Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2013

Qu hora es en Argentina?

Andrs Figueroa Cornejo
Rebelin


Al lder de la comunidad indgena qom Potae Napocna Navogoh (La Primavera), Flix Daz, establecida desde hace tanto y tanto en lo que ahora se llama Formosa, norte grande argentino, no slo han intentado matarlo desde hace tiempo por encabezar la defensa y organizacin del territorio de su gente cada vez ms mordido por los gobiernos del Estado. Como Flix es de casco pedregoso y no slo resiste junto a su pueblo sino que est empeado en convertir a los qom en una nacin, recuperar al menos parte de lo que les han arrebatado con violencia y leyes (los sinnimos histricos del poder) y fortalecer la identidad y autonoma, hace unos das asesinaron a uno de sus sobrinos. Ya motoristas haban atropellado hace meses a otros de sus parientes, y el ltimo 17 de enero a otro qom. El kirchnerista Gildo Insfrn es el gobernador de la provincia y un gendarme en motocicleta quien ejecut el crimen.

La actual manera para demoler a Flix es antigua. Como los que ordenan no quieren transformarlo en un cono de la lucha indgena que recorre Amrica Latina volcnicamente, le quieren vaciar las fuerzas y las convicciones, descorazonarlo y pulverizar la causa de los suyos. Pero l y los suyos son de madera incombustible, de piedra original. Tienen planes milenarios para sobrevivir. Son materia azul y libertaria. De la mano con la mayora expoliada son la garanta para vencer.

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli -y carta presidencial del kirchnerismo cuando ya sea de mal gusto hasta bromear con la posibilidad de reformar la Constitucin para que Cristina Fernndez pueda postularse por tercera vez a la administracin de la Casa Rosada-, en su 'guerra' contra la delincuencia basada en el terror, el garrote y no en la justicia social y polticas de reinsercin laboral, ampara grupos parapoliciales con amplia libertad de accin. Si probadamente altas y bien formadas jefaturas policiales estn vinculadas a las redes del crimen organizado -narcotrfico, trata de personas y prostitucin infantil-, qu puede esperarse del sicariato. Para la gradera, renuncian las jefaturas cuando la corrupcin con publicidad no se les quita ni con azufre y luego son reciclados en otros cargos. El fantasma de Vito Corleone vaga amargamente en Buenos Aires, pensando que toda mafia pasada fue mejor.

Los funcionarios del Instituto Nacional de Estadsticas y Censos (INDEC), organizados en juntas internas opuestas a la burocracia sindical, el 15 de enero cumplieron 6 aos denunciando la falsedad de las cifras oficiales de esa institucin. Consideran que ya es una victoria que toda Argentina sepa que el INDEC miente y no slo en los guarismos de la inflacin. Informaron, por ejemplo, que mientras el precio real de una canasta familiar bsica es de 7.000 pesos, el 70 % de los jubilados del pas recibe 1.800 pesos al mes; que el 60 % de los trabajadores del Estado est precarizado (no es de planta, permanece subcontratado, tercerizado, subempleado, en negro) y que una franja de ellos cobra 1.500 pesos de salario. Tambin afirmaron que la indigencia, la miseria, la pobreza dura, la cesanta, el trabajo informal y las desigualdades en la distribucin de la riqueza han aumentado dramticamente. Y que el 2013 se agudizar la crisis. La fuente son los propios trabajadores del INDEC que conocen de primera mano los misterios que oscurecen discrecionalmente los funcionarios gubernamentales.

Economistas sistmicos sealan que los problemas fundamentales del pas se encuentran en la inflacin, la falta de inversiones, el cepo del dlar, la dependencia del precio de los granos, cereales, soja; la brusca baja del crecimiento brasilero y su eco amplificado en Argentina, y la lenta recomposicin de los pases centrales.

El gobierno subsidiario y concesionista de CFK jibariza los programas sociales, quiere negociaciones colectivas an ms restrictivas y muy por debajo de la actualizacin de la inflacin, recorre el mundo ofreciendo recursos naturales sin franquicias e impuestos ridculos al capital, intenta sin xito cegar la realidad con discursos altisonantes y cautiva hasta el ltimo dlar para pagar deuda externa pblica que se entremezcla con la privada en virtud de los subsidios al capital. Los grandes grupos econmicos transnacionales y mixtos aumentan sus beneficios sin ofrecer ms que poco y precarizado empleo, y gravmenes marginales al Estado en tanto se multiplican y aumentan los impuestos a los trabajadores. El precio de las remuneraciones para los trabajadores -especialmente para la inmensa mayora imposibilitada de sindicalizarse- se sostiene de manera nominal y en la realidad, se destruye a diario. La especulacin de los precios de las mercancas tanto en el retailer (grandes minoristas) como en el almacn de la esquina llena las flacas billeteras populares de tarjetas de crditos hormiga y colabora con el incremento de la inflacin. Una gaseosa corriente vendida en la calle puede variar hasta un 100 %. Los problemas inmediatos ms acuciantes se concentran en la crisis de la educacin y salud pblicas, el transporte colectivo, trabajo, y las dificultades extraordinarias para acceder a una vivienda rentada o propia. En las provincias la situacin cobra ms dramatismo. Por eso la migracin interna hacia Buenos Aires alimenta las zonas ms empobrecidas del cono urbano.

El candidato de la derecha tradicional a la Presidencia para el 2015 y actual gobernador de la Ciudad de Buenos Aires, el empresario y millonario Mauricio Macri, est en pleno despliegue de polticas ultraliberales. Junto con aprobar en la legislatura portea varias sesiones de predios de propiedad estatal a la empresa inmobiliaria IRSA con los votos tanto de su partido PRO como del kirchnerista Frente para la Victoria (FpV) a modo de canje electoral para que en el Congreso Nacional el PRO le retornara el favor a los K. De hecho, se autorizaron mutuamente y a mano alzada los presupuestos 2013 en la Ciudad portea y a nivel pas sin problemas. Cual si fueran socios y garantes de la aplicacin del mismo programa poltico, acorde con los dictados imperialistas para la regin. En concreto, ambas componendas pretenden asegurar la frgil estabilidad institucional, como la gobernabilidad burguesa en Argentina mientras el techo se llueve a prisa y sin pausa. Asimismo, Mauricio Macri ya anunci la suba del transporte subterrneo (Subte), la entrega de la recoleccin de la basura a una o varias corporaciones a un precio que triplica el mismo servicio si lo otorgara el Estado. Ambos temas son materia de controversia aparente entre el PRO y el FpV para llenar los noticieros, distraer a las grandes mayoras y presentarse como bandos opositores, toda vez que son complementarios, y juntos, hegemona. Macri no es menos autoritario y verticalista que CFK, en cuyo gobierno la participacin poltica de la gente de a pie en las reas estratgicas se limita a haberlos votado en las elecciones tanto de la Ciudad como del pas por una vez. Los varios formatos de participacin inscritos en la ley no son vinculantes, se realizan de manera irregular y no influyen en mbitos decisionales. La puesta en escena instala la agenda pas a discrecin total, los grandes medios de comunicacin estn repartidos democrticamente entre ambas fuerzas-, mientras sus teatrales acusaciones no dan ni para el obituario de los matutinos. En sntesis, se trata de la aplicacin, con matices ms o menos contenciosos socialmente para procurar con caridad morigerar la lucha de clases, en tanto, con torpezas, cortoplacismos y reyertas para hacer la siesta, persiguen el mismo objetivo: combinar los privilegios del capital a costa del trabajo con la gobernabilidad y paz social que demanda la minora insaciable. Como el 2013 es ao electoral a nivel municipal y legislativo, se esperan promesas, clientelismo y gastos en publicidad. Los resultados de las elecciones son determinantes para las aspiraciones re-represidenciales de una Cristina Fernndez que decae diagonalmente en las pocas encuestas conocidas.

La masa crtica de los trabajadores y el pueblo se bate en frmulas generalmente apreciables en su coherencia interna que no es igual a estar a la altura de las circunstancias reales-, mientras la mayora slo padece las calamidades del capital y espera un milagro o un desastre.

Las formaciones polticas de quienes luchan por una sociedad postcapitalista mantienen un sectarismo funcional y no terminan de sintonizar sus relojes con el pueblo y entre s. Mucha consigna, ideologismos de prctica y de caf, ausencia de consistencia poltica y correlato entre el decir y el hacer, carencia de audacia y sobre todo de unidad no slo en actos o contingencias contestatarias, posterga riesgosamente la organizacin y conduccin ampliada en un nuevo ciclo de luchas sociales desperdigadas. Las agrupaciones sociales y polticas presionan separadamente al Estado, sin direccin unitaria, no salen del economicismo, el testimonio y las innumerables marchas y concentraciones peticionistas ante la Casa Rosada. Tomar la calle como un fin para medir fuerzas resulta un ejercicio insuficiente, como la praxis disgregada de creacin de grmenes de poder popular. Se habla de todas las formas de lucha, pero no como combinacin dialctica de acuerdo al estadio del movimiento real que combate al capital y al Estado. Ms bien se absolutiza la lucha legal o se absolutiza la lucha nicamente por abajo y directa. Y con absolutos, la unidad ms amplia posible del conjunto diverso y vlido de los empeos de todo un pueblo, funcionan como trabas, que no como facilitadores en la construccin contra hegemnica en todos los planos para fundar la arcilla generosa e inclusiva de una alternativa poltica que haga frente a las expresiones matizadas de los intereses del capital. Es la hora de la articulacin y los articuladores de la unidad popular. Dinmicamente, con avances y retrocesos, de la articulacin es preciso transitar a la unidad ms frrea, abreviar el perodo de resistencia a las formas ms brutales de la expoliacin y pavimentar las condiciones de la futura ofensiva y la edificacin del poder popular. En todas las trincheras, empleando todos los intersticios ganados a la democracia burguesa, multiplicando las prcticas unitarias y combinadas, avivando el mestizaje, el debate, la formacin y la prctica. Que miren, hermanxs y compaerxs, que todava no tenemos ni un diario de papel que represente los intereses de los trabajadores y el pueblo. Que no salimos de los rganos oficiales para iniciados, que no tenemos un canal televisivo (o al menos uno o ms programas!) a disposicin de la unidad; que las emisoras del pueblo, ms all de su quehacer pico, son acotadas y su coordinacin, lenta.

La fuerza social liberadora es la condicin para la lucha grantica por el poder para conquistar la igualdad y la libertad. Lucha electoral, accin directa y creacin de poder popular no son estancos compartimentados o que se niegan entre s. Por el contrario. Son la composicin y mixtura de combate necesarias para vencer. Y la realidad y su movimiento las modula; la realidad y su movimiento se ocupa de sus acentos, preeminencias y subordinaciones segn la dinmica contradictoria de la lucha de clases.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter