Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2013

El capitalismo (neoliberal) ha muerto. Viva el capitalismo corporativista!

Alberto Rabilotta
ALAI AMLATINA


En el anterior artculo (Signos de desbandada neoliberal? http://alainet.org/active/60951) pasamos revista a la grave y persistente situacin de las economas reales en los pases del llamado capitalismo avanzado, y del comienzo de reconocimiento -por parte de economistas y polticos-, que el neoliberalismo y las recetas de austeridad han puesto el capitalismo a la defensiva y que los ingredientes para estallidos sociales ya existen en muchos pases. En ese contexto se escuchan ahora voces de la clase dominante que afirman que ya se super la crisis, y otras que plantean hacer cambios para mantener un sistema que comienza a tambalearse.

Hace siete dcadas, al analizar las causas y los efectos del desplome de las economas durante la Gran Depresin de los aos 30 del siglo 20, Karl Polanyi escriba que en el momento en que la sociedad comenz a buscar cmo protegerse de los peligros inherentes a un sistema de mercado autorregulado, cada pas del capitalismo industrial fue tomando cada uno por su cuenta- medidas de orden social y econmico, pero las diferencias polticas tenan como contrapartida una semejanza entre los regimenes nacientes, el fascismo, el socialismo y el New Deal, pero esta era nicamente su comn abandono de los principios del laissez-faire (1)

La respuesta comn a la dictadura de los mercados que haba puesto la sociedad al servicio de los intereses econmicos, provocando con ello un desastre social y poltico de dimensiones mundiales, fue el abandono de los mercados autorregulados y la adopcin del dirigismo estatal, que en el mundo capitalista asumi formas corporativistas que entretejan los intereses de determinados sectores y grupos sociales con los intereses de sectores econmicos del capital, como los industriales, con el Estado arbitrando estas relaciones y planificando la economa para alcanzar objetivos tales como crear empleos, desarrollar industrias (con fines armamentistas en los pases del eje fascista en primer lugar, y luego en Estados Unidos y Gran Bretaa) y superar la pauperizacin de la Gran Depresin.

El corporativismo estuvo al servicio de regimenes totalitarios la Alemania nazi, la Italia fascista, entre otros ms-, y en Estados Unidos (EE.UU.), con el New Deal, la planificacin econmica permiti llevar a cabo transformaciones econmicas, fiscales y sociales de carcter progresista destinadas a impedir que las masas populares abrazaran el socialismo o el fascismo. El New Deal se expandi a otros pases antes y despus de la Segunda Guerra Mundial. La experiencia socialista, en la Unin Sovitica, fue la planificacin quinquenal de la economa, adoptada en 1928 y aplicada a partir de 1929.

Es evidente que la creacin de millones de empleos mediante el desarrollo industrial y la mecanizacin del campo, que en EE.UU. logr el New Deal, no es reproducible en la actualidad en los pases del capitalismo avanzado: los ejrcitos de robots que reemplazan a los asalariados existentes y a los jvenes que deban reemplazarlos, es una realidad prcticamente irreversible. Y tampoco son realistas las propuestas que circulan en ciertos pases de repatriar las industrias que desde hace dcadas las transnacionales vienen mudando a los pases en desarrollo para explotar la mano de obra barata, apropiarse de mercados y repatriar las ganancias para Wall Street y sus ejecutivos. Lo que frecuentemente se olvida es que con esas mudanza no solo se mudaron los empleos, sino que se perdi la acumulacin y capacidad de transferir la experiencia y el conocimiento de los trabajadores y tcnicos, entre muchas otras cosas ms.

Pero, como veremos a partir de las opiniones y propuestas de economistas, y de polticos y funcionarios del sistema imperante, el reconocimiento de que el neoliberalismo fracas y constituye una amenaza al sistema capitalista los lleva nuevamente a proponer alguna forma de dirigismo estatal, de capitalismo de Estado nunca la planificacin econmica que tenga en cuenta los intereses de la sociedad, por el momento-, o sea un retorno al corporativismo envuelto en engaosos conceptos, como el de un capitalismo global administrado.

Qu nos dicen los economistas?

Para economistas como Joseph Stiglitz, esta crisis estructural y las crisis que estamos pasando por alto en particular el cambio climtico-, se exacerbaron despus de la Gran Recesin del 2008 y no sern resueltas por el mercado. Son crisis de tipo mundial y para resolverlas se necesitan transiciones estructurales, o sea que es necesario que los gobiernos desempeen un papel ms activo. Su colega Pal Krugman piensa algo similar, aunque comienza a acercarse al problema de fondo de esta crisis estructural: Qu es lo que est sucediendo? De la mejor forma que lo puedo decir, hay dos explicaciones plausibles, y hasta cierto punto ambas pueden ser verdad. Una es que la tecnologa hizo un viraje que ha puesto el trabajo (asalariado) en desventaja; la otra es que estamos viendo los efectos de un neto aumento en el poder de los monopolios. Pensemos en esas dos narrativas como una que enfatiza a los robots, y en la otra a los magnates ladrones (robber barons) (2).

El analista econmico William Greider (3) reporta que en una de las principales cunas del pensamiento neoliberal, el Institute Peterson (IP) en Washington, hubo el 7 de enero pasado una reunin sobre tica y globalizacin en la cual economistas y cientistas sociales presentaron sus opiniones y trabajos. Algunos de ellos describieron al sistema global como en medio de graves problemas y advirtieron que si las cosas no cambian habr rebeliones populares, incluso en EE.UU.

Greider apunta que habiendo perdido la confianza en las promesas del sistema de libre comercio, muchos estn volvindose hacia los gobiernos para que los salven del capitalismo global. Howard Rosen, investigador visitante del IP, describi las consecuencias negativas de las ltimas dcadas y concluy recomendando reformas: un salario mnimo en todo el mundo, aumentos de salarios vinculados a los aumentos de productividad, seguro contra el desempleo, adopcin de estndares laborales internacionales, promocin de la sindicalizacin, y compromisos de Wall Street y dems instituciones financieras internacionales de que no darn financiamiento a las naciones que no acepten tales reformas.

En esta reunin del IP el economista David Branchflower, de la Universidad Dartmouth, denunci el terror que viven los trabajadores, jvenes y viejos, porque jams se recuperarn de esta falta de empleos, y advirti que la clase trabajadora en Europa est ardiendo y que se est frente a una potencial rebelin, lo que tambin puede ocurrir en EE.UU. Y el nuevo presidente del IP, el ex economista de la Reserva Federal Adam Posen, admiti que hay problemas en el basamento poltico de la globalizacin porque uno de los alarmantes efectos de la crisis financiera global es que hubo una amplia erosin de la confianza del capitalismo en s mismo.

El economista Dani Rodrick, de Harvard (4), contrapone el liberalismo econmico reinante en los pases capitalismo avanzado al mercantilismo aplicado por los pases emergentes de Asia, concluyendo que se ha llegado al final de esta feliz coexistencia. El modelo liberal ha perdido su brillo, debido al aumento de la desigualdad y la difcil situacin de la clase media en Occidente, junto con la crisis financiera producida por la desregulacin () Como resultado, el nuevo entorno econmico producir ms tensin que acomodamientos entre pases que busquen vas liberales y mercantilistas.Pueden tambin despertarse debates latentes desde hace mucho tiempo sobre el tipo de capitalismo que genera una mayor prosperidad.

Para el economista Anatole Kaletsky (5), de la actual crisis saldr un nuevo modelo de capitalismo global, no basado en la ciega fe en las fuerzas del mercado que sigui a la Gran Inflacin de los aos 70, ni tampoco en la excesiva intervencin gubernamental inspirada por la Gran Depresin, y afirma que la tragedia del 2008 estuvo en que la ciega fe en los mercados disuadi a los gobiernos de manejar adecuadamente esos ciclos de expansin-implosin, y que habiendo desaparecido el comunismo y siendo la crisis cosa del pasado, los decidores polticos y los votantes han reconocido ya que no se puede dejar que los mercados se guen por sus propios instrumentos: Las economas deben ser administradas. Como resultado, un nuevo modelo de capitalismo global administrado est en evolucin y gradualmente reemplazar el fundamentalismo de mercado que domin el mundo desde la era Reagan-Thatcher hasta el 2008.

Con el ttulo Est ganando el capitalismo de Estado?, el economista Daron Acemoglu y el analista James A. Robinson (Proyect Syndicate, 31 diciembre 2012) recuerdan que algunos pases asiticos, apoyndose en varias versiones del dirigismo han crecido rpidamente y de manera constante en dcadas mientras los pases centrales del capitalismo liberal continuaron su anmico desempeo en el 2012, y seguidamente se preguntan si no ha llegado la hora de actualizar los libros de economa y estudiar las formas de capitalismo de Estado.

Qu nos dicen los gobernantes y tecncratas?

A mediados de enero Jean-Claude Juncker saliente presidente del Consejo de ministros de Economa y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo)- critic las polticas neoliberales aplicadas en la zona euro (ZE) y advirti que si no hay cambios perderemos el apoyo de las clases trabajadoras.

Despus le lleg el turno al profesor de economa neoliberal y tambin saliente primer ministro italiano Mario Monti, quien dijo a los embajadores latinoamericanos en Italia que Amrica latina se ha ganado hoy un rol central y activo que genera admiracin, por no decir envidia, porque ha sabido construir un modelo de desarrollo basado en el crecimiento, la justicia social, la modernizacin y el respeto ambiental (6).

Difcil creer que el enviado por la Troika (Comisin Europea, Banco Central Europeo y FMI), para aplicar la austeridad neoliberal en Italia pueda elogiar las polticas de pases latinoamericanos que tienen decentes tasas de crecimiento econmico y de creacin de empleos precisamente porque han rechazado los postulados bsicos del neoliberalismo, porque los Estados intervienen activamente en sectores de la economa real, nacionalizan empresas cuando hay que nacionalizar, responden a las presiones sociales y, ms grave an, controlan la poltica monetaria y regulan la actividad bancaria y financiera para ejecutar una poltica de desarrollo socioeconmico.

En el caso de Monti, con su extenso curriculum vitae como idelogo de las ideas neoliberales en la Comisin Trilateral y el Grupo Bilderberg, fundador del grupo de ideas Bruegel, asesor de Goldman Sachs, Moodys, Coca-Cola, etctera, y miembro clave de muchas comisiones que consolidaron el rgido modelo neoliberal de la Comisin Europea (CE), este elogio del intervencionismo estatal sudamericano no puede ser una conversin ideolgica, pero quizs sea puro oportunismo poltico o una manifestacin ms de divergencias profundas en la cpula del sistema neoliberal.

De la guerra monetaria al proteccionismo y...

Quien sabe Juncker y Monti se estn confesando y reconvirtiendo al intervencionismo estatal para renacer polticamente, siguiendo la receta del nuevo primer ministro japons Shinzo Abe, recientemente electo para sacar la economa real de su pas del estado zombi en que se encuentra desde hace dos dcadas. Abre gan porque amenaz con nacionalizaciones de empresas y hasta con quitarle la sacrosanta independencia al Banco Central de Japn si no aceptaba lanzar un tsunami monetario y devaluar el yen para crear empleos.

Abe adopt este programa a pesar de la deuda de Japn (a finales del 2012 y segn el FMI, la deuda gubernamental equivala al 237 por ciento del PIB) porque busca abaratar las exportaciones japonesas para competir con Corea del Sur y Alemania en nichos de alta tecnologa, y de paso encarecer las importaciones, generar inflacin y crear empleos.

Y no olvidemos que Japn fue el primer pas del capitalismo avanzado (2001) que recurri a emisiones masivas de dinero (flexibilizacin cuantitativa o quantitative easing) y tasas de inters muy bajas para reactivar la economa, con muy poco xito. Poltica copiada desde la crisis financiera del 2007 por EE.UU., Gran Bretaa y los pases de la UE para salvar de la insolvencia los grandes bancos y el sistema financiero, y devaluar sus monedas para poder seguir exportando. Tales polticas no reactivaron las economas reales, pero alimentaron el capital financiero que especula en los mercados financieros y monetarios de los pases emergentes.

Al apreciar las monedas de los pases emergentes, estos flujos especulativos encarecieron las exportaciones y abarataron las importaciones, desequilibrando aun ms las tradicionalmente negativas balanzas de comercio y de pagos de estos pases, lo que explica que en el 2010 el ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantera, denunciase estas polticas como una guerra monetaria, que causan estragos econmicos.
Las devaluaciones competitivas amenazan ahora extenderse como un fuego de praderas: el pasado 15 de enero el vicegobernador del Banco Central de Rusia, Alexei Ulyukayev, afirm que el mundo est en el umbral de una guerra monetaria por las polticas del primer ministro Abe en Japn y una declaracin de Jean-Claude Juncker, quien segn la agencia Bloomberg- se haba quejado del peligrosamente alto valor del euro, opinin que comparten ministros del gobierno francs, para quienes la apreciacin del euro (7.0 por ciento frente al dlar estadounidense en los ltimos seis meses) impide frenar el desempleo en Francia. Desde septiembre del 2011 Suiza viene manipulado su moneda para evitar que continuara aprecindose frente al euro, y ahora los pases nrdicos se quejan de lo mismo: el ministro de Finanzas de Noruega, Sigbjoern Johnsen, y el vicegobernador del Riskbank (Banco central de Suecia), Lars E. O. Svensson, expresaron que ven con temor la apreciacin de sus monedas nacionales y que las economas de ambos pases funcionaran mejor con tasas de inters ms bajas y monedas ms dbiles. Corea del Sur hizo saber que no se quedar impasibles ante la devaluacin competitiva del yen.

El (saliente) gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, afirm que pronto veremos el aumento de la administracin activa de las tasas de cambio, perspectiva que est provocando inquietud entre quienes toman las decisiones polticas a nivel global, segn el gobernador del Banco de Australia, Gleen Stevens.

De ah a alguna forma de corporativismo.

Devaluacin competitiva, medidas para proteger las exportaciones que se sumarn a las existentes, amenazas de cerrar las fronteras a ciertos productos industriales y a la mano de obra extranjera, y una vez que esto se ponga en marcha a escala regional o mundial, las consecuencias se harn sentir en el comercio, las finanzas y toda la cadena de produccin mundial, y es en ese momento de pnico que sern aceptables las medidas para imponer ese capitalismo global administrado que proponen Howard Rosen y Anatole Kaletsky, que en definitiva es el corporativismo global implcito en los acuerdos de libre comercio ya existentes y en tren de ser negociados, en particular el Acuerdo Estratgico Trans-Pacfico de Asociacin Econmica (AETPAE).

El corporativismo de ese capitalismo global administrado solo podr ser uno que respete el marco legal estadounidense para proteger la propiedad privada en todas sus formas, como es bien claro en el AETPAE. Y aqu reproduzco la cita de A. T. Hadley (6), que Karl Polanyi incluye en el libro citado anteriormente, para describir la historia de la proteccin de la propiedad comercial e industrial en Inglaterra, y luego en EE.UU.: la separacin de poderes, inventada mientras tanto (1748) por Montesquieu, fue de ah en adelante utilizada para separar al pueblo del poder sobre su propia vida econmica. La Constitucin estadounidense, creada en un medio de agricultores-artesanos por una clase dirigente bien al tanto de lo que suceda en la escena industrial inglesa, asla totalmente la esfera econmica de la jurisdiccin de la Constitucin, ubicando as la propiedad privada bajo la ms alta proteccin concebible y creando la nica sociedad de mercado en el mundo que fue fundada legalmente. A pesar del sufragio universal, los electores estadounidenses sern impotentes contra los poseedores.

Cmo ser el proceso para presentar y hacer pasar el siniestro capitalismo global administrado de Kaletsky, o algo diferente que ser lo mismo? Pues bien, en una entrevista periodstica que tuve en mayo del 2004 con el Nbel de economa (1992) Gary Becker, en el marco de la Conferencia de Montreal, l me confi -con ese aplomo seorial y seguridad de los Nbel de la Universidad de Chicago, que en aquel entonces todava se comportaban como enviados divinos-, el mtodo para que en la sociedad capitalista controlada por los monopolios de prensa se aceptaran ideas y propuestas radicales y contrarias a los intereses de las mayoras: Se lanza el tema en un artculo o un panel, y probablemente ser juzgado utpico, irrealizable, pero volver a ser puesto sobre la mesa si la idea es apoyada por gente influyente. El tema ser nuevamente atacado por intelectuales de izquierda pero entonces saldrn voces de acadmicos, expertos y empresarios para defenderlo, en los think-tanks, las pginas de diarios respetables y en la televisin. Este ciclo se repetir e ir amplindose hasta que lo que Usted dice es un tema controvertido terminar siendo convencional, por lo tanto aceptable, finalmente ser aceptado y llevado a la prctica.

Eso funcion demasiadas veces en las ltimas dcadas, as que estamos avisados.

La Vrdiere, Francia.

- Alberto Rabilotta es periodista argentino - canadiense.

Notas
1.- Karl Polanyi, La Grande Transformacin, Edition Gallimard, pgina 314.

2.- Joseph Stiglitz, Las crisis posteriores a la crisis. Project Syndicate, 7 de enero 2013; Paul Krugman, New York Times, 9 de diciembre 2012.

3.- William Greider, Is the Global Economic Establishment Taking a Progressive Turn? The Nation, 15 de enero 2013.

4.- Dani Rodrick, El desafo mercantilista, Project Syndicate, enero 2013.

5.- A. Kaletsky, 2013: When economic optimismo will finally be vindicated. http://blogs.reuters.com/anatole-kaletsky/2013/01/10/2013-when-economic-optimism-is-finally-vindicated/ El autor escribe en The Economist y Reuters, y dirige el Institute of New Economic Thinking, creado y financiado por George Soros, Paul Volcker y otros financieros.

6.- Elogios de Monti a Amrica latina, Elena Llorente, Pgina/12, 16 enero 2013.

7.- A.T. Daley, Economics: An account of the Relations between Private Property and Public Welfare, 1896, citado por Karl Polanyi en la pgina 292 de La Grande Transformation.

http://www.alainet.org/active/61082


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter