Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2013

Lo que es y lo que debe ser

Jess Lozada Guevara
Rebelin


Ha comenzado la cantura, ms no la controversia. Desde varios sitios llegan ecos y comentarios acerca de mi texto Un pie forzado, solo uno. Entre ellos llam mi atencin, y dispar las alarmas, el mensaje enviado por Martha Esquenazi, investigadora de la Cultura popular cubana. Dice: solo premiaron el repentismo y no el punto guajiro en general que tambin incluye las tonadas y los diferentes estilos de interpretacin y creo que debieron hacerlo general, es el nico gnero musical tradicional cubano que est vigente en la mayora del pas con excepcin de cuatro o cinco municipios solamente

Las pginas Web del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural y del Centro Iberoamericano de la Dcima y el verso improvisado, ambos con sede en La Habana, no reflejan, como era de esperarse, la resolucin que reconoce a la Poesa Oral Improvisada como Patrimonio Cultural de la Nacin, solo nos enteramos del asunto por notas de prensa aparecidas en medios cubanos y extranjeros, que, como sabemos, no siempre son redactadas por especialistas o conocedores, y que corren el riesgo de ser inexactas o quienes las escriben a veces optan por ignorar lo que pareciera ser un dato superfluo, poco noticioso, pero que, sin embargo, es esencial para comprender la dimensin y trascendencia del hecho publicitado. Por otro lado, algunos de ellos han sealado, que el reconocimiento incluye la dcima cantada y sus expresiones de tonadas, punto cubano, controversia y pie forzado.

Si fuera cierto que solo se consider a la dcima improvisada cantada y al punto guajiro, en sus diferentes variantes, estaramos abordando nada ms que una parte del fenmeno. Cosa que sera algo as como pretender destacar el ojo dibujado en un retrato ignorando que l forma parte de la totalidad del personaje. El dao cultural sera incalculable.

Mientras espero por la consulta del texto legal, no debera apurar conclusiones. Si se confirma la interpretacin de la Esquenazi, valdra la pena llamar la atencin de los encargados de redactar la solicitud y a los que participaron en su evaluacin y posterior dictamen, pues la Poesa oral improvisada o no forma parte del complejo de la Poesa oral, y ella de la Oralidad en su conjunto, que, como siempre sucede en la Cultura Popular, sabemos las dificultades que entraa su clasificacin y delimitacin, mucho ms si se trata de colocarle fronteras y lmites frreos que se originan en la Escritura. La dcima, va pegada a redondillas, cuartetas y otras formas estrficas orales, y hay que verla junto a los romances, las seguidillas, el chiste en verso de variadas formas estrficas, las tonadas, las crnicas y noticias cantadas, e incluso y espero que nadie se sonroje- junto a la poesa pornogrfica o de relajo, de presencia socarrona y escurridiza en los guateques y tertulias campesinas. Se estara ignorando, de paso, la dcima improvisada no cantada, de larga tradicin desde los tiempos de Juan Miguel Castro Palomino, Juan Francisco Manzano, Gabriel de la Concepcin Valds (Plcido) hasta Jess Orta Ruiz, entre otros poetas; o sacaramos fuera la poesa religiosa cantada o no, improvisada o no, que se ejecuta durante los Altares de Cruz en la zona oriental del pas, o la que se utiliza en la liturgia del espiritismo cordonero y en los velorios donde, acompaada del cuento, cumple la funcin sagrada de celebrar la Vida en el momento de la Muerte o la nada desdeable, de mantener en vigilia a dolientes y acompaantes, especialmente durante los extensos funerales rurales.

La poesa oral, improvisada o no, es un fenmeno marcado por la inmediatez, que se da en el aqu y ahora, en una situacin comunicacional dada, con receptores especficos, y en medio de una representacin libre y espontnea, abierta en sus procesos, pero regida por leyes no escritas. An si todo el complejo fuera reconocido y se dejara fuera, es decir, no se mencionara siquiera, a ests caractersticas performticas o a los instrumentos musicales que le son propios tres, bandurria o lad, guitarra, clave, etc.-, o a los espacios incluidas las Casas de la Dcima o La Finca El Cornito, sede de las Jornadas Cucalambeanas- o los artefactos y vestuarios que se usan durante sus eventos, o a los modos de reproduccin de los saberes que le son tpicos, no estaramos teniendo en cuenta lo pactado durante la Convencin para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, 2003, de la que Cuba es signataria, que se reconoce como el protocolo vigente que rige los asuntos del Patrimonio Cultural Inmaterial.

La tradicin campesina, que se extendi primero a las periferias de las ciudades y pueblos, y que luego termin abarcando los centros urbanos, a travs primero de la radio y luego de la televisin, es una de las matrices simblicas ms definidas y vigentes de la Cultura cubana contempornea. Lo que antes fue distintivo de un sector de la poblacin, hoy integra la cubana y la cubanidad, entendidas con Eduardo Torres Cuevas, como expresiones de un pas sentido y pensado.

La verdad de Perogrullo que enuncio en el ttulo es, en primer lugar, un aviso para m mismo. No debera adelantar conclusiones sobre lo que es, si nada ms me atengo a los argumentos de lo que creo debera ser. En otro texto regresar al tema, esperando que el reconocimiento haya incluido a todas las formas poticas que integran el complejo de la Poesa oral de raz campesina. De no ser as habra que convocar a una mesa de dialogo y concertacin que proponga una redaccin ms abarcadora y compleja, capaz de reflejar a plenitud el fenmeno destacado, pues de lo que se trata es de reconocer en su totalidad, fieles a su verdad y lgica interna, una de las maneras en que la patria se expresa y se ve a s misma, y no de un asunto que solo compete a eruditos, leguleyos y gerentes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter