables de ECOWAS para una solucin negociada. Los acontecimientos se han precipitado. El 20 de diciembre de 2012 se arranc una resolucin a la ONU que autoriza una intervencin en caso de fracaso de la diplomacia. Esta diplomacia no ha podido demostrar sus aptitudes puesto que tres semanas despus Francia intervena para detener a los movimientos que se reivindican de un islam fundamentalista, sin acuerdo del Consejo de Seguridad.

Se dice que Francia, temiendo que el no rte de Mali, que est situado en el centro de su esfera de influencia en frica, se convirtiera en un santuario de grupos terroristas, decidi intervenir militarmente y desplegar el viernes 11 de enero aviones Mirage y helicpteros de combate para detener una columna de combatientes que avanzaba hacia el sur. Segn el primer ministro francs Jean-Marc Ayrault se trataba de detener la amenaza terrorista. Una amenaza no solo a los pases africanos, sino tambin a Francia y Europa, declar en una corta intervencin televisada el sbado por la maana. La intervencin en Mali se inici despus de que el 20 de diciembre Francia presionara para que el Consejo de Seguridad de la UNU adoptara la resolucin 2085. Con todo, ninguna resolucin de la ONU autoriza (ni prohbe) la intervencin francesa. Cuando Assad menciona la presencia terrorista representada por Al Qaeda (que sin embargo al parecer est bien confirmada, sobre todo en el caso de la toma de la base militar de Taftanaz), no hay que olvidar que los intereses de Francia tambin residen en los recursos en uranio de los que dependen sus centrales nucleares, situados fundamentalmente en Nger. Hay unos intereses estratgicos que hay que proteger. Invitado al telediario de las 20h de France 2 el sbado por la noche, Jean-Yves le Drian no excluy que las tropas francesas remonten hasta Tombuct, una ciudad situada en el norte de Mali y controlada por los rebeldes islamistas. No hay bloqueo en los planes de accin de nuestras fuerzas, as que, por qu no, un da. Todas las hiptesis son posibles. Nos dirigimos, por lo tanto, hacia un posible estancamiento .

Las reacciones

En Francia es total la unanimidad de la clase poltica. Con todo, hay peros. Marine Le Pen, por su parte, parece ms prudente. Legitima la inte rvencin francesa sealando esta paradoja: No obstante, esta intervencin legtima muestra una cruel paradoja cuando se sabe que los gobiernos franceses han contribuido a abonar el terreno a los islamistas en Libia y Siria aportando ayuda, asistencia y armas a los fundamentalistas de estos pases, que hoy se utilizan para atacar a un aliado histrico de Francia.

Otra reaccin opuesta a la unanimidad Umps* es la de Dominique de Villepin en una tribuna de Journal du Dimanche reproducida por Le Monde . Villepin se pregunta en el artculo titulado No, la guerra no es Francia :

Cmo ha podido ganar de esta manera el virus neoconservador todos los espritus? La unanimidad de los belicistas, la aparente precipitacin, lo ya visto de los argumentos de la guerra contra el terrorismo me preocupan, escribe el exministro de Exteriores que en febrero de 2003 llev a la ONU el no de Francia a la guerra en Iraq. Para l, en Mali no se renen ninguna de las condiciones del xito. [...] Luchamos a ciegas a falta de un objetivo para la guerra. Detener la progresin de los yihadistas hacia el sur, reconquistar el norte del pas, erradicar las bases de AQMI (Al Qaeda del Magreb Islmico) son otras tantas guerras diferentes , aade. Luchamos solos a falta de un interlocutor maliense slido, explica .Eviccin del presidente en marzo y del primer ministro en diciembre, desmoronamiento de un ejrcito maliense dividido, fallo generalizado del Estado, en quin nos vamos a apoyar?. Por ltimo, luchamos en el vaco a falta de un apoyo regional slido. La Comunidad de Estados de frica Occidental permanece en segundo plano y Argelia ha marcado sus reticencias , aade quien se jacta de no haber dejado de comprometerse por la resolucin poltica de las crisis y contra el crculo vicioso de la fuerza desde 2003 en Iraq (4).

Por su parte, la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton consider ayer que el reinicio de los enfrentamientos en Mali haca necesaria la aceleracin del compromiso internacional para restaurar la integridad territorial de este pas. David Cameron ofrece sus aviones cargo y Estados Unidos propone vigilar va satlite los movimientos de los condenados de la tierra. Hasta la secretaria general de la Francofona se ha dignado hacer un comunicado sobre una movilizacin urgente a favor de una movilizacin internacional en Mali.

Naturalmente, los medios dominantes no escatiman las exclusivas sobre la unanimidad total de la comunidad internacional (lase los pases occidentales) que aplauden la muerte de un centenar de hombres porque son terroristas.

Jean-Franois Chalot ve en ello una injerencia malsana en nombre del gran capital:

Estn todos ah, bien erguidos sobre sus botas, para apoyar la intervencin militar francesa en Mali. Estn bien alineados, al completo: el PS, las dos facciones de UMP unidas en las circunstancias y el FN Aqu no hay trabas presupuestarias que valgan El inters superior de los capitalistas prima ante todo. Es la vuelta de la santa Francia-frica que ayer denunciaba una izquierda en la oposicin y que hoy acepta una izquierda liberal en el poder. Solo falta la Iglesia para bendecir los bombarderos. Es como en 1914, viva los comerciantes de caones! Se ha manejado bien el bombardeo meditico: se presenta a los aguerridos y sanguinarios islamistas que atacan Mali olvidando que en el momento de la cada de Gadafi hombres fuertemente cargados y bien equipados militarmente atravesaron el gran desierto para ir a Mali. Cuando el MNLA, Movimiento Nacional para la liberacin de Azawed, proclam la independencia del norte del pas obtuvo el apoyo benvolo y activo financiera y polticamente de Francia. [] La lucha contra el islamismo radical no es sino un engao. [] Aqu el imperialismo lucha contra l mientras que all, justo al lado, en Libia, el mismo imperialismo le ayuda a acceder al poder. [] Lo que prima es la geopoltica y los intereses; as es cmo Estados Unidos, por su parte, trata de reducir la influencia francesa y garantizar una presencia poltica y econmica en frica. [...] Estos son los verdaderos retos. Se sacrifica al pueblo de Mali (5).

Las acciones desfasadas de Argelia

La solucin poltica en la que cree Argelia y que ha repetido machaconamente contra viento y marea ha fracasado. Sin embargo, el Acuerdo de Argel de la semana pasada entre las diferentes facciones, MNLA y Ansar Eddine por una resolucin poltica hizo que por un momento se vislumbrara un inicio de solucin. Qued en nada, lo que supuso un fracaso en toda regla de los intentos diplomticos argelinos de evitar la guerra.

Tenemos un conflicto a las puertas y la Televisin Argelina no habla de ello. El encuentro tripartito Argelia-Tnez-Libia sobre la seguridad de las fronteras reforz la solucin poltica preconizada por Argelia. Incluso fracas un inte nto de establecer unos mtodos de resolucin de conflictos a la antigua.

Las facciones malienses dieron la espalda al encuentro de Adrar. Los representantes de las diferentes facciones malienses no se desplazaron para el encuentro previsto en Adrar. Del lado argelino incluso se abstuvieron de venir a la reunin preparatoria del cnclave las personalidades polticas designadas para estas negociaciones, aparte de algunos miembros de la sociedad civil argelina, unos notables de Tamanrasset, de Illizi y de Ouargla.

Laurent Fabius se felicit ayer por la colaboracin de Argelia que al abrir su espacio areo permiti a Francia acudir en ayuda de Mali. Argelia permiti que se sobrevolara su espacio areo y se lo agradezco, declar el ministro de Exteriores en e l programa Grand Jury LCI-Le Figaro-RTL. Francia tena que intervenir urgentemente, de otro modo ya no existira Mali, sino un Estado terrorista []. La decisin de Argel de abrir su espacio areo a los aparatos franceses basados en territorio nacional y que atacan a los islamistas en el norte de Mali es significativa teniendo en cuenta la tradicional desconfianza de las autoridades argelinas ante cualquier intervencin miliar de Pars en la regin. Una vez que la fuerza africana tome el relevo en el norte de Mali ser necesario que los argelinos cierren sus fronteras para cortar a los combatientes islamistas de sus bases, aadi el ministro (6).

Como vemos, nosotros, los argelinos, estamos defendiendo a los colaboradores. Queramos o no, estamos impl icados y los medios harn todo lo posible para presentar este acto de autorizacin como un acto fundamental en la lucha que lleva a cabo Francia, tanto ms cuanto que Laurent Fabius nos aconseja que cerremos las fronteras, lo que no dejaremos de hacer, pero que tiene una nueva connotacin, la de ahogar a los combatientes de AQMI, de Anser Eddine..

Era previsible que fracasara la mediacin argelina que quera impedir la intervencin francesa. No se lucha contra el Imperio con tirachinas. Es de temer que Ar gelia tenga cada vez menos peso poltico en el Sahel. Sera el momento de que reconsiderara la preservacin de sus intereses a la luz de los nuevos retos, de la nueva geopoltica de las relaciones internacionales. Tambin es el momento de que se explique a los argelinos los verdaderos retos para movilizarlos llegado el momento para defender el pas con conocimiento de causa.

En un clebre discurso el gran Aim Csaire hablaba de la independencia de los pases colonizados y escriba: La lucha por la indepen dencia es la epopeya, la independencia adquirida es la tragedia. Esta frase sin concesiones se aplica de maravilla a los pases africanos tras las descolonizaciones fallidas. Francia-frica, ya sea de derecha o de izquierda, es una invariante. De hecho, no es sino un postcolonialismo o, mejor an, un neocolonialismo en el que la antigua potencia colonial trata de mantener de una u otra manera su poder consagrando o eliminando a quienes contradicen sus intereses. Cincuenta aos despus el continente africano francfono est ms atomizado que nunca.

De hecho, en este caso tenemos la penosa impresin de que los diferentes actores africanos tocan una partitura que se ha escrito en otra parte y que tienen un papel de desempear. En primer lugar es necesario que los medios criminalicen ad nauseam a unos barbudos brbaros que cortan las manos; a continuacin viene la parodia de la ECOWAS, cuyo mecanismo de funcionamiento est en otra parte que en frica. Esta ECOWAS haba recibido las instrucciones de hacer avanzar la va de la intervencin militar. Tambin est el enigma de la Unin Africana, convertida tambin en botafuego, con un Comisario de Seguridad totalmente desbordado y una presidenta que llama a la OTAN para que la libre de un monstruo que esta ltima han creado y alimentado en armas tras el linchamiento de Gadafi y la apertura de su arsenal a los cuatro vientos.

El reparto del mundo en esferas de influencia hace que Estados Unidos deje libertad de accin a Francia porque tradicionalmente frica le perte nece. Pero no hay que engaarse porque Mali resulta comestible, no se descarta ver aparecer a la OTAN tanto ms cuanto que la Unin Africana le pide ayuda para expulsar a los africanos entre s. La presin se hace a travs de la ECOWAS (el club de tiranos bajo la bota francesa para echar una mano), que va a participar en la guerra. No cabe la menor duda de que se va a cercenar a los islamistas ni de que las tropas extranjeras se van a quedar permanentemente para estabilizar el pas que se va a sumir en el caos y no se levantar en seguida. Es necesario que todo cambie, en el sentido de que hay que volver a delinear las fronteras con pueblos nuevos, para que todo vuelve a ser como antes, como en los viejos tiempos de las colonias.

La neocolonizacin e st en marcha y necesita una nueva particin de los territorios con pueblos dbiles, como se hizo hace un siglo con el imperio Otomano. Las necesidades cada vez mayores de recursos mineros y energticos han hecho necesaria esta divisin**. Poco importan las esperanzas de los pueblos, ellos no cuentan. Mali est hecho aicos, a quin le toca ahora? Por reprensible que sea, curiosamente el colonialismo colonial ha sabido crear en esta nueva aventura colonial una estructura postdescolonizacin: la Commonwealth, que se acepta ms serenamente. Es de temer que Francia siga creyendo que solo la fuerza le permitir proteger su parcela. Sin embargo, Francia puede contribuir a hacer emerger una verdadera alternancia si un da quiere seguir aportando su genio en el marco de una asociacin en la que todas las partes ganen y, sobre todo, con una dignidad igual. Se cerrar entonces el vergonzoso parntesis de una abyecta colonizacin europea que elimin a Lumumba a beneficio de un Mobutu, de un Tschomb y de otras escorias de la historia.

Chems Eddine Chitour es ingeniero de la Escuela Politcnica de Argelia. Es autor de varias obras sobre la energa y los retos estratgicos. Tambin trata de explicar en sus obras la historia y las mutaciones del mundo. As, ha escrito varios ensayos sobre la historia de Argelia, la educacin y la cultura, la globalizacin, los retos del islam y la emigracin .

Notas:

1. http://www.lexpressiondz.com/chroniques/analyses_du_professeur_chitour/151628-premier-domino-apres-l-effritement-de-la-libye.html

2. Le Mali: Encyclopdie Wikipdia

3. Mali: De loccupation du NordLe Monde.fr | 11.01.2013; Source de la carte : http://bamada.net/derriere-lenjeu-malien-la-france-coloniale-cherche-a-punir-lalgerie-historique/

* UMPS es un apalabra formada po r las siglas de los partidos franceses UMP y PS para designar el intercambiable de estos y denunciar los peligros de la bipolaridad de la vida poltica francesa. (N. de la T.).

4. D. de Villepin http://www.lemonde.fr/afrique/article/2013/01/13/dominique-de-villepin-s-interroge-sur-l-intervention-au-mali_1816303_3212.html

5. http://www.agoravox.fr/actualites/politique/article/troupes-francaises-hors-du-mali-128837 .

6. http://www.lefigaro.fr/international/2013/01/13/01003-20130113ARTFIG00202-mali-fabius-remercie-l-algerie-de-sa-collaboration.php?m_i=MpLMgv0CSfi05d8_6aavwB1XKiVHFKleTYKL1OSHAriVrwCgn

**El autor emplea el trmino charcutage, intraducible en castellano y que designa la divisin del territorio en circunscripciones para favorecer deliberadamente a un partido. (N. de la T.)

Fuente http://www.mondialisation.ca/le-mali-en-miettes-a-qui-le-tour/5318874



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter