Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-01-2013

Sobre un pueblo llamado Bab al-Shams

Elas Khoury
Entretierras

El texto cuya traduccin presento abajo tiene aqu su enlace original en rabe y expresa los sentimientos de Elas Khoury, autor del libro La cueva del sol (aun que literalmente sera la puerta del sol, alcaracin necesaria para comprender algunas imgenes del texto), ante la iniciativa palestina de levantar un pueblo en la llamada zona E1. No solo eso, sino que relaciona el sufrimiento palestino con el de los desplazados sirios. A continuacin, el texto


Escribir sobre el pueblo de Bab al-Shams, que fund un grupo de luchadores y luchadoras palestinos al este de Jerusaln en un acto de protesta sin precedentes contra la colonizacin salvaje y rastrera de Israel, es una cuestin muy complicada para m. Adems de la tormenta de sentimientos que me ha invadido, por ser el autor de la novela, el dolor de la memoria me llev a ver los rostros de mis amigos y compaeros que cayeron en su camino hacia el sol de la libertad en Palestina.

En tres das un pueblo vanguardista palestino ha nacido y ha sido borrado de la existencia. Tres das de creacin, imaginacin y lucha han sido suficientes para abrir en mi interior la herida de la esperanza y me han dado una leccin sobre la elocuencia de un hecho que comenz como una palabra y se convirti en una herida antes de materializarse en la geografa de nuestras almas y la geografa de Palestina.

El pueblo de Bab al-shams se parece a la novela por ser un espejo que no refleja la realidad ms que como intento de recrearse. No basta la creacin literaria y luchadora para materializar la realidad, sino que es tambin una visin para reformularla y cambiarla. Igual que la historia cambia la literatura, la literatura tambin puede participar en el cambio de la historia.

Lo que hicieron los luchadores y luchadoras al fundar su pueblo o nuestro pueblo fue creacin porque construy una visin nueva de los valores de la justicia y la verdad, que son la esencia de la cuestin palestina. Y con ello han sido vanguardia de las posibilidades del horizonte de lucha palestino, que se conforma hoy de nuevo al ritmo de las revoluciones rabes que recorren la zona.

Escribo hoy como lector, y que me permitan mis amigos en el pueblo de Bab al-Shams, que me aceptaron agradecidos como ciudadano en su pueblo que ha sido destruido, participar en la discusin de esta experiencia, porque he visto en ella perfilarse la posibilidad de que se d un punto de inflexin en el camino de la lucha palestina, capaz de conformar la base para enfrentarse al salvajismo ocupante israel y construir un horizonte de libertad para Palestina.

La destruccin de Bab al-Shams no es nueva, pues el pueblo naciente incluye en s a ms de 400 pueblos palestinos que la ocupacin destruy durante la guerra de la Nakba, y los barrios enteros que fueron asolados tras la ocupacin israel de Cisjordania y Gaza en 1967. La represin que sufri la gente de Bab al-shams no se puede comparar con las masacres colectivas que ha cometido y comete la ocupacin, desde Ayn al-Zaytun a Deir Yassin, desde Tantura a Kafar Qasim, y desde Shatila y Sabra a Jenin y Gaza. Y si el ejrcito de la ocupacin ha logrado hoy expulsar a la gente de Bab al-Shams sin recurrir al asesinato, el ejrcito conocido durante la primera Intifada por romper los huesos de los nios no dudar en usar la violencia contra los palestinos muchas ms veces. La tierra que la gente de Bab al-Shams inent liberar es una tierra confiscada por la fuerza por parte de la ocupacin. Esto tampoco es nuevo: toda Palestina es una tierra confiscada. Las tierras de Cisjordania las destruyen el muro y los asentamientos, mientras que Gaza sigue bloqueada.

Palestina lucha bajo una ocupacin racista sin misericordia, y los israeles que han entregado el liderazgo a los partidos fascistas y racistas estn estableciendo hoy un sistema de apartheid que les llevar al abismo.

Lo nuevo en la experiencia de Bab al-Shams son tres aspectos:

El primero es una nueva frmula: en vez de reaccionar, los luchadores y luchadoras palestinos tomaron la iniciativa y en vez de quejarse negativamente recurrieron a una queja positiva. Los constructores de Bab al-Shams saban que sera destruido, pero su insistencia en construir su magnfico pueblo en mitad del clima helador de enero fue el anuncio de que los escombros de la nacin palestina pueden fundirse de nuevo. Bab al-shams es el nombre simblico de todo pueblo destruido. Todos los pueblos y ciudades se han convertido hoy en candidatas a que su gente las construya de nuevo.

El segundo es que este nuevo formato refleja los ambientes de recuperacin espiritual de la lucha tras la sequa que acompa al apagn de la segunda Intifada; es decir que el cambio en las formas no es una mera cuestin formal, sino que es la expresin de una madurez cultural y poltica. El investigador no puede comprender la nueva revolucin palestina sin la literatura de Ghassan Kanafani, Mahmud Darwish y Emil Habibi, o sin el pensamiento de Edward W. Said o el trabajo de los historiadores e investigadores palestinos como Walid al-Jalidi. Por eso, la recuperacin del espritu luchador por medio del recurso a la literatura en esta nueva experiencia es una cuestin esencial y, a pesar de inspirarse en la novela Bab al-shams (La cueva del sol), es la cosecha del trabajo de generaciones de intelectuales y luchadores palestinos y rabes.

El tercero es que la lucha pacfica, que ser la brjula de la actividad luchadora en Palestina hoy, no es contraria o alternativa a otras formas de lucha. No queremos pasar de sacralizar la unicidad del fusil y negar todas las dems formas, a sacralizar la lucha pacfica. La lucha pacfica es la forma adecuada hoy, pero no abroga por ello el resto de formas, sino que las complementa y puede llegar en la etapa siguiente a utilizar algunas. Creo que el pueblo de Bab al-Shams ha abierto el horizonte de la lucha en Cisjordania.

Estamos en el umbral de una nueva etapa que anuncia la tercera Intifada palestina, pero esta intifada no ha de estar separada de Gaza, la dispora y los palestinos del 48. Es el marco para recuperar el tejido nacional palestino que se ha ido perdiendo gradualmente desde Oslo y es una recuperacin que lleva a cabo la base popular y una nueva generacin de luchadores y luchadoras que deberan ya ocupar la primera fila de la escena poltica.

Mucho se ha dicho del estancamiento palestino en comparacin con las revoluciones rabes, Gaza con su perseverancia y Bab al-Shams con sus connotaciones han llegado para acabar con este estancamiento. Las tiendas de campaa de Bab al-Shams fueron la otra cara de las tiendas de los desplazados sirios que huyen de la crueldad del despotismo, adems de apuntar hacia un nuevo horizonte para los campamentos palestinos que han sufrido lo que han sufrido desde Yarmuk (Siria) a Tel Zaatar, Jenin y Nahr al-Bared (Lbano).

El nuevo campamento es el de la recuperacin de la tierra, el sumergimiento en ella y su bautizo con sudor, sangre y perseverancia.

Fuente original: http://entretierras.net/2013/01/16/sobre-un-pueblo-llamado-bab-al-shams/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter