Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2013

Que CONPES del Catatumbo no sea letra muerta ni moneda del clientelismo

Horacio Duque Giraldo
Rebelin


El gobierno nacional y el Departamento de Planeacin Nacional han dado a conocer un documento CONPES-Consejo Nacional de Poltica Econmica y Social, para la regin del Catatumbo, ubicada en el Nororiente de Colombia, en la estratgica frontera con la Repblica Bolivariana de Venezuela.

El Catatumbo es un territorio que incluye 12 municipios (San Calixto, Convencin, el Carmen Sardinata, Abrego, Teorama, El Tarra, La Playa) y casi 350 mil habitantes, en su mayora campesinos e indgenas. Su principal centro urbano es la histrica poblacin de Ocaa, que hasta principio del siglo XX perteneci al Estado del Magdalena. Ahora integra el departamento de Norte de Santander, cuya capital es Ccuta.

El Catatumbo ha sido histricamente la tierra de los Bari/Motilones, comunidad indgena que resisti el coloniaje espaol durante ms de 300 aos. Todava quedan 4000 mil ubicados en 4 importantes resguardos territoriales.

Su territorio es codiciado por las multinacionales mineras, del carbn, petroleras y madereras, para extraer su enorme riqueza y exportarla al mercado mundial sin retribuir nada a sus habitantes afectados por la pobreza, el despojo, el desplazamiento y la violencia.

En la actualidad hay all una Zona de Consolidacin y Recuperacin territorial estratgica, controlada por las Fuerzas Militares que trabajan en llave con las corporaciones petroleras y mineras globales, las cuales remuneran jugosos contratos de seguridad con los militares que de esa manera suplen la eliminacin de los aportes del Plan Colombia recortados por la crisis fiscal del Estado Norteamericano. Es lo que, bajo la orientacin del ex-general Nstor Ramrez, asesor del Mindefensa (conocido por su guerra contra los campesinos cocaleros del Caquet en el gobierno de Samper Pizano, a quienes disparaba con sus tropas a los pies para dejarlos invlidos), hacen en estos momentos todas las Brigadas militares que operaban con los recursos aportados por los gringos a travs del Plan Colombia, que han sido cancelados. Varias unidades castrenses como las Fudras y las Omegas, han firmado contratos con las empresas transnacionales petroleras para prestar servicios de seguridad en oleoductos, campos petroleros, minas y zonas de explotacin del oro a cielo abierto, como una manera de financiarse.

El Conpes aprobado por 850 millones de dlares y anunciado en Ocaa por el Presidente Santos incluye varios campos de trabajo e inversin que atienden demandas de las comunidades rurales.

Las reas de trabajo son las siguientes:

Primero. Vas, con una inversin de 700 millones de dlares en obras de infraestructura vial en los tramos carreteables de Ccuta-Ocaa-Aguaclara y Astilleros-Tib-Convencin-La Mata. Rutas que desbloquean importantes zonas de la regin.

Segundo. Titulacin de 250 mil hectreas de tierra mediante formalizaciones administrativas del Ministerio de Agricultura; avances en la restitucin de tierras a las vctimas de la violencia; adjudicacin y recuperacin de 200 mil hectreas de tierras baldas para formalizarlas y entregarlas a los campesinos para convertirlas en reas productivas; asistencia tecnolgica; mejoramiento de condiciones de suelos y cultivos; y estudios para la delimitacin, ampliacin y precisin de los resguardos indgenas Bari.

Tercero. Vivienda y saneamiento bsico, que pretende la construccin de 4000 viviendas de inters prioritario rural e inversiones por 20 millones de dlares para obras de instalacin de agua potable y saneamiento bsico en los municipios de Ocaa. Tib y Hacar.

Cuarto. Educacin para hacer inversiones de 4 millones de dlares en la construccin de 21 nuevas sedes educativas para los municipios de la regin; construccin de dos Megacolegios en Tib y Abrego; entrega de 34 nuevos colegios en Abrego, Hacar, Sardinata, Teorama, Ocaa, Tib, El Carmen, El Tarra y San Calixto; puesta en marcha de una sede del Sena para incrementar la formacin tcnica, tecnolgica y complementaria, entre los habitantes de la regin; ampliacin del plan de acompaamiento integral para el mejoramiento de la calidad de la educacin con el programa Todos a aprender a 56 sedes educativas del Catatumbo; y adquisicin y puesta en marcha de 2.630 computadores para educar.

Quinto. Salud con inversin en red hospitalaria, aumento de recursos para la ESE Tib, modificacin de su portafolio de servicios y elaboracin de estudios para la reorganizacin de la red de prestadores de servicios de salud; habilitacin de servicios de alta complejidad en la ESE Emiro Quintero Caizares, de Ocaa; mejoramiento de la infraestructura fsica y dotacin de equipos biomdicos para que cumplan con los requerimientos necesarios; dotacin de la red de fro del Plan Ampliado de Inmunizaciones de siete municipios; asistencia tcnica a San Calixto, Teorama, Tib y Sardinata en el programa ampliado de inmunizaciones; y atencin para comunidades indgenas.

Sexto. Tecnologa y electrificacin que incluye construccin de la etapa III del proyecto de electrificacin rural que cobijar a 4.761 familias en 139 veredas de la regin, por un valor de 40 millones de dlares; e instalacin de al menos 41 puntos digitales de Compartel en los centros poblados de zonas rurales del Catatumbo.

Sptimo. Apoyo social para la transicin progresiva de hogares del Bienestar Familiar a Centros de Desarrollo Infantil, en el marco de la estrategia de Cero a Siempre, a fin de beneficiar a 10.944 nios menores de 5 aos; atencin integral de la Red Unidos a 19.927 familias beneficiarias; y ampliacin de la cobertura de Familias en Accin a por lo menos 34.920 familias de los diferentes municipios que integran el Catatumbo.

Son los aspectos centrales de esta estrategia que incluye demandas hechas por las comunidades locales y regionales en los ltimos diez aos. Hay otros temas que no se atienden y que los alcaldes incluidos en la Asociacin de municipios que lidera el burgomaestre de Teorama han reiterado ante los funcionarios de la administracin central, como los programas para la restitucin de los cultivos de coca con proyectos productivos y no mediante las fumigaciones con glifosato que envenena amplias reas del Catatumbo.

Pero la lucha no termina aqu. Es necesario seguir la batalla para que este documento Conpes no se convierta en letra muerta como ocurre con tantos planes gubernamentales que no se materializan porque se refunden en las rutinas de las burocracias pblicas. El otro riesgo es que los dineros de esta poltica terminen convertidos en moneda del clientelismo y la corrupcin de los polticos nortesantandereanos como el senador Juan Manuel Corzo, quien es investigado por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia a raz de sus estrechos vnculos con los jefes paramilitares del Bloque Fronteras, que reclama como fruto de su influencia ante las entidades bogotanas la expedicin del Conpes. Como decir un bien que le pertenece cual propiedad privada.

Las organizaciones populares, campesinas, las mujeres, los educadores y dems expresiones de la sociedad civil de la regin deben organizar planes para hacer el seguimiento de la ejecucin de cada uno de los proyectos del Conpes anunciado. Hay que programar Cabildos populares, escuelas de capacitacin, talleres, seminarios, Audiencias pblicas, programas en los medios de comunicacin y asambleas para estudiar en detalle este material y conformar veeduras ciudadanas, comits de observacin que le den transparencia y eficacia a las inversiones y proyectos sociales proyectados que no son un regalo de los politiqueros sino una conquista de los habitantes de la regin. Es la manera de construir la paz en el Catatumbo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter