Portada :: Otro mundo es posible :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2013

Realidades y resistencias de las mujeres en el mundo

Ane Garay y Ainara Arrieta
Revista Pueblos


Diversas, indignadas, rebeldes, luchadoras incansables, las mujeres son sujetos estratgicos en la transformacin poltica y social. Desde distintos espacios organizativos construyen para la sociedad en su conjunto alternativas viables y necesarias al actual modelo de desarrollo, en el que la lgica de mercado se impone sobre los derechos de las personas y los pueblos. Hoy, las luchas y reivindicaciones de los feminismos son ms pertinentes y estratgicas si cabe. Nos brindan una mirada plural e integral, nos permiten tomar conciencia crtica de la desigualdad y ofrecen propuestas concretas a los retos que impone esta crisis de civilizacin.

A travs del relato diverso de las luchas de las mujeres en el mundo que recoge este nmero especial de Pueblos, retomamos la necesidad de colocar la accin poltica en el centro del activismo feminista; siendo que en el actual contexto de Crisis (con mayscula) urge construir colectivamente modelos alternativos de desarrollo basados en una nueva tica colectiva que confronte la desigualdad entre mujeres y hombres.

No son pocos los desafos que enfrenta la incidencia feminista en la construccin de las agendas internacionales de desarrollo. A pesar de los logros alcanzados, principalmente en el mbito del reconocimiento normativo, la materializacin de los acuerdos y compromisos en defensa de los derechos de las mujeres ha sido desigual y limitada.

En la actual situacin de reduccin de financiamiento para polticas sociales, los retrocesos en materia de igualdad resultan a todas luces desproporcionados. En este sentido, el peligro de la instrumentalizacin de la lucha por los derechos de las mujeres, el despojo de contenidos y la despolitizacin de conceptos fundamentales como el gnero ha sido ampliamente sealado por numerosas activistas, que advierten de las dificultades para incidir sobre estructuras desiguales e injustas.

La reivindicacin por los derechos sexuales y reproductivos contina hoy siendo una demanda articuladora de las luchas de las mujeres en el mundo. Las feministas indgenas comunitarias han redimensionado su comprensin, planteando la relacin intrnseca entre el cuerpo, el territorio y la autonoma de las mujeres. A pesar de que los Estados estn obligados a garantizar, entre otros, el acceso al aborto legal y seguro, a una educacin sexual integral y a una atencin sanitaria sin discriminacin, el control sobre los cuerpos de las mujeres por parte de los poderes (Iglesia, mercados, gobiernos, etc.) contina acrecentndose y limitando los derechos sexuales, la autonoma y la salud reproductiva de las mujeres.

No olvidamos que la violencia sexual contra las mujeres es utilizada como estrategia para aniquilarlas como sujetos polticos y destruir a las comunidades. Combatir todas las violencias machistas y quebrar la impunidad que las ampara precisa de la accin cotidiana de toda la sociedad, pero tambin de la determinacin de las instancias polticas y judiciales.

Otro de los ejes histricos de las luchas feministas es el trabajo. Su reconceptualizacin nos permite visibilizar y caminar hacia el reconocimiento del trabajo no asalariado, de reproduccin social. Y al mismo tiempo, seguimos apoyando las demandas de millones de trabajadoras y mujeres campesinas privadas de sus derechos laborales. Queremos destacar las de las empleadas domsticas, uno de los sectores ms olvidados y significativos. No cesamos en la identificacin y denuncia de demasiadas formas de opresin. Algunas, descarnadas, como las que violentan a las mujeres lesbianas y transexuales; otras, ms sutiles pero tambin profundas, como las que esconde el amor romntico.

Las experiencias que aqu se presentan son la constatacin de que las mujeres forman parte fundamental de las luchas por la transformacin social. Sin embargo, sus demandas no siempre son compartidas ni acompaadas por los movimientos, organizaciones e instituciones en los que ellas participan. Las resistencias a adoptar como propias las banderas en defensa de los derechos de las mujeres son fruto de la persistencia del sistema patriarcal excluyente e injusto sobre el que debemos incidir y transformar.

Ane Garay es investigadora del Observatorio de Multinacionales en Amrica Latina (OMAL) Paz con Dignidad.
Ainara Arrieta es maestra en Desarrollo Rural.

Este artculo ha sido publicado en el n 55 de Pueblos Revista de Informacin y Debate Primer trimestre de 2013.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter