Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2013

Costa Rica
Ni nerviosismo ni temor: Urge una reforma electoral

Jos Solano
Equipo Crtica


Algunas partes de este documento no estn escritas para nerviosos ni para quien reacciona con temor dijo el coordinador de la Comisin de Notables Francisco Antonio Pacheco en la presentacin del informe elaborado por la misma para analizar y proponer recomendaciones al problema de la ingobernabilidad que atraviesa el pas.

El despampanante buqu de recomendaciones de la Comisin no brinda las respuestas que la ciudadana requiere para mejorar la gobernanza en el pas y a ratos ms bien plantea el efecto contrario, esto es palpable en el intento de instaurar una amorfa mezcla de sistema presidencialista con parlamentarista, ni qu decir de la posibilidad de aumentar el nmero de diputados hasta un mximo de ochenta y siete. Es imposible creer un desconocimiento de la Comisin respecto a la poca eficiencia del parlamento.

Pero quizs el tema que menos cuaja sea el de la mezcla de dos regmenes que se diferencian por su modus operandi. Por un lado, el presidencialismo costarricense tiene exceso de atribuciones, lo cual debe comprenderse histricamente contextualizndolo en el autoritarismo de Toms Guardia y su constitucin de 1871, base de la actual. Por otro lado, el parlamentarismo implica una reforma sustancial de las prcticas electorales y de la dinmica hasta ahora inexistente entre los poderes del estado, as como del dilogo con los grupos de presin. Lo que pareciera es que en la bsqueda de un mayor equilibrio se empodera an ms al Ejecutivo y al Legislativo pero sin un aparente control, dejando algunas de sus actuaciones a la venganza y el capricho por ms que la Comisin desmitifique este escenario.

Partiendo de esto ltimo, la censura constructiva (mocionada por mayora calificada o absoluta en la Asamblea Legislativa) que plantean los comisionados, busca que los ministros dimitan a su cargo cuando sean cuestionadas sus actuaciones. Este tipo de censura limitada est bien, sin embargo, el problema radica cuando, en la bsqueda del equilibrio, el Presidente pueda disolver anticipadamente el Congreso llamando a elecciones de diputados. Los comisionados afirman que el mandatario podr ejercerla razonadamente (la disolucin anticipada), cuando considere que la labor legislativa es ineficaz o que entorpece la marcha del pas. (Informe final de la Comisin Presidencial sobre Gobernabilidad Democrtica, p. 16)

Ahondado a este hecho, el comisionado Manrique Jimnez teme que entre los criterios de disolucin pese el carcter subjetivo del Presidente, esto por tanto pueda actuar el efecto de represalia por la censura del gabinete. As mismo, como l bien recalca, el Gobierno podra caer en criterios de oportunidad o conveniencia cuando, por ejemplo, se decida la disolucin en caso de querer aprobar X o Y proyecto de ley y no se cuente con la mayora parlamentaria, lo que supondra no solo un retraso legislativo sino tambin una limitacin al dilogo para la construccin de consensos.

Lo que plantea la Comisin de Notables no viene a solucionar los problemas de fondo que tiene el pas, es decir, las contrariedades del sistema electoral fallido. Este se configur desde un punto de vista poco democrtico con la casi nula presencia de representantes de las mayoras y s muy apegados a intereses selectivos de la sociedad.

Los Notables fallaron a la hora de desenmascarar uno de los grandes problemas del letargo que afronta el pas: el sistema electoral. Y es que urge una verdadera reforma de los mecanismos de eleccin popular, ya que estos se han visto empaados por la poca representacin de los diversos sectores sociales, el poco acceso de personas realmente efectivas a los puestos legislativos, las desigualdades proporcionales de representacin y las curules a dedo.

En Costa Rica, los candidatos presidenciales eligen a los diputados, no los ciudadanos. Las listas cerradas limitan la democracia al no tener posibilidad de seleccionar entre los posibles legisladores. El candidato acomoda a sus intereses el listado: arriba los que se ajustan a su poltica, abajo los que no, el cociente se encarga del resto. Mucho menos existe la posibilidad de nominacin, los nombres son elegidos por convenciones donde no hay participacin ciudadana real.

En resumen, lo que el pas necesita es una nueva reestructuracin electoral, ms democrtica y participativa, con propuestas ms concretas y accesibles. Por ejemplo, una constituyente, en estos momentos, es ilgica bajo las condiciones de estiras y encojes de la gobernabilidad, las tensiones con la sociedad civil y ciertos aires convulsos que rodean el clima poltico nacional. No hay nerviosismo ni temor, mas por ahora es ms fcil reconstituir las formas de eleccin y participacin democrtica que dar noventa y siete soluciones a un pas que lleva un rumbo incierto.

Jos Solano es educador

Fuente:http://www.equipocritica.org/reflexion-editorial/editoriales-anteriores/ni-nerviosismo-ni-temor-urge-una-reforma-electoral/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter