Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2013

Anlisis y prospectiva del proceso de paz

Horacio Duque Giraldo
Rebelin


El proceso de paz que avanza en La Habana entre el gobierno del seor Santos y las Farc/EP ha tomado la forma de un "sistema histrico" con repercusiones en todos los mbitos de la formacin social nacional. Su impacto cubre la forma primordial de las relaciones entre Estado y sociedad civil.

No se trata de un evento banal o marginal. Comprenderlo supone construir un marco analtico que articule una visin histrica del Estado, una aproximacin sociolgica a los problemas objetivos que apalancan la violencia social y una interpretacin poltica en la perspectiva de armar un rgimen democrtico moderno y plural que supere el sistema de representacin liberal y de competencia partidista schumpeteriana.

El Acuerdo general para la superacin del conflicto firmado por las partes plenipotenciarias desde agosto del ao 2012 en La Habana, rene todos los elementos analticos para poder interpretar cada campo de lo pactado. Me refiero a la filosofa consignada en el prembulo, a los pasos indicados, a la agenda de temas, a la Mesa y su funcionamiento, a la implementacin de consensos suficientes, a las reglas de funcionamiento de la Mesa y a la participacin de otros Estados en calidad de acompaantes y garantes.

Por supuesto, conocer el sentido del texto permite avanzar en un plano prospectivo que muy probablemente evitara "huecos negros" favorables a la retrica de aquellos que asumieron como oficio la obstruccin opositora y de sabotaje a las formulas que la deliberacin inteligente identifique como alternativas a los problemas diagnosticados en mltiples estudios realizados a lo largo de los aos.

Haber establecido como premisa fundamental "que nada estar acordado hasta que todo este acordado" constituye una medida de gran trascendencia. Es un principio bsico dado el carcter de los vnculos determinados que no son otros que los de las conversaciones y la deliberacin, ms no los de una negociacin estricta. El dilogo y la exposicin de tesis y puntos de vista divergentes en La Mesa permite llegar al ncleo central de los problemas y a la construccin de consensos suficientes. Es lo que estamos observando con el tema agrario que ya tiene en su balance un Foro nacional y unos elementos de orden general sobre los campos que deben ser intervenidos para reformar la estructura agraria capturada por el violento latifundio ganadero.

Aun queda un trecho por recorrer en el debate rural. Algunos dicen que hasta Semana Santa. Ser conveniente ahondar en esferas histricas, dada la condicin de "larga duracin" que caracteriza la gran propiedad rural, con orgenes coloniales; igualmente en estudios sociolgicos para establecer la esencia de fenmenos como el del desplazamiento forzado y la violencia paramilitar; de la misma manera en consideraciones politolgicas para establecer un marco de derechos democrticos que garanticen la igualdad y la libertad de los campesinos.

El "sistema histrico de la paz" ya tiene un largo e importante tramo recorrido con los meses de un periodo preliminar de mucha discrecionalidad, que cerr con el documento central del Acuerdo especial de La Habana. Fue una gran conquista democrtica. Qued atrs la etapa nefasta del ochenio de macartismo, negacin del conflicto y violacin intensa y sistemtica de los derechos humanos de parte del rgimen autoritario de Uribe Velez.

En los meses recientes se ha dado una intensa deliberacin sobre el primer punto de la agenda y la adecuacin material de las reglas de funcionamiento de la Mesa de conversaciones. Todo correcto. La prospectiva indica que debemos marchar hasta hacerle el cierre a este "Segundo momento" que debe abordar los otros temas referidos a la democracia poltica, el fin del conflicto, los cultivos ilcitos y el asunto de las vctimas. Ni mas ni menos.

Obviamente vendrn ms foros con la sociedad civil y la reglamentacin procedimental de elementos adicionales como el de las comunicaciones para la paz, que bien puede utilizar el Canal 3, anunciado recientemente por el gobierno central, como herramienta del "hecho comunicacional" de los dilogos.

Vendr un "tercer momento" o el campo de la implementacin, verificacin y refrendacin, pues la firma de un Acuerdo final debe dar inicio a la implementacin de todos los puntos acordados. El texto del Acuerdo indica la definicin de mecanismos de implementacin y verificacin, con sistemas de implementacin que darn especial atencin a las regiones; la organizacin de mecanismos de verificacin; la adopcin de mecanismos de resolucin de diferencias, que tendrn capacidad y poder de ejecucin y estarn conformadas por representantes de la sociedad civil, segn el caso; el acompaamiento internacional; el cronograma; el presupuesto; las herramientas de difusin y comunicacin; y los mecanismos de refrendacin de los acuerdos mediante consultas populares o referendos aprobatorios.

Dada la naturaleza esencialmente poltica de todo el proceso de paz ser inevitable asumir temas emergentes y aparentemente "sorpresivos". Me refiero, por ahora, al caso de la presencia de Simn Trinidad en la Mesa de Conversaciones. Trinidad es un smbolo de la resistencia campesina revolucionaria que tiene las caractersticas del liderazgo de Nelson Mandela en Sur frica (preso durante 30 aos) y su lucha por la paz. Con los das su nombre alcanzar los niveles de un emblema imprescindible en la democracia que madure con la superacin de la guerra civil y la construccin de una paz estable y duradera. Simn Trinidad bien puede ser el nombre que congregue la voluntad de millones de colombianos en un proyecto para construir la Nueva Colombia.

Por ltimo, que no de ltimo, los das posteriores al 20 de enero en que termina la tregua unilateral declarada desde finales de noviembre del ao anterior, nos regresaran a las escenas violentas del conflicto social y armado, pues es bien sabido que el Presidente de la Repblica ha establecido de manera absoluta que las conversaciones se adelantaran en medio del conflicto, descartando un cese bilateral al fuego y de hostilidades porque se presume que el mismo ser aprovechado para escalar la guerra por parte de quien se considera ha sido derrotado en el campo de batalla. Paradojal que es la vida, dira Borges.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter