Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2013

De la Memoria Histrica a la Historia-Accin

Ramn A. Chirinos
Rebelin


Para generar un cambio social en la humanidad hace falta la organizacin y la movilizacin de la gente hacia la protesta. Pero esto no es suficiente sino se logra sacudir en la sociedad la conciencia de la gente. De esta manera hay que estimular a la gente que piense por s misma para que no se deje engaar y genere cambios sustanciales en un colectivo. Las sociedades deben construir en colectivo sus mecanismos de luchas, pero consciente de lo que afrontan y por qu luchan. Deben comprender su realidad social como elemento clave de una realidad histrica. Y esta realidad histrica es el estudio del presente que se traspola al pasado para extraer de l conocimiento desconocido, para as entender la realidad presente y lo que ser su futuro. Desde este planteamiento, se puede decir que la historia es un potente instrumento para el cambio social.

Hoy en da las sociedades protestan ante la grave crisis econmica que cachetea los rostros viles del capitalismo europeo y norteamericano. Esto es una realidad inocultable. Los pueblos se levantan e insurgen con la conciencia de porque protestan a las puertas de los gobiernos nacionales y frente a la banca que los aniquila. El capitalismo est liquidando el Estado de bienestar, que por largo tiempo gozaron los pases capitalistas.

Hablar de historia es hablar de poltica porque los pueblos son una consecuencia del desarrollo poltico de las sociedades que se transforma de acuerdo a sus diferentes relaciones de produccin en un modo de produccin. De ah se desprende las siguientes definiciones:

1.- La historia no puede ser neutra de toda posibilidad poltica y tampoco puede estar desprovista de un sentido ideolgico.

2.- La historia no es una ciencia autnoma ni est aislada de otras ciencias.

3.- La historia es conocimiento. La historia restituye la memoria del pasado pero puede tambin rectificarla.

4.- La historia no es un montn de hechos sociales, con sus particularidades y sin conexin a una suma de mltiples determinaciones que hacen de la historia una totalidad i

La historia por su carcter cientfico en que debe constituirse es tambin un espacio para las interpretaciones; es campo de batalla para exponer sus ideas, visiones, intereses e ideologas construidas. En pocas palabras la historia debe tener un sentido crtico, que no solo enfrente la historiografa tradicional, sino que sea una historia comprometida polticamente, caracterizada por dar a la luz pblica una memoria colectiva que acerque al hombre y a la mujer a las propias races de los grupos humanos. La historia es una relacin a la inversa entre el presente y el pasado; es una relacin activa, donde el presente interroga el pasado, siendo el historiador un agitador de oficio.

Todo historiador sin memoria colectiva tiende a corto y largo plazo ha de-construirse; a perder su fisonoma e identidad, asumiendo nuevas identidades y actores totalmente ajenos a su realidad social. El historiador Josep Fontana dice que sera triste que tuvisemos que repetir la lapidaria queja de Marc Bloch que deca: no nos hemos atrevido a ser en la plaza pblica la voz que clama en el desierto () Hemos preferido encerrarnos en la quietud de nuestros talleres (). No nos queda, a la mayor parte, ms que el derecho a decir que fuimos buenos obreros. Pero hemos sido tambin buenos ciudadanos ii ? . Es necesario estar completamente convencido acerca de la responsabilidad social y poltica del historiador, con el fin de que escriba historias con sentido, que sirvan, tanto a los hombres como a mujeres para entender el presente y as proyectar su futuro.

Berthold Brecht dijo lo siguiente, en relacin al anterior planteamiento: quien quiera hoy da combatir la mentira y la ignorancia y escribir la verdad, tiene que vencer, por lo menos, cinco obstculos. Deber tener el valor de escribir la verdad, aun cuando sea reprimida por doquier; la perspicacia de reconocerla, aun cuando sea solapada por doquier; el arte de hacerla manejable como un arma; criterio para escoger a aquellos en cuyas manos se haga eficaz; astucia para propagarla entre estos. Estos obstculos son grandes para aquellos que escriben bajo la frula del fascismo, pero existen tambin para aquellos que fueron expulsados o han huido, e incluso para aquellos que escriben en los pases de la libertad burguesa iii .

  La historia debe ser instrumento indispensable para el anlisis y la reflexin, que ayude al hombre y a la mujer a comprender su sociedad y con esta rebelarse con lo que los oprime, as tenga que ir contra el sistema que reina e impera. La historia en un sentido amplio; es un pensamiento crtico que devela los mecanismos de explotacin y opresin en el presente, pero afincado en una historia como proceso que define a los sujetos histricos entre dominantes y dominados iv

La historia es una continuidad de procesos que libera o encubre las realidades de una sociedad. Somos producto del pasado y vivimos sumergidos dentro de l, que por todas partes nos oprime. El historiador no narra, no describe sino que interroga el pasado, lo escudria para recrear una nueva memoria histrica. Por lo tanto, podemos decir que la historia es investigacin, donde la eleccin del objeto de estudio est en consonancia con lo intereses, hechos y situaciones que preparan el advenimiento de su presente. En este sentido, es importante destacar, lo fundamental en que se convierte la memoria histrica que como objeto dado, es necesario escudriarla para convertirla en un objeto del saber v .

A modo de conclusin podemos decir; que el historiador no puede permanecer sentado, no ser un burcrata de la historia; al contrario debe ser un caminante, fiel a su deber de explorar y aventurarse en el mundo de la investigacin. Desmenuzar de las fuentes histricas conocimiento, es decir, de cada papel, de cada entrevista, de cada imagen, de cada apreciacin de otro autor, extraer y producir conocimiento. Extraer de la gente lo que piensa y cree de la historia o de un hecho histrico. La historia debe servir para dar explicacin de lo vivido.


Notas:

i Definiciones construidas a partir de los siguientes autores: Fontana Josep: La historia de los hombres: el siglo XX. Editorial Crtica. 1era edicin, Barcelona, Espaa 2002 y Schaff Adam: Historia y Verdad . Editorial Crtica, Grupo Editorial Grijalbo. Segunda edicin, 1983. Barcelona Espaa.

ii Grez Toso Sergio: Charla inaugural del ao acadmico del departamento de ciencia histricas de la universidad de Chile. Una historia para el presente y el futuro. http://rebelion.org/notica.php?d=150001

iii Brecht Berthold: Cinco obstculos para escribir la verdad. En el arte y la poltica. Editorial Nueva Nicaragua, Managua, 1985. Pp, 222-223

iv Vega Cantor Renn: Elogio del pensamiento crtico. http//www.rebelion.org/noticia.php?id=149334

v Fazio Hugo: La nueva historia francesa: radiografa de una nueva historia. http://historiacritica.uniandes.edu.co/view.php/89/1.php)


[email protected]

Twitter: @ramoncoro

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter