Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin estado
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2013

Ejecutadas por ser mujeres, por ser kurdas y por ser militantes

Orsola Casagrande
Gara

En un emotivo anlisis, la autora denuncia sin ambages la ejecucin de las tres activistas como un acto de terrorismo de Estado y critica la complicidad cobarde de Europa. Frente a ello, reivindica un autntico proceso de dilogo y recuerda la disposicin del pueblo kurdo a la paz.


Todos los relojes se pararon ayer en Kurdistn. Tiendas cerradas y calles vacas: era como si toda Diyarbakir (ms de un milln y medio de personas) se hubiera ido. Y, de hecho, as fue: decenas de miles de personas haban empezado por la madrugada a acercarse al lugar donde se celebr la ceremonia funeraria por Sakine Cansiz, Fidan Dogan (Rojbin) y Leyla Saylemez, ejecutadas el 9 de enero en Pars.

Tres mujeres kurdas, tres militantes, tres generaciones diferentes. Sakine Cansiz (55 aos) fue la nica mujer entre los fundadores del PKK, una vida al servicio de su pueblo, para conseguir paz, justicia y libertad. Fidan Rojbin Dogan (32 aos) era la representante en Pars del Congreso Nacional del Kurdistn. Su sonrisa transmita un optimismo contagioso. Leyla Saylemez (24 aos) se haba unido al movimiento de liberacin de su pueblo en Europa, trabajando con los jvenes.

Los ojos de los 100.000 de Diyarbakir estn enrojecidos: saben bien que estas ejecuciones estn dirigidas tambin a todos ellos. El mensaje es claro: quin mat a Sakine, Rojbin y Leyla trat de matar la voluntad y la determinacin de los kurdos y de su trabajo por la paz, la libertad, la justicia. Un mensaje claro para el PKK y su lder, Abdullah Oalan: No podemos soportar vuestras propuestas para una nueva relacin entre las naciones, entre los pueblos de Turqua. No podemos soportar siquiera la idea de una sociedad donde las mujeres no estn subordinadas, no os dejaremos intentar construirla.

Sakine, Rojbin y Leyla fueron ejecutadas por ser la suma de lo que el PKK quiere alcanzar con su lucha: la liberacin de la mujer, la liberacin de los jvenes, la liberacin de las naciones, la paz, la justicia, el dilogo, la libertad. Fueron ejecutadas por ser mujeres, por ser kurdas y por ser militantes. No es difcil ver todo eso. Es mucho mas fcil negociar con una parte que tiene miedo por su vida, que tiene una preocupacin constante por sobrevivir y que, por lo tanto, puede acceder a poner en segundo plano sus demandas polticas. No es casualidad que al mismo tiempo que anunciaba las conversaciones de Imrali, el Gobierno haya intensificado los bombardeos contra las guerrillas matando a mas de 20 guerrilleros en los ltimos das.

Se ha dicho que los killers de Pars tambin han enviado un mensaje a Erdogan y a su apertura a los kurdos. No es as. El mensaje era solamente para los kurdos, para el PKK y para Oalan: No podis vivir tranquilos ni en Turqua ni siquiera en Europa o donde sea.

Los asesinos de Pars eran profesionales. Se trat de una ejecucin estilo SAS britnico. Difcil no pensar en Gibraltar 1988 (el 6 de marzo el SAS ejecut a tres activistas del IRA, Mairead Farrell, Sean Savage y McCann Danny, durante el da, en la calle principal). O en la exprimera ministra israel Golda Meier, despus de la accin palestina en los Juegos Olmpicos en Mnich en el 72. Meier orden al Mossad: Aqu est la lista: encontradlos y matadlos. En veinte aos, la operacin Ira de Dios llev a la ejecucin -en varios pases europeos- de todos los palestinos que Israel consider responsables de los hechos de Mnich.

El hecho de que Erdogan sugiriera un par de horas despus del descubrimiento de los cuerpos que parece ser un trabajo interno al PKK indica la mala conciencia de los que -a sabiendas de que estn de alguna manera involucrados- se apresuran a sealar sospechosos.

Pero si la reaccin del Gobierno turco era de esperar, como la de la prensa turca, lamentable pero predecible, lo que es inaceptable es la complicidad cobarde de la mayora de los medios internacionales (y de Europa en particular). Occidente, la Europa que tiene tanta responsabilidad en la persecucin interminable de los kurdos (empezando con la Italia del Gobierno D'Alema, que conden a Oalan a ser capturado).

Vuelos de entrega, secuestros, ejecuciones llevadas a cabo en su territorio sin que nadie levante un dedo o la voz. Las agencias de inteligencia actan libres Europa. Y es importante recordar el papel de EEUU, que siempre ha sostenido a Turqua en su lucha contra el PKK. En setiembre de 2012 el embajador de EEUU en Ankara, Francis Ricciardone reconoci ante la prensa haber sugerido a Turqua que adoptara la estrategia Bin Laden contra los guerrilleros del PKK. Es lo que se ha hecho en Pars con armas calibre 7.65 mm y en otros lugares a travs de herons, escuadrones de la muerte, comandos, o sea, el captured dead. Dos das despus de las ejecuciones en Pars, Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado de los EEUU valoraba las conversaciones de Imrali como un desarrollo positivo. Nuland, que siempre termina su discursos condenando el terror no lo haca esta vez por alguna razn. Los asesinatos no han sido un acto de terrorismo ? O quizs las tres mujeres ejecutadas eran personas que merecan ser matadas por la estrategia Bin Laden? O quizs es porque la Gladio Turca tiene su races en EEUU que las ejecuciones de Pars no han sido condenadas? Va a ser que s.

EEUU nunca propuso una solucin de paz, poltica, para la cuestin kurda, se ha limitado a usar los kurdos en los cuatro pases donde viven, pero atendiendo a sus propioss intereses.

Turqua es compleja. Este nuevo proceso (se puede llamar proceso a eso?) de conversaciones es liderado por el jefe del MIT (los servicios secretos turcos), Hakan Fidan, y consiste en una serie de reuniones entre Fidan mismo y el lder del PKK, (en la prisin Imrali desde 1999) para ver si se puede llegar a un acuerdo. Acuerdo en qu? El desarme del PKK, dice el Gobierno del AKP, o sea, concretamente, el abandono de las armas y la retirada ms all de la frontera.

El objetivo es conseguir que el PKK deje las armas, dijo el asesor principal del premier Erdogan, Yalcin Akdogan. Pero eso solo se puede conseguir tras avances y contrapartidas del Gobierno turco, recuerda el PKK. Un proceso de dilogo que comienza con una precondicin (y qu precondicin: el abandono de las armas y del territorio!), ya no puede ser definido como tal.

Francia tambin debe responder a muchas preguntas. Debe hacerlo con prisa si no quiere ser incluida entre los cmplices de este brutal asesinato. Rue Lafayette, detrs de la estacin del Norte, es una calle muy transitada. La Oficina de Informacin del Kurdistn es un lugar muy vigilado por la Polica francesa.

Los kurdos enviaron ayer un claro mensaje a los asesinos: Continuaremos eligiendo el dilogo y la paz. Vamos a seguir exponiendo sus mentiras.

Fuente original: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130118/383217/es/Ejecutadas-ser-mujeres-ser-kurdas-ser-militantes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter