Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2013

Cronopiando
Tres fallos imperdonables

Koldo Campos Sagaseta
Rebelin


Algunos medios de comunicacin nos contaban la noticia. Un ex presidiario portugus de 61 aos, Artur Baptista da Silva, nada ms salir de la crcel tras cumplir condena por falsificar cheques y documentos, decidi reinsertarse en la sociedad convirtindose en todo un economista, incluso, como experto de Naciones Unidas. Eso era, al menos, lo que Baptista aseguraba.

Su innata capacidad para hablar mierda, rpidamente le abri las puertas de peridicos y canales de televisin en los que exhibir su depurada oratoria, as como de ilustres academias en las que pronunciar solemnes conferencias, cena incluida.

Armado de las imprescindibles tarjetas de presentacin, de un informe econmico que encontrara en Internet e hiciera suyo, y avalado por un inexistente doctorado en Economa Social de la desaparecida Milton Wisconsin University, cerrada hace 30 aos, Baptista frecuentaba toda clase de tertulias y espacios de opinin en los medios portugueses, llegando a ser portada del semanario Expresso con motivo de una entrevista a doble pgina en relacin a la crisis europea.

En la crcel, quienes fueran sus compaeros, cuando lo vean en televisin disertando sobre las polticas econmicas de austeridad que ahogaban al pas, lamentaban no haber sabido aprovechar mejor tan ilustre compaa. Y as fue hasta que, descubierto el fraude, Baptista opt por abandonar su prometedora carrera y desaparecer.

Obviamente, cometi tres errores imperdonables. El primero, no haber contribuido a hundir ninguna economa; el segundo, no haber pretendido sacar mayor provecho de sus ttulos, asesoras y labia que la cena cada vez que imparta una charla en alguna reputada academia o foro; y el tercero, ms grave todava, no haber hecho valer su trayectoria para incoporarse como consejero asesor a Telefnica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter