Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2013

La clase media portuguesa en riesgo de extincin

Mario Queiroz
IPS

La pobreza en Portugal ha aumentado hasta adquirir una dimensin que pocos podan predecir hace un ao, pese a que las drsticas medidas impuestas por la troika de acreedores para el rescate financiero del pas permitan vaticinar tiempos de penuria.


Miles de familias, desesperadas por no tener medios para pagar su alimentacin y sus cuentas fijas, han debido recurrir a instituciones de caridad. Muchas veces lo hacen a escondidas ante el fenmeno cada vez ms frecuente de la "pobreza avergonzada".

Las instituciones de solidaridad social como las privadas Caritas y el Banco Alimentario denuncian que el trago amargo de la pobreza incluye un alto ndice de suicidios, producto de la desocupacin y el endeudamiento con los bancos.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadsticas, una quinta parte de los portugueses viva en 2012 con menos de 478 dlares por mes, en un pas donde el salario mnimo legal es de 14 sueldos por ao, de 644 dlares mensuales.

En junio de 2012, un ao despus de la intervencin del pas por la troika formada por la Unin Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo, reapareca en Lisboa la "sopa de los pobres", que en los aos 50 brindaban instituciones catlicas.

Ahora, regresaron las largas filas de personas en espera de recibir en centros asistenciales la nica comida caliente del da.

En muchas escuelas del pas, los maestros relatan casos dramticos, de mareos y desmayos de nias y nios de clase media, porque no tenan nada para desayunar en sus hogares y escondan el hecho para evitar ser confundidos con los ms pobres.

A todos los niveles etarios de la sociedad se registran casos de una clase media que no acepta el hecho, al parecer irreversible, de alejarse cada vez ms de una clase media-alta a la que pretendieron aproximarse en las ltimas dos dcadas.

El efecto, estiman los expertos, es exactamente el contrario. Inmersa en una montaa de deudas que no logra pagar, la clase media est cada vez ms cerca de la ms baja, que ya constituye 24,4 por ciento de los 10,6 millones de portugueses, ms de dos puntos por encima de 2009.

El Instituto Nacional de Estadsticas sita en la clase media a aquellos cuyos ingresos oscilan entre 768 y 2.660 dlares, en un pas donde la mitad de la poblacin no gana ms de 932 dlares. Oficialmente, a esa clase pertenece en torno a 60 por ciento de los portugueses.

"En Portugal, la pobreza ya se est transformando en paisaje", dijo a IPS el joven Joo Pedro da Fonseca, un desocupado que tras una dcada de bonanza, regres a casa de sus padres y vive gracias a sus miserables pensiones, "con pocas esperanzas de encontrar trabajo y regresar a su oficio de tcnico electricista especializado en generadores.

Sin trabajo desde hace 11 meses y sin subsidio de desempleo, este lisboeta de 29 aos estima que "este es solo el comienzo de una larga jornada de miseria, una crisis terrible de la que no soy responsable, provocada por los grandes seores de siempre".

Marina Oliveira, una psicloga de 26 aos sin trabajo desde hace 13 meses, record a IPS que en una crisis, en cualquier parte del mundo, "la miseria solo llama a la puerta de los ms necesitados".

Ella sobrevive gracias a la ayuda de sus padres "hasta poder emigrar y tratar de cumplir los sueos que tena, lo que lamentablemente no va a ser posible en mi pas, porque toda esta pobreza va a aumentar ms todava, con nuevas medidas para pagar lo que nos prest la troika", acot.

El crdito otorgado, destinado a cumplir con la deuda, hacer frente a pagos de la administracin y apuntalar, lo ms criticado, apuntalar a bancos en problemas, es de 110.000 millones de dlares.

Oliveira subray que en otros lugares tambin se registraron "estas crisis impuestas por los creadores del ideal consumista, que nunca pagan la factura".

"El caso ms obsceno es el de Estados Unidos, donde los principales causantes de la crisis de 2008, que despus se expandi por todo el mundo, fueron invitados por (el presidente, Barack) Obama como asesores y consejeros de su gobierno", denunci.

Sentenci que "en Portugal nos vemos obligados a vivir bajo las reglas dictadas por esta troika de incalculable poder, que nos obliga a arrodillarnos ante un sistema financiero internacional sin escrpulos y sin el ms mnimo sentido humanista, que nos obliga a entregar el pas a ese puado de buitres que son los grandes bancos".

Segn los ltimos datos estadsticos disponibles, correspondientes a 2011, ese ao el producto interno bruto (PIB) portugus era de 214.000 millones de dlares y el poder de compra nacional se situaba en 77,4 por ciento del promedio de la UE.

Datos provisionales indican que en 2012 el PIB cay en 2,9 puntos porcentuales, en lo que confirma la prdida de su valor desde el comienzo de la crisis. Entre 2009 y el cierre de 2013, acumular un retroceso de 7,4 por ciento, segn estimaciones divulgadas el 15 de este mes por el Banco de Portugal.

La gota que llen el vaso de la indignacin entre las vctimas de la crisis fue vertida el da 10 por el FMI.

En un documento dirigido al gobierno portugus, recomienda sumar an ms austeridad a la que ya se ha aplicado a la clase media, que en un ao y medio perdi casi 25 por ciento de su poder adquisitivo.

El FMI plantea una nueva ola de medidas, con ms cortes en las jubilaciones y salarios, en especial en sectores como educacin, salud y fuerzas de seguridad.

Recomienda, adems, nuevos aumentos en los pagos en hospitales pblicos, el despido de 14.000 profesores, la colocacin en rgimen de traslados obligatorios a 50.000 maestros y el traspaso de la enseanza pblica al sector privado.

En su columna de cada martes en el diario Pblico de Lisboa, el analista Jos Vtor Malheiros destaca este da 22 que esa poltica drstica de recortes se produce "solo en las reas sociales y nunca en los beneficios dados al uno por ciento de la cpula" ms rica, y pretende "agradar a los acreedores y eternizar la dependencia de Portugal en relacin al sistema financiero".

En el Centro de Empleo de un barrio de Lisboa, un hombre que ronda los 40 aos pasa sus das engrosando la larga fila de desempleados en busca de "cualquier trabajo que me ofrezcan, porque estamos pasando hambre con mi hija de 12 aos".

Acept hablar con IPS bajo anonimato "porque me gustara decirle algunas verdades y, si doy mi nombre, seguro que nunca me darn un trabajo".

Tampoco revel su profesin, limitndose a sealar que "tuve la mala idea de licenciarme en la universidad al pensar que sera una garanta para el futuro, pero aqu estoy, dispuesto a aceptar cualquier cosa".

"En Portugal se ha instalado el miedo, que est creciendo gracias a polticas vergonzosas, donde los que aun tienen trabajo, andan agradecindole al patrn todos los das, ante el temor de ser despedidos y empezar a hacer parte de nuestro grupo, el de los nuevos pobres".(FIN/2013)

Fuente: http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=102261


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter