Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2013

Poder y buen vivir

Sebastin Endara
Rebelin


Me parece que una de las discusiones ms urgentes pero menos atendidas en el naciente paradigma social del Buen Vivir, es el tema del poder. Cada vez est ms claro que no basta con resemantizar ciertos conceptos, estructuras o acciones pues la gestin de lo pblico desde el Buen Vivir implica cambios profundos. Ser posible, por ejemplo, hablar de una Polica o de un Ejrcito del Buen Vivir?

Lo mismo ocurre con otras formas ms abstractas y generales como el tema del Estado, como si con adjetivar a las caducas estructuras polticas, stas inmediatamente cambiasen su esencia y su funcin. Eso mismo, (perdnenme la digresin) estn comprendiendo los tericos y socilogos del desarrollo: Que el desarrollo es una mala palabra. pero los politlogos, o por lo menos los politlogos del stablishment, siguen pensando en que la respuesta para instrumentalizar el Buen Vivir est en las reformas del Estado, el mismo modelo organizado para garantizar la reproduccin del capital (con todas sus secuelas y contradicciones). Esto quiere decir que, o no es posible pensar otra cosa ms all del Estado, o -como dira mi abuela-, estamos jodidos.

Sin embargo voces disidentes como las de Arturo Escobar ya han afirmado, dejando ver que por lo menos un horizonte nuevo es posible, que hay transformaciones sociales que deben ir mucho ms all del Estado, hacia transformaciones culturales y epistmicas. Ello por lo menos indica que el abandono del Estado no solo es un modo de abandonar las prcticas incongruentes de una gestin de lo pblico ligada al Buen Vivir, sino que su abandono es una precondicin de una nueva epistemologa poltica.

Difcil sera decir exactamente cmo debiera ser la forma de una nueva estructura de poder pblico, y cules las caractersticas de su relacionamiento con lo social, pero definitivamente estaran enmarcadas en aquellos aspectos fundamentales que propone el Buen Vivir como el respeto a la naturaleza, la centralidad del ser humano, el afecto por la vida, el estar dispuesto a escuchar otros saberes.

A propsito, los pueblos andinos dicen uyay, para designar el acto de escuchar, pero al mismo tiempo para el acto de obedecer. Me pregunto, Cunto ganaramos los pueblos si la condicin esencial de las nuevas estructuras de gestin de lo pblico estaran centradas en esa forma de entender el escuchar a los pueblos? Y definitivamente sta es otra lucha, pues en las actuales condiciones habra que preguntar si efectivamente los pueblos son escuchados, o si por el contrario lo que se escucha es el eco del poder.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter